El desmantelamiento de la Conanp

IMPACTO AMBIENTAL

El desmantelamiento de la Conanp[1]

Juan José Morales

Uno de los grandes logros de México en materia de protección y conservación de sus recursos naturales, fue la creación de una extensa red de áreas naturales protegidas a todo lo largo y ancho del país, que actualmente cubre 26 millones de hectáreas, equivalentes al 13 por ciento del territorio nacional. Ciertamente, pocas naciones en el mundo pueden presentar cifras de esta naturaleza.

clip_image002Tan solo vigilar 26 millones de hectáreas de áreas naturales protegidas es una tarea titánica para el escaso personal de la Conanp, sobre todo cuando a veces no cuenta siquiera con gasolina para sus lanchas y camionetas. Y ahora, toda la experiencia y conocimientos acumulados durante años por estos trabajadores de la Conanp están siendo echados por la borda a medida que prácticamente se desmantela esta dependencia, que tantos y tan importantes éxitos obtuvo durante los últimos años.

Y no sólo se trata de una gran extensión, sino que su atención y cuidado se realizan con base en una política global e integradora a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Conanp. De esta manera se evita lo que ocurría antes, cuando los parques nacionales y demás reservas naturales estaban repartidos entre tres secretarías diferentes, lo cual ocasionaba duplicidad y dispersión de esfuerzos o «”peor aún»” que algunas de esas áreas quedaran, por así decir, en el aire por falta de interés de la dependencia que debía atenderlas.

Pero ese gran sistema de protección del medio ambiente, que ha logrado un alto nivel de eficiencia pese a las graves limitaciones presupuestarias y de otro tipo que padece, está ahora gravemente amenazado. Por razones evidentemente políticas «”el interés de situar en puestos públicos a miembros del llamado Partido Verde Ecologista»” el gobierno de Peña Nieto está prácticamente desmantelando la Conanp.

Lo hace por dos vías: en primer lugar, echando de la Conanp a funcionarios de mediano y alto nivel con una sólida formación profesional, larga experiencia y una trayectoria de muchos años en la cual demostraron dedicación y capacidad para desempeñar su labor, y sustituyéndolos por advenedizos carentes por entero de conocimientos científicos o legales en la materia y con nula experiencia profesional, cuyo único mérito es ser hijos de políticos priístas o miembros del llamado Partido Verde.

Por otro lado, estos funcionarios improvisados «”que, según se sabe, lo primero que hicieron al tomar posesión de sus cargos fue aumentarse el sueldo»” se han dedicado alegremente a despedir a cientos de trabajadores de la Conanp o a presionarlos para que renuncien, dejando de pagarles sus sueldos. El pretexto para hacer tal cosa es que se trata de personal eventual cuyo contrato ya venció o está por vencer. Pero la realidad es que lo de eventual se refiere únicamente a las condiciones en que fueron contratados, no a que realicen labores ocasionales, pasajeras o temporales. Son en su mayoría técnicos, guardaparques, responsables de proyectos, biólogos especializados y otros trabajadores a quienes, por no haber en el esquema burocrático plazas de carácter definitivo para darles cabida, se les contrata bajo la figura de personal eventual, pero su trabajo es constante, permanente y siempre necesario. De hecho, son insuficientes para la magnitud del sistema de áreas protegidas. Eliminarlos tendrá graves repercusiones en el funcionamiento de la Conanp, hará que se agrave más aún el problema de la falta de vigilancia y dejará truncos importantes programas de protección y conservación.

Igualmente, y sin acusar a priori, existe el grave peligro de que los nuevos funcionarios de la Conanp, no se percaten, se hagan deliberadamente de la vista gorda o francamente participen en actos ilegales en detrimento de la conservación. No hay que olvidar que en su gran mayoría provienen del PVEM, que no se ha distinguido precisamente por su apego a la ley sino todo lo contrario, y cuyo máximo dirigente, el llamado Niño Verde, Jorge Emilio González, se hizo famoso cuando en un video se le exhibió preguntando cuánto le tocaría en un caso de soborno para facilitar ciertas obras en Cancún.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 12 de octubre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.