La guanábana, sabrosa, mas no milagrosa

IMPACTO AMBIENTAL

La guanábana, sabrosa, mas no milagrosa[1]

Juan José Morales

Un amigo lector que todavía cree tales patrañas, me escribió recientemente sugiriéndome divulgar que la guanábana tiene extraordinarias propiedades anticancerosas, pero las empresas farmacéuticas lo ocultan, para seguir explotando a los enfermos con la quimioterapia, a la cual tacha de inútil.

No diré que las dichas empresas sean angelitos celestiales, pero tampoco son tan malévolas como se les pinta. Mal podrían ocultar algo que no existe. Es decir, el potencial de esa fruta para destruir «las células malignas en 12 tipos de cáncer, incluyendo el de colon, de pecho, de próstata, de pulmón y del páncreas.»

imageEl mito de que la guanábana «es un producto milagroso para matar las células cancerosas, diez mil veces más potente que la quimioterapia», circula desde hace años por la Internet. Cosa semejante, prácticamente con las mismas palabras, se dice del limón y otros frutos, con la recomendación de beber su jugo para acabar con cualquier tipo de cáncer.

Pero no se trata de una de esas creencias de las abuelas. Ya varias veces he escrito sobre el asunto, para desenmascarar sus verdaderos propósitos: timar a la gente con la venta de menjurjes milagrosos de todo tipo. Y debo reconocer que el engaño está bastante bien armado.

En efecto, como fuente de la información sobre las extraordinarias propiedades curativas de la guanábana, el limón o cualquier otro fruto, siempre se menciona a un cierto Instituto de Ciencias de la Salud, de Baltimore, con lo cual adquiere cierto tinte de veracidad, pues parece respaldada por investigaciones científicas. Incluso, como quien no quiere la cosa, se da una dirección electrónica del tal instituto. Y, como decíamos en un comentario anterior, «naturalmente, los lectores deseosos de saber más sobre el asunto entran a ese portal de Internet… y desembocan en un sitio «”con información únicamente en inglés»” donde se vende toda clase de curas milagrosas para todos los males habidos y por haber, desde un maravilloso analgésico que hace desaparecer el dolor en 45 segundos pero que la poderosa industria farmacéutica impide que se conozca, hasta un libro cuyo título, traducido al español, es Ocho formas de vencer a la diabetes sin un solo medicamento, así como productos que prometen curar esa enfermedad en sólo seis semanas con extractos de una rara variedad de camote que se cultiva en las escarpadas montañas Kagawa de la pequeña y remota isla japonesa de Shikoku, o con un preparado a base de seis exóticas plantas del Amazonas.»

Se ofrecen también tratamientos «alternativos» del Cambridge Institute «”que nada tiene qué ver con la afamada Universidad de Cambridge sino es un negocio privado»”, para corregir por sí solo, en ocho semanas y sin necesidad de oculista, cualquier problema de los ojos, desde la miopía hasta el estrabismo o bizquera.

En pocas palabras: las supuestas informaciones sobre las propiedades anticancerosas de la guanábana y otros frutos no son más que un gancho para canalizar ingenuos hacia ese verdadero tendajón de merolico que es el supuesto Instituto de Ciencias de la Salud. Y decimos supuesto instituto porque es tan sólo un negocio mercantil, como lo indica la abreviatura com en su dirección electrónica. Si fuera un auténtico centro de investigaciones, dependiente del gobierno o de alguna universidad, o un establecimiento sin fines de lucro, estaría marcado como edu, org o gov.

Que la guanábana, es sabrosa, nadie lo pone en duda. Que sea milagrosa, ya es otro cantar.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 7 de noviembre de 2016

La fotografía Crossland

LA FOTOGRAFÍA CROSSLAND

Para el 6 de julio tenemos otra fotografía. Esta fue tomada a las 20:45 en Birmingham, Alabama, por Robert Crossland. El 6 y el 7 de julio, de hecho, fueron los máximos de la oleada y, al mismo tiempo, los días en que se tomaron más fotografías de supuesto platos voladores.

El caso aparece en el libro de Ted Bloecher[1] con el número 493:

Caso 493 – 6 de julio de Birmingham, Alabama: informes generalizados de objetos vistos en Birmingham por más de una hora de alrededor de las 08:00 a las 09:00 p.m. CST (ver III-3, 4) alertaron a Robert Crossland, corrector del Birmingham Age-Herald. Cuando vio los objetos que pasaban por encima de su residencia en la calle 29 y la avenida Highland, se lanzó a conseguir su cámara. Su película revelada mostró dos puntos blancos, redondos, juntos, contra un fondo negro, según los informes de prensa. Uno de los puntos era más grande que el otro. Crossland dijo que tomó una exposición de 15 segundos. Dijo que otras cinco personas estaban con él cuando tomó la fotografía. Los esfuerzos por obtener copias no han tenido éxito.

Michael D. Hall y Wendy A. Connors mencionan el caso en su libro [2]:

A las 20:55 CCT el sargento Ira L. Livingston de Birmingham, Alabama, informó que él y su compañero, Herman M. Sockwell, y otros notaron un objeto redondo en el cielo del Oeste dirigiéndose hacia el Sur en una trayectoria de vuelo en arco. Después de su paso, observaron seis más, uno a la vez, atravesando el mismo curso. Livingston, que tenía 250 horas como piloto artillero y aéreo, estimó que los objetos se desplazaban desde 500 hasta 600 millas por hora a unos 2,000 pies con un tenue resplandor.

 

Cientos de otros residentes en Birmingham observaron discos, mientras la estación de radio local registró hasta 400 llamadas sobre las extrañas luces de las 20:00 a las 21:00[3]. Uno de los testigos de Birmingham, Marvin Pharo, dijo que los objetos incrementaron su número y parecían «ir a la montaña» en el Sur. J. H. Chatham, un inspector de minas del Estado, junto con sus vecinos, describió haber visto discos voladores fluorescentes «en forma de huevo, bastante bajo frente a la montaña» fuera de Birmingham.

 

Otros residentes de la ciudad como el señor J. R. Martin y su esposa los describieron «como un platillo». Miss Connie Murdock del 512 South 10 Court Street observó nueve objetos que sólo pudo calificar «como pegotes de luz que se movían alrededor en el cielo»[4]. Robert Crossland del Birmingham Age-Herald captó dos fotografías de los objetos extraños. Inteligencia del Ejército realizó un análisis de las fotos y concordó con los fotógrafos profesionales de Birmingham que representaba «una imagen real de los discos misteriosos»[5].

Loren E. Gross[6] en su primer volumen describe los avistamientos de Birminghman, Alabama:

Una fotografía mostrando una pequeña mancha blanca fue obtenida en Seattle pero una mejor oportunidad de tener en sus manos una fotografía definida provino de Alabama, el 6 de julio. Esa noche sobre Birmingham los ovnis zumbaron alrededor y se tomó una fotografía de ellos mostrando un par de puntos de color claro dejando una corta estela de vapor. La película fue enviada a las autoridades del Birmingham Army Air Field donde fotógrafos profesionales confirmaron que las imágenes no eran debidas a un negativo defectuoso. Además, como notó el Oficial Comandante de la Base Aérea, fue el consenso general de los ciudadanos de Birminghman que «algo e»taba en el aire» sobre la ciudad esa tarde. Recortes de periódico de informes ovni de civiles y uno hecho por un observador militar fueron reenviados a los 14th Air Force Headquerters, ADC, en Orlando, Florida[7]. Orlando retransmitió el caso al Continental Air Defense Command en Mitchel Field, Nueva York, con la observación de que la 14th Air Force: «»¦no ha hecho investigación de informes de «˜discos voladores»™ porque este es un caso aislado(¡)[8]«.

 

El testigo militar había observado los platillos sobre Birmingham a las 11:45 p.m. viajando al Sureste. Los platillos eran de dos pies de diámetro y estaban viajando alrededor de una 500-600 mph. Tan pronto como desaparecía uno, otro llegaba a la vista, hasta que habían pasado alrededor de ocho de forma silenciosa por arriba[9].

Cientos de personas en Birmingham, Alabama, llamaron a los periódicos para informar del avistamiento de «discos giratorios». Entre los testigos estaba el personal del Birmingham Age-Herald, según lo informó el Anniston Star de Alabama[10]:

TheAnnistonStar-Alabama-7-7-1947«PLATILLOS VOLADORES» RAROS INFORMADOS SOBRE ESTE ESTADO

Los residentes de Birmingham inundaron a las autoridades con llamadas telefónicas sobre el fenómeno celeste; no se recibieron informes del área de Anniston

Birmingham, Alabama, 7 de julio (AP) «“ Los platillos voladores misteriosos hicieron su aparición sobre Birmingham anoche girando en un espectacular despliegue de luz, de acuerdo con informes de cientos de personas que llamaron inundando las líneas telefónicas del Birmingham Age-Herald.

Los periodistas, correctores e incluso copy boys fueron puestos en servicio para responder a las llamadas de los ciudadanos de esta ciudad quienes dieron fe de ver los discos giratorios. La mayoría de las llamadas fueron entre las 8 y las 9 p.m., y eran de personas en distintas partes de la ciudad.

Uno de los primeros en llamar fue Gene Plumstead, director del programa de la estación de radio WSGN, quien dijo que vio varios discos volando bajo sobre un lago suburbano aquí.

 

Robert B. Crossland, editor de telégrafos de The Age-Herald, también llamó y reportó haber visto los platillos.

 

Crossland dijo que él y un grupo estaban parados delante de su apartamento en la parte sur de Birmingham cuando los objetos aparecieron girando.

 

Los describió como parecidos a balsas que se movían muy rápido y en formación. Un hombre dijo a un reportero del AP que había visto los discos hace semanas y se avergonzó de decirle a su esposa.

 

El Departamento de Policía de Birmingham también informó de un diluvio de llamadas, al igual que la oficina del clima

 

El Richmond Times Dispatch, de Virginia, comentaba el avistamiento de la señora Walter Johnson. También informaba que el Coronel G. R. Dodson enviaría una patrulla de aviones, al día siguiente, para sobrevolar el área del avistamiento. También decía que el Dr. Harry A. Steckel, psiquiatra, pensaba que todo se trataba de una «histeria de masas». Finalmente menciona la fotografía de Crossland[11]:

MUJER INFORMA VER DISCOS VOLADORES ATERRIZAR MIENTRAS AVIONES MANTIENEN VIGILANCIA

 

En Birmingham, Alabama, las líneas telefónicas del Birmingham Age-Herald, fueron bloqueadas anoche por cientos de residentes que atestiguaron haber visto discos voladores.

La mayoría de las llamadas al Age-Herald llegaron en el intervalo de una hora y fueron de residentes de varias secciones del pueblo. Las descripciones de las misteriosas luces giratorias eran más o menos consistentes.

Robert B. Crossland, editor telegráfico del Age-Herald estaba entre los que llamaron. Crossland dijo que él y un grupo estaban parados enfrente de su apartamento cuando aparecieron los objetos giratorios. Dijo que le parecieron como balsas salvavidas y se estaban moviendo en formación.

 

«¦

En The Birmingham News[12], de Birmingham, Alabama, del 7 de julio, aparece la siguiente noticia y se publica la fotografía (de hecho es la única copia que tengo de ese documento y la calidad es pésima, fue reproducida en los documentos del FBI[13])

TheBirminghamNews-Birmingham-Alabama-7-7-1947a«Platillos voladores» informados en 39 estados, pero parecen concentrarse aquí

 

La ciudad está desconcertada por exhibición deslumbrante de discos escalofriantes

 

Las cosas extrañas que han estado en los cielos nocturnos desde el 25 de junio, estuvieron sobre Birmingham anoche.

 

Todos los que han visto los objetos misteriosos concuerdan en una cosa «“ son redondos, como platillos. Después de eso, cada historia es diferente. Cada una de los cientos de llamadas que informaron presenciar la desconcertante demostración aérea aquí anoche tenía versiones diferentes de lo que vieron.

 

Algunos dijeron que los objetos eran grandes, algunos pequeños. Se estaban moviendo a gran velocidad. Estaban suspendidos en el aire. Había sonido junto con sus movimientos. Se movían silenciosamente a través del cielo negro. Estaban a gran distancia de la tierra. Habían caído a la tierra. Estaban en una formación perfecta. Colisionaban uno con el otro.

 

TheBirminghamNews-Birmingham-Alabama-7-7-1947bPero sea lo que sean las cosas que han mantenido emocionada a la nación desde que fueron informadas por primera vez hace 12 días por un hombre en el Estado de Washington, definitivamente estuvieron sobre la Magic City anoche. Parece, en efecto, que más residentes de Birminghman vieron los objetos que en ningún otro lugar.

 

Los informes comenzaron a llegar a la redacción del Age-Herald alrededor de la 8 en punto anoche. Por más de»¦

En los archivos del Libro Azul hay varios documentos sobre este caso. El primero es el Documento MAXW-PBB2-244, el listado de los avistamientos ocurridos en julio de 1947:

MAXW-PBB2-244_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

JULIO 1947

AVISTAMIENTOS JULIO 1947

FECHA LUGAR OBSERVADOR EVALUACIÓN

Julio Tempe, Arizona (CASO PERDIDO) Civil Datos insuficientes

Julio Oak Ridge, Tennessee (FOLDER)* Presley (FOTOS) Otro (Falla en revelado)

3 S. Brookville, Maine Cole NO IDENTIFICADO

4 Mt Jefferson, Washington Bogne Datos insuficientes

4 Portland, Oregon Area Multiple Otros (Chaff)

4 Portland, Oregón Evans Datos insuficientes

4 Portland, Oregon Hayward Datos insuficientes

4 Portland, Oregon Dwyer Datos insuficientes

4 Seattle, Washington Ryman Globo

4 Emmett, Idaho (XXXXX) Smith NO IDENTIFICADO

4 West Trenton, New Jersey Marshall Astro (Meteoro)

6 Fairfield-Suisan AFB, California Burniston NO IDENTIFICADO

6 Hollywood, California Corey Datos insuficientes

6, 7, 8 Warren, Ohio (CASO PERDIDO) Civil Datos insuficientes

6 Clay Center, Kansas Browning Astro (REFLEJO SOLAR)

6 Birmingham, Alabama Livingston Otro (Fuegos artificiales)

(FOTO) (NO EN ARCHIVO) Datos insuficientes

7 Shreveport, Louisiana Harston (E FISICO) Otro (Engaño)

7 East Troy, Wisconsin (CASO PERDIDO) Mil y Civ Datos insuficientes

7 Lakeland, Florida Griffin (MODELO) Otro (Psicológico)

7 Muroc AFB, California Wise Globo

7 Hickham AFB, Hawái Saito Globo

7 Phoenix, Arizona (FOLDER)* Rhodes (FOTO) Otro (Engaño)

7 Oakdale, California (CASO PERDIDO) Civil Datos insuficientes

7 Arlington, Virginia Cobb Astro (METEORO)

7 Omaha, Nebraska Reibold (E FÍSICO) Otro (Cenizas)

8 Muroc AFB, California McHenry, Ruvolo, Scott NO IDENTIFICADO

8 Muroc AFB, California Strapp Globo

8 Rogers Dry Lake, California Shoop, Gilkey, Black Globo

9 Boise-Meridian, Idaho Johnson visual Globo

(FOTO) (NO EN ARCHIVO) Otro (Sin imagen)

9 Midland, Michigan Lane (E FÍSICO) Otro (Fuegos artificiales)

9 Grand Falls, Newfoundland (FOLDER)* Kearsey Astro (Banda auroral)

20 Novo Scotia & Newfoundland (FOLDER)* Maitland, Larkin, Douglass

23 Harmon Field, Newfoundland (FOLDER)* Hammaker, Abbott

15 Entre Novo Scotia & Newfoundland Guledge

(FOLDER)*

10 Morristown, New Jersey Jansen (XXXXX)

10 Harmon AFB, Newfoundland (FOLDER)* Leidy (FOTOS) Astro (Meteoro)

10 Codroy, Newfoundland Evans Astro (Meteoro)

11 Elmendorf AFB, Alaska Perry, Guyer Datos insuficientes

11 Black River Falls, Wisconsin Manson (E FÍSICO) Otros (Engaño)

12 Elmendorf AFB, Alaska Graham Globo

15 Seattle, Washington Kremmer (E FÍSICO) Otro (Engaño)

20 Cumberland, Maryland (CASO PERDIDO) Civil Datos insuficientes

21 Cengtu, China (CASO PERDIDO) Civil (E FÍSICO) Globo (Radiosonda)

21 Jackson, Ohio Mapes (E FÍSICO) Globo (Radiosonda)

29 Helena, Montana Madden Astro (Meteoro)

29 Hamilton Field, California Reyherd, Stewart NO IDENTIFICADO

 

* En folder separado

 

No se incluyen especímenes físicos

 

Jul 4

Sigue el Documento MAXW-PBB2-1037, que es el folder en donde se encuentra el dosier.

MAXW-PBB2-1037_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

Continuamos con el Documento MAXW-PBB2-1038, es el resumen del Dr. Hynek:

MAXW-PBB2-1038_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

XXXXX

 

XXXXX

 

DESCLASIFICADO

 

Incidente #56 «“ Birmingham, Alabama «“ 6 julio 1947

 

Este incidente no tiene una explicación obvia astronómica.

 

La fotografía que supuestamente es parte del informe no está documentada. No hay prueba en la evidencia a mano que muestre el objeto descrito. Sólo de las descripciones de palabra, que son bastante limitadas, los objetos podrían explicarse simplemente como cohetes: «ascendiendo verticalmente», «viajando en arco». Sin embargo, los datos son demasiado escasos para una conclusión definitiva.

 

Si la fotografía es auténtica, sería extremadamente valioso conocer la velocidad de exposición a la cual fue tomada, ya que de esto se puede determinar la velocidad angular.

 

DESCLASIFICADO

 

XXXXX

 

XXXXX

El Documento MAXW-PBB2-1039, es un memorándum al Comando general en Washington:

MAXW-PBB2-1039_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

Informe sobre «Disco volador» local

 

D333.5 ID (8 Jul 47) 2nd Inc

 

CUARTELES, COMANDO DE DEFENSA AÉREA, Mitchel Field, New York, 25 julio 1947

 

PARA: Comando General, Fuerza Aéreas del Aire, Washington 25, D. C.

 

ATENCIÓN: AC/AS-2

 

Reenviado para su información.

 

POR EL COMANDO GENERAL

 

R. H. Smith /f/

 

R. H. SMITH

 

Coronel, CSC

 

Asistente del Jefe de Personal «“ Inteligencia

 

3 Incls:

 

n/c

 

Otro memorándum, esta vez al Comando de Defensa Aérea, Documento MAXW-PBB2-1040:

MAXW-PBB2-1040_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

BASICO: Carta Cuarteles BARTD, Birmingham, Ala., fecha 8 Julio 47

 

Asunto: Informe sobre «Disco volador» local

 

1st Ind.

 

319.V684

 

CUARTELES, CATORCEAVA FUERZA AÉREA, Orlando, Florida.

 

JUL 21 1947

 

PARA: Comando general, Comando de Defensa Aérea, Mitchel Field, New York.

 

1. Se reenvía para información de sus cuarteles.

 

2. Estos cuarteles no han hecho investigación de informes de «Discos voladores» porque este es un caso aislado.

 

POR EL COMANDO GENERAL

 

(Ilegible)

 

92715

 

24 JUL 1947

El Documento MAXW-PBB2-1041 es una declaración firmada del sargento Ira L. Livingston:

MAXW-PBB2-1041_screenD-E-C-L-A-R-A-C-I-Ó-N

 

Yo, el Sargento de personal Ira L. Livingston, PA 14 153 972, Air Corps, tengo aproximadamente 250 horas de vuelo como piloto y artillero armero tengo que hacer la siguiente declaración relativa a la aparición de «Discos voladores» en la vecindad de Birmingham, Alabama.

 

A las 2045 horas, del 6 de julio de 1947, mientras estaba comiendo la cena en mi residencia en 1354 Meadow Lane, Green Acres, Birmingham, Alabama, mi vecino de al lado, Sr. (ilegible) me llamó para salir al frente de la casa porque había algunos «Discos voladores» fuera. (Ilegible) salí al frente del patio para observar los objetos. Los objetos aparecieron al Oeste de Birminghman viajando en una dirección Sureste. Parecían estar aproximadamente a 2000 pies sobre el horizonte (ilegible) grados angulares desde donde yo estaba parado en un estimado (ilegible). Los objetos parecían tener aproximadamente dos (2) pies de diámetro, redondos en forma, produciendo un ligero destello de luz y viajando a una velocidad estimada de cinco (5) a seis (6) cientos millas por hora. Los objetos (ilegible) estar viajando en un arco definido en lugar de un (ilegible) recto (ilegible) fuera otro aparecería detrás de él, pero (ilegible) uno que pareció ir directo hacia arriba. (Ilegible) obstruido por una casa cercana: y cuando (ilegible) aproximadamente 2000 pies, comenzó (ilegible) en ningún momento vi nada más que (ilegible) pudo haber estado en mi creencia personal (ilegible). Los discos eran silentes y (ilegible)

 

Ira L. Livingston /f/

 

Ira L. Livingston

 

Sargento de personal, PA 14 153 972

 

Suscrito (ilegible) séptimo día de julio 1947

 

(Ilegible)

 

(Ilegible)

 

(Ilegible)

 

(Ilegible)

REFERENCIAS

Anonimo, «Flying Saucers» Reported From 39 States, But Seem To Be Concentrated Here, The Birmingham News, Birmingham, Alabama, July 7 1947.

Anonimo, Unusual «Flying Saucers» Reported Over This State, Anniston Star, Alabama, 7 July 1947.

Anonimo, Woman Reports Seeing Flying Discs Land as Aircraft Maintain Lookout, Richmond Times Dispatch, Virginia, 7 July 1947.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1: 1947, sin pie de imprenta, 1988, pags. 35 y 88.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-101/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-106/

http://vault.fbi.gov/UFO/UFO%20Part%204%20of%2016 (page 1).

http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=MAXW-PBB2-244 (y 1038 a 1046).

News & Age-Herald, Birmingham, Alabama, 7 July 1947

The Oregonian, Portland, 7 July 1947.

USAF, http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=USAF-SIGN1-579 (hasta 590).


[1] Bloecher Ted, Report on the UFO Wave of 1947, 1967, IV-4 and Section V.

[2] Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

[3] The Oregonian, Portland, 7 July 1947.

[4] News & Age-Herald, Birmingham, Alabama, 7 July 1947; Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. Pag. III-4.

[5] Project Blue Book Files, Rollo No. 1, Caso 40, listado como Incidente 56 en los documentos de 1947.

[6] Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1: 1947, sin pie de imprenta, 1988, pags. 35 y 88.

[7] Air Force BLUE BOOK File #56

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Anonimo, Unusual «Flying Saucers» Reported Over This State, Anniston Star, Alabama, 7 July 1947.

[11] Anonimo, Woman Reports Seeing Flying Discs Land as Aircraft Maintain Lookout, Richmond Times Dispatch, Virginia, 7 July 1947.

[12] Anonimo, «Flying Saucers» Reported From 39 States, But Seem To Be Concentrated Here, The Birmingham News, Birmingham, Alabama, July 7 1947.

[13] http://vault.fbi.gov/UFO/UFO%20Part%204%20of%2016 (page 1).

Pursuing The Addenda: Supernatural Reports From the Natural World

PursuingTheAddendaPursuing The Addenda: Supernatural Reports From the Natural World

De John A. Keel, Ivan T. Sanderson

Libros de John A. Keel

Jadoo!

Operation Trojan Horse

Strange Creatures From Time And Space

Our Haunted Planet

The Mothman Prophecies

The Eighth Tower

Strange Mutants From the 21st Century

Disneyland of the Gods

The Complete Guide to Mysterious Beings

Flying Saucer To the Center of Your Mind

The Outer Limits of the Twilight Zone

Searching For The String

The Great Phonograph In The Sky

The Passionate Percipient: Illusions I Have Known and Loved

The Perspicacious Percipient: How to Investigate UFOs and Other Insane Urges

The Book of Mothman: Everything You Wanted to Know About Reality Distortion But Were Afraid to Ask

I Never Would Have Slept With You If I Had Known You Were A Giant Birdman From Outer Space: Ancient Aliens and Other Mysterires of the Modern Mind

The Invisible Diet: Top-Secret Techniques For Turning Your Miserable Life Completely Around

NOTA DEL EDITOR

Este libro redondea una triple trilogía de libros de Keel, nueve de los cuales fue un placer editar. La primera trilogía, Flying Saucer To the Center of Your Mind, The Outer Limits of the Twilight Zone, y Searching For The String, es una vision general de lo forteano y ufología, que da al lector una perspectiva fresca sobre la historia y progreso de la investigación en esas áreas.

The Great Phonograph In The Sky, The Passionate Percipient: Illusions I Have Known and Loved, y The Perspicacious Percipient: How to Investigate UFOs and Other Insane Urges, el Segundo grupo, va más al detalle, examinando cómo las ciencias físicas (física, ingeniería, medicina, etc.) pueden ayudar a explicar los fenómenos inusuales, o al menos señalar el camino a un mejor entendimiento.

La tercer trilogía, The Book of Mothman: Everything You Wanted to Know About Reality Distortion But Were Afraid to Ask, I Never Would Have Slept With You If I Had Known You Were A Giant Birdman From Outer Space: Ancient Aliens and Other Mysterires of the Modern Mind, y Pursuing the Addenda: Supernatural Reports From the Natural World lleva al lector al círculo completo, proporcionando una amplia vision «cósmica», explicando cuantos eventos forteanos pueden estar relacionados «“ una relación que es tan vieja como e planeta y tal vez el universe.

Keel escribió muchos de los artículos para la revista Pursuit, el journal trimestral de la Society Fort he Investigation of the Unexplained (SITU), una organización de investigación sin fines de lucro fundada por Ivan Sanderson, el notable zoólogo británico, el 25 de agosto de 1965.

La sociedad fue registrada en los condados de Warren, New Jersey, Clerk y en el estado de New Jersey, y fue orientada a los científicos de ambos lados del Atlántico, para «la adquisición, investigación y diseminación de información sobre informes de todos los asuntos tangibles en los campos de la química, astronomía, geología, biología y antropología que no son fácilmente explicados».

Por mucho más de tres décadas fue la organización líder investigando los fenómenos anómalos del tipo normalmente asociados con Charles Fort. Alentaba el trabajo de campo y la investigación en sitio ofreciendo consejo, ayuda a conseguir fondos y arreglando contactos para los miembros que planeaban viajes de campo y expediciones. El trabajo de campo y la investigación fueron revisadas por pares por un panel de veinte científicos acreditados.

La sociedad mantenía archivos de información de material original, una colección de mapas y una biblioteca especializada. Sanderson construyó un bunker de concreto en su propiedad para almacenar estos materiales, que eran tan vastos que comenzaron a convertirse como el «santo grial» forteano.

Desdichadamente, cuando Sanderson estaba muriendo de cáncer en 1973, el bunker fue asaltado por un grupo de personas desconocidas, quienes después pretendieron navegar, llenaron varios autos y camiones con los archivos y se alejaron, para no ser vistos jamás.

De acuerdo con el investigador Loren Coleman, «los libros y archivos «˜prestados»™ jamás regresaron. El edificio de concreto de Ivan Sanderson que había construido en su terreno, específicamente para albergar sus décadas de materiales, fue legendario. Estaba lleno hasta desbordar de su preciada biblioteca».

Tal fue el estado de las cosas hasta el 20 de marzo del 2011, cuando Michael D. Swords, en su blog The Big Story, anunció que ¡estaba en posesión de los archivos perdidos de Sanderson!

Swords, un profesor retirado de Ciencias Naturales de la Western Michigan University, explicó que los archivos habían caído por primera vez en la «propiedad/administración de un maravilloso amigo, absolutamente dedicado a la preservación de métodos de archivo anomalístico, el Dr. John Reed de la Society For Scientific Exploration (SSE)».

Cuando Reed comenzó a hacerse demasiado viejo para cuidar la colección, Sword se apresuró al rescate y «salvó» los materiales, que aparentemente llenaban un tráiler de U-haul de 26 pies, y estaban actualmente localizados en el 818 South Park St., Kalamazoo, Michigan. Según Sword, uno puede «solicitar buscar en los archivos en cualquier momento», simplemente enviándole un mail.

Uno se pregunta qué tan bien trabaja ese sistema, especialmente si uno es fan de John Keel. Swords desde hace mucho ha sido miembro del grupo ufológico «conservador» o «escéptico», propenso a promover los escritos de oráculos «oficiales» como Keyhoe, Hynek, Ruppelt, Jacobs, Randle, etc. «“ a quien rutinariamente pinchaba Keel. (Keel acusó varias veces al grupo SSE, CSICOP, MUFON/CUFOS «“ al que pertenece Swords – , por suprimir información y «participar en una batalla con las ideas nuevas»).

Habría sido del interés del SSE, un grupo rival que también afirma ser «científico», suprimir los archivos Sanderson, que habría aumentado debido a la solicitud de Keel de más «datos, datos, datos». Sin datos, la tesis interdimensional o de la cuarta dimensión de Keel podría ser anulada, dejando el campo antigravitatorio libre de ser explotado, lejos de miradas indiscretas y de la conciencia pública, por contratistas de defensa «“ los «amigos» de los escépticos.

Afortunadamente, después de la muerte de Ivan, su esposa reunió lo que había dejado de sus artículos personales (que se habían mantenido en un lugar seguro) y los donó a la American Philosophical Society Library en Filadelfia. Hasta que los archivos «perdidos» de Sanderson, ahora en las manos de Michael Swords, sean donados a una universidad o biblioteca con horas normales de trabajo, asegurando el acceso público, no podemos decir todavía que los archivos no fueron completamente robados.

John Keel tomó el liderazgo de la sociedad y la revista, después de la muerte de Sanderson. Antes de eso, Keel había trabajado con Sabina Sanderson, la esposa de Ivan, para editar, corregir y organizar los archivos voluminosos que más tarde serían apropiados por el SSE.

Después de las experiencias traumáticas de Keel con los Hombres de Negro, ovnis y varias entidades en West Virginia y Nueva York durante los años de 1966 a 1968, básicamente se escondió en la granja de Sanderson, en las pendientes de las Allegheny Mountains cerca de Blairstown, Nueva Jersey. Él escribió mucho de su libro, Operation Trojan Horse, en la granja y fue un inquilino frecuente hasta 1973 cuando comenzó a escribir The Mothman Prophecies y The Eight Tower, considerados por algunos como sus mejores libros.

A pesar de la opinión de uno sobre esa clasificación de esos trabajos, son ciertamente un poco diferentes a los libros previos de Keel, en que ellos no fueron tomados directamente de los primeros artículos de Keel, escritos para revistas como Fate, True y Saga (la última siendo la base de muchas de las compilaciones que hemos hecho). Mientras sus últimos trabajos examinan mucho del mismo material que ya antes había cubierto, las ideas vienen de los ángulos más inesperados, y generalmente parecen más maduros y abiertos.

Pursuing the Addenda, bien como si lo hiciera en los talones de Mothman, entonces puede ser considerado como un puente entre dos eras de la vida de Keel «“ antes de Mothman (cuando estaba ideando una «teoría unificada» para explicar el fenómeno, basada en informes), y después de Mothman (cuando fue capaz de incorporar muchas realizaciones nuevas, duramente ganadas, basadas en experiencia y reflexiones personales).

No hay respuestas fáciles en este campo, así que frecuentemente es mejor decir que usted simplemente «no sabe». Keel admitiría esto, pero también tenía una mente enciclopédica, y ciertamente podría argüir una «solución» mejor que la mayoría de los otros. Él obviamente era considerado una amenaza por algunos (por lo regular los de una religión, de la derecha, o «ex militares» torcidos), particularmente durante su fase «transicional», así que es probable que haya algo en estas páginas que «ellos» no quieren que usted sepa.

Andy Colvin

Explorando la Zona de Silencio

Explorando la Zona de Silencio de México, donde las señales de radio fallan y los meteoritos se estrellan

La versión mexicana del Triángulo de las Bermudas tiene su parte justa de rumores alienígenas.

Por T. E. Wilson

3 de noviembre de 2016

image2Mirando hacia el este por el desierto de Chihuahua, cerca de la Zona del Silencio. T.E. Wilson

Hay una zona en el desierto de Chihuahua, en el norte de México, donde las señales de radio no funcionan, y las brújulas giran fuera de control cuando se colocan cerca de piedras en el suelo. Se llama la Zona del Silencio. Mide sólo 50 kilómetros de diámetro, y se encuentra en la Reserva de la Biosfera Mapimí, una inmensa extensión de casi 400,000 hectáreas, donde el terreno plano y desolado se entremezcla con afloramientos solitarios de montaña.

«La zona es mi pasión», dice Benjamín Palacios mientras rebota por el área en su Suburban de 4 ruedas, rodeado de mezquite, cactus y guamis – brillantes flores amarillas que se asemejan a los botones de oro. Palacios, de 61 años, creció en el pueblo de Escalón, Chihuahua, al borde de la Zona, y ahora tiene su propio rancho con temas de ovni en la periferia de la zona.

Mientras nos dirigimos al corazón de la Zona, Palacios, un hombre carismático con un bronceado intenso y una barba completa, desvía su camión hacia una pista del desierto. De vuelta en la carretera principal, a sólo unos kilómetros de distancia, la radio llegó en alto y claro. Ahora, golpea la «búsqueda» y escanea sin cesar. Sin señal.

image3Benjamín Palacios en una operación de explotación de sal, Zona de Silencio. T.E. Wilson

La disrupción se cree que es causada por depósitos subterráneos de magnetita, así como los desechos de los meteoritos. Los efectos generales de la Zona (e incluso su ubicación) se disputan, pero no hay duda de que la zona, que se encuentra en las fronteras de los estados mexicanos de Chihuahua, Durango y Coahuila, tiene una abundancia de actividad celestial, visitas de ovnis y extraterrestres.

A lo largo del siglo XX, grandes meteoritos aterrizaron en el sur de Chihuahua, cerca de la Zona, y dos cayeron en el mismo rancho – uno en 1938 y otro en 1954. Un tercero cayó en 1969 en el Valle de Allende, justo al oeste. «Me despertó, y vi que el firmamento se encendía2, dice Palacios de ese meteorito. «La gente por millas vio la luz y oyó el ruido tremendo, que rompió ventanas. Atrajo la atención de científicos de todo el mundo».

El nombre Zona de Silencio no fue dado hasta 1966 cuando Pemex, la compañía petrolera nacional, envió una expedición para explorar la zona. El líder, Augusto Harry de la Peña, estaba frustrado por los problemas que estaba teniendo con su radio. La bautizó como la Zona del Silencio.

image7Entrada al rancho Palacios. T.E. Wilson

Esto convirtió el área en algo de una curiosidad. Sin embargo, el 11 de julio de 1970, la Zona hizo titulares. Fue entonces cuando un cohete Athena fue lanzado desde una base aérea estadounidense en Green River, Utah, como parte de una misión científica para estudiar la atmósfera superior. Se suponía que el cohete iba a bajar cerca de White Sands, Nuevo México. En lugar de eso, se desvaneció y, a las dos de la mañana, se estrelló en el corazón de la Zona de Silencio.

La zona estaba ahora, aunque sólo brevemente, en el centro de atención internacional, y algunos lugareños vieron una oportunidad de turismo. Wernher Von Braun, el famoso científico nazi que ayudó a los estadounidenses a construir su programa espacial, vino a investigar en nombre de los Estados Unidos. Fue recibido en la estación por el padre de Palacios, entonces alcalde de Escalón. Von Braun tomó los vuelos de reconocimiento en un Cessna para confirmar el lugar del accidente. Con la ayuda de 300 trabajadores mexicanos, se construyó una espuela ferroviaria de 16 kilómetros a través del desierto hasta el cráter de impacto. Entonces un equipo de americanos vino y excavó.

«Von Braun estuvo aquí 28 días después del accidente», dice Palacios durante nuestra extensa gira por el área. «Los americanos trajeron dormitorios temporales, laboratorios, cocinas, instalaciones médicas, y los instalaron aquí mismo en el desierto. Incluso construyeron una pista para transportar carga directamente a Houston. En tren, arrastraron toneladas de escombros.

image8En el borde de la Zona de Silencio. T.E. Wilson

Todo se ha ido ahora. No hay evidencia del cohete de cinco pisos, de siete toneladas, del cráter de impacto, de la espuela del ferrocarril o de ninguna de las estructuras. Sin embargo, el impacto del cohete generó interés en la zona, y pocos años después el gobierno mexicano creó la Reserva de la Biosfera Mapimí. La reserva tiene una estación de investigación y alberga a científicos de todo el mundo, muchos de los cuales son biólogos atraídos por la inusual flora y fauna – incluyendo el reptil terrestre más grande de Norteamérica, la amenazada tortuga Gopherus.

Un área mayor que se extiende al noreste es parte de un bolsón, una depresión en el desierto que, debido al grosor del suelo, retiene la humedad. En una época, hace millones de años, la zona estaba bajo el mar de Thetys, cuyos restos se pueden ver en conchas de mar fosilizadas y en vastos depósitos de sal. Hoy en día, la sal es minada por obreros con palas y carretillas. Es terreno difícil, y no un área donde los forasteros deben aventurarse solos.

«No podemos ir en esa dirección», dice Palacios, apuntando a Tetas de Juana, picos gemelos que se disparan directamente desde el suelo del desierto y detrás de los cuales cayeron los dos grandes meteoritos de Chupadero. «Está plagado de viejos pozos de minas, y ha habido algo de humedad, lo que puede hacer el manejo difícil».

image9La parte trasera del rancho Palacios. T.E. Wilson

Durante generaciones, las historias han abundado, en y alrededor de la Zona, de encuentros con seres extraños, luces inusuales en el cielo y una abundancia de lluvias de meteoros. Éstos vienen generalmente de la gente que vive en ranchos alejados, o de los forasteros que se han perdido en el desierto. La gente ha visto bolas de fuego en el cielo y, a veces, llamas rodando por los lados de las montañas como enormes tumbleweeds encendidas.

«Hay muchas historias de extraterrestres y objetos voladores no identificados en la Zona», dice Geraldo Rivera, un burócrata estatal con gafas que también es el investigador de ovnis más devoto de Chihuahua. «La gente a menudo se pierde en la Zona. Cuando esto sucede, a veces los seres altos y rubios aparecen de la nada».

Aquellos que afirman haber encontrado a los extraterrestres altos y de pelo rubio, dicen que los individuos hablan un español perfecto, piden sólo agua y desaparecen sin una huella. Cuando se les pregunta de dónde vienen, los seres – conocidos como nórdicos – dicen sólo: «Arriba».

image10Localización prevista de la cabina turística nombrada por el planeta Mercurio. T.E. Wilson

Incluso Benjamín Palacios tiene una historia. «Tenía 12 años cuando una luz apareció desde arriba y nos rodeó completamente», dice. «Viajaba con mi hermano en la Zona. No sabíamos lo que estaba sucediendo. Cuando volvimos al rancho, nos dimos cuenta de que habíamos perdido dos horas.

El sueño de Palacios es capitalizar las intrigas sobrenaturales y convertir la Zona del Silencio en una «Meca turística, con gente que se aloje en mi rancho, y tome visitas guiadas». En un momento, la zona atrajo a hordas de curiosos «zoneros» y las experiencias paranormales, pero pocos turistas vienen a esta parte de México ahora, en gran parte debido al deterioro de la situación de seguridad. Si alguna vez regresan, «quiero construir ocho pequeñas cabañas, cada una con el nombre de un planeta en el sistema solar», dice.

Podría suceder. El área tiene delicias poco exploradas, como una hacienda abandonada hace más de un siglo, durante el tumulto de la revolución mexicana, y fuentes termales escondidas en una cueva. Esta es una parte hermosa y atractiva del mundo, pero es remota: Escalón tiene menos de 1,000 habitantes, y Ceballos tiene poco más de 3,000. Su población disminuyó a medida que se abandonaba el servicio ferroviario de pasajeros y los jóvenes se trasladaban a la ciudad o a los Estados Unidos. Aparte de unos pocos ranchos, el desierto en sí está prácticamente vacío.

image11La zona de silencio está cerca del desierto de Chihuahua. T.E. Wilson

Sin embargo, los impulsores como Palacios continúan, ansiosos por contar historias de las inusuales propiedades de la Zona. Estas incluyen la flora y la fauna anormalmente grandes y, según Palacios, propiedades saludables – me dice que nunca ha estado enfermo, y esto, él cree, es debido a la Zona.

«La zona ha sido buena para nuestra familia», dice su esposa, Cha Cha Palacios, mientras nos movemos a través de la luz menguante. «Nuestra hija Alejandra y su esposo no pudieron tener hijos. Lo intentaron todo, fueron a todos los médicos. Entonces llegaron a la Zona, y concibieron. Dos años más tarde, volvieron y volvieron a concebir.

¿Es verdad? Casi no parece importar mientras nos movemos a través del terreno plano, el sol que se pone al oeste y la luna, directamente enfrente, levantándose sobre una cordillera lejana. Aquí en el desierto el mundo se siente diferente. Es como si estuviésemos en un fulcro, la tierra inclinada, con una bola de fuego naranja levantando un platillo metálico en una tranquila y celestial sierra.

http://www.atlasobscura.com/articles/exploring-mexicos-zone-of-silence-where-radio-signals-fail-and-meteorites-crash