Peña Nieto, escribidor y plagiario

ESCRUTINIO

Peña Nieto, escribidor y plagiario[1]

Juan José Morales

Como se recordará, a fines de 2011, en plena campaña electoral para la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto acudió con bombo y fanfarria «”a cargo de un conjunto de mariachis»” a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara para presentar un libro del cual afirmaba ser autor, México, la gran esperanza. Sin embargo, cuando se le preguntó acerca de las obras que más hubieran influido en su pensamiento, no pudo nombrar una sola, excepto la Biblia, «cuya mención «”comentamos entonces»” es el manido recurso de quienes la conocen sólo de nombre y tienen una idea más o menos vaga de su contenido».

Comentamos también que pudo haber dicho, como Pedro Camacho, el prolífico autor de guiones para radionovelas de la novela de Vargas Llosa La tía Julia y el escribidor, que no leía para evitar que el estilo de otros autores pudiera corromper el suyo. Pero, obviamente, Peña Nieto no pudo haber dado tal excusa porque eso implicaría haber leído a Vargas Llosa.

Todo esto viene a cuento porque ahora ese señor que ocupa la silla presidencial se encuentra en un brete semejante, ahora como plagiario.

imageEPN presentó este libro que dice haber escrito en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara en 2011. Alguien debió advertirle que eficaz no tenía por qué ir con mayúscula.

En un excelente reportaje de Carmen Aristegui, Irving Huerta, Sebastián Barragán, Juan Omar Fierro y Rafael Cabrera difundido por Aristegui Noticias, se reveló que la tesis profesional con la que Peña Nieto obtuvo el título de licenciado en derecho en la Universidad Panamericana «”una institución privada de la ciudad de México»” es en gran medida un plagio.

Los autores del reportaje, con ayuda de un grupo de especialistas y académicos, analizaron minuciosamente dicha tesis, titulada «El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón», y descubrieron que casi la tercera parte del texto cae en la categoría de plagio puesto que fue copiado literalmente de los trabajos de otros autores, pero sin darles el crédito correspondiente y en muchos casos sin hacer siquiera mención de ellos en alguna otra parte de la tesis.

De los 682 párrafos de que consta la tesis de Peña Nieto, al menos 197 fueron así plagiados.

Entre los autores «”vivos unos, fallecidos otros»” de cuyos trabajos se valió EPN para integrar su tesis mediante el método de copiar y pegar, pero «”repetimos»” sin citar la fuente, puede mencionarse a Jorge Carpizo, ex rector de la UNAM, el ex ministro de la Suprema Corte Diego Valadez, el historiador Enrique Krauze, el famoso diplomático Emilio Rabasa, fundador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Felipe Tena Ramírez, brillante constitucionalista, el politólogo Víctor López Villafañe, el historiador Alberto Morales Jiménez, el jurista José de Jesús Orozco Henríquez y el ex presidente Miguel de la Madrid.

De la obra Estudios de Derecho Constitucional de este último, Peña Nieto copió textualmente 20 párrafos, sin darle crédito al autor en un solo caso. Más todavía: ni siquiera lo menciona en alguna parte de su tesis.

Salta ahora la incógnita: ¿Escribió EPN realmente su tesis? Porque de haberla escrito, «fusilándose» las obras de otros, en la FIL hubiera podido al menos recordar los títulos de alguna o algunas.

Y ahora falta ver qué represalias se tomarán contra Carmen Aristegui y su equipo de reporteros por estas nuevas revelaciones.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 23 de agosto de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.