Vaquitas marinas y cuentas alegres

IMPACTO AMBIENTAL

Vaquitas marinas y cuentas alegres[1]

Juan José Morales

Decíamos el pasado viernes en esta columna que el ya reducido e insuficiente presupuesto de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Conanp, sufrirá una disminución en 2016, como parte de la política gubernamental de recortes del gasto público. Un lector se apresuró a escribirnos preguntando por qué afirmamos tal cosa, si «”según tiene entendido»” hace poco el director de la misma, Alfredo del Mazo Maza, declaró que su presupuesto para el año que está por iniciar será incrementado en un 15% y que es la única dependencia gubernamental a la cual no se le reducirá el presupuesto el año próximo, sino todo lo contrario: se elevará.

clip_image001La vaquita de mar en una acuarela de Elvia Esparza Alvarado, parte del acervo de imágenes del Instituto de Biología de la UNAM. Para salvar a esta especie, única en el mundo y que sólo se encuentra en la porción norte del Golfo de California, el gobierno mexicano ha estado tomando importantes medidas de protección desde hace años. El mérito por ellas, sin embargo, ahora se le atribuye a Peña Nieto, que en días pasados recibió un premio de la Sociedad de Mamíferos Marinos.

Esta es una de esas típicas verdades que en realidad no lo son. El hecho real y concreto es que la comisión recibirá mucho menos dinero, pero gracias a una alegre manipulación, las cuentas se presentan en tal forma que parece que hubo un incremento.

Expliquémonos. Este año, la Conanp tuvo un presupuesto de 1 100 millones de pesos. El año próximo recibirá sólo 900 millones. Esto es, 200 millones menos, lo cual significa una disminución del 18%. De esta reducción, la mitad corresponde a recortes en gastos de operación y la otra mitad a reducciones en el pago de personal.

Esa es la realidad. Pero se dice que hubo un sustancial aumento de presupuesto porque el gobierno anunció que se transferirán a la Conanp 400 millones que debía ejercer la Secretaría de Desarrollo Social, la Sedesol. Lo que no se dice, sin embargo, es que esa cantidad está etiquetada y tiene un destino específico: el programa de protección a la vaquita marina en el alto Golfo de California. Concretamente, al pago de subsidios a los pescadores de la región a cambio de la limitación de sus actividades habituales para no afectar las poblaciones de ese mamífero marino amenazado de extinción.

Aquí cabe un paréntesis para señalar que la vaquita marina, Phocaena sinus, es una marsopa, un cetáceo que podría considerarse miniballena dentada, de apenas 1.80 metros de longitud y 150 kilos. Habita única y exclusivamente en la porción norte del Golfo de California, y aunque era conocida desde antaño por los habitantes de la región, fue identificada como especie apenas en 1958. En las últimas décadas sus poblaciones han disminuido drásticamente por los cambios en su hábitat y la pesca accidental, a tal grado que se le considera en peligro de extinción. Para protegerla, al igual que a la totoaba, Cynoscion macdonaldii, un pez de gran tamaño exclusivo de esa zona e igualmente amenazado de extinción, desde hace tiempo el gobierno mexicano prohibió drásticamente a cientos de pescadores de Sonora y Baja California seguir operando en el norte del Golfo. Para compensarlos por ello, se les otorga un subsidio, al cual están destinados los 400 millones de pesos transferidos por la Sedesol a la Conanp. Pero ello no implica un aumento real de su presupuesto, dado que no podrá utilizarlo para las labores que le competen normalmente. Simplemente, funcionará como una especie de oficina pagadora, lo cual «”además»” implicará más trabajo y complicaciones administrativas para su personal.

Esa es, pues, la verdad en cuanto al presupuesto de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. No aumenta como se ha querido hacer creer mediante esa manipulación de cifras, sino que se reduce sensiblemente.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 21 de diciembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.