Arthur Louis Joquel II como Forteano

Arthur Louis Joquel II como Forteano

29/8/2014

ArthurLouisJoquelII-2Joquel en 1943.

Joshua Blu Buhs

Imagine un principio, girando, girando furiosamente. Es un hombre, y mientras gira se despoja de ideas, cartas, revistas auto-publicadas, nuevas sociedades, instituciones, planes para el futuro de la humanidad. Rotando, hilando en constante movimiento. Pero en el centro hay quietud: el ojo no se mueve. Y así es como me imagino a este forteano, un forteano activo, siempre muy activo, y en una bonita coincidencia, también uno cuya vida está bien documentada. Aun así, no hay tanta actividad, así que muchas cosas están puestas en lugares oscuros, que incluso todavía no he encontrado algunas de las piezas más importantes, por lo menos importantes en el sentido de tratar de reconstruir su forteanismo.

Arthur Louis Joquel II nació el 9 de febrero de 1919, sin padre.

Su madre fue Evelynn Seay (Woodruff) Joquel, una Hija de la Revolución Americana que había nacido en Steelville, Missouri el 30 de marzo de 1893. Ese era el lugar donde nació el segundo Joquel. Y el primer Joquel. Ella se había movido un poco, aunque el censo siempre la atrapó en Missouri. Como lo sería su hijo, ella fue huérfana desde muy temprana edad, su propio padre murió antes de que ella tuviera 7 años. Por el momento ella tenía 17 años, había salido de casa. En algún momento, conoció a Arthur Louis Joquel, otro nativo de Steelville, y los dos se casaron el 2 de junio de 1917, cuando ambos tenían 24. (Arthur era apenas un mes más joven que Evelynn). Era un dibujante. Tres días más tarde, se registró para la guerra.

Al parecer, él fue a la escuela de oficiales, porque no fue nombrado hasta septiembre de 1918, cuando, como teniente, fue enviado a Barron Field en Texas. Unos meses antes, los cálculos sugieren que era mayo, él y Evelynn habían concebido. El primer Joquel fue un piloto, y el 4 de noviembre de 1918 murió en un accidente en Barron Field. Evelynn, regresó a casa en Steelville, tenía tres meses de dar a luz. Pronto, ella huyó del estado.

FMZ_Digest55Evelynn aparece en el directorio de la ciudad de Long Beach (California) de1919. ¿Por qué Long Beach? ¿Por qué California? No es seguro. Y no puedo encontrar a los Joquels en el censo de 1920 o 1930. Pero dondequiera que estuvieran durante ese tiempo, el segundo Art fue a la escuela secundaria en esa zona. Fue a Manual Arts High School en Los Ángeles, donde parece que se graduó en 1936. Fue activo con el anuario, el periódico, y el club de artes gráficas. El directorio de la ciudad de Los Ángeles tiene a Evelynn, viviendo en el 1946 de W. 38th Place en 1938 y a Arthur en el 1646 de la misma calle; esto puede haber sido una mala impresión, o él puede haberse movido por la calle. El 17 de junio del mismo año, se casó con Marie Louise Burnett. Dos años más tarde, según el censo, Evelynn y Arthur estaban viviendo juntos en el 1426 de W. 38th Place, un poco más de una milla de la casa de Evelynn en 1938. No había mención de Marie. Evelynn había trabajado durante 17 semanas al año, y ganado $ 300. En algún momento, Arthur había trabajado para una empresa de caucho durante ocho semanas (y ganado $ 200), pero había estado sin trabajo durante más de un año, y estaba buscando activamente un trabajo.

ShangriLAffaires3Joquel nunca pareció encontrar un puesto de trabajo – o, mejor dicho, tuvo una serie de trabajos, pero no una carrera hasta el final – pero se encontró con una manera de ocupar su tiempo. Al parecer, había estado leyendo ciencia ficción durante años, pero no participó en el fandom: y después, en 1941, ahí estaba. Se unió a la Los Angeles Science Fiction Society. Mantuvo correspondencia con otros fans, especialmente Donn Brazier. Y en 14 meses publicó 21 fanzines. Specula y Scorpio publicaron historias de ciencia ficción de aficionados, sobre todo de él. (Él escribió dos historias de ciencia ficción en 1941 que fueron publicadas profesionalmente mucho más tarde, las únicas dos de sus historias que escaparon de las publicaciones de aficionados). Él publicó una carta en cadena con el nombre de Spectra. Hizo un resumen de lo mejor de otros fanzines en FMZ Digest. (FMZ fue acuñado por Brazier, sinónimo de Fan Magazine, que se entiende como un reemplazo para ‘zine, y se pronunciaba Femmes. Nunca se puso de moda). Y en Sun Trails él criticó los fandom. También editó algunos números de la revista de la LASFS Shangri L’Affaires.

ManualArtsDaily1936Según F. Towner Laney, un asociado de Los Angeles Science Fiction Society, Joquel era… extravagante. Se vestía con una capa de ópera. De vez en cuando hablaba con un afectado acento británico. Llevaba crucifijo de cabeza para indicar que era un satanista, y practicaba la magia negra. Prefería hacer entradas y salidas dramáticas y, de hecho, entró y salió de LASFS varias veces, dejándolos enojadísimos, luego se volvía a unir, para condenar el fandom, y convirtiéndose de nuevo en fan él mismo. Una de estas partidas groseras fue en el enorme – más de 100 páginas – ‘zine Fanfile, que Harry Warner tomó como la última batalla de Joquel en el fandom, pero no lo era: sólo otra de sus salidas. Thrilling Wonder lo tiene estableciendo un nuevo capítulo de la Science Fiction League en el otoño de 1943.

ThePeaceWitnessPero no era sólo la ciencia ficción fandom lo que lo excitaba. Coleccionó una serie de historias que había escrito para el Manual Arts Daily y las publicó como Death’s Secret Messengers. Publicó varios libros de poesía, con otros aficionados a la ciencia ficción de LA, incluyendo algunos poemas en donde admitió su homosexualidad a sus compañeros. Y él fue un activista por la paz, fundando algo llamado “The Society of Juridica” en 1940, que abogó por un fuerte sistema de justicia para garantizar una sociedad pacífica. Más tarde, sacó “The Peace Witness”. En su mayoría, estos fueron condensaciones de otros artículos de publicaciones de paz junto con condenas al servicio militar – era el acto final del descenso de los EE.UU. en un totalitarismo – y defendiendo a los Objetores de Conciencia. Bajo el sello Fanfile reimprimía “Circus Day is Over” de Tiffany Thayer de la Revista de la Sociedad Forteana, el ensayo amargo que hizo que el FBI azuzara a Thayer, y dio lugar a una serie de renuncias y denuncias por los fundadores. La propia postura de Joquel similarmente le costó a él. Luego, Robert A. Heinlein, una parte de Los Ángeles fandom, lo llamó un “pequeño bastardo traidor” y pensó que era una “cosa amarga” que todavía estaba vivo, mientras que otros estadounidenses habían caído en el conflicto.

RobertHeinlein1Joquel dijo, “Tal vez somos realmente anarquistas. Tal vez sólo tenemos una propensión a estar en el lado ‘equivocado’ de la cuestión. Pero tenemos una fuerte tendencia a inclinarnos hacia las cosas que son ‘anti’”.

TigrinaTambién se interesó en la música, quería componer una orquesta basada en la “Snake Mother” de A. Merritt e “Hymn to Satan” de Tigrina. Tigrina era otra fan de Los Ángeles; ella sacaría uno de los primeros fanzines lesbianos. Él investigó los continentes perdidos, era un teósofo, y leyó la literatura esotérica y perdida, redescubriendo a “Mabel P. Malter”, que escribió tomos bajo el nombre de St. George. Le fascinaban los cohetes. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, inició un fanzine llamado “Atomic Age”, que, entre otras cosas, examinó los efectos funestos de la lluvia radiactiva. Se preocupó sobre la catalogación adecuada de la ficción fantástica. Compiló una bibliografía de los escritos de H. G. Wells después de que murió el padre de la ciencia ficción. En algún momento alrededor de octubre de 1941, comenzó un trabajo sustancial – no es seguro en qué – cortando sus otras actividades. El 6 de septiembre de 1943, Marie dio a luz a su hija, Chloe Joquel.

1Fila-PaulFreehafer-PeggyFinn-WaltDaugherty-ForryAckerman-NorwinJohnson-2Fila-HelenFinn-DorothyFinn-EleanorO'Brien-Morojo-ArtJoquel-EdChamberlain-GeraldMiller-HenryHasseFue alrededor de este tiempo, finales de 1943, que comenzó a hacer valer una promesa anterior. Dos años antes – en una de sus salidas de la LASFS – se quejó, “La ortodoxia, en Los Angeles Science Fantasy Society, aparentemente ha llegado a significar usar el club como un lugar de convocatoria por dónde empezar una noche de borrachera. La frase ‘LASocialFunSociety’ encaja demasiado bien. Las últimas reuniones a las que asistimos se parecían demasiado a una escena de campo de batalla como para adaptarse a nuestro temperamento pacifista, y nuestros esfuerzos para encontrar un hilo de discusión acerca de la ciencia-ficción o fantasía fueron infructuosos”. Y había contemplado retirarse a Coventry – una palabra que tomó prestada de una de las historias de Heinlein. “Un lugar donde podrían retirarse las personas que no estaban satisfechas con el sistema social, alimentador de leche, de su tiempo”, dijo. (Heinlein tenía una opinión menos optimista de tal lugar). Por último, el 17 de diciembre de 1943 envió un folleto informativo al ‘zine Coventry. Él explicó que se había preocupado de que la guerra hiciera imposible publicar – porque los suministros vitales se hacían en Japón – pero ya que no los tenía comenzaría de nuevo, Coventry es la publicación oficial de la “Society for the Investigation of Unusual Phenomena”.

CoventryCoventry estaba destinada a ser una publicación explícitamente forteana, no muy diferente de Frontiers de Brazier (y sus asociada Frontier Society). El primer número, que no he visto, empezó con un artículo sobre Fort. Está claro que en 1943, la mente de Coventry se había orientado a ocuparse de Fort. En enero, él dio una conferencia en la LASFS sobre el hombre – con especial atención a su influencia en la ciencia ficción, aunque, de nuevo, no he visto el texto de la conferencia – y Thayer, lo identificó con alabanzas en la edición de junio de 1943 de The Fortean Society Magazine. El segundo número – que he visto – se lee como el periodicucho de Thayer. Hay artículos más largos sobre ciudades perdidas, y la teoría olvidada de Geonomy; está incluido un extracto de la Atlántida de Donnelly. Hay un índice a la columna “misterios olvidados” de R. DeWitt Miller en Coronet. Joquel relata extraños sucesos reportados en los periódicos de Los Ángeles. Él se burla de los patriotas, el gobierno y la ciencia. Regresando a 1941, cuando por primera vez contempló Coverntry, también propuso “The Un-Intellectual Brotherhood of Anti-Science”. (Él era sólo un “anti”). Coventry, también, parecía estar cumpliendo esa promesa.

TheosophiaPero su lado anti-científico siempre se equilibraba por su propio aprecio de la ciencia cuando continuó la década de 1940 – apreciaba la ciencia, pero se irritaba por sus límites. A finales de la década de 1940, escribió una serie de artículos para la revista Theosophia sobre misterios científicos: los planetas no descubiertos y perdidos, Atlantis, pirámides, y la Biblioteca de Alejandría. Llamó la atención de la academia por el detalle y diligencia en la búsqueda de fuentes para sus estudios, y escribió en un estilo generalmente liso, dando a sus presentaciones un barniz de razón que era desmentido por sus afirmaciones: que la propagación de esvásticas en todo el mundo como un símbolo místico, por ejemplo, demostraba la existencia de la Atlántida. Joquel trabajó durante un tiempo como bibliotecario en la biblioteca oculta de Manly Hall, lo que le permitió poner juntos algunos de sus artículos.

TheForteanSocietyMagazine-CircusDay-jan1942Igual que su colega Jack Parsons, del sur de California, el interés de Joquel tanto en la ciencia y el ocultismo lo llevó a los cohetes, y la esperanza para el viaje interplanetario. Ya en 1944, publicó Astro-Jet de la Glendale Rocket Society. Esto puede haber sido la semilla de un posterior grupo con sede en Glendale, Reaction Research, con el que Joquel se asoció en 1947. Recordó más adelante, “Fue en gran parte un grupo de estudiantes con mentalidad científica de Glendale Junior College. Eran lo suficientemente mayores para tener el know-how, y lo suficientemente jóvenes como para intentar cualquier cosa salvaje”. A finales de junio de 1947, el grupo llevó dos cohetes, cada uno de quince pies de largo, a Winterhaven, California, en las orillas del río Colorado. Llenaron las narices con cartas estampadas y los lanzaron hacia Yuma, Arizona, en la otra orilla de los ríos. El primero cayó salpicando, derramando el correo. El segundo cruzó y luego fue llevado a la oficina de correos local. (Arizona Republic, 14 de junio de 1959, página 44). También durante este período Joquel dijo que pertenecía a un grupo conocido como FutuResearch, pero la mayor parte de su actividad cohete parece estar asociada con Reaction Research. Presentándose como un científico y experto en cohetes, fue capaz de generar algo de interés de la prensa en sus ideas: que la Luna alguna vez estuvo habitada, pero la vida desapareció por las bombas atómicas; que en el futuro los astrónomos crearían observatorios en la luna; que los seres humanos ya habrían llegado a la luna si no fuera por la gran depresión y la asociación entre Hitler y la del líder alemán con los cohetes haciéndolos parecer malignos; y que Estados Unidos podría hacer más para llegar al espacio, ya que los soviéticos estaban tomando la delantera.

TheMaroonedCampers1Tan dedicado a los cohetes como estaba, sin embargo, Joquel se resistía a renunciar a todos sus otros intereses. Continuó estudiando a Fort, descubriendo una historia corta que Thayer y la Sociedad Forteana no conocían: “The Marooned Campers”, de Popular Magazine de agosto de 1905. También envió recortes y material para el archivo de la Sociedad. Él estaba interesado en la grafología – habiendo dedicado un poco de espacio para la interpretación de las firmas en un ‘zine – y expandió esta fascinación para recoger ejemplos de tipografía extraña que, en 1955, donó a la universidad del valle en Van Nuys. (Él era un estudiante allí, y aparentemente uno bueno). También dio conferencias: sobre cohetes ante rotarios, y sobre satélites ante ingenieros. “Se dice que el joven autor y conferenciante tiene la rara habilidad para coordinar muchos campos diversificados para apoyar sus conversaciones”, informó un periódico. “Hablando de manera extemporánea, entrelaza la última información científica con el saber del mundo antiguo, combina los descubrimientos técnicos más modernos con la historia y la filosofía”. (The Taos News, 28 de julio de 1960, página 3). En 1952, compiló, editó y amplió sus ensayos para Theosophia en el libro The Challenge of Space.

TheMaroonedCampers2En algún momento de la década de 1950, Joquel se trasladó a Arizona. Enseñó historia en la Sunnyslope Hig School, en Phoenix, y redactó noticias de ciencia en The Arizona Republic. Continuó dando conferencias, incluyendo al menos una vez el arte oriental, inscribió su colección de antigüedades en la feria del estado, escribió sobre la Atlántida para el diario de Egerton Sykes, y publicó un artículo en el Sunnyslope Journal sobre “The Constitution and the Bill of Rights”, que obtuvo la Freedoms Foundation’s George Washington Medal. Además de toda esta actividad, Joquel recibió un título de maestría de la Universidad del Estado de Arizona, su tesis en sociología se tituló “Some Sociological Aspects of Automation”.

Luego se mudó de nuevo, a Nueva York, donde recibió una maestría en la producción de televisión de la Universidad de Nueva York y comenzó a trabajar como jefe de redacción de la editorial Grolier. Con un pase de prensa de la editorial, visitó las Naciones Unidas, hurgó en la UNESCO y el UNICEF y la OMS. Él trabajó con Herbert S. Zim – fundador de los libros sobre la naturaleza Golden Guides – en Our Wonderful World: An Encyclopedic Anthology y editó Encyclopedia Science Supplement 68 (1968). Otros de sus entusiasmos incluyen los gatos, Sherlock Holmes y el forteano Buckminster Fuller.

Mientras Joquel estaba en Nueva York, su madre murió. Era 1967 y ella tenía 74 años. Algún tiempo un poco más tarde, Joquel volvió a California, acomodándose en Fresno. Tenía un nuevo entusiasmo, la The Society For Creative Anachronism. Una “protesta contra el siglo XX” iniciada por un grupo de Berkeley, California, fans de ciencia ficción, la Sociedad celebró festivales recreando la Europa medieval como debería haber sido, centrándose de forma selectiva sobre partes de la historia, amplificándolas y jugando con ellas. Joquel escribió un libro para la Sociedad llamado Swordplay for the New Renaissance. También enseñó clases de antropología en Fresno City College, incluidos cursos de televisión. Y él todavía estaba dando una conferencia sobre ciencia ficción en la década de 1970.

Joquel vivía una vida muy llena. No se movió mucho, permaneciendo en su mayoría en el suroeste, pero tenía muchos intereses y aficiones, a las que se dedicó con pasión. A diferencia de Robert Spencer, en realidad no fue a través de encarnaciones – de la voz de la juventud comunista a lo forteano – pero experimentó sus amores al mismo tiempo, o en su mayor parte, en períodos superpuestos. Él trató de compartir sus entusiasmos – para cambiar el mundo – haciendo proselitismo a través de revistas de auto-publicación, dando conferencias, uniéndose y creando sociedades. Sin embargo, no parecía tener el foco de dedicarse a ninguno de ellos a través de mucho tiempo: los fanzines iban y venían. Las organizaciones, también. Y los puestos de trabajo. Pero siempre había un interés fundamental en la fusión de los temas científicos y lo oculto, en la Teosofía y el desarrollo pacífico de la humanidad en un momento en que la muerte de fuego por la guerra era demasiado probable en el futuro.

Joquel murió el 31 de marzo de 1974. Tenía 55 años.

TheodoreDreiserEl forteanismo fue una de las (muchas) pasiones de Joquel, y se quedó con él durante mucho tiempo. No sé si alguna vez se unió a la International Fortean Organization, fundada en la década de 1960 después de la desaparición de la Sociedad Forteana, pero fue acreditado con el envío de recortes a Doubt hasta su última edición. Él dio una conferencia sobre Fort ante la LASFS en enero de 1943 y ese mismo año, sintiendo la necesidad de retirarse del fandom, configuró The Society for the Investigation of Unusual Phenomena como una especie de refugio – su “Coventry”, donde podía separarse del resto del mundo. Joquel fue siempre un coleccionista y clasificador – un topo de biblioteca, madriguera subterránea… un troglodita, regocijándose en cuevas no anunciadas”, como Theodore Dreiser había dicho del mismo Fort. Y él siempre estaba interesado en lo insólito, lo fuera de la pista, tratando de conciliarlo con lo que se conocía.

ErrorsOfThoughtEn 1944, su enraizamiento descubrió las obras de St. George, un filósofo independiente de California que había publicado a principios de siglo. Él envió copias de tres de los libros de St. George – “Errors of Thought” (1911; 1915); “Gold Secret and Its Connection with Tariff and Trusts” (n.d.); y “World Process” (1914) – a Thayer, quien se mostró entusiasmado con el descubrimiento. Los vio como precursores de “General Semantics” de Korzybski y pidió a sus lectores encontrar más información sobre el hombre. (The Fortean Society Magazine 10, p. 141). Después de conseguir un poco de información sobre el hombre detrás del seudónimo – George Mabel, propietario del lagar “St. George” en Fresno – Thayer durante un tiempo pensó que era el mismo hombre “Stuart X”, un pensador excéntrico del mismo período de tiempo que había sido defendido por la gran bestia Aleister Crowley.

Resultó que Thayer estaba equivocado. George Mabel y Stuart X (es decir: Henry Clifford Stuart) eran seres diferentes por completo, incluso si compartían un interés en la reforma del sistema económico. (Y ambos fueron influenciados por ese otro George, el economista renegado de California Henry George). Thayer admitió su error en 1947 (Doubt 18), después de alguna correspondencia. Sin embargo, no importa esa confusión, Thayer disfrutó de St. George. Vendió sus libros, parecía tener otro forteano (Art Castillo) para tomar en serio su filosofía, y cuando contempló la creación de una Universidad Forteana dedicó una de sus secciones para el estudio de St. George (y Stuart X). El tema era “the FU equivalent of ‘ontology”:

“El trabajo de Malter se hizo antes de semantics, como tal, había llamado mucho la atención, pero la principal crítica de sus contemporáneos y sus precursores cae en ese campo hoy en día. Con puro sentido de caballo, ha superado muchos de los inconvenientes que son inherentes al ser un Deísta, un Estadounidense, un Capitalista, un Republicano, y (probablemente) un Masón – el cual (sic) es un formidable conjunto de inconvenientes – y escribió mucho sobre lo que es profundamente forteano. Él culpa a la mayor parte de los problemas del hombre al alfabeto e insiste en que las palabras han privado a la raza de un mejor medio de conocer. Pide la vuelta a esta forma más simple, más segura (a través del simbolismo), un curso que, si se persigue con éxito, obviaría la necesidad del sistema no aristotélico de Korzybski”.

TheChallengeOfSpaceA diferencia de muchos otros forteanos, Joquel abrazó no sólo el desdén de Thayer para la ciencia, sino también sus molinos contra incendios sociales, políticos, y lingüísticos. La conexión hermética se puede ver en una fotografía que Joqquel envió a Thayer con el anuncio de que su libro The Challenge of Space había sido publicado. Mostraba a Joquel de pie junto a una estatua del Manekin-Pis en Cuernavaca, México. Detrás de él, en cuclillas, estaba un local. Thayer había designado el Manekin-Pis como el heraldo del forteanismo – el forteanismo orinaba sobre todo, siempre – y Joquel estaba feliz de tener el símbolo. Pero también conocía su Fort, y bromeó diciendo que la tercera figura desconocida en la imagen era una reencarnación de Ambrose, ya fuese Small o Bierce, que hacía referencia a la famosa colcha de Fort que pensaba que alguien podría estar recogiendo Ambroses.

Doubt17Manekin-Pis

Claramente, Thayer influenció el forteanismo de Joquel – cuánto es difícil de medir. Por desgracia, su pensamiento temprano sobre Fort se pierde a los estudiosos: no existen transcripciones disponibles publicadas de su conferencia de 1943 o copias de la primera edición de Coventry, que tenía un artículo sobre el tábano de la ciencia y su ‘zine “The Un-Intellectual Brotherhood of Anti-Science” nunca fue publicado. Pero cualquiera que sea su pensamiento temprano, incluso sus pensamientos más maduros sobre Fort no fueron idénticos a los de Thayer. Se desarrolló de diferentes maneras, como lo demuestra el capítulo que dedica a Fort en su libro de 1952 The Challenge of Space.

DeathsSecretMessengersEl título del libro es ligeramente engañoso – pero en el buen sentido. A primera vista, el libro parece ser acerca de las dificultades inherentes al viaje espacial más allá de la atmósfera terrestre. Pero Joquel piensa más grande que esto: sus ideas están arraigadas en la Teosofía. Joquel afirma que los seres humanos siempre se han estado moviendo hacia el espacio – partes cada vez mayores de espacio, pueblos, naciones y planetas y, finalmente, el éter interplanetario – y continuarán haciéndolo, impulsados por las leyes ineludibles de la física y la metafísica. A pesar de que reconoce que podríamos – por desgracia – volarnos en pedazos a nosotros mismos, pero eso sería un mero bache en la escala de la evolución cósmica.

Lo que sigue a continuación son una serie de ensayos vagamente conectados, trazando la evolución humana desde su inicio hasta su final, con énfasis en el conocimiento perdido y secreto. Joquel pasa un capítulo sobre los paralelismos entre los relatos del comienzo del universo dados por los astrofísicos, la Biblia, y Las Estancias de Dyzan (un texto Teosófico). Afirma demostrar que todos estos son similares – lo suficiente para que el jazz o el gobierno funcionen, de todos modos. Y ¿qué es Dios, sino un gran burócrata?

A continuación, salta los pies por primera vez a las especulaciones teosóficas, argumentando que la Atlántida que describe Platón era real y su propagación se puede ver en la propagación de bronce, así como la esvástica. Él argumenta que la ciencia en el mundo antiguo era muy avanzada, y estaba a punto de crear grandes cosas técnicas – al igual que las que utilizamos hoy en día – excepto que la Biblioteca de Alejandro fue quemada (varias veces) y los cristianos cumplieron una postura anti-intelectual, que con el tiempo se endureció institucionalmente.

Una serie de capítulos – basados en sus artículos para Theosophia – miran varios bits de conocimiento secreto: Apolonio de Tiana, un contemporáneo de Cristo, que pudo haber inventado una religión tan poderosa que la cristiandad se habría pasado por alto; los años perdidos de Cristo – el tiempo desde que él tenía 12 a 30 años – y la especulación de que Cristo puede haber visitado Inglaterra (donde entró en contacto con el paganismo Druídico) e India (donde aprendió el budismo), estas experiencias influyeron en sus posteriores enseñanzas. Hay un muy largo capítulo sobre el origen de jugar a las cartas, que él ata al Tarot y afirma que era una forma de contrabandear el conocimiento secreto entre los elegidos con el entendimiento y los no iniciados; Francis Bacon y sus esperanzas de una “Nueva Atlantis”; la historia de St. Germain, un místico que supuestamente vivió cientos de años. Claramente, él hizo un buen uso de su tiempo como bibliotecario para Manly P. Hall y leyendo ampliamente en la literatura esotérica.

Los dos últimos capítulos miran hacia adelante, el penúltimo en la promesa de la próxima generación y la forma en que son invertidos en ver un nuevo mundo creado, especialmente la exploración del espacio. Y la discusión final que dicha exploración iniciaría una nueva etapa en la evolución humana, es probable que la guerra amortiguó su entusiasmo (aunque de ninguna manera lo eliminó). Este sería el final de la quinta raza, y el establecimiento de las bases para las dos finales, cuando los valores espirituales se encuentren con los técnicos, y el universo llegue a entenderse a sí mismo.

El libro suena escamoso, y ciertamente lo son muchos de los puntos finales. Y Joquel a veces puede ser demasiado aficionado a las explicaciones generales – como en el último capítulo cuando trata de correlacionar la Gran Cadena del Ser, formas geométricas, y la evolución de la sociedad humana. Pero sobre todo el libro impresiona, a pesar de lo escamoso, porque Joquel aparece como un buen escritor en pleno dominio de una gran cantidad de material, un pensador con un punto de vista matizado, dispuesto a admitir que hay excepciones a las reglas (sin prescindir de todas estas reglas a causa de estas anomalías) y teniendo en cuenta las zonas grises y las complejidades.

ForgottenMysteriesDedica un capítulo a Fort. Aquí, su pensamiento muestra similitudes con el del escritor de ciencia ficción Norman L. Knight (no teósofo), así como los teosóficamente-conjugados forteanos tales como N. Meade Layne y R. DeWitt Miller. Esto no quiere decir que es un derivado de ellos, sólo que se desarrollaron en la misma dirección – evolución paralela, le dicen. Joquel argumenta que las anomalías forteanas son explicables por la física vigente en ese momento. Bamboleos leves en las leyes universales, argumenta, permiten el plegamiento ocasional del tiempo y el espacio – y de este modo los acontecimientos inusuales:

“Ese espacio puede plegarse, unir dos puntos separados de forma remota en yuxtaposición por un momento o más, haciéndose fácilmente posible en virtud de esta teoría, al igual que el pañuelo se puede plegar de manera que una mancha de tinta en una esquina puede ser borrada en una esquina opuesta sin perturbar el tejido intermedio… Las caídas de cereales, ranas, peces, y otros objetos… balas misteriosas aparentemente de la nada, algunas de gran calibre, que han alcanzado trenes, edificios y personas – en algún lugar una pistola se dispara, pero la bala nunca alcanza el objetivo. En su lugar, pasa a través de un túnel en el espacio para golpear inexplicablemente lejos de su punto de origen”. (190-91).

No es que él pensara que había resuelto completamente el enigma de los fenómenos forteanos. Él estaba señalando un camino a seguir, al igual que lo había hecho Fort:

“Poniendo a los inestigadores (sic) en la pista de nuevos conceptos, la gran montaña de fenómenos inexplicables puede marcar la tumba del dogmatismo de la ciencia, y ser un poste guía para las nuevas perspectivas de la naturaleza de las que estamos empezando a obtener una comprensión y un entendimiento”.

La ciencia era un una etapa en la evolución humana, algo que había que superar con el plan de desarrolló Teosófico. Fort había traído esa nueva etapa a la vista, mostrando las contradicciones de la ciencia. Joquel esperaba llevar a la humanidad más lejos en ese nuevo espacio.

http://www.joshuablubuhs.com/blog/arthur-louis-joquel-ii-as-a-forteans

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.