Los parques nacionales decapitados

IMPACTO AMBIENTAL

Los parques nacionales decapitados[1]

Juan José Morales

Resulta un tanto difícil pensar que una organización cualquiera «”sea una empresa, una universidad, un centro de investigación científica o una dependencia gubernamental»” pueda funcionar sin cabeza. Es decir, sin un director. Pero, por lo visto, el gobierno de Peña Nieto parece creer que eso es posible «”aunque no por ello él renuncia»”, y ha comenzado a decapitar áreas naturales protegidas. Esto es, a dejarlas sin director.

clip_image001Por su gran extensión»”más de medio millón de hectáreas»” y especiales características, la reserva de la biósfera de Sian Ka»™an, una de las más importantes del país y del mundo «”incluso fue declarada por la Unesco patrimonio de la humanidad»” no por ello se salvó de ser víctima de la política en materia de áreas naturales protegidas del gobierno de Peña Nieto y sus secuaces del llamado Partido Verde.

En efecto, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Conanp, acaba de pedir su renuncia a los directores de los parques nacionales de Tulum y Puerto Morelos y de la reserva de Sian Ka»™an en Quintana Roo. Ignoro si lo mismo ha ocurrido en otras áreas naturales protegidas del país, pero es muy probable que así sea.

Aquí cabe precisar que en lugar de los obligados renunciantes no se ha nombrado a nadie para sustituirlos. Simplemente, al personal de los parques se le dijo que deberá seguir trabajando como de costumbre. Algo así como los cuerpos de las tortugas que, después de cortarles la cabeza, siguen agitándose y teniendo contracciones musculares por largo tiempo.

La excusa que se ha dado para la decapitación de los parques nacionales es que tal medida forma parte de los programas de austeridad del gobierno ante la crisis económica que enfrenta por la contracción económica, la baja de precios del petróleo y otros factores. Pero las áreas naturales protegidas «”en particular las de Quintana Roo, que reciben una gran afluencia de gente por su vecindad con los grandes centros turísticos»” tienen ingresos económicos por concepto de los derechos de uso y disfrute que pagan los visitantes, tanto extranjeros como nacionales, excepto aquellos que residen en la propia entidad donde se encuentran. Y, de acuerdo con la ley, tales ingresos deben destinarse al sostenimiento de las propias áreas en los que se generan. No falta, pues, dinero para pagar al personal. Y es inconcebible que se pretenda hacerlas funcionar sin un director.

Por otro lado, no deja de llamar la atención que, mientras se dice que no hay dinero para los gastos normales del Parque Marino Nacional de Puerto Morelos, la Conanp ha invertido una buena cantidad para llevar desde Chiapas y mantener en operación una embarcación colectora del sargazo que en los últimos tiempos ha estado llegando en grandes cantidades a las costas de Quintana Roo, y así mantener limpias las playas de los hoteles. Todo ello en beneficio de los hoteleros, que debían afrontar ese gasto como usufructuarios que son de las playas y por las ganancias que obtienen con sus negocios.

Hace apenas un mes, en nuestra colaboración del lunes 10 de agosto, bajo el título «Los juniors, una amenaza para las áreas protegidas», comentábamos que los altos mandos de la Conanp, en su gran mayoría profesionistas con amplia experiencia y conocimientos en la materia, que durante años han venido realizando con dedicación y entusiasmo un excelente trabajo pese a las limitaciones a las que se enfrentan, están siendo reemplazados por politiquillos inexpertos, hijos de presidentes municipales del estado de México. Es decir, los llamados políticos junior del grupo de Peña Nieto.

Cabe entonces preguntarse si no ocurrirá lo mismo en las áreas naturales protegidas que están siendo decapitadas. Es decir, si no pronto serán nombrados como directores miembros de esa nueva camada de politiquillos junior tricolores o pintados de verde. O, peor aún, si lo que está ocurriendo no será el preludio de la privatización de las áreas naturales protegidas.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 11 de septiembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.