El gran engaño de la bañera

El gran engaño de la bañera, de 1917

imageEl periodista H. L. Mencken estaba cansado de todas las pláticas de guerra con cifras de muertes de la Primera Guerra Mundial, por lo que decidió publicar algo un poco más alegre: la historia de la bañera en los Estados Unidos. Bueno, la versión de ficción. ¿El problema? Nadie más se dio cuenta de que era una broma.

Su artículo, “A Neglected Anniversary”, apareció en el New York Evening Mail el 28 de diciembre de 1917. En él, dijo que la bañera sólo había estado en los EE.UU. desde alrededor de 1842, y que tomar baños no era una práctica generalizada que se extendió hasta que el entonces presidente Millard Fillmore instaló una en la Casa Blanca en 1850.

El artículo ha sido citado como un hecho desde entonces, a pesar de que Mencken escribió otro artículo varios años más tarde dejando al descubierto su engaño y explicando que se supone que era simplemente un poco de diversión. Incluso en fecha tan reciente como 2004, el Washington Post publicó un fragmento de trivia que dijo algo en el sentido de, “¡Apuesto a que no sabía que Millard Fillmore fue el primer presidente en instalar una bañera en la Casa Blanca!” Ellos se retractaron una par de días más tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *