Los Borrachos de Ririe

Los Borrachos de Ririe

Dr. Aaron Sakulich

“He visto borrachos hacer más que esto en el deporte…”

~ El rey Lear, Acto II Escena 1

1967_sketchBosquejo original del hombre del espacio que aterrorizó a dos borrachos

Si usted cree todo lo que lee en internet, los extraterrestres han estado visitando nuestro planeta desde hace bastante tiempo, y han traído una impresionante selección de equipos. Dicen que poseen máquinas antigravedad, máquinas que les permiten teletransportarse instantáneamente, robots sofisticados y mucho más. Pero la mejor cosa que creo que he oído a alguien afirmar que tienen los extraterrestres es un dispositivo que les permite saber quién es y quién no es borracho. Como un alcoholímetro. Del espacio.

La afirmación de que los extraterrestres de alguna manera pueden decir quién ha estado o no bebiendo cerveza se deriva en gran parte de un incidente que tuvo lugar en Idaho hace casi 40 años. Dos jóvenes se dirigían a casa luego de tomar unas copas cuando, a eso de las 9:30 de la noche, vieron un destello cegador y un pequeño plato volador con una cúpula clara que apareció delante de su coche. La descripción del platillo volador coincide con la más tonta de las naves tontas dibujadas en los cómics. Es posible reconocerla como idéntica a la nave de Kang y Kodos, de Los Simpson: forma de Saturno, la parte superior tenía una cúpula clara en la que se podían ver dos pequeñas criaturas. Parecían estar pilotando la nave, en cuyo exterior había un par de luces.

Las criaturas mismas eran el tipo de extraterrestres que las personas reportaron antes de que la película Encuentros cercanos del tercer tipo fuese estrenada. Después de recoger docenas y docenas de dibujos realizados por personas que afirmaban ver extraterrestres, Martin Kottmeyer llegó a la conclusión, que me parece ser totalmente hermética, que se produjo un cambio distinto en cómo las personas describen los extraterrestres después de que salió esta película. Anteriormente, los extraterrestres eran enanos y de cuello corto, con los ojos negros saltones. Después que salió la película, que contenía extraterrestres flacos con cuellos largos y ojos grandes, las personas comenzaron a reportar ver más y más extraterrestres flacos con cuello largo y ojos grandes. Imagínate. Como sea, los dos hombres reportaron avistar dos criaturas pequeñas, de cuello corto con ojos pequeños y brillantes.

Pero estoy divagando. Las criaturas que estaban pilotando la nave pequeña eran de una naturaleza extremadamente espeluznante. Los dos borrachos sorprendidos los vieron bien, porque su coche de repente dejó de correr. La bóveda de la nave se abrió como si tuviera bisagras, y uno de los dos “tripulantes” flotó hacia abajo y hacia el coche. Era de alrededor de tres y medio pies de altura, vestido con una especie de mochila pegada encima y detrás de la cabeza; sin nariz, tenía una boca de ranura delgada y diminutos ojos negros. La piel del monstruo era picada, plegada y arrugada, y tenía dos grandes orejas puntiagudas. No tenía pelo.

ririeEsbozo de Harry Trumbore de la criatura. ¡Oh!

El ser flotó hacia abajo y llegó a la puerta del lado del conductor del coche parado. Se deslizó detrás del volante y el coche se movió, ya sea impulsado por la criatura o remolcado por el platillo, fuera en un campo de trigo. Cuando el coche se movió, la criatura al volante “hablaba” en un lenguaje agudo, un galimatías, como un pájaro. La próxima vez que usted esté conduciendo y sienta somnoliento, recuerde esta historia. Si no se asusta hasta el culo y permanecer despierto, de gracias por leer este artículo, Vin Diesel.

 

Cuando el coche se detuvo en el campo, uno de los adolescentes borrachos hizo un escape. Cuando se lanzó el cuarto de milla a una granja cercana, fue perseguido por una luz brillante supuestamente manejada por la segunda criatura en la nave espacial. No está claro por qué el monstruo no sólo lo siguen en la nave espacial.

De todos modos, los extraterrestres se cansaron de aguantar este tipo de cosas y, finalmente, se fueron volando hacia el cielo siguiendo un patrón de zig-zag. El adolescente que había escapado estaba casi incoherente por el miedo, y cuando por fin llegó al agricultor para volver al coche parado, encontraron a su amigo casi paralizado por el terror, sus ojos apretados y fuertemente cerrados. El ovni se había ido.

Esa noche, más o menos dice el cuento, mucha otra gente vio una luz brillante volando en zig-zag a través del cielo. El ganado local se asustó por algo y empezó a actuar con nerviosismo, sin razón aparente. He leído, en numerosas ocasiones, que otras personas en las inmediaciones de Ririe, Idaho, en aquella noche, tuvieron encuentros similares con pequeños monstruos en un platillo volador. La única cosa que conectar todos los incidentes fue que todos los habitantes vivían en la misma zona, y todos habían estado bebiendo más que un poco esa noche. Sin embargo, la historia anterior es la única historia que he sido capaz de encontrar que tenía nombres reales, citas, y similares. Aparte de estos dos chicos parece que siempre será “un amigo de un amigo vio…” u “otros testigos anónimos informaron….”

Debido a que la única conexión es la bebida relacionada, los extraterrestres deben tener algún tipo de mecanismo que les permite determinar quién está y no bebiendo en un momento dado. O al menos eso dice la historia.

Hay un montón de cosas que me hacen sospechar de la veracidad de este cuento. A pesar de que todos los entusiastas ovni se apresuran a señalar que muchos otros borrachos en la zona tuvieron encuentros similares, no se nombran ni una sola persona que no sean el dos en el coche. Al parecer, un investigador de ovnis fue capaz de localizar a un tercer hombre que afirmó que había sido víctima de un asalto de auto similar, pero el hombre se negó a dar su nombre. Tal vez usted está dispuesto a aceptar la palabra de un tipo anónimo de que esto haya sucedido. Yo no.

Todo este caso se centra en la idea de que usted está dispuesto a creer ciegamente las palabras de “testigos creíbles”. No hay absolutamente ninguna evidencia física ni anecdótica para respaldar la versión de los dos hombres de los acontecimientos de arriba. No estoy seguro acerca de usted, pero si mi tía Helen me dice que tendremos pierogies para la cena, yo no le creo hasta que tenga alguna evidencia física que ponga delante de mí. En concreto, algunos pierogies cubiertos de sal, crema agria y cebolla con mantequilla. Tal vez usted es el tipo de persona que cree a un hombre borracho que afirma que su coche está en un campo, porque los extraterrestres lo secuestraron, pero creo que la verdad es un poco más simple. La cerveza sólo hace que algunas personas digan, vean, o hagan cosas locas.

Voy a conceder a los entusiastas de los ovnis que, a excepción de la mochila que llevaba la criatura, su descripción suena algo similar a las criaturas que atacaron una granja en Hopkinsville, Kentucky en la década de 1950. Sin embargo, pequeños monstruos, sin pelo, orejas grandes como éste habían aparecido realmente en las portadas de los cómics y las novelas pulp en las primeras décadas de 1900.

Aquí es donde me distingo de otros autores. En el servicio a usted, el lector, decidí a poner mi teoría a prueba. Si todo esto nunca sucedió y es sólo un simple caso de cerveza haciendo que las personas digan mentiras tontas, quizás demasiada cerveza me haría afirmar que yo había sido abducido por extraterrestres. Para probar esta teoría, fui a un pub local con unos amigos, a quienes les otorgué el título de “técnicos de investigación” para la noche, y pedí una docena de Pabst Blue Ribbon tall-boys, que ustedes malditos Yankees aparentemente llaman “slammers”.

Como sea, usando mis notas de laboratorio meticulosamente cuidadas y el testimonio de colegas científicos en la mesa, he reconstruido lo que pasó durante el experimento. He aquí algunos extractos:

Después de la cerveza # 3, parezco haber desarrollado una intensa, quizás sobrenatural, ansia de alas de búfalo. Esto iba a durar hasta la cerveza # 5. A mitad de la cerveza # 8, una diminuta criatura arrugada con pequeños ojos pequeños y brillantes se deslizó en la cabina conmigo. Comenzó a balbucear, en un galimatías de tono alto. Aterrorizado, intenté saltar de la cabina y correr a buscar ayuda, pero mis colegas científicos me convencieron de que la criatura sólo estaba tratando de hacernos comprar una bebida. Después de cerveza # 9, empecé a hacer afirmaciones absurdas, como que yo conocía al chico que patentó por primera vez el clip y que yo era el millonario más grande del mundo. Los ovnis no fueron mencionados durante estas afirmaciones absurdas. Después de la cerveza final, me dijeron que los ovnis todavía no habían surgido en la conversación. Sin embargo, al día siguiente desperté, desnudo, a millas de distancia en un campo de trigo, y es probable que no haya ninguna explicación no paranormal para eso.

Así que mi experimento no probó mi punto. El hecho es que, intenté emborracharme y hacer afirmaciones escandalosas acerca de los ovnis, me rindo porque sin duda no ayuda a mi afirmación de que los encuentros ovni aumentan proporcionalmente con el consumo de cerveza. Ustedes ganan esta ronda, entusiastas de los ovnis.

Nos vemos.

Publicado por primera vez en The Triangle, 10 de marzo 2006

http://www.theironskeptic.com/articles/ririe/ririe.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *