Gases, macanas e impunidad para Borge

ESCRUTINIO

Gases, macanas e impunidad para Borge[1]

Juan José Morales

Tradicionalmente, durante la larga noche oscura de la hegemonía priísta, todo nuevo presidente municipal, gobernador o presidente de la República, se encargaba de cubrir las espaldas a su predecesor —a quien por lo general debía el puesto—, para garantizarle impunidad por cualquier pillería o delito que hubiera cometido. Había excepciones, desde luego, cuando por cuestiones personales o rivalidades entre grupos se decidía castigar a algún político caído en desgracia.

Hoy, sin embargo, habiendo perdido el PRI aquella posición de predominio absoluto y al darse alguna alternancia de partidos en el poder, no resulta tan fácil el encubrimiento y no hay por ende garantía de protección por parte del sucesor. Por eso Roberto Borge Angulo, el gobernador de Quintana Roo, ha tenido que ser él mismo quien trate desesperadamente de cubrirse las espaldas y construir un sólido blindaje que lo salve de ir a dar con sus huesos en la cárcel por las evidentes irregularidades en el manejo de los dineros públicos cometidas durante su gestión.

clip_image002Una de las imágenes que circulan por las redes sociales, con las que los habitantes de Quintana Roo manifiestan sus sentimientos por lo que está ocurriendo en su estado. Ciertamente, puede decirse que la entidad y la justicia están de luto.

Así fue como ayer, en medio de macanazos y nubes de gases lacrimógenos, con la intervención de cientos de gendarmes lanzados contra los ciudadanos que protestaban por las maniobras de Borge, los dóciles diputados que le son adictos comenzaron a aprobar lo que ya se conoce popularmente como “el paquete de impunidad”. Es decir, un paquete de nombramientos y cambios a las leyes —incluida la propia constitución del estado— mediante el cual quedarán nombrados, e inamovibles en su cargo por siete años, un nuevo fiscal —que sustituye al procurador— y un nuevo auditor superior del estado, con su respectivo suplente. Por supuesto, serán personas adictas a Borge, y por supuesto también, no moverán un dedo para investigar sus tropelías y oscuros manejos de las finanzas públicas.

Para esta escandalosa maniobra, Borge contó —como era de esperarse— con la complicidad de los diputados del PRI, el llamado partido verde, el Panal, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo. Este último, dicho sea de paso, se encuentra ya en proceso de extinción por su insignificante caudal de votos, así que ha de haber cobrado muy bien por sus últimos servicios.

Confieso que al escribir estas líneas me invadió una sensación de rabia e impotencia al ver que un personaje como Borge, puede tratar de asegurarse un futuro de impunidad. Y cómo pretende lograrlo mediante con la complicidad de docena y media de individuos carentes de escrúpulos: los diputados que le sirven incondicionalmente.

En las horas previas a la sesión de la legislatura quintanarroense, el gobernador electo, Carlos Joaquín, apeló a la conciencia y la dignidad de esos diputados para que no se prestaran a tan impúdicas acciones de Borge. Pero aquello era pedirle peras al olmo. Los diputados que están fabricando el paquete de impunidad evidentemente no tienen conciencia, dignidad ni vergüenza. Lo único que queda con ellos es no olvidarlos y tenerlos siempre muy presentes para manifestarles repudio cada vez que sea posible y condenarlos al ostracismo social. Los calificativos que merezcan —y los que merezca Borge Angulo— los dejo a criterio de los lectores.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 22 de junio de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *