Los manglares y los negocios de Fonatur

ESCRUTINIO

Los manglares y los negocios de Fonatur[1]

Juan José Morales

Creo que ni el gobierno de Quintana Roo, ni Fonatur, ni la Semarnat ni Peña Nieto esperaban que el asunto del malecón Tajamar creciera como bola de nieve hasta alcanzar dimensión nacional e internacional y poner en entredicho la imagen del gobierno de México. Y cada vez que intentan salir del embrollo, las cosas les resultan contraproducentes y solamente logran enredar más las cosas. Así ocurrió a los oportunistas del llamado Partido Verde «”incondicional aliado del PRI»” que se presentaron muy orondos a «clausurar simbólicamente» las obras del malecón y lo único que lograron fue el rechazo unánime de los ciudadanos ahí presentes «”que conocen muy bien a esos especímenes políticos»” y que la manta que intentaron colocar fuera tirada a la basura.

clip_image002En el escudo de Quintana Roo aparecen en su parte inferior tres estilizados pinos. Simbolizan la riqueza forestal de la entidad. Pero Elena Salvatierra, usuaria de Facebook, ha propuesto modificar esa parte del escudo para dejarlo como aquí se ve, con su riqueza vegetal arrasada por una máquina. En poco tiempo, la imagen fue compartida por más de 1 500 usuarios de Facebook, aunque, como atinadamente señaló uno de ellos, este nuevo escudo no debería ser el de Quintana Roo sino de su actual gobierno.

También salió bastante mal parado Felipe Calderón cuando declaró que él nunca habría aprobado el proyecto Tajamar, pues «”como le reviró Rafael Pacchiano, titular de la Semarnat»” si bien los permisos originales se expidieron en 2005, fue en 2008, ya bajo el gobierno de Calderón, cuando se prorrogó la vigencia de tales permisos ya, que hasta entonces no se habían iniciado las obras. De no ser por esa prórroga, las autorizaciones habrían caducado y el proyecto se hubiera detenido.

Asimismo, Pacchiano reconoció en declaraciones de prensa que efectivamente había manglares en Tajamar «”lo cual, como señalamos, ocultó Fonatur en la manifestación de impacto ambiental»”, pero omitió decir que aunque en aquel entonces no estaba prohibida la tala de dichos ecosistemas, sí estaban vigentes normas legales que condicionaban las alteraciones de los manglares, disposiciones que no se respetaron.

Finalmente, en la conferencia de prensa en la que Manuel Mercado, director jurídico de Fonatur fijó la posición de esa dependencia respecto a Tajamar, señaló algunas cosas que bien vale la pena comentar. Entre ellas, que por la venta de los terrenos del malecón, Fonatur obtuvo más de dos mil millones de pesos, y acto seguido se lanzó a hacer cuentas alegres: que con el desarrollo inmobiliario ahí proyectado habrá una derrama económica superior a 11 mil 500 millones de pesos y se crearán más de cinco mil empleos directos y diez mil indirectos.

Son, repetimos, cuentas tan alegres como las que en su momento se hicieron respecto al proyecto Puerto Cancún, y que «”según comentábamos ayer»” resultaron como el cuento de la lechera, pues esta es la hora, a más de diez años de haberse iniciado su construcción, que Puerto Cancún sigue esperando la llegada de los miles de pensionados norteamericanos y de acaudalados propietarios de yates que, supuestamente, colmarían condominios, residencias y marinas.

Por último, dijo Mercado que Fonatur donó más de 3 500 hectáreas para crear el área natural protegida Manglares de Nichupté y el Ecopark Cancún. A este respecto cabe señalar, en primer lugar, que el Ecopark es un negocio privado, de modo que no puede alegar Fonatur que esté beneficiando a la población de Cancún. En segundo término, cabe preguntar cuándo, a quién y cómo compró Fonatur esos manglares que dice ahora haber donado. No los compró, puesto que eran propiedad de la nación, al igual que los terrenos que esta dependencia ha comercializado en la zona. Los dos mil millones de pesos que obtuvo por ellos fueron ganancia neta, al haber vendido algo que no le costó nada. No puede ahora, entonces, alegar que perderá esa cantidad «”puesto que, repetimos, no invirtió un centavo en su compra»” si el proyecto se cancela y tiene que devolver el dinero a los compradores o darles terrenos en otro sitio.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 27 de enero de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.