Llevame a la Luna, con Andy Sinatra

LLEVAME A LA LUNA, CON ANDY SINATRA

AndySinatra1No, no es un error, no nos estamos refiriendo a la canción “Fly me To The Moon” de Frank Sinatra, sino a un “viaje a la Luna” acompañado de “The Mystic Barber” (El barbero místico), Andy Sinatra.

Frank y Andy no tuvieron ningún parentesco y aparte del apellido sólo tienen en común el haber sido coetáneos y el tener un tema relacionado con la Luna; el primero una canción y el segundo sus supuestos viajes astrales.

De Andy Sinatra ya nos hemos ocupado hace varios años[1]. Pero ahora nos hemos encontrado un artículo aparecido en el Ridgewood Times, de Ridgewood, Nueva York, del 30 de enero de 1964[2], anunciando una de sus conferencias; y el programa de radio de Long John Nebel, en donde hizo su primera aparición. No queríamos dejar de compartir estos documentos, así como una referencia del propio Nebel en su libro The Way Out World[3].

El primero, el artículo en el Ridgewood Times informaba sobre una aparición del Barbero Místico en Nueva York:

El Barbero Místico dará una conferencia sobre el espacio y el Centro de la Tierra

 

Es de esta manera que estamos con el Peluquero Místico…

 

Él podría estar cortando el pelo otra vez en la sala tonsorial en Ridgewood Plateau, o podría estar en casa en Cypress Hills cuchareando un poco de su lasaña preferida o podría estar frente a una cámara de televisión… y entonces sucede.

 

Lo mismo está en el planeta Marte o en lo profundo del centro de la Tierra. Bueno, espiritualmente, de cualquier forma, la persona que ves de pie delante de ti es a todas luces Andrew Sinatra. Pero el alma de Sinatra es larga, muy avanzada, saltadora de planetas, por decirlo de manera sucinta.

 

AndySinatra3Sinatra – quien se llama a sí mismo The Mystic Barber para propósitos de aparición pública – depone las tijeras en la noche del 11 de febrero el tiempo suficiente para dar una conferencia en el hotel Wellington Laurelton, en West 55th Street, New York City. ¿Su tema? “Proyección astral a los planetas y la Luna: Mi viaje al centro de la Tierra”.

 

Lo que es cubrir una gran cantidad de territorio en una sola noche, no importa cómo se mire.

 

El Barbero Místico ha utilizado revistas, radio y televisión – el Jack Paar Show – para explicar cómo, lo que llama la proyección astral, le ha dado el poder para comunicarse con las criaturas del espacio y visitar con ellos aquí y allá en el universo.

 

“Hay una fuerza básica transmitiendo energía a través del espacio, llevando mensajes a través del espacio. Ciertos cuerpos astronómicos reciben mensajes de mí y los contestan. A veces organizamos una cita”, explica Sinatra. ¿Lo consigue?

 

Para las frecuencias ultra-altas, El Barbero Místico se pone una cinta para la cabeza. Como antenas de saltamontes, dijo, que afilan sus súper-sentidos.

 

AndySinatra2“Marte – seguro, he estado en Marte”, declaró Sinatra. También Venus, Mercurio, la Luna. La gente de Marte tiene cerca de cuatro pies de alto, tienen los ojos azules y el pelo blanco – porque viven en cuevas. Son inteligentes, muy inteligentes”.

 

Viaja a cualquier lugar que desees. En el espacio, informó el barbero de Ridgewood Plateau, y donde quiera que vayas, te encuentras con personas que son amables. “Nunca me dieron ningún problema y, por supuesto, los trato de la misma manera”.

 

Es difícil de decir cuando el peluquero místico está en un viaje turístico celeste porque la mayoría de las veces se le ve cortando pelo al lado de su jefe, Steve Trifire, en la Plateau Barber Shop, 64-19 53rd Dr., Maspeth.

 

Sinatra señaló, sin embargo, que la mayor parte de sus viajes son, por necesidad, razonablemente breves. “No puedo salir de mi cuerpo durante más de tres horas a la vez”, ha apuntado. “Si loAndySinatra4 hago, estoy en problemas y puede que tenga que buscar otro cuerpo”.

 

Sin embargo, la tarde del 11 de febrero no hay peligro de que ocurra. En esa ocasión, el cuerpo y el alma de Sinatra ocuparán el estrado del Laurelton-Wellington Hotel para una conferencia.

No he tenido mucha suerte en encontrar datos biográficos de Sinatra. Sólo sé que nació en 1901 y murió en 1978. Fue todo un personaje. No fue un peluquero ordinario. Decía comunicarse con la gente en otros planetas a través de la banda en su cabeza hecha en casa. Supuestamente esa diadema metálica, de aspecto extraño, radiaba mensajes al espacio.

Andy, un habitante de Brooklyn al que le gusta llamarse a sí mismo el Peluquero Místico, afirmaba tener, entre otras facultades, la de teletransportarse a cualquier planeta. Sinatra, de hecho, “voló a la Luna”, como en la canción de Frank, aunque a través de la proyección astral. No se detuvo allí y afirmó haber viajado a Marte y al centro de la Tierra. En uno de los programas de Nebel informó que él podía viajar cuando quisiera. Un oyente llamó por teléfono y dijo, “Debería hacerlo y dejar de molestar”.

AndySinatra5También dijo que él estableció contacto con los seres que no son de este planeta, un embajador intergaláctico si se quiere. Pronto comenzó a desarrollar máquinas psíquicas que no sólo le permitían escuchar transmisiones alienígenas de Marte, sino también leer los pensamientos de los extraterrestres. El dispositivo parecía nada más que una radio de transistores envuelta en cinta aislante. Como se puede ver en la fotografía, el dispositivo evolucionó a algo más que sólo una pequeña caja.

Fue en 1962 que Andy recibió un mensaje inquietante de que había un plan para destruir a las Naciones Unidas. Una petición de los extraterrestres era que todas las personas en todo el mundo se unieran como uno en 90 días, de lo contrario el edificio de la ONU desaparecería. La solicitud parecía improbable, por lo que Andy se dispuso a salvar el mundo. Viajó a la ONU, junto con su ejército invisible de Marte, donde comenzó a realizar un ritual frente a los muchos espectadores. ¿Funcionó? Bueno, la ONU sigue en pie.

AndySinatra6De esa forma el Peluquero Místico, enfundado en su bata gris y rodeado por los guardias de seguridad de la ONU, se convirtió en un héroe de la humanidad, desconocido pero al final héroe. Quién sabe cuántos otros desastres evitó. Con otros dos o tres Andy Sinatra, los Hombres de Negro nos harían los mandados.

PaulinePeavyAndy apareció en enero de 1958 en el programa de radio de Long John Nebel hablando de la proyección astral, clarividencia, y otros temas relacionados. En este episodio también aparecen de invitados Dave Bell; y los miembros de la Asociación del Avance de la Hipnosis Ética. La artista Pauline Peavy también entra en trance para permitir que los seres superiores hablen a través de ella.

En la descripción del video en Youtube, que se puede escuchar en la parte inferior de este post, podemos leer:

Andy Sinatra También conocido como el peluquero místico en Long John Nebel enero 1958

 

Publicado el 22 enero 2015

 

Andy Sinatra también conocido como el Barbero Místico apareció en el Long John Nebel Show en 1958 en la estación WOR y discutió la proyección astral, la Luna y otros planetas, los idiomas del espacio, la cuarta dimensión, y otros temas. La esposa de Sinatra también hace acto de presencia para discutir un sueño que tuvo. Otro de los invitados, Paulina Peavy entra en trance al minuto 56 de la grabación. Los otros invitados incluyen, David Bell, Charles Leedham (productor de radio y televisión), Charles Wildes (de la «Asociación para el Avance de la hipnosis ético», John Cook, de la “Association to Advance Ethical Hypnosis”.

En su libro de 1961, Nebel hace alusión al Barbero Místico, y a otros personajes peculiares que aparecieron en su programa de radio:

TheWayOutWorldEntre los clientes habituales estaba el peluquero místico, un hombre común y corriente gordito con una sombra de las cinco en punto y un bigote de lápiz, que llevaba en su frente una especie de antena de TV y un auricular conectado a lo que parecía un radio de transistores envuelto en cinta aislante. Afirmó que estaba escuchando Marte, y por cinco dólares yo también podía hacerlo. (Aunque después de un tiempo fue lo suficientemente magnánimo para permitirme escuchar, como un regalo de promoción: estática, por desgracia, sigue siendo estática, no importa la cantidad que pagues por ella o de qué planeta se genere). En la vida real el Barbero Místico era Andy Sinatra, un artista tonsorial de Brooklyn que afirmaba haber viajado no sólo a Marte, sino también el centro de la Tierra, y cuya otra vida persiste todavía en una foto tomada de él por Diane Arbus.

 

El hombre flaco excepcionalmente alto en traje gris claro, el que podría ser o bien un ejecutivo de publicidad o un jugador de baloncesto retirado (de mi altura, siempre cerca del suelo, lo evaluó como de cerca de siete pies de altura), era la entidad conocida como Ed de Venus. El hombre estaba seriamente muerto e inmensamente articulado. Recuerdo que me dijo con una cara totalmente seria: “Esta es la forma que asumo cuando estoy en la Tierra. De lo contrario no sería capaz de mirarme”. Él hacía preguntas inteligentes a los oradores, escuchaba con atención las respuestas, y sus modales no habrían estado fuera de lugar en la corte de Luis XV. Sin embargo, se ha hecho pasar de Venus y, si se le pregunta, siempre diría a cualquier parte interesada cómo eran las cosas allá arriba. (“Claro”, era la respuesta habitual.)

 

Otra regular era una mujer joven – yo diría de casi treinta años – que, en silla de ruedas, sería empujada por una mujer mayor, posiblemente su madre. Ella sigue siendo para mí un verdadero enigma de estos tiempos. La recuerdo realmente hermosa; radiante, con una especie de serena sonrisa, pelo de oro, y siempre vestida como si fuera una dama de honor. Ella llevaba una vara con una estrella de papel de aluminio al final de la misma, al igual que en su vestido se había pegado papel de medias lunas y planetas. Esta era la Princess of the Galaxies (Princesa de las Galaxias). Era como se llamaba a sí misma, que era la forma en que fue recibida, y mientras era llevada a su lugar en la primera fila nos bendecía con un gracioso movimiento de su varita. Para mí se convirtió en un tema de especulación. ¿Era, como la señorita Havisham, una novia abandonada en el altar? ¿O alguien cuyo prometedor inicio de su carrera, tal vez como actriz, había sido trágicamente truncado por un accidente de coche? Ella me parecía de alguna manera demasiado joven y deslumbrante para estar tan enredada en esta fantasía: ¿qué, me preguntaba, le había llevado a asumir tal identidad? ¿También la usaba, fuera de horario, por así decirlo, cuando tomaba una copa en el Biltmore o revisaba los últimos títulos de la biblioteca pública? Al menos el Barbero Místico tenía su negocio de corte de cabello, y, supongo que Ed de Venus tenía algún trabajo perfectamente respetable en una oficina de Madison Avenue. Pero ¿la princesa…? ¿Dónde comienza la ficción y dónde termina? Y de hecho, ¿nunca termina?

 

Lo que queda de mis recuerdos de aquellos tiempos no es nada acerca de los platillos volantes o luces en el cielo, sino más bien las personas que llegaron allí, estos hombres y mujeres maravillosamente excéntricos que, posiblemente intimidados en su juventud por ser discapacitados o exageradamente altos o simplemente muy ordinarios, que ahora los imagino acicalándose para estos eventos mensuales, adaptando la antena, la varita o un traje gris, y luego volviendo a una vida de intensa soledad en un apartamento en el lado oeste o en Brooklyn, donde todo lo que quedaba de ellos era su imaginación, a veces sus identidades, y su inagotable deseo de huir de las cuatro paredes de su habitación con su punto de vista que no cambia, la botella de bourbon en el mostrador, la voz de Johnny Mathis que emana de la radio Zenith al lado de él. Para ellos ir a estas reuniones mensuales puede haber sido un escape a una galaxia lejos de la suya donde podrían ser considerados un igual, aceptados por lo que quisieran ser. ¿La Princesa de las Galaxias había escrito el relato de su propia vida, una historia a años luz y los viajes lejanos y visitas a lugares inimaginables?

 

Esta rica historia con su propia mitología, su propia imagen de la que fue la representante brillante, puede haberle dado una vida que, incluso si hubiera tenido el uso de sus piernas podría haber sido siempre denegada. Para mí, sus mundos se convirtieron en un tema de especulación y empatía. Se convirtieron, de hecho, en mi puerta de entrada a la naturaleza de la ficción.

 

AndySinatra7Andy Sinatra no tuvo tanto éxito como otros contactados, pero además de los programas de radio y televisión, y de las conferencias en las bibliotecas públicas, también se presentó en algunas convenciones de platos voladores. En la fotografía de al lado podemos ver a August C. Roberts, el editor fotográfico de Saucerian Books (y autor de varios de los primeros fraudes fotográficos de platos voladores) entrevistando a Andy Sinatra, en el interior de la casa del contactado de la Costa Este Howard Menger, durante un descanso en la convención de platos voladores que ofreció Menger.

ImproveYourPetrolComo un dato final, curioso, el grupo inglés de rock alternativo, grunge de garaje, Bugblot, en su disco Improve Your Petrol, de 1991, tiene una canción (lado B, pista 2) llamada Andy Sinatra The Mystic Barber. El disco de vinilo de 33 ½ RPM, un mini-álbum de vinilo, fue producido por Marchelo para el sello Naked Brain – BUG MLP 002. Los tracks completos son:

A1 Double Decker

A2 Remembering The Future In The Past

A3 Wellcum To The World

B1 No Bombs

B2 Andy Sinatra The Mystic Barber

B3 Counting Still

El disco completo se puede escuchar en el video de abajo.

REFERENCIAS

Keel A. John, Beyond The Known, Fate, noviembre de 1998. Pags. 8-9.

Moseley W. James & Pflock T. Karl, Saucer Logic. It’s True – Because I Said So! Fate, noviembre 2000. Págs. 19-21.

Moseley W. James & Pflock T. Karl, Shockingly Close to the Truth! Confessions of a Grave-Robbing Ufologist, Prometheus Books, New York, 2002. Págs. 159-160.

Ruiz Noguez Luis, http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/11/el-peluquero-mstico/


[1] http://marcianitosverdes.haaan.com/2010/11/el-peluquero-mstico/

[2] Anonimo, Mystic Barber Will Lecture On Space, Center Of Earth, Ridgewood Times, Ridgewood, New York, 30 January 1962.

[3] Nebel Long John, The Way Out World, Prentice-Hall, Englewood Cliffs, New Jersey, 1961.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.