El encubrimiento de Roswell

EL ENCUBRIMIENTO DE ROSWELL[1]

Por Luis Ruiz Noguez

MogulProbablemente el caso ovni más famoso es el multimanoseado asunto de Roswell. Ya desde 1994 la GAO (Oficina de la Procuraduría General), que se encarga de hacer las auditorías a las diversas instancias del gobierno estadounidense, demostró que todo se debió a una confusión con un proyecto secreto de globos (Mogul) que fueron lanzados, en 1947, con el fin de espiar las actividades nucleares de los soviéticos.

Sobre este asunto recién apareció en el mercado americano el libro de Philip Klass, la figura escéptica más importante en el mundo de los ovnis, The Real Roswell Crashed-Saucer Coverup (Prometheus Books, 240 pp, USA 25.95, ISBN 1-57392-164-5). En esta obra se organiza todo el material e investigaciones que el propio Klass había publicado en su boletín Skeptical UFO Newsletter (SUN).

En la obra podemos darnos cuenta que el verdadero encubrimiento ha sido por parte de los propios ufólogos quienes modifican los datos, las fechas, los relatos de los testigos e incluso ocultan las pruebas en contra de sus teorías conspiranóicas.

Como prueba de lo anterior se pueden mencionar varios puntos:

· Los testigos no se ponen de acuerdo en el número de cuerpos de supuestos alienígenas que fueron encontrados alrededor del supuesto platillo estrellado. El reporte original de Mac Brazel no menciona ningún extraterrestre. Otros hablan de 4, 6, 16 e incluso más, cuerpecitos diminutos.

· La fecha se ha ido modificando hasta hacerla coincidir con el 4 de julio (día de la independencia americana).

· Unos ufólogos dicen que sólo cayó una nave extraterrestre, pero otros hablan de por lo menos dos.

· Algunos autores informan que los platillos cayeron en esa zona debido a que su sistema de navegación fue afectado por un radar de microondas que se probaba por aquel entonces. Sin embargo, otros ufólogos dicen que los extraterrestres fueron los que proporcionaron al gobierno de los Estados Unidos, entre otras cosas, la tecnología para construir los hornos de microondas (algo muy temerario de su parte pues con ello se exponen a que cualquier ama de casa pueda derribar ovnis a su gusto).

· Uno de los testigos cambió su versión en cuanto al lugar de la colisión, luego de que el dueño del lugar se negó a vender sus terrenos para que el primero construyera un museo. El testigo compró otros campos en donde ahora se yergue uno de los dos museos ovni del lugar.

El lector puede encontrar estas y otras incongruencias perfectamente desveladas en el libro de Klass. Aunque para cualquier lector, con dos dedos de frente, quedará claro que el asunto Roswell no es más que un mito; para los ufólogos, por razones obvias, no será así.

A la izquierda vemos un ensamble de globos Mogul, tal y como el que cayó en Roswell en 1947. Como vemos, estaba constituído de una gran cantidad de globos y de varios reflectores de radar. Uno de estos reflectores fue el que fotografió el Forth Worth Star-Telegram.


[1] Publicado originalmente en Planeta X, Año 2, No. 5, Primavera año 2000.

image028

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.