Racismo biológico y neorracismo cultural

IMPACTO AMBIENTAL

Racismo biológico y neorracismo cultural[1]

Juan José Morales

En un reciente número de la revista Península, del Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales de la UNAM, encontramos un más que interesante artículo sobre racismo, referido específicamente al caso de los mayas de Yucatán.

El trabajo es obra de Eugenia Iturriaga, de la Universidad Autónoma de Yucatán, y de Yassir Rodríguez, de la UNAM. Se refiere a un proyecto de desarrollo en Ek Balam, zona arqueológica cercana a Valladolid, pero por ahora «”y dadas las limitaciones de espacio»” lo que nos interesa son las consideraciones que los autores hacen en la primera parte del artículo acerca del racismo y el neorracismo.

clip_image002Una familia maya contemporánea. A diferencia de sus ancestros, a los que con fines turísticos se ensalza como grandes pensadores y creadores de una portentosa civilización, a los mayas actuales se les mira desdeñosamente como seres culturalmente inferiores.

«Cuando escuchamos la palabra racismo «”escriben»”, normalmente la asociamos con esclavitud, violencia, afro-descendientes, el apartheid o con otros aspectos relacionados con la dominación racial. Por ello, en sociedades como la nuestra, donde el mestizaje ha formado parte del discurso oficial, muchas de sus expresiones pasan desapercibidas aunque son cotidianamente reproducidas.»

Pero, añaden, como señala el filósofo y politólogo francés Pierre André Taguieff, se debe diferenciar entre el racismo clásico y el neorracismo. El primero, de carácter biológico, plantea la existencia de distintas razas y la superioridad de una sobre las demás, que deben subordinársele. El neorracismo, en cambio, es cultural. Pone énfasis no en las diferencias biológicas sino en las identitarias, en la identidad de cada grupo.

En este nuevo tipo de racismo «”explican Iturriaga y Rodríguez»” ya no se habla de cuestiones científicas, como en el siglo XIX, sino de aspectos culturales. El rechazo no se manifiesta hacia quienes se califica de inferiores, sino hacia quienes se catalogan como diferentes.

En México «”continúan»” «el racismo hacia los pueblos indígenas es colonial y de subordinación, es una discriminación racial y cultural que se ha matizado en el discurso, pero ha persistido en las prácticas cotidianas.»

Sobre el particular, mencionan los autores del artículo un estudio de la antropóloga Alicia Barabas, investigadora del Centro INAH de Oaxaca, acerca del racismo de que son víctimas los mayas yucatecos. En dicho estudio «”al cual califican de «trabajo pionero en el campo de los estudios del racismo en México»»” la antropóloga señala que «los prejuicios hacia este grupo indígena, presentes en la sociedad contemporánea, contribuían a reproducir un sistema de categorización colonial que atribuye una supuesta inferioridad a los integrantes de la etnia maya, expresada como incapacidad, flojera, deshonestidad, entre otros calificativos inferiorizantes.»

Este neorracismo cultural, que se manifiesta «”señalan Iturriaga y Rodríguez»” a través de actitudes, opiniones, creencias, prejuicios y estereotipos. Ello se hace presente muchas veces en programas institucionales y proyectos de desarrollo como el de Ek Balam que fue objeto de su estudio y se fundan en ideas simplistas y estereotipadas sobre las manifestaciones culturales, el comportamiento y el carácter de los indígenas.

Como decíamos al principio, las limitaciones de espacio nos obligan a constreñirnos por ahora a estas consideraciones generales de los autores. Y si lo hemos hecho es porque son muy valiosas y deben ser tomadas muy en cuenta por los políticos, gobernantes y planificadores, para que dejen de seguir mirando a los indígenas desde esa deformada óptica del neorracismo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 23 de febrero de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.