Confesiones de un escéptico

Confesiones de un escéptico

Hace décadas[1] propuse el concepto del Objeto Ufológico Permanente. El OUP es la prueba total e irrebatible de que estamos siendo visitados por seres de otros mundos. Esta prueba, claramente, no consiste de relatos de testigos, aunque estos sean los llamados testigos de elite (militares, pilotos, etc.), ni de fotografías de platos voladores, ni películas de ovnis. Tampoco son válidos los llamados nidos de ovni o supuestos lugares de aterrizaje, y hasta el momento todos los restos de supuestos ovnis han demostrado ser fragmentos de materiales que se pueden conseguir en la Tierra.

Los primeros, los testigos de elite, se pueden equivocar o estar confundidos, o en todo caso su relato sólo puede ser considerado como anecdótico sin valor como prueba científica.

Las fotografías y videos se pueden trucar, mucho más en esta época de Photoshop y programas de edición. De hecho este tipo de material abunda en internet y francamente ya está completamente devaluado (casi todos los días encontramos un nuevo video de ovnis)

Los fragmentos de ovnis y los supuestos ovnis estrellados tampoco nos sirven para avalar la existencia de los extraterrestres en nuestra Tierra o la realidad de los ovnis. Eso lo podemos comprobar desde el inicio de la era de los platillos voladores, justo en la primera oleada de 1947 cuando se dieron decenas de reportes de supuestos platos voladores estrellados[2], todos los cuales resultaron ser fraudes y engaños.

Para el caso particular de México, me ocupé del asunto de los ovnis estrellados en nuestro país en el libro «Ovnis estrellados en México». Ahí tampoco encontramos una prueba de la llamada «realidad ovni».

Como ya lo hemos planteado, el OUP comprende el propio plato volador, nave u ovni, y/o sus tripulantes. Pero disponible para cualquier persona del mundo y en cualquier momento, es decir, debe ser Permanente para poder ser estudiado en cualquier universidad. No son válidos aquellos que son reportados y que luego desaparecen porque «fueron incautados por el ejército (el FBI, la CIA, la NASA»¦)» o «se los llevaron los hombres de negro».

En diversas conversaciones con amigos y ufólogos declaré que dejaría de ser escéptico de los ovnis cuando se encontrara el Objeto Ufológico Permanente. Ya se van a cumplir casi 70 años de la aparición del así llamado «fenómeno ovni», y más de 25 años de que propuse el concepto del OUP y ningún ufólogo ha podido proporcionar esta «prueba irrefutable», como acostumbran decir.

También en muchas ocasiones he dicho que los ufólogos casi siempre llegan tarde a la fiesta y no aportan nada a la solución de este «fenómeno ovni». Esta ocasión tampoco fue la excepción. Los ufólogos no han aparecido por ningún lugar y el OUP ya se ha encontrado.

En una entrada a principios de este año[3] mencionamos un curioso cráneo. Estos restos han sido estudiados y ya tenemos los resultados. Los científicos involucrados están esperando recibir la última revisión por pares antes de publicar el documento. El día de mañana yo publicaré un resumen general, pero recomiendo que estén atentos a la publicación oficial (mañana daré el nombre de la revista científica en donde se publicará)

Tenemos un OUP. He dejado de ser escéptico.


[1] Ruiz Noguez Luis, La nueva ovnilogía, Duda, No. 1106, México, 14 de octubre de 1992. Pág. 22.

García Óscar, El Objeto Ufológico Permanente, Contacto Ovni, No. 22, México, octubre de 1996, Págs. 22-25.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/11/ufologia-%C2%BFuna-ciencia-final/

[2] Para saber más y ver fotografías de estos platos voladores estrellados, consultar mi serie «El día después de Roswell».

[3] http://marcianitosverdes.haaan.com/2016/03/el-craneo-star-child-ser-sometido-a-nuevo-anlisis/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.