El gato escondido tras los papeles panameños

ESCRUTINIO

El gato escondido tras los papeles panameños[1]

Juan José Morales

Decíamos ayer que, según señala el destacado periodista francés Thierry Meyssan, la filtración de los llamados Papeles de Panamá tiene muchas aristas bastante sospechosas, como el hecho de que ni uno solo del total de 11.5 millones de documentos se refiera a personajes o empresas norteamericanos. Resulta también muy raro que de esa enorme cantidad de documentos únicamente se hayan revelado 200. Evidentemente, en opinión de Meyssan, se hizo una cuidadosa selección de los mismos, para exhibir a quienes se quería hacerlo y encubrir a otros.

clip_image002Como muestra este mapa, elaborado por la empresa norteamericana de inteligencia (léase espionaje) Stratfor, resulta muy sintomático que los llamados Papeles de Panamá que se dieron a conocer contienen mucho más información sobre personas de los países en vías de desarrollo que de los desarrollados, lo cual sugiere que previamente alguien hizo una selección de los mismos.

Pone el acento asimismo sobre el organismo que dio a conocer los papeles «”el International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ) o Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación»” y el medio de prensa a través del cual lo hizo: el diario alemán Süddeutsche Zeitung. El ICIJ «”del cual es miembro el mencionado rotativo»”, recibe financiamiento, dice Meyssan, «de numerosos organismos vinculados a la CIA, como la Fundación Ford y las fundaciones de George Soros», un magnate norteamericano. Pese a su nombre, esa organización «”añade el periodista»” no está especializada «en el periodismo de investigación sino en la denuncia de crímenes financieros». Pero, continúa, «desde su creación, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación se abstiene sistemáticamente de revelar los crímenes de Estados Unidos».

Todo esto permite intuir que detrás de lo que parece una valiente denuncia de acciones ilegales de políticos, artistas, empresarios, gobernantes y deportistas, hay sólo una más de las habituales maniobras de la CIA para atacar a ciertas personas o gobiernos.

«Por supuesto «”escribe Meyssan en su artículo difundido por la Red Voltaire»”, Washington hizo previamente a una cuidadosa selección de los documentos y excluyó, en primer lugar, todos los que tenían que ver con ciudadanos o empresas estadounidenses y, en segundo lugar, también descartó probablemente los que implicaban a sus buenos aliados. El hecho que algunos de sus supuestos aliados, que actualmente tienen algún tipo de contradicción con la administración Obama «“como el presidente ucraniano Petro Porochenko«“ aparezcan en los documentos revelados, confirma que su poderoso protector acaba de abandonarlos.»

Rafael Correa, presidente de Ecuador, fue tajante al declarar a propósito de los multicitados papeles: «Debemos hacer una campaña mundial para que suelten todos los Panama Papers. Casi un año pasaron buscando algo contra el gobierno ecuatoriano y no encontraron nada. Ahora le toca a los ciudadanos: exijamos TODA la información. La lucha «˜selectiva»™ contra la corrupción sólo es… ¡más corrupción!»

Por su parte, el diario ecuatoriano El Telégrafo, bajo el título «Lo que no encontrarás en la prensa mercantilista», dio a conocer que entre los que manejan dinero a través de paraísos fiscales cuentan empresarios de ese país y políticos vinculados a la oposición. Por ejemplo, un miembro de la Asamblea Nacional «”el parlamento ecuatoriano»” que envió un millón de dólares a Barbados, paraíso fiscal.

La exigencia de que sea dada a conocer toda la documentación de los Papeles de Panamá y no sólo una insignificante parte de ella, como pide Correa, es muy razonable. De lo contrario resultaría evidente que la información está siendo manipulada conforme al interés y conveniencia de ciertos gobiernos. Pero el Süddeutsche Zeitung se ha negado a hacerlo. Hace unos días, en una declaración oficial, el diario dijo que los archivos «no se ofrecerán al público o a agencias de seguridad.» Y lo justificó con el argumento de que «el SZ no es una extensión de la fiscalía o los investigadores fiscales», lo cual sin embargo no fue impedimento para que hiciera público lo que le convino.

Como bien dijo Correa, la lucha selectiva contra la corrupción es sólo otra forma de corrupción.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 15 de abril de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.