¿Chupacabra en una jaula? ¡No!

 

¿Chupacabra en una jaula? ¡No!

18 de noviembre de 2016

Nick Redfern

En una mañana en particular a finales de 2004, recibí una llamada de un anciano que había visto el programa de SyFy Channel – «Proof Positive» – en mi búsqueda para resolver el enigma del chupacabra puertorriqueño. Sin embargo el hombre en cuestión quería hacer algo más que simplemente tener una charla informal: afirmó tener un chupacabra en su patio trasero. Sí, lo has leído bien. ¡Bien, ése no es ciertamente el tipo de cosa que usted oye todos los días! El hombre era un residente de Grapevine, Texas, que está a sólo unos cuarenta minutos en coche desde donde yo vivía en el momento. Usted no se sorprenderá al saber que ofrecí ir y echar una mirada cuidadosa y cercana al cuerpo – en este momento.

El hombre me corrigió rápidamente las palabras, con una respuesta que decía algo así: «No, no es un cuerpo. No está muerto. Está en una trampa. Está vivo». Esto, sin duda, fue un gran desarrollo. Como trabajo desde casa, no era un problema ver el monstruo mortal para mí. Le dije al hombre que podría estar allí dentro de una hora. Eso funcionaría, respondió. Era el momento de confrontar, cara a cara, lo que se estaba convirtiendo rápidamente en mi propio y monstruoso enemigo.

chupacabra_by_teratophoneus-d4sj9l2-570x414Diez minutos antes de llegar, llamé al tipo desde mi celular para hacerle saber que estaba casi por llegar. Como resultado, cuando me detuve ya estaba en el patio delantero, dando vueltas. Salí del coche y una criatura cargó sobre mí de repente. No, no era un chupacabra: era un pequeño dachshund, no muy feliz de ver su territorio personal invadido por un extraño con un acento aún más extraño, no texano. El hombre de pelo blanco, Ray, llamó a su perro de mi tobillo. Nos estrechamos la mano y entramos en la casa de Ray. Me ofrecieron una buena bienvenida, un alto vaso de limonada helado y fuimos directamente a la caza.

En primer lugar es importante que les cuente un poco sobre la ubicación. Aunque la casa de Ray estaba construida en una calle regular, suburbana, se apoyaba en un tramo de bosque que, aunque no era grande, estaba ciertamente densamente lleno. Cuando nos sentamos en la sala de estar Ray me dijo que, durante varias noches antes, su pequeño perro, Fuzz, siempre había querido salir. De hecho, Fuzz prácticamente había intentado rascar la puerta trasera. Consciente de que era probable que algo salvaje estuviera fuera, acechando en las sombras, Ray recogió a Fuzz en sus manos y dio unos cuantos pasos tentativos fuera. No vio nada, pero oyó una furiosa pelea, en algún lugar cerca de la línea de la valla. Lo mismo hizo Fuzz.

A última hora de la noche siguiente, Ray vio a un animal pálido que no era demasiado grande, pero que claramente reaccionó a su presencia y la presencia del perro en el porche de atrás. Eso es decir que disparó en la oscuridad y desapareció rápidamente. Ray estaba decidido a averiguar lo que era la bestia, y le pidió prestado a un amigo cazador una jaula de acero estilo trampa, una con una puerta de descarga activada por presión. A última hora de la tarde siguiente, Ray colocó varios objetos de comida en la trampa y un tazón de agua. Lo colocó cerca de la barda, que era dominada por el bosque. Y entonces esperó, pacientemente pero emocionado. A pesar de no haber oído nada desagradable esa noche, cuando salió a revisar la trampa a la mañana siguiente, Ray recibió el choque absoluto de su vida: una extraña criatura estaba sentada en la jaula, mirándolo directamente. Flaco, sin pelo y con ojos penetrantes, era una visión profundamente espeluznante.

possum-on-a-fence-570x399En ese momento de la conversación, Ray me preguntó si quería verlo. ¡Por supuesto quería! Caminamos hacia la puerta trasera, al igual que Fuzz. Estaba a punto de enfrentar un chupacabra de la vida real. Efectivamente, estaba la criatura, observándonos cuidadosamente cuando nos acercamos a ella. Su cuerpo estaba en gran parte sin pelo. Su cabeza era larga y puntiaguda. Sus orejas eran prominentes. Tenía una mirada feroz y decidida en su rostro. Era, por desgracia, una zarigüeya con un caso muy malo de sarna. Cuando le dije a Ray lo que realmente había atrapado, respondió, muy a la defensiva: «No, es un chupacabra».

– No, es una zarigüeya con sarna – repetí con firmeza.

– No, es un chupacabra.

«No… es… una… zarigüeya», dije, otra vez, esta vez lenta y deliberadamente. A pesar de que no había nada remotamente extraño sobre el animal – aparte de su condición de pelo, que, por cierto, lo hacía parecer muy extraño – le pregunté a Ray si podía tomar una foto de él. No se impresionó por mi explicación mundana, dijo que iba a contactar con una de las estaciones de noticias locales de televisión y vender sus propias fotos por un puñado de dólares.

Le aseguré a Ray que cuando la gente de la televisión trajera a un experto en vida silvestre – como seguramente lo harían – la identidad de la criatura sería confirmada, muy rápidamente, y nadie estaría interesado en las fotos, en lo más mínimo. Él, otra vez, me aseguró que era un chupacabra, así que sí: estarían interesados; muy interesados. No estábamos haciendo nada más que dando vueltas en círculos. Nos estrechamos la mano y seguí mi camino. Dado que la historia de Ray, y las fotos que la acompañaban, nunca llegó a las noticias, pensé que, al igual que yo, los medios de comunicación de Dallas tampoco estaban comprando el chupacabra.

A pesar de que el animal Ray había engañado claramente no era un chupacabra, el asunto era todavía de gran importancia. Aquí está el porqué: me demostró que tal era la atracción entonces creciente de la leyenda del chupacabra, apenas sobre cualquier animal de aspecto inusual podría ser ofrecido como el legendario chupacabras. ¡Y estaba siendo ofrecido! Con el paso de los años, me encontré en más de unas pocas situaciones muy similares. Todos y cada uno de los casos tenían una cosa en común: me enseñaron a ser muy cautelosos de cualquier y todas las reclamaciones de chupacabra capturado, muerto o enjaulado.

http://mysteriousuniverse.org/2016/11/chupacabra-in-a-cage-no/

El director ejecutivo de UNM Gallup bajo fuego por la caza de Bigfoot

El director ejecutivo de UNM Gallup bajo fuego por la caza de Bigfoot

imageDos moldes, supuestamente de huellas de Bigfoot, se encuentran en el asiento trasero de una camioneta en mayo de 2016 en Dulce. Foto de cortesía.

2 de noviembre de 2016

Associated Press

El director del campus de Gallup de la Universidad de Nuevo México está bajo fuego por gastar dinero en actividades relacionadas con Bigfoot.

KRQE-TV informa que el Director Ejecutivo de UNM Gallup, el Dr. Christopher Dyer organizó una conferencia Bigfoot de dos días en febrero en el campus, seguida de una expedición Bigfoot, que costó a los contribuyentes alrededor de $ 7,000.

Dyer es un ávido cazador Bigfoot en su tiempo libre y dice que sólo persigue a la criatura mítica cuando no está en el trabajo. Él dice que la conferencia fue el acontecimiento más atendido en la historia del campus de Gallup.

Dyer dice que usa fondos discrecionales para el trabajo de campo que tiene algún tipo de mérito.

El presidente de UNM, Robert Frank, dice que tal expedición no es apropiada y que Dyer necesita ser más reflexivo acerca de cómo persigue sus pasatiempos.

http://www.santafenewmexican.com/news/local_news/unm-gallup-executive-director-under-fire-for-bigfoot-hunt/article_b0668e66-5fee-56f3-b3e8-0183fad9ca84.html

Nuestro tolok y su futuro

IMPACTO AMBIENTAL

Nuestro tolok y su futuro[1]

Juan José Morales

Es natural que a los turistas estadounidenses que se alojan en los hoteles de Quintana Roo les llamen tanto la atención las grandes iguanas rayadas que rondan por esos establecimientos. Para ellos, son criaturas totalmente extrañas, pues no existen en territorio norteamericano.

Conocida en maya como tolok y en la clasificación científica como Ctenosaura similis, su área de distribución se extiende desde Veracruz y Oaxaca en el sureste de México, hasta Panamá, y en toda ella es relativamente abundante. De hecho, no está registrada como especie amenazada o en peligro de extinción, aunque en algunos lugares donde se le utiliza como alimento sus poblaciones han disminuido debido a la excesiva cacería.

imageUn tolok (Ctenosaura similis para los biólogos). Obsérvense los rasgos distintivos que permiten identificarlo a primera vista: las características franjas transversales que le han valido el nombre común de iguana rayada, la cresta de escamas puntiagudas que tanto machos como hembras poseen a lo largo del lomo, y los anillos de escamas espinosas en la cola.

Con alrededor de un metro de largo «”mitad cuerpo y mitad cola»” esta es una de las mayores iguanas del mundo y la más veloz de todas. Incluso puede correr sobre dos patas. De cuerpo macizo y musculoso, sus fuertes patas rematan en grandes garras. El nombre común de iguana rayada obedece a que los adultos son generalmente de color gris o café grisáceo con una serie de bandas oscuras transversales. Los ejemplares juveniles, sin embargo, tienen una coloración verde, lo cual hace que algunas personas crean que se trata de otra especie. Es aproximadamente a partir de los seis meses de edad cuando empiezan a adquirir la coloración y los diseños característicos de los adultos.

Otro de sus rasgos distintivos, que permite identificar fácilmente a la iguana rayada, es la fila de grandes escamas puntiagudas que «”tanto en los machos como en las hembras aunque claramente mayores en aquellos»” se extiende a manera de cresta a todo lo largo de la espalda desde el cuello hasta la base de la cola. Y ésta, a su vez, posee anillos de escamas espinosas, lo cual le ha valido el nombre en inglés de spiny tailed iguana, o iguana de cola espinosa.

Si bien por su aspecto, y a veces por sus actitudes, algunas personas la juzgan peligrosa o amenazante, es totalmente inofensiva, a condición sólo de que se le deje en paz. Si se le molesta pueda causar heridas con sus fuertes garras. En la primera etapa de su vida es esencialmente insectívora, pero al llegar a la edad adulta es más bien herbívora y come sobre todo frutas, brotes tiernos y hojas, aunque complementa su alimentación con huevos, pequeños roedores, ranas, crustáceos y otros pequeños animalillos.

Como decíamos, es muy común encontrarla en los hoteles de la zona costera de Quintana Roo, pues no sólo sigue siendo abundante, sino que se ha adaptado muy bien a las transformaciones de su hábitat causadas por la actividad humana. Casi podría decirse que son parte de los atractivos turísticos, aunque hace algunos años hubo, en Cozumel, un gerente de hotel que ordenó exterminarlas «para que no asustaran a los huéspedes». También se les encuentra en gran número en las zonas arqueológicas, donde incluso se les puede considerar indeseables por los daños que causan en las edificaciones prehispánicas al excavar sus madrigueras.

Esta es, pues, nuestra iguana rayada, nuestro tolok, cuyo futuro «”a diferencia del de otros animales»” no parece sombrío sino todo lo contrario.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 18 de noviembre de 2016