Nuevas leyes para proteger a los animales

IMPACTO AMBIENTAL

Nuevas leyes para proteger a los animales[1]

Juan José Morales

Se ha sabido que el Partido Animalista «”PAnimal, como se le llama en forma abreviada»”, organización política recientemente creada y en proceso de registro ante las autoridades electorales, ha presentado, a través de los legisladores del llamado Partido Verde Ecologista de México, una iniciativa para ampliar la ley que prohibió los circos con animales y los espectáculos con éstos. La propuesta se funda en la Declaración Universal de los Derechos de los Animales aprobada por la ONU y se refiere específicamente a los cánidos, los cuales no podrán ser objeto de tratos crueles o degradantes y deberán gozar de amplias libertades.

clip_image002

Los cánidos, como se sabe, son una familia de animales carnívoros que incluye a las distintas especies y subespecies de lobos, zorros y coyotes, así como al perro, del cual hay numerosas razas. De acuerdo con la propuesta de ley, no se permitirá tener en cautiverio ejemplares de ninguna especie de cánido, excepto la Canis familiaris «”o sea el perro doméstico»” en cualquiera de sus razas. Pero, en concordancia con las disposiciones legales anteriormente aprobadas por el PVEM, el PRI y el PAN, sus propietarios o personas que los tengan bajo su dominio deberán cumplir normas muy estrictas. Entre ellas las siguientes:

En ningún lugar o momento, y bajo ninguna circunstancia se permitirá mantenerlos enjaulados, encadenados, sujetos con correas, cuerdas o cualquier otro elemento que implique sujeción, puesto que ello «”dicen los promotores de las modificaciones a la ley»” restringe su libertad de movimientos, la cual es un derecho básico de los animales.

De conformidad con el respeto a ese derecho básico, tampoco se permitirá mantenerlos confinados en pequeños espacios, como patios, casas, departamentos, jardines, cocheras o cualquier otro sitio similar. Cada ejemplar deberá disponer de un espacio suficientemente amplio, de conformidad con su tamaño y raza, a fin de que pueda gozar de una libertad de movimientos, si no igual, al menos parecida a la que tendría en el medio ambiente natural. Para las razas más pequeñas «”como chihuahua o maltés»” el espacio mínimo requerido por la ley será de 400 metros cuadrados, en la inteligencia de que uno de sus lados no deberá ser menor de 30 metros, para que pueda ejercitar su instinto de correr. Los propietarios de animales que no puedan garantizarles estas condiciones mínimas, deberán ponerlos en libertad.

La alimentación de los cánidos deberá ser variada y apetecible, comparable a la de sus congéneres en libertad e incluir carne cruda de diversos tipos, puesto que deben respetarse sus hábitos carnívoros. Quedará prohibido suministrarles productos de consistencia y sabor uniforme y monótono tales como las llamadas croquetas o alimentos similares.

Quedará estrictamente prohibido amputar la cola, recortar las orejas y, en general cualquier mutilación con propósitos puramente estéticos; es decir, cuyo objetivo sea sólo modificar la apariencia del animal para adecuarlo a los gustos del propietario o a lo que se considera la figura ideal de esa raza. Esta prohibición incluye la eliminación total o parcial de la cubierta pilosa natural, o sea su pelambre, la cual no podrá ser recortada en ninguna parte del cuerpo.

También quedará prohibida la castración o cualquier otro tipo de mutilación o afectación química de los órganos genitales destinada a impedir la reproducción, que es un derecho básico de los animales.

Al igual que los animales de los circos, los perros merecen un trato digno y civilizado, acorde a su condición de seres vivos, y por tanto no deben ser objeto de acciones que los pongan en ridículo, menoscaben su dignidad, atenten contra sus impulsos y comportamiento naturales, y limiten su libertad de movimiento. En consecuencia, quedará total y absolutamente prohibido someterlos a cualquier tipo de adiestramiento para que realicen actos humillantes y degradantes contrarios a su comportamiento habitual, tales como caminar, saltar o bailar en dos patas, extender una pata a una persona, etc., o para que actúen como sirvientes de sus propietarios; por ejemplo llevándoles el periódico. Asimismo, por respeto a la dignidad de los animales, no se permitirá ponerles accesorios tales como moños, lazos, sombreritos, gorras, botas tejidas, o cualquier otro adorno, ni tampoco chalecos, faldas, pantalones, sacos y en general vestimentas de ningún tipo.

Finalmente, y dado que ya la ley prohíbe los espectáculos con animales, deberán dejar de realizarse las acostumbradas exhibiciones caninas.

«Si hemos prohibido que a los leones, tigres, jirafas, elefantes y demás animales de circo se les trate indebidamente «”declaró un portavoz del PAnimal»”, cuantimás debemos hacerlo con los perros, que merecen un trato humano.»

Aunque por ahora el Partido Animalista tiene pocos seguidores, ha estado muy activo elaborando proyectos de ley y recientemente organizó una manifestación ante la Secretaría de Salud en defensa de los mosquitos, que «”dice la organización»” no deben ser objeto de campañas de exterminio como las de descacharrización, ya que ello va contra la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, que en su Artículo 4 establece claramente que «Todo animal perteneciente a una especie salvaje tiene derecho a vivir libremente en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático, y a REPRODUCIRSE.»

A fin de que pueda ser oportunamente discutida en el próximo período de sesiones, la iniciativa de cambios a la ley será presentada ante la Cámara de Diputados hoy, lunes 28 de diciembre de 2015, Día de los Inocentes.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 28 de diciembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.