Dana Howard: La conexión Mariana (Primera parte)

DANA HOWARD: LA CONEXIÓN MARIANA

MyFlightToVenus1Fue en una de esas recurrentes crisis económicas por las que ha atravesado mi país. Había decidido no renovar mi suscripción a muchos de los diversos boletines y revistas ufológicas que llegaban a mi casa. Entre ellas estaba el International UFO Reporter, una de las revistas del Center For UFO Studies[1]. No obstante periódicamente seguí recibiendo anuncios del CUFOS que me instaban a renovar mi suscripción. Anexo a estos anuncios se encontraban copias de las portadas de los números recientemente publicados en el IUFOR. Recuerdo que en una de estas copias de las portadas mostraba una fotografía en donde se podía ver una mujer con aspecto de matrona, sentada frente a un puesto en el que se vendía un libro llamado My Flight To Venus. Más a la derecha, detrás de un auto, podíamos ver al capitán Edward J. Ruppelt, vestido de civil. Toda la escena ocurría en la Convención de Platillos de 1957 «“ según se informaba en la portada.

Indudablemente los mercadólogos del CUFOS conocían su trabajo. Y su trabajo era llamar la atención de los posibles clientes para la revista. ¡Claro que estaba interesado!… pero no tenía dinero.

InternationalUFOReporterVol19No4Esa fotocopia de la portada del Volumen 19, Número 4, de julio-agosto de 1994, del IUFOR, me había hecho plantear varias preguntas: ¿Qué hacía el líder del Proyecto Libro Azul en una convención platillista de contactados?, ¿aquel libro «My Flight To Venus» era alguna versión de los cuentos de George Adamski, de Buck Nelson, o de algún otro contactado?, y finalmente ¿quién era esa Dana Howard, cuyo nombre aparecía en la portada del IUFOR?

Aunque Ruppelt, en su libro The Report on Unidentified Flying Objects[2], le dedicó todo un capítulo a los contactados, no menciona a la señora Howard ni al congreso de 1957 (él terminó de escribir el libro en 1955 y fue publicado en 1956). Por eso no encontré nada en esta obra que pudiera resolver mis preguntas.

Tuve que esperar varios años.

Fue hasta este año, cuando comencé a preparar esta serie sobre los contactados, que vino a mi memoria aquella portada del IUFOR y regresaron mis inquietudes.

LOS INICIOS

DanaHowardSentadaEdwardRuppeltAtrasDana Howard fue una contactada atípica. En primer lugar fue una de las pocas contactadas mujeres. Se diferenció de otros contactados en que no estaba impresionada con lo que para ella era una moda, la noción de los platos voladores: Sus «viajes» a otros mundos no eran en platillos voladores, sino en forma etérea. Incluso la nave que transportaba a su venusina no era un plato volador sino un cohete. También es muy significativo que Howard vio una «Hermana del Espacio», no la entidad de pelo largo rubio normal masculina tan a menudo informada por sus compañeros como el arquetipo del Hermano del Espacio. Por otra parte, más que el misticismo oriental y la teosofía blavatskiana (que la mayoría de los contactados hombres de aquella época utilizaban en sus peroratas), Howard se refugió en los clásicos occidentales (griegos y romanos) y en el catolicismo mariano, sin dejar de tener algunos toques de metafísica. De hecho una de sus claras intenciones fue que la compararan o la asimilaran a los místicos cristianos o a los videntes marianos, pero con un toque del entonces moderno platillismo arnoldiano. Ella quería ser reconocida como la primera mística-contactada en haber recibido los mensajes mariano-venusinos.

OverTheThreshold1Además, Dana, a diferencia de sus compañeros contactados, escribió muy poco sobre sí misma en sus libros. Incluso su familia pensaba que ella era un poco rara. Su sobrina siempre pensó que ella era muy creativa y estaba por delante de su tiempo. Dijo que Dana estableció varios contactos en la industria del cine y asistió en los guiones. Tan sólo he encontrado una pequeña nota autobiográfica en la solapa de su libro Over the Threshold (Sobre el umbral)[3]:

«Cuando era niña fue atacada por la tuberculosis y fue sentenciada por los especialistas a ser amputada de uno de sus miembros o a una muerte prematura. Guiada por un poder más alto que el razonamiento infantil, mientras todavía esperaba la cirugía, se puso en huelga de hambre. No dejaría que el menor bocado de comida o bebida pasara sus labios».

 

DanaHoward1«Su frenética madre llamó a un nuevo doctor que hizo su historia clínica. Él ofreció pocas esperanzas de recuperación pero se negó a operarla. Poco después de esto, su frágil cuerpo fue encajonado en una coraza pesada de yeso. Fue entonces que comenzaron sus extraños viajes nocturnos. Esperaba con mucho entusiasmo la llegada de la noche, para poder dejar su cuerpo y viajar en el espacio».

 

«Los vuelos inusuales continuaron a través de su largo confinamiento. Pero cuando el yeso fue removido «“ revelando una completa cura milagrosa «“ rápidamente olvidó sus vuelos nocturnos».

 

DanaHoward2«En sus veintes su urgencia de volar volvió. Por varios años llevó un trabajo experimental bajo rígidas condiciones de prueba, pero un shock casi fatal terminó sus experimentos. La culminación de estos experimentos fue un vuelo involuntario de teletransporte al planeta Venus en el verano de 1939. Fue cuando Dana Howard conoció la hermosa mensajera venusina llamada Diane».

Se supone que el primer contacto fue en 1939 en un lugar no especificado de California en el que supuestamente se reunió con una «hermosa mujer de Venus», de 8 pies de altura, llamada Diane. El primer encuentro se llevó a cabo al aire libre, en el campo, un lugar habitual para las apariciones marianas. La descripción de Dana recuerda algunas de las descripciones de los testigos de la Virgen María:

DanaHoward3«Todavía envuelta en la embriaguez cálida del espíritu, mi visión se dirige a un nudoso árbol viejo con vistas a las colinas antediluvianas. Inclinada casualmente contra el tronco grotesco estaba una mujer de belleza sin igual. Su cabeza estaba radiante con una corona de fuego, mechones de cabello dorado caían suavemente en cascada sobre sus hermosos hombros, ligeramente teñida de oliva. La extraña luz mística inundando sus ojos oscuros y proféticos, añadía un algo nostálgico a todos sus otros encantos».

 

«Parecía deslizarme en pies rítmicos hacia esta hermosa criatura como si me estuviera esperando. Ella sonrió como bienvenida».

 

DanaHoward4«»˜No tengas miedo, Niña de la Tierra», entonó. «Que las puertas de tu mente se abrirán y de los planetas lejanos te hablaremos en poesía y canciones»™».

 

«Fue entonces cuando observé por primera vez una nave hermosa, en forma de cohete, suspendida en el aire a trescientos pies de la tierra. Más allá de las palabras mortales para describirla. En general parecía estar construida de algún tipo de materiales translúcidos, pero hecha en oro y salpicada de gemas. Una «escalera» casi invisible se extendía desde la nave a la tierra, y yo, obediente, seguí el ser radiante por la tenue escalera sin cuestionar. Una vez a bordo, mi sacrosanta compañera desapareció, y nunca la volví a ver».

 

DanaHoward5La ufóloga Regan Lee[4] le compró la idea a Howard y rápidamente encontró paralelos entre este supuesto contacto y las apariciones marianas:

«La entidad que aparece en Fátima fue vista por encima de un árbol. La joven Bernadette vio lo que ella llama una «Dama de Blanco» en Lourdes, apareciendo en una gruta. Varias descripciones de las apariciones marianas, que se remontan siglos hasta la actualidad, a menudo incluyen informes del ser bañado en luz blanca».

DanaHoward6«»¦Mientras estoy intrigada por los contactados en general, y me doy cuenta que hay muchas perspectivas y teorías que rodean «˜lo que realmente sucedió»™. Me gustaría centrarme en lo simbólico de la experiencia de Howard, en lugar de tratar de probar o refutar su experiencia. Lo que se destacó para mí de lo que he leído acerca de los relatos de Dana Howard fueron las similitudes con las Apariciones Marianas. Las experiencias de Howard parecían ser una mezcla de encuentros de contactados de la era espacial, con platillos volantes, y algunas de las características de las apariciones de la Virgen María».

Pero es que Dana Howard conocía perfectamente estas historias. De niña, durante su encierro voluntario debido a su enfermedad, se dedicó a la lectura. Entre los libros que leyó se encontraban, principalmente, obras religiosas y sobre milagros. Su madre buscaba un milagro que la salvara de la amputación de sus extremidades y de la muerte debido a su tuberculosis. No es de extrañar que la descripción de la venusina Diane coincida con la de la Virgen María.

DanaHoward7La señora Howard repitió machaconamente esta estrategia de comparar su «avistamiento» con las apariciones marianas. Lo hizo en todos sus libros, sus artículos y sus conferencias. Por ejemplo, en la Flying Saucer Review de Mayo-Junio de 1958, en su artículo The Drama Behind the Space Ships , habla de Bernadette Soubirous (Lourdes), de los pastores de Fátima y de Juana de Arco. Todos ellos «niños sin educación que escucharon su dulce voz». Escribe[5]:

«No es la intención de esta escritora decirle al lector que el así llamado platillo volador apareció sobre Fátima el 13 de octubre de 1917. Ni tampoco estoy aquí para declarar con autoridad que los seres angélicos han venido a nosotros desde otros planetas. Pero hay muchas analogías, muchos paralelismos, y al menos son dignos de nuestra consideración».

 

DanaHoward8«»¦Me refiero a Diane, quien pretende ser una maestra enviada de Venus. Diane apareció por primera vez en 1939. Vino de nuevo en 1955. Se ha aparecido muchas veces desde entonces, no sólo a la escritora, sino a otros. ¿Es ella, también, uno de los misteriosos enlaces de esta cadena de eventos? Diane vino de la misma forma milagrosa como la Virgen de Lourdes o la Virgen de Fátima. A todas luces ella es un ser físico como nosotros, aunque obviamente ella está creada de substancias no de esta tierra».

Luego continúa comparando sus contactos con Diane y las apariciones marianas.

DanaHoward9Para la mala suerte de Dana Howard, parece que el tiro le salió por la culata porque para otros ufólogos no se trataba de entidades celestiales, sino de demoniacas.

Siguiendo un artículo de la ufóloga Ann Druffel sobre la onomástica de las «entidades alienígenas», aparecido en el MUFON UFO Journal de julio del 2000[6], el ufólogo frances Jean Sider continúa con esta «conexión diabólica onomástica» en un artículo aparecido en la misma revista. Sider escribe[7]:

DanaHoward10«En 1953, Dana Howard afirmó haber sido contactada por una entidad femenina «venusina» llamada Diane[8]. Es un nombre muy raro para un ser extraterrestre, porque Diane es un nombre muy conocido en la Tierra. De hecho, Diana es la diosa romana de la Luna y la virginidad[9]. Hay otro posible origen, DIONE, madre de Afrodita para los antiguos griegos. Y posteriormente Afrodita se convirtió en Venus para los romanos[10]. Dione es una mujer Titán, es decir, un ángel caído, consecuentemente un demonio[11]«.

Para nosotros no son ni ángeles ni demonios, sino entes creados en la mente de una niña atormentada por la enfermedad y por la desesperación de una madre que veía a su hija postrada en la cama, con escayolas en su cuerpo y corriendo el peligro de que le amputaran las piernas o que muriera en una operación.

LA CONEXIÓN ESPIRITISTA

MyFlightToVenus2En su libro «My Flight To Venus», menciona una especie de arrebato místico que experimentó cuando estaba postrada en su cama, con el cuerpo enyesado:

«Mi cuerpo se llenó de un peculiar resplandor hormigueante. En un instante, la sensación impregnaba cada célula y átomo de mi ser. Parecía estar bailando al éxtasis de extrañas corrientes polarizadas. La puerta de mi mente se abría y cerraba causando que mi conciencia fuera y viniera entre la realidad y la irrealidad».

 

DanaHoward11«Salté sobre mis pies como si fuera a anunciar un drama cósmico. Entonces llegó, a partir de mis tobillos como una magnífica exhibición de fuegos artificiales encendidos… Una llama violeta trascendente que se desplegó hasta que envolvió mi cuerpo como un aura de fuego sagrado. A medida que las llamas crecieron en intensidad, extendiéndose sobre una amplia periferia, la llama corrió a través de cada célula, limpiando y purificando a su paso. Los canales de mi mente que habían estado fuertemente cerrados antes de que se abrieran como una flor de loto. Yo estaba vibrante, magnética, y pude sentir la efervescencia de un entusiasmo que nunca había sentido antes. Mi corazón latía al ritmo rapsódico que ahora estaba sintonizado a los latidos del corazón del universo. Yo ya no era una ciudadana de un mundo un poco inhibido, sino una invitada en el Mundo Universal. Ya no era una entidad separada, una personalidad humana, sino una parte integral de cada pulgada de la creación gloriosa de Dios. En ese minuto conocí, como otros antes han conocido, el verdadero significado de la Unidad y la Unidad de Todo».

 

DanaHoward12«La llama sagrada se convirtió en un holocausto de esplendor, continuando por un tiempo indefinido. Finalmente murió, dejando sólo una esencia. Viva con el fuego de la creación, todo dentro de mi campo de visión había cambiado. El paisaje, las flores silvestres, los árboles. Centelleaban débilmente con una gran variedad de tonalidades preciosas. Ahora no eran algo aparte. Yo era uno de ellos. Eran UNO conmigo. En esos momentos sagrados, llegué a conocer el significado de la vida. Con la apertura de los canales de percepción, entendí con claridad la realidad viva de todas las cosas. Ya no unida la esclavitud de la Tierra, mi mente y mi alma estaban al fin libres de viajar a su antojo».

No es difícil entender por qué Dana Howard se inclinaría al espiritismo. Y fue justamente en una sesión de espiritismo en donde Dana y Diane se volverían a encontrar.

BeatriceLillyCandler1El 29 de abril de 1955, dieciséis años después del primer encuentro, la venusina Diane apareció ante 28 testigos, en una «sesión de materialización» realizada por la médium (Reverenda) Beatrice (Bertie) Lilly Candler[12]. La Reverenda Candler logró reunir y materializar, en una pequeña iglesia blanca, la Iglesia de la Divina Luz, en Sur Parkview Street en Los Ángeles, California[13], una chica de ocho pies de altura (2.4 metros), rubia de belleza espectacular, que se identificó como Diane de Venus [14].

Cómo un médium espiritista, quienes profesionalmente se supone deben comunicarse con los espíritus de los muertos, pudo materializar una nativa viviente del planeta Venus, no pareció desconcertar a Howard o cualquier otra persona en la congregación.

DanaHoward13Esa misma semana aparecieron ovnis por cuarta vez sobre Palm Springs, California, donde vivía Dana Howard. Siguieron muchos otros presuntos encuentros.

El ufólogo Micah Hanks también se ocupó de este encuentro en su libro Magic, Mysticism and the Molecule[15]. En un artículo escrito para Mysterious Universe[16] Hanks continúa con el tema:

BeatriceLillyCandler2«Candler era una médium popular en el sur de California hasta la década de 1940 y 50 años. Originalmente, su familia se había arraigado en las Carolinas (donde aún existe una pequeña ciudad que llevaba su apellido), y Candler, viviendo en la costa Oeste, logró reunir cierta fama por sus hazañas como un médium espiritista. De acuerdo a los que asistieron a las sesiones de Candler, a menudo uno de los elementos incorporados se refería a la «manifestación» de seres espirituales, que a menudo surgían de armarios y similares. Sin embargo, además de las más populares manifestaciones «fantasmales», Candler fue también conocida por convocar seres que decían ser ¡del espacio exterior! En mi libro Magic, Mysticism and the Molecule, detallé uno de tales encuentros, según lo contado por la contactada Dana Howard:»

 

DanaHoward14«A Candler se le atribuye presuntamente convocar a una entidad llamada «˜Diane»™; una mujer muy bonita de ocho pies de alto, venusina encontrada por primera vez por la contactada Dana Howard a principios de 1939. Dieciséis años más tarde, Howard y varios amigos se había reunido en la presencia de la reverenda Candler, donde llevó a cabo una sesión de espiritismo, realizado en la Iglesia de la Divina Luz, en Sur Parkview Street en Los Ángeles, California. Durante el clímax de la sesión Howard describió haber visto «˜un resplandor creciente de fosforescencia. Era muy alto al principio, pero fuera de esta sustancia fosforescente la forma comenzó a manifestarse. Ella sin duda era diferente de las otras manifestaciones «espirituales», un ser sólido, carnal, delicado en encanto y forma»™. Pronto la entidad pudo identificarse como Diane, la misma entidad que Howard había conocido en 1939, además de revelar que tenía el encargo de impartir mensajes telepáticos a ella durante su hiato de dieciséis años».

Este asunto ya lo hemos presentado en Marcianitos Verdes en el resumen que publicamos del libro de Dana Howard Diane: She came From Venus[17]. Lo interesante es que Hanks refiere que a estas sesiones de espiritismo también acudía William Dudley Pelley, otro contactado del que ya nos hemos ocupado en este blog[18], pero al que en un futuro le dedicaremos otra entrada.

ContinuarỦ


[1] Las otras revistas del CUFOS eran: CUFOS Investigator»™s Quarterly; y el Journal of UFO Studies.

[2] Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., Garden City, New York, 1956. Chapter Nineteen, Off They Go into the Wild Blue Yonder, Pags. 263-270.

[3] Howard Dana, Over the Threshold, Llewellyn Publications Ltd., National Boulevard, Los Angeles, California, 1957. 140 pp.

[4] Lee Regan, The Mystical Contactee Encounters of Dana Howard: Parallels to Marian Apparitions?, December 20, 2007.

[5] Howard Dana, The Drama Behind the Space Ships, Flying Saucer Review, Volume 4, No. 3, UK, May-June 1958. Page 21-24.

[6] Druffel Ann, Onomastic research as a clue to the nature of Alien entities, MUFON UFO Journal, No. 387, July 2000, page 3-5.

[7] Sider Jean, Onomastic and diabolical connection, MUFON UFO Journal, No. 387, July 2000, page 5-10.

[8] Howard, Dana, My Flight to Venus, Willing Publishing, 1954. (Nota de Jean Sider)

[9] Lurker, Manfred, Dictionary of Gods, Goddesses,Devils and Demons, London, Routledge, 1989, p. 95. (Nota de Jean Sider)

[10] Funk & Wagnalls, Standard Dictionary of Folk-lore, Mythology, and Legend, New York, Harper &Row, 1984, p. 493. (Nota de Jean Sider)

[11] Evans, Bergen, Dictionary of Mythology, NewYork, Laurel Book, 1970, p. 73. (Nota de Jean Sider)

[12] Bertie Lilly Candler Kimmey

[13] Howard Dana, Diane: She Came From Venus, Regency Press, London & New York, 1956. 90 pp.

[14] Howard Dana, Over the Threshold, Llewellyn Publications Ltd., National Boulevard, Los Angeles, California, 1957. 140 pp.

[15] Hanks Micah, Magic, Mysticism and the Molecule, CreateSpace, January 21, 2010.

[16] Hanks Micah, Spiritual Vessels: The Spiritual Side of UFOs, Mysterious Universe, July 24, 2010.

[17] http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/12/fragmentos-de-diane-she-came-from-venus-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/12/fragmentos-de-diane-she-came-from-venus-final/

[18] http://marcianitosverdes.haaan.com/2009/04/mon-ka-la-hermandad-blanca-y-otros-comandantes-de-luz-primera-parte/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.