Una forma de revalorar la cultura maya actual

ESCRUTINIO

Una forma de revalorar la cultura maya actual[1]

Juan José Morales

La idea no es mía. La escuché de Hilario Chí, catedrático de la Universidad de Quintana Roo durante su intervención en un foro o simposio, y se refiere a los conocimientos que sobre el idioma, costumbres, tradiciones, leyendas, mitos, gastronomía y otros aspectos de la cultura maya actual, tienen las decenas de miles de indígenas que trabajan «”casi todos como jardineros, barrenderos, maleteros, lavaplatos y demás puestos menores»” en los hoteles, restaurantes, condominios, bares y demás establecimientos turísticos de Cancún y la Riviera Maya Esos conocimientos, decía el maestro Chí, podrían ser muy bien aprovechados como un atractivo adicional para los huéspedes, a los cuales los mayahablantes podrían por ejemplo enseñar algunas frases básicas, explicar el origen y significado de algunas costumbres y ceremonias, hablar sobre la flora y la fauna de la región y, en general, darles a conocer diversos aspectos de la vida de los mayas actuales.

clip_image001El Hanal Pixan o comida de ánimas «”la ofrenda alimenticia a los difuntos en los días de muertos»” es uno de los rasgos de la cultura maya contemporánea que pueden ser de interés para los turistas. En la imagen, una ofrenda de este tipo preparada por alumnos de la unidad Tizimín de la Universidad Autónoma de Yucatán para contribuir a mantener viva la tradición.

De esta manera, dice Chí, no sólo la estancia de los turistas resultaría más atractiva e interesante, sino que los propios trabajadores de los hoteles, que actualmente se sienten menospreciados por su calidad de indígenas y hasta tratan de ocultarla cambiándose el apellido original por uno español y evitando hablar en maya, recobrarían el orgullo de su identidad, la revalorarían y contribuirían a proteger y conservar su cultura actual. Adicionalmente, de esta manera se ayudaría a conservar elementos culturales que ahora se están perdiendo. Y, por supuesto, para los empresarios el hecho de poder ofrecer a los visitantes algo diferente y único «”o sea aspectos de la cultura maya, que es mundialmente conocida»”, además de sol y playa, resultaría una ventaja en la competencia con los demás países del área del Caribe.

De hecho, según me comentaba el Lic. Ramón Patrón, coordinador de la Subsecretaría de Cultura de Quintana Roo en la zona norte del estado, ya hay un hotel de la Riviera Maya en el cual la administración pidió a los trabajadores hablantes de maya dirigirse en ese idioma a los huéspedes para saludarlos y darles algunas indicaciones básicas, cosa que les agradó tanto que incluso algunos pedían que les cantaran alguna canción en maya, o que les enseñaran otras frases, y al final de su estancia fueron más generosos con las propinas.

Desde luego, habría que evitar caer en el servilismo, el folklorismo barato o la disneylización. Todo puede hacerse con gran respeto por los mayas actuales y su cultura. Y en este sentido podrían tener un papel fundamental las universidades que imparten materias relacionadas con el turismo, especialmente la Universidad Intercultural Maya de José María Morelos. Todos sus alumnos y maestros son mayahablantes, y no pocos hablan también inglés. Son conocedores de la vida, tradiciones, mitos, leyendas y costumbres de las comunidades mayas actuales, y gracias a su formación profesional, podrían planear y organizar en los hoteles «”especialmente en aquellos con sistema todo incluido»” actividades que den a los visitantes nacionales y extranjeros un conocimiento, así sea somero pero auténtico, de la vida de los mayas actuales.

Estoy seguro de que a muchos turistas les encantará aprender «”y usarlas con sus amigos y parientes de vuelta su país»” algunas frases en maya para dar las gracias y los buenos días, solicitar algo, pedir permiso o invitar a otra persona a comer, entrar o sentarse. Detalles de ese tipo son los que contribuyen a hacer diferente un viaje de vacaciones. Y a muchos también sin duda les interesará conocer algunas costumbres o prácticas cotidianas de los mayas actuales.

No se trata «”repito»” de montar espectáculos folkloroides, ni de falsificar lo auténticamente maya, sino de darlo a conocer con sus reales características y en su verdadera esencia.

En fin, ahí está la idea. Creo que resulta muy valiosa.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 16 de septiembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.