La maya pax y otro gran ausente

ESCRUTINIO

La maya pax y otro gran ausente[1]

Juan José Morales

Puede parecer reiterativo o repetitivo que, si apenas anteayer, lunes 15 de agosto, hablamos en esta columna de la maya pax o música maya, hoy retomemos el tema, y casi en los mismos términos. Pero no hay más remedio que hacerlo.

Resulta que «”también para nuestra sorpresa»”, el investigador quintanarroense Marcos Ramírez Canul fue otro gran ausente, al igual que el antropólogo Margarito Molina, en el acto en el cual se declaró a esa expresión musical patrimonio cultural inmaterial de Quintana Roo, en el marco del Séptimo Coloquio Internacional sobre Patrimonio Cultural Inmaterial, que tiene lugar en Cancún. Y su ausencia no fue voluntaria, sino porque tampoco él fue invitado al evento, no obstante ser autor de importantes investigaciones al respecto, plasmadas en su libro Música y Músicos Tradicionales de Quintana Roo, una obra de la cual nos ocuparemos en futuras ocasiones.

imageEl investigador de música popular Marcos Ramírez Canul «” uno de cuyos libros aquí mostramos«” es, dicho sea de paso, autor de la música del himno de Quintana Roo. Ha realizado importantes investigaciones sobre las expresiones musicales del Caribe mexicano, en particular la maya pax. No por ello, sin embargo, el gobierno de la entidad se tomó la molestia de invitarlo al acto en que esta expresión musical fue declarada patrimonio cultural del estado.

Inspirado y estimulado por el etnomusicólogo danés Max Jardow Pedersen, Ramírez Canul se lanzó a estudiar las expresiones musicales de las diferentes regiones de Quintana Roo, en un laborioso trabajo de campo que duró cinco años, de 1985 a 1990.

Ese trabajo comenzó precisamente en la llamada zona maya del estado, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto. Ahí, «”con el nombre original de Noh Cab Santa Cruz Xbalam Ná, que puede traducirse como Gran Pueblo de Santa Cruz Casa del Jaguar»” estuvo la que fue, por así decir, capital de los indígenas mayas que libraron la llamada Guerra de Castas y durante largo tiempo mantuvieron su independencia. Y ahí nació la maya pax, cuya génesis y evolución documentó Ramírez Canul con la participación de viejos y jóvenes ejecutantes. Los entrevistó, anotó sus historias y anécdotas, anotó minuciosamente los métodos de elaboración de instrumentos musicales y los materiales que en ellos se emplean, describió en detalle la forma en que se realizan las ceremonias, danzas «”como la de la cabeza de cochino»” y festividades religiosas durante las cuales se ejecuta la maya pax, rescató las pocas transcripciones existentes de la misma, trasladó a notación musical las obras de las cuales no existían partituras, registró, en español y maya, la letra de las canciones y salvó del olvido, conservándolos para la posteridad, los nombres de los miembros de grupos musicales hoy desaparecidos. Fue, en suma, un estudio etnomusicológico completo.

Así, Ramírez Canul pudo llegar a la conclusión de que «la maya pax no es un género musical; es más bien una expresión musical resultante de la expresión popular, que se generó básicamente en esta área, debido al aislamiento de sus manifestantes. Por la necesidad de preservar sus costumbres y tradiciones, los mayas crearon para sí esta música, que entremezcla un instrumento europeo (el violín), traído por los colonizadores, con instrumentos manufacturados localmente como el doblante y el bombo». Dadas las rápidas y profundas transformaciones que está experimentando la zona maya tras haberse roto el gran aislamiento en que se encontraba y como resultado de la migración y las influencias externas, esa riqueza cultural de Quintana Roo se habría perdido para siempre de no ser por el esfuerzo de Ramírez Canul y otros pocos investigadores. Y fue gracias a ellos que la maya pax pudo entrar a formar parte de nuestro patrimonio inmaterial. Pero lo único que recibieron a cambio fue el menosprecio del gobierno.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 17 de agosto de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.