Carl Arthur Anderson: El electricista contactado

CARL ARTHUR ANDERSON: EL ELECTRICISTA CONTACTADO

CarlAAnderson1Desconocemos la fecha de su muerte, pero si sigue vivo, y no se lo han llevado los extraterrestres, debe tener cerca de 100 años puesto que nació el 9 de noviembre de 1913 en Wellfleet, Massachusetts en el Condado de Barnstable, en Cape Cod, Estados Unidos.

Fue hijo de George K. Avery de Londonderry, Nueva Hampshire y Dorothy Rich de East Boston. Fue bautizado como George Everett Avery pero eso pronto iba a cambiar. El padre abandonó a Dorothy y ella lo dio en adopción a un matrimonio sueco: Oscar O. Anderson y Nellie Anderson, de Arlington, Massachusetts. El chico, entonces de 5 años, pasaría a ser llamado Carl Arthur Anderson.

CarlAAnderson2Poco después los Anderson comprarían una granja en South Levant, Maine, en donde Carl pasaría su niñez y juventud.

Cursó hasta la secundaria en Carmel, Maine, y luego abandonó para trabajar como electricista hasta 1930 y de ahí partió a Lawrence, Massachusetts para trabajar en la Pilot Radio and Tube Corporation. Fue en esta compañía donde conoció a Stella Dee Anderson, con quien se casaría en Keene, Nueva Hampshire, el 30 de enero 1932.

CarlAAnderson3El matrimonio mudó su lugar de residencia, siete años después, para trasladarse a Canton, Massachusetts y de nuevo, dos años después (1941) a Boston, para trabajar en el U. S. Navy Department. Su periplo terminaría en 1943 cuando toda la familia se trasladó a la Costa Oeste, a Long Beach, California, en donde la Marina le asignó un puesto en el astillero naval en Terminal Island.

Los Anderson tuvieron dos hijos: Betty Ann y Bobby. Desconozco la fecha de sus nacimientos.

CarlAAnderson6Algo debía tener el clima, la tierra, o el ambiente de California puesto que la mayor parte de los primeros contactados provienen de ese Estado, ya sea porque hubieren nacido ahí o porque era su lugar de residencia. Si en algún momento un historiador o sociólogo se ocupa del tema del contactismo americano deberá poner atención en este punto así como a la curiosa coincidencia de que todos ellos tenían una educación no más allá de la secundaria y oficios de mecánicos, electricistas o vendedores de hotdogs.

TwoNightsToRememberNada interesante ocurriría en la vida de Carl Anderson hasta la noche del domingo 4 de abril de 1954 cuando, según él, tuvo una de sus dos “noches memorables”. Que el lector no se llame a engaño y piense en algún asunto erótico (aunque su relación con el marciano Kumar es bastante sospechosa). Anderson llamó así a sus dos primeros avistamientos y “encuentros” con platillos voladores. En particular éste ocurrió en el desierto de Mojave, California, muy cerca de Desert Center. La historia se puede leer en su libro (folleto) Two Nights to Remember[1], publicado en 1956 y reproducido en su totalidad en este blog[2].

El libro fue publicado por Franklin Thomas, uno de los primeros editores de libros sobre platos voladores[3], quien tenía una librería en Glendale Boulevard, Los Ángeles, California, hogar de la New Age Publishing Company. Las ilustraciones corrieron a cargo de Frederic R. Aber, de Garden Grove, California.

Karl L. Veit

Karl Veit 1958Carl Anderson, curiosamente, era más conocido en Europa (particularmente en Alemania y los países escandinavos) que en su propia tierra. Esto tal vez se debió a su participación en el Cuarto Congreso Internacional Ovni en Wiesbaden, en 1960, patrocinado por una de las figuras más influyentes de la ufología mundial: Karl L. Veit.

Veit fue el principal introductor de las ideas contactistas en Europa. A través de su UFO Nachrichten[4] y de su editorial Ventla fueron desfilando los nombres de los principales contactados del mundo: desde George Adamski, pasando por Orfeo Angelucci, hasta Castillo Rincón y Salvador Villanueva. Todos vieron sus obras traducidas al alemán. Lo mismo ocurrió con predicadores, evangelistas y otros líderes de “cultos alternativos”, que fueron publicados por la editorial hermana Urgemeinde. En todas estas empresas, desde el periódico de ovnis hasta las editoriales, siempre aparecía un anuncio que indicaba que eran “negocios no rentables”, al parecer como una especie de engaño al fisco o de evasión de impuestos. Pero la realidad era muy distinta. Tan sólo el número 2 de UFO Nachrichetn tuvo una tirada de 10,000 ejemplares y los libros se traducían a muchas otras lenguas y se publicaban en otros países europeos con la autorización de Ventla. Era difícil creer que no fueran “rentables”

GeheimwaffeFliegendeUntertassenA reserva de que en otra ocasión nos ocupemos de este personaje, veamos algunos apuntes de Heerman Christian[5], antes de continuar con el tema central (Carl A. Anderson), dado que Veit fue el principal impulsor de la obra del contactado americano.

“La empresa periodística con ovnis y ‘platillos’ floreció en Alemania desde el desembarco de Kenneth Arnold, pero el gran fantasma de la religión técnica comenzó en 1956”.

 

UFONachrichten5“En Wiesbaden, el UFO-Studiengemeinschaft[6] (Grupo de Estudio Ovni) se establecido bajo el liderazgo del ‘platillista’ número uno, Karl L. Veit. El 1 de octubre de 1956, la secta de cuento de hadas llegó al público con el primer número de UFO-Nachrichten. Cada mes las efusiones de Veit y otros viejos se vendían por seis peniques y después por un marco. Cada copia anunciaba en la primera página: ‘negocio no rentable’”.

 

“Con la aparición del número 1 de UFO-Nachrichten la sufrida humanidad fue dividida en dos grupos. Por un lado los estúpidos que ‘confrontaban los platillos’ con los hallazgos de la física y ciencias técnicas para explicarlos (o tonterías por el estilo) o los indiferente a estos fenómenos. Estos viven en la ignorancia y las falsas conclusiones ‘de un día para otro’. Por otra parte, los aspirantes al conocimiento y progresivos, las más altas personas, que tienen el conocimiento y los iniciados que captan la mayor verdad intuitivamente: la gente que cree en las naves extraterrestres, debido a su formación interna y conciencia madura, porque reconocen de hecho la evidencia de la conciencia que ocupa otros planetas y por lo tanto la presencia de aeronaves y el plan de contacto”.

 

UFONachrichten6“Aquellos que creen en la salvación por los ‘hermanos planetarios’, compran libros de la VENTLA-Verlag. Los que prefieren atenerse a las ideas religiosas tradicionales, acceden a los tratados de URGEMEINDE-Verlages. La oferta es de unos cincuenta libros, La serie de Urgemeinde (Iglesia Primitiva) – ‘Revelaciones de hoy de Dios’, uno de cuyos autores entre otros es Billy Graham”.

 

“El Congreso Ovni en Wiesbaden en 1957”

 

“En noviembre de 1957, un gran espectáculo tendrá lugar en el Palacio de Congresos en Wiesbaden: ‘La Segunda Conferencia Internacional de los Amigos alemanes de los Planetarianos’. Los ‘terrícolas’ reunidos serán recibidos por el ‘alto planetariano SETA’: ‘Si la humanidad está en la necesidad más grande por venir, venusianos, jupiterianos y marcianos salvarán a la Tierra de la catástrofe’. Y en caso que se desate una guerra, ¡intervendrán del lado del oeste!”

 

Congreso1960a“En los países capitalistas, había en ese momento 15,000 diferentes ‘comunidades de estudio de ovnis’ y 33 ‘revistas de ovnis’ que martillaban regularmente esta tontería estereotipada a la humanidad”.

 

“Pronto Veit podía regocijarse en tonos aún más chillones. En octubre de 1960 reunió en Wiesbaden a más de un millar de personas en el ‘Congreso Internacional Ovni’. Como invitado de honor y orador principal dio la bienvenida al profesor Hermann Oberth, quien una vez fue un pionero de la cohetería y los viajes espaciales, un nombre que había caído y ahora estaba en el lado de los ufólogos”.

 

“Los charlatanes podían presumir con algunos de estos investigadores anteriormente famosos. Así, por ejemplo, también entró en este juego el Astrónomo Tombaugh, descubridor del planeta Plutón, debido a que ya no era capaz de hacer logros científicos reales”.

 

“Ahora habían llegado al Congreso dos hombres a los que no se les negaron la fama ni se les dieron méritos inferiores a los de Oberth. Veit apareció presentándolos con el título llamativo ‘Los primeros viajeros espaciales en Wiesbaden’ y luego dio la versión conocida: ‘Los dos contactados estadounidenses, el comerciante de granos Reinhold O. Schmidt (de 63 años), de Bakersfield, y Carl A. Anderson (de 48 años) de Fullerton, llegaron en Lufthansa tras un buen viaje’”.

 

CarlAAnderson5Congreso ovni en Wiesbaden 1960. De izquierda a derecha Karl Veit, Reinhold Schmidt, Carl Anderson (quien parece estar pensando sobre la maqueta del plato volador patentado por Schmidt: “si crees que esto puede volar, estás completamente chiflado”.

“‘¿Por qué con Lufthansa?’, Preguntó un periodista. ¿Por qué no han venido en un ‘platillo’? Anderson explicó que también había tenido estos pensamientos y Kumar, un planetariano, aconsejó: ‘Kumar me dijo que si iba a aparecer de repente en Alemania o cualquier otro país sin la necesaria documentos de identidad, pasaportes, visas, certificados de vacunación necesarios, etc., entonces inmediatamente caería en una posición muy incómoda, y en serios problemas’”.

 

HermanOberth“El querido Kumar no trajo a su amigo. Es por esto que siempre lo había llevado sólo por la noche en su platillo, para que nadie pudiera ver. Incluso el vendedor de granos Schmidt era un hombre de conciencia y uno de muchos méritos. El 21 de julio, 1961, dijo en Wiesbaden, que rescató al astronauta estadounidense Grissom, cuando estaba empantanado en su cápsula Mercury después de casi aterrizar en las aguas del Atlántico. Junto con algunos colegas de Saturno habían observado el vuelo de los astronautas en Cabo Cañaveral. Entonces tuvieron que intervenir: ‘La gente del espacio tuvo que volar la puerta, de lo contrario Grissom se habría ahogado’”.

 

“Como es que el desierto de California produce acciones misteriosas. Nadie sabía más detalles, apenas Veit recibió un mensaje: ‘De acuerdo a la información confidencial de Los Ángeles desde 1959 trabajó en la construcción de naves espaciales que no utilizan energías conocidas en la Tierra, sino la energía libre bajo la dirección de las personas planetarianas. Carl A. Anderson fue encargado por sus amigos planetarianos para colaborar en la construcción de estas naves como un ingeniero eléctrico’”.

 

Congreso1960Oberth1“Después de que el experto hubo ganado suficiente experiencia, él habló en noviembre de 1963 al Laboratorio Atómico en Oak Ridge y preguntó si querían un ‘motor nuclear magnético de iones’, él se los podía vender. Este motor ‘siempre funcionaba’”.

 

“Los físicos del centro nuclear no percibieron esta oportunidad única, y así Anderson insistió con vehemencia intrusiva en su oferta de venta, entonces exigieron al menos una prueba de su dispositivo y pidieron un adelanto. Como referencias, él mencionó al personal de ingeniería de diferentes planetas. Esto a la larga fue suficiente para llevar a cabo una revisión de su estado mental”.

 

Congreso1960Oberth2Hasta aquí Heerman Christian. Como lo menciona el escéptico alemán, el Congreso de Wiesbaden fue un parte aguas en la historia del contactismo porque Karl Veit tuvo la imaginación y el descaro de reunir viejas glorias de la ciencia alemana con chiflados de la Nueva Era americanos.

La crónica de ese congreso aparecería en muchos libros de ovnis, como los de Frank Edwards o de Antonio Ribera, pero la versión que presentamos aquí apareció en la revista de Daniel Fry, Understanding[7]:

El congreso internacional de platos voladores

“CONVENCIÓN PLATILLO VOLADOR EN ALEMANIA”

 

Congreso1967“Informe sobre la Convención Internacional Ovni en Alemania, Wiesbaden; Rhein-Main Hall, del 22 al 24 de octubre de 1960”.

 

“Fue la convención más grande de su tipo jamás realizada, aquí o en los Estados Unidos de América, y yo personalmente he visitado un buen número de ellas. A la Convención de Wiesbaden asistió gente de 14 países diferentes. El auditorio estaba lleno a su máxima capacidad con 1000 personas presentes durante cada uno de los 3 días. El público recibió todo lo que se presentó con gran entusiasmo”.

 

CarlAAnderson7“Fuera de Karl L. Veit, quien es el fundador y líder de la Sociedad Centro Alemán de Investigación Ovni en Wiesbaden, había muchos otros oradores: el Profesor Dr. Herman Oberth, el Profesor Dr. Lyra, el Dr. W. Martin, La Sra. Clare Müller, el Dr. Froese, Asistente de Maestro K. Maier, el Dr. André Fischer, el Dr. A. Teichmann, el Dr. Koeberle, el Ingeniero diplomado O. Schwarz, el Ps. diplomado H. J. Anderson, el Ingeniero diplomado Rosendo Eder, quienes dieron las conferencias más interesantes”.

 

“Sin embargo, la atracción principal en este evento fueron dos contactados de los Estados Unidos de América: Carl A. Anderson, de Fullerton, California, que ha tenido y mantiene un estrecho contacto personal con Kumar, un amigo del planeta Marte, y Reinhold O. Schmidt, de Bakersfield, California, que no sólo ha tenido contacto con amigos del espacio del planeta Saturno sino que ha tenido varios viajes en las naves del espacio exterior”.

 

CarlAAnderson8Mientras estaba en Wiesbaden, R. Schmidt (como lo conocen cariñosamente las personas que lo han tomado en sus corazones) recibió un mensaje muy importante de sus amigos de Saturno”.

 

“También digo que las vibraciones fueron maravillosas durante toda la convención”.

 

CarlAAnderson9“Una señora alemana contactada, la señora Elisabeth Weindt de Goslar, hizo un recuento de sus experiencias en detalle que hicieron una profunda impresión en los oyentes. Ella se ha comunicado con los amigos del universo durante dos años y también visitó una nave espacial e hizo dos viajes en esta nave espacial”.

 

“Además de una conferencia de prensa con 22 periodistas, muchos periódicos y revistas ilustradas enviaron representantes para asistir a la convención. También se llevaron a cabo transmisiones de radio propuestas por el Hessische Rundfunk, la Südwestfunk y Radio París Enter, París. Todos los visitantes mostraron un interés continuo en la exposición relacionada con la convención que muestra fotos de ovnis de todo el mundo, mapas de la Tierra y los cielos, así como estadísticas y mesas con libros citando títulos y publicaciones periódicas de ovnis de todos los continentes”.

 

KarlLVeit-CarlAnderson-EElbert-ReinholdOSchmidt-AnnyVeit”Los directores de la convención ovni de Wiesbaden incluidos los contactados estadounidenses Carl Anderson, segundo desde la izquierda, y Reinhold O. Schmidt, segundo desde la derecha. En la extrema izquierda está Karl L. Veit, fundador y líder del Sociedad Centro Alemán de Investigación Ovni en Wiesbaden. Las dos mujeres son la señora E. Elbert, centro, y la señora Anny Veit”.

 

“La Convención ovni en Wiesbaden con el lema: ‘Entendimiento Internacional’ – ‘Amistad Internacional-Interplanetaria’, así como el tema general ‘El anuncio de los Planetarianos’, y ‘El Inicio de una Nueva Era’, provocó una ola poderosa de estimulante energía y el pronunciamiento de hechos, que demuestra el principio cósmico del ‘Amor sin Límites’”.

 

CarlAAnderson10“El curso de la convención será publicado en un folleto y en un libro. Una decisión tomada por el convenio resultante de los trabajos fue publicado por el comité de gestión, los miembros honorarios y los miembros de la Sociedad Centro Alemán de Investigación Ovni de Wiesbaden, Schierstein, Box 17 185, y firmado por ellos”.

 

Karl L. Veit

 

Ella Elbert

 

Los Angeles

 

El contagio

UFONachrichten19Ya hemos dicho que fue a partir de las editoriales y la revista de Veit que el contactismo se difuminó en Europa. El contagio comenzó, de hecho, en el congreso de 1960. A este asistieron muchos aficionados a los ovnis de otros países del viejo continente, que llevarían “el virus” a sus lugares de origen.

Por ejemplo, las dos delegaciones danesas, SUFOI y UFO-Danmark[8], respectivamente, tenían dos visiones distintas y con profundas diferencias de opinión de ese congreso ovni. Los “escépticos” del UFO-Danmark estuvieron representados por Tom Asmussen. Cuando éste último regresó a su país, el periódico Jyllands-Posten envió al periodista Orla Johansen para entrevistarlo.

AdamskiHansPetersenEn la edición del 26 de octubre de 1960 del periódico danés, Asmussen expresó gran decepción por lo que encontró y escuchó en el congreso. Dijo que todo había sido demasiado fantasioso.

El Mayor Hans C. Petersen, líder del SUFOI y editor de la revista UFO-Nyt, no se quedó callado y en el número de enero de 1961 llamó “repugnante” la anterior entrevista y destacó que el congreso alemán había sido de gran importancia para el tema ovni, a pesar de “algunos elementos desafortunados y engañosos”.

CarlAAnderson11Unos meses antes, en noviembre de 1960, V. Håkonson escribió en el número especial de Ufo-Danmarks:

“Dos focos rojos pasaron por el Congreso: el primero era una atmósfera casi religiosa, y el segundo demasiada especulación, en la forma de publicidad innecesaria para la literatura ovni, y colecciones de listas, y contribuciones voluntarias camufladas en la compra de moldes de pastel, que, en nuestra opinión es una forma de mendicidad de mal gusto”.

CarlAAnderson12Håkonson escribió que el domingo fueron entretenidos por dos cantantes de cámara que cantaron canciones espirituales; una característica que se habría perdido de no ser por este ufólogo danés. Luego, cuando se refirió al contenido “profesional”, Håkonson dejó su peligroso “escepticismo”, particularmente con respecto a los dos contactos. Él creía que tanto Anderson como Schmidt dijeron la verdad, y los caracteriza como honestos y sinceros, ya que:

“Es difícil de creer que estas personas hayan recorrido el largo camino desde América hasta Wiesbaden sólo para contar mentiras y hacer un poco de publicidad para sus libros”.

CarlAAnderson13Tom Asmussen terminó con el siguiente encore:

“No nos dejemos empantanar en los desvaríos de ninguna naturaleza religiosa o científica. La conclusión bastante sobria es que existen los platillos volantes, que están visitando nuestro planeta, pero que por ahora no tenemos pruebas de que han intentado ponerse en contacto. Nosotros pequeñas criaturas miserables con las que podrían no estar interesados en entrar en contacto. Quedémonos con la respuesta que nos dio Keyhoe a una pregunta directa: existen los platillos voladores y visitan nuestro planeta, pero en lo que sabemos no tratan de ponerse en contacto con nosotros”.

El hecho de la participación de personas con títulos universitarios, no fue garantía contra la locura. El Congreso rezumaba de sectarismo y especulación. Tendrían que pasar muchos años para que aparecieran los verdaderos escépticos.

Kumar

ZweiDenkwürdigeNächteInDerMojave-WüsteRegresemos con Carl Anderson.

Dudo mucho que Anderson hubiera tenido éxito en aquel congreso internacional si se hubiera parado en el estrado sólo para contar su sosa historia de las “dos noches para recordar”. Acepto que para la época era algo sorprendente, pero estaba muy por debajo de los relatos de contactos físicos con extraterrestres que habían cocinado sus colegas (Adamski, Angelucci, Fry, George Van Tassel y hasta el mismísimo Buck Nelson).

Pero, para su fortuna, el contacto físico había llegado la noche del 27 de junio de 1958. En esa ocasión Carl, caminaba a casa a través de un parque en Fullerton, California, cuando un hombre apareció de la nada a su lado. El hombre ofreció a Carl un cigarrillo y encendió uno él mismo. El misterioso hombre le explicó que en realidad era de Marte, y que miles de personas del espacio (de Venus, Marte y Clarion), estaban viviendo a la Tierra, ya sea encarnado en cuerpos terrenales o aterrizando aquí desde las naves espaciales. Todos ellos estaban trabajando para para evitar que el mundo fuese destruido. Kumar le informó que sería contactado nuevamente y obtendría más información. Dicho esto Kumar desapareció en el aire, y en el lugar donde había estado Kumar apareció un olor a ozono.

fsaeLas reuniones con Kumar continuaron. Se supone que Kumar le había pedido que estuviera solo en casa el siguiente domingo por la noche. Carl Anderson siguió al pie de la letra las instrucciones. Despachó a su esposa e hijos, se sentó solo el domingo, y fue recompensado con un mensaje telepático de Kumar, que él escribió. Era el libro Kumars note[9].

En otra ocasión Kumar le dio una piedra jaspe de Marte. La piedra, dijo Kumar, protegería a Anderson de peligros y accidentes.

Estrella¿Le suena ridículo? ¿Qué dice de esta fotografía que tomó Anderson, el 27 de octubre de 1962, del escenario de la reunión anual ovni de George Van Tassel en Giant Rock? Según Carl Anderson esta figura de estrella de cinco puntas es una señal extraterrestre, aunque más bien parece un truco barato de retoque fotográfico.

A Anderson se le advirtió sobre las guerras y los desastres naturales que amenazan la población de la Tierra. Pero en un momento dado desde el espacio exterior llegarían miles de naves de rescate para evacuar a “los iluminados”. Los seleccionados luego serían regresados a la Tierra y construirían el Milenio. Por último, algunos seleccionados evacuarían algunas bases subterráneas de la gente del espacio, que habían existido desde el tiempo de la Atlántida[10].

CarlAAndersonSalesBooth1959Carl aprovecharía su experiencia como electricista para inventar “detectores de ovnis”. Lo que no entiendo es para qué le servían si él tenía la habilidad de detectarlos “telepáticamente”. Bueno, no importa, el hecho es que en esta fotografía aparece mostrando uno de sus detectores de platos voladores. El pie de foto dice:

CarlAAnderson15Buscador de platillo – Carl A. Anderson demuestra uno de sus dos aparatos de detección platillo expuesto en la Northen California Space craft Convention. Él informó que tenía un mensaje de Marte pero que “fuerzas negativas” habían estado trabajando en contra de él para que no lo entregara. Un modelo de platillo está suspendido sobre la exhibición en el recinto ferial del condado.

EdithNicolaisenLa editorial sueca Parthenon contrató a Edith Nicolaisen para traducir los trabajos de Carl Anderson. Edith se carteó con Carl entre 1960 y 1964. El contactado le proporcionó un resumen en inglés de todos sus contactos.

Anderson le informó que tuvo muchas reuniones con Kumar y con otras personas del espacio. Incluso habló de una visita a bordo de su nave. En una ocasión, Kumar mostró cómo podía hacerse invisible. Al escribir a Edith Nicolaisen Carl contó siguiente episodio:

fssg“Después me mostró un cinturón ancho que tenía bajo su abrigo. Nunca había visto este cinturón antes. Él me dijo que lo viera muy de cerca. Él alcanzó el lado derecho como si quisiera presionar un botón de algún tipo. En un instante él se había ido. Me quedé allí frotándome los ojos con incredulidad. ‘Kumar’ no estaba a la vista. Al momento siguiente, fui casi derribado cuando recibí una palmada en la espalda, y cuando me di vuelta, allí estaba ‘Kumar’ sonriendo ampliamente. Un instante después se había ido de nuevo. Entonces, de repente mi mano fue agarrada por un fuerte apretón de manos. Podía sentir su mano apretando la mía. Pude ver mi propia mano subiendo y bajando en un movimiento de mano, pero no pude ver a ‘Kumar’. Lo siguiente que supe, fue que de nuevo estaba de pie delante de mí”.

kumarCinturón de Kumar

Carl Anderson también informó a Nicolaisen que Kumar le había pedido que en el Congreso de Wiesbaden, proporcionara información al físico y pionero del espacio alemán Hermann Oberth.

fsn1En la revista Desert[11], el periodista Stanley B. Demes informa que Anderson le contó que el 14 de febrero de 1960[12], subió a un platillo de 200 pies, sólo a 7 ½ millas al Norte de Giant Rock. Por aproximadamente 2 horas y 20 minutos conversó con Kumar. Carl bombardeó al marciano con preguntas, principalmente relativas al sistema de propulsión: un motor nuclear que transforma un combustible exótico en poderosas fuerzas electromagnéticas. Kumar le mostró a Anderson la palanca que controla la polaridad de la nave espacial. Moviéndola hacia el polo positivo podía enviar a la nave hacia el espacio; girándola hacia el polo negativo la conducía hacia la Tierra. Los 20 minutos finales Kumar le dio un mensaje que deseaba le entregara a los científicos de la Universidad de Heidelberg (es decir, a Oberth). Carl no quiso revelar el contenido del mensaje.

fsn2Los buenos modales son algo que se practica en el espacio, o por lo menos en Marte y venus. Mientras estaban hablando llegó Nirvana, una adorable Princesa venusina, de siete pies de alto (2.13 metros), que vestía botines de gasa. Nirvana quien les sirvió un néctar espumoso en una copa de cristal.

CarlAAnderson14Desconozco qué tipo de información fue la que le dio a Oberth y entre las múltiples posibilidades que puede haber encuentro dos: que Oberth se la haya llevado a la tumba; o que Anderson lo haya inventado todo. Escoja la que más le guste.

Obras de Carl A. Anderson:

Anderson A. Carl, Two nights to remember, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1956. 55 s. (illustrated by Frederic R. Aber).

Anderson A. Carl, Zwei denkwurdige Nächte in der Mojave-Wüste, Ventla-Verlag, Wiesbaden, 1958. 31 s. (Dos noches memorables en el desierto de Mojave)

Anderson A. Carl, Carl A. Andersons foredrag, (forord af Leif Eckhoff Pedersen), København, SUFOI, 1960. 9 s. (Beretning; 1) (Conferencia de Carl A. Anderson, prólogo de Leif Eckhoff Pedersen, Copenhague, SUFOI, 1960. 9 p. (Informe: 1)

Anderson A. Carl, Mein Besuch eines Weltraumschiffes, Ventla-Verlag, Wiesbaden, 1960. 20 s.

Anderson A. Carl, Foredrag holdt ved den 4. internationale ufo-kongres i Wiesbaden, 1960. Beretter om sin kontakt med rumvæsener. (Ponencia realizada en el cuarto Congreso Internacional OVNI en Wiesbaden, 1960. Recuento de su contacto con los extraterrestres).

Anderson A. Carl, Kumar’s Note: An die Menschen der Erde, Ventla-Verlag, Neuausg, Wiesbaden, 1961. 19 s. (1 Ausg 1960) (Nota de Kumar: para los pueblos de la Tierra, Ventla-Verlag, Neuausg, Wiesbaden, 1961. 19 p. (1 Ausg 1960)).

Anderson A. Carl, Kumar’s note til jordens mennesker, J. V. Snertinge, Helsingør, (196?). 9 s.

REFERENCIAS

Anderson A. Carl, Two nights to remember, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1956. 55 s.

Christian Heerman, Geheimwaffe Fliegende Untertassen, Ein Kriminalreport über Geschäfte und Verbrechen mit der Dummheit, Das Neue Berlin, Berlin, 1981. 351 s.

Demes B. Stanley, Is It Or Isn’t It A UFO?, Desert Magazine, Volume 30, No. 6, June 1967, Pags 13-15.

http://skeptica.dk/artikler/?p=8020

http://gratisenergi.se/anderson.htm


[1] Anderson A. Carl, Two nights to remember, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1956. 55 s. (illustrated by Frederic R. Aber).

[2]

[3] Entre sus autores estaban el propio Carl Anderson, como ya se dijo, y Daniel Fry y Trevor James Constable.

[4] El primer periódico ufológico. El número 1 apareció en octubre de 1956.

[5] Christian Heerman, Geheimwaffe Fliegende Untertassen, Ein Kriminalreport über Geschäfte und Verbrechen mit der Dummheit, Das Neue Berlin, Berlin, 1981. 351 s.

[6] El nombre exacto es DUIST (Deutsche UFO/IFO-Studiengemeinschaft)

[7] Understanding, enero de 1961, Vol. 6, No. 1, págs. 13-14.

[8] Una amalgama del UFO-Fyn y UFO-Jylland, que a principios de ese año habían roto con el SUFOI porque sus dirigentes (en particular Hans C. Petersen), eran demasiado crédulos.

[9] Anderson A. Carl, Kumar’s Note: An die Menschen der Erde, Ventla-Verlag, Neuausg, Wiesbaden, 1961. 19 s. También hay una edición pirata del libro de Anderson Kumars Note en un folleto duplicado, traducido y distribuido por Johanne Snertinge de Dinamarca.

[10] Ver el Informe número 1 del 4 Congreso Internacional Ovni en Wiesbaden 1960. Publicado por SUFOI en 1961.

[11] Demes B. Stanley, Is It Or Isn’t It A UFO?, Desert Magazine, Volume 30, No. 6, June 1967, Pags 13-15.

[12] Como muestra de su amistad, Kumar permitió que el terrícola conociera su nave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.