Los mexicanos podremos pasar una tranquila Navidad

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Los mexicanos podremos pasar una tranquila Navidad[1]

Juan José Morales

Recientemente se difundió la noticia de que el grupo terrorista Estado Islámico, o ISIS, como usualmente se le conoce, amenazó con realizar ataques contra México. Naturalmente, eso despertó inquietud y temor. Pero, de acuerdo a un mensaje que circula por la Internet, gracias a nuestro gobierno los mexicanos ya estamos debidamente preparados para cualquier tipo de atentado que pudiera cometer esa organización.

clip_image002Entre los numerosos memes que comenzaron a circular por las redes sociales tras las reales o supuestas amenazas del Estado Islámico contra nuestro país, elegimos este cartón de Patricio.

En el citado mensaje se analizan los posibles actos terroristas que el Estado Islámico podría intentar en México para causar incertidumbre y pánico entre la población y hacer que los gobiernos extranjeros recomienden a sus nacionales no viajar a nuestro país. Por ejemplo, los siguientes: Incendiar una guardería infantil. Lanzar cocteles molotov contra un bar, discoteca o centro nocturno. Acribillar a balazos a un grupo de jóvenes reunidos en una fiesta. Incendiar un burdel tras rociar previamente con gasolina al propietario y las prostitutas. Asesinar a una veintena de drogadictos en un centro de rehabilitación. Ejecutar personas y colgar sus cadáveres de puentes peatonales. Secuestrar y hacer desaparecer a 40 estudiantes. Cometer feminicidios. Realizar secuestros express. Disolver cuerpos en ácido. Derribar helicópteros militares o de la policía. Poner bombas en algún casino. Excavar túneles para liberar presos de cárceles de máxima seguridad. Arrojar media docena de cadáveres en alguna transitada avenida. Depositar cabezas humanas frente a edificios públicos. Regar partes de cuerpos humanos por distintos puntos de las ciudades. Detener en plena carretera autobuses de pasajeros y hacerlos desaparecer con todo y sus ocupantes.

Ninguno de tales hechos, añade el mensaje, tendría mayor impacto entre la población, pues previsoramente, tanto el actual gobierno como los precedentes nos han estado preparando emocionalmente para que todo eso —y cosas peores— nos resulte tan rutinario y familiar como la salida y la puesta del sol.

Por otro lado, se tiene información oficial del propio ISIS, en el sentido de que finalmente fueron cancelados sus planes de atacar a México. En un comunicado oficial difundido por el alto mando de ese grupo se especifica que sus actividades se limitarán a los países europeos y Estados Unidos, y se cancelan todas las operaciones que había planeado cometer en México. Tal decisión fue tomada a principios del presente mes en una reunión de la cúpula de la organización celebrada en algún lugar del Medio Oriente. La cancelación—dice el documento— se debe a la gran inseguridad que priva en México. “Aunque nuestros comandos son suicidas —explicó el coordinador de ataques para América Latina— no podemos exponerlos a los riesgos que correrían en México y que seguramente les impedirían cumplir su cometido. Podrían ser asaltados, secuestrados, o se les obligaría a pagar derecho de piso.”

La información sobre la cancelación de los planes de ISIS, tomada de El BoVocero, un portal humorístico de Internet, añade que la noticia tranquilizó a los sectores más nacionalistas del gobierno, quienes no estaban de acuerdo en que, además de maíz, frijol y gasolina, ahora importemos violencia en lugar de consumir la que se produce en el territorio nacional.

De modo, pues, que no le digan, que no le cuenten. No hay riesgo de que el Estado Islámico nos eche a perder las posadas, la cena navideña, la pachanga de año nuevo ni cualquier otro festejo del maratón Guadalupe-Reyes. Podremos disfrutarlos con una dosis de humor —que buena falta nos hace en estos tiempos— y plena tranquilidad… si es que no lo impide la violencia interna.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 24 de diciembre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *