¿Quién le pone el cascabel a su gato?

IMPACTO AMBIENTAL

¿Quién le pone el cascabel a su gato?[1]

Juan José Morales

Si puede hablarse de una seria amenaza para las aves silvestres en pueblos y ciudades, sin duda la constituyen los gatos. Estudios realizados hace algunos años en Estados Unidos y Europa «”pero cuyos resultados son aplicables prácticamente a cualquier lugar del mundo»” indican que esos felinos causan más muertes de pájaros y otros pequeños animales que cualquier otro factor, como atropellamientos por vehículos, choques contra vidrios de ventanas, etc.

Según las estimaciones de un estudio publicado en la revista científica Nature, tan sólo en Estados Unidos «”donde hay 84 millones de gatos domésticos, sin contar los callejeros y los ferales, que viven en el campo»” esos en apariencia inofensivos animales matan entre 1 700 y 3 400 millones de aves y entre 6 900 y 20 700 millones de pequeños mamíferos.

Se calcula que cada gato casero mata entre cuatro y 18 pájaros al año y de ocho a 21 pequeños mamíferos.

Por su parte, los gatos callejeros «”cuyo número en Estados Unidos no ha podido ser determinado pero oscila entre 30 y 80 millones según diversas estimaciones»” cobran una cantidad mucho mayor de presas: entre 23 y 46 pájaros y entre 129 y 338 pequeños mamíferos.

Desde luego, no se puede pedir a los gatos que no hagan tal cosa. El instinto de cazador está en sus genes. Y no se limita a perseguir y atrapar ratones, sino a cualquier pequeño animal. Y es por ese instinto de cazador que a menudo los gatos domésticos llegan muy ufanos a casa y depositan un pajarillo, una lagartija o un ratón a los pies de su amo, como si con ello quisieran demostrarle que no han perdido sus habilidades.

imageDe nada sirve regañar o castigar a un gato que amablemente llega y deposita a los pies del amo un pájaro que haya atrapado. Sólo se sentirá desconcertado y frustrado ante la falta de reconocimiento a sus habilidades de cazador, un comportamiento instintivo. Si se quiere evitar que deprede animales silvestres, basta ponerle un cascabel al cuello.

El peligro que representan los gatos para la fauna silvestre es muy grande especialmente en ciertas islas donde los que fueron introducidos «”y muchos de los cuales se volvieron ferales»” han causado la extinción de más de 30 especies de aves marinas. Esas aves sólo habitan las islas, donde estaban a salvo de depredadores. Pero la presencia de los gatos cambió la situación y se convirtieron en presas fáciles, ya que usualmente anidan en el suelo.

Es muy difícil evitar que un gato doméstico se escabulla de la casa y pase algún tiempo merodeando por el vecindario. Y no se le puede suprimir su instinto de cazador. Pero hay dos buenas maneras de reducir el peligro que representan para la fauna silvestre: la primera consiste en proporcionarle un juguete con el cual se divierta como si estuviera cazando.

Los mejores son los de tipo caña de pescar, que consisten en una vara con un hilo del cual pende un pequeño pedazo de tela y que se agita para que lo persiga y trate de atraparlo. Desde luego, hay que dejar que algunas veces tenga éxito.

La segunda, muy importante, es ponerle un cascabel atado al cuello. El sonido del mismo advertirá del peligro a los pájaros a los cuales se aproxime y así podrán escapar. Es algo muy sencillo, pero con eso se podrá salvar la vida a miles de pájaros, que ya bastantes problemas enfrentan en las ciudades como para además ser presa de un gato. Y además, así se protege a los propios gatos, que no pocas veces resultan heridos por los picotazos y arañazos defensivos de los animales sobre los cuales se lanzan.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 8 de agosto abril de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.