¿ENCUENTROS UFO-LÓGICOS DEL TIPO INSECTO?

4 de febrero de 2017

¿ENCUENTROS UFO-LÓGICOS DEL TIPO INSECTO?

Karl Shuker

Insect swarm UFO, Tim Brown, from Mysteries of Planet Earth by Dr Karl ShukerInterpretación generada por computadora de lo que puede parecer un ovni que consiste en un gran enjambre de insectos brillantes – imagen producida específicamente para mi libro Mysteries of Planet Earth (© Tim Brown/Carlton Books)

Ya en el siglo XIX, se había especulado entre varios científicos que algunas luces inusuales y otros objetos luminosos vistos en el cielo pueden tener una explicación entomológica. Para citar uno de tales creyentes, el astrónomo alemán Dr. Johann Elert Bode, comentó en 1823:

Fuegos fatuos, antorchas, chorros flameantes y otros fenómenos luminosos tienen el mismo carácter que los meteoritos que caen, de los cuales sólo difieren por sus dimensiones. También pueden tener su origen en densas y pesadas evaporaciones de las capas inferiores del aire, evaporaciones que emiten una luz fosforescente y al que el viento les impresiona el movimiento y formas ocasionales… A veces estos fenómenos no son meteoros, sino grandes enjambres de insectos luminosos, que vuelan a menudo por la noche.

Incluso el famoso psicoanalista suizo, el profesor Carl Jung, había considerado tal perspectiva, señalando en 1961: “Tengo que confesar que al leer las numerosas relaciones con ovnis también surgió la idea de que el comportamiento característico de los ovnis se asemeja especialmente a ciertos insectos”.

Johann Elert Bode and Carl Gustav JungDr. Johann Elert Bode (izquierda) y Prof. Carl Gustav Jung (derecha) (Wikipedia/dominio público)

Por otra parte, durante los años 60 y 70, el científico aficionado Norton T. Novitt, un ilustrador científico de Denver, en Colorado, EE.UU., atrajo la atención de ufólogos y entomólogos en virtud de su propio interés en la posibilidad de que ciertos avistamientos de ovnis incluyeran enjambres de insectos que de algún modo se habían hecho luminosos. Esta idea surgió de un avistamiento que había hecho un día de dos hormigas aladas resplandecientes en vuelo, su aparente luminosidad realmente constituía luz solar reflejada. A algunas especies de hormigas les crecen alas y participan en vuelos nupciales masivos en ciertas épocas del año, y como estos enjambres de apareamiento pueden contener varios millones de insectos, a menudo alcanzan un tamaño muy considerable – lo suficientemente grande como para parecerse a brillantes esferas en el cielo si hay suficiente luz solar para recuperarse de los enjambres. Aun así, los avistamientos de ovnis luminosos hechos por la noche no podrían ser explicados por esta teoría – ¿o podrían?

Como describió Robert Chapman en su libro Unidentified Flying Objects (1968), Novitt se preguntó si era concebible que las hormigas voladoras pudieran generar su propia luminosidad (es decir, distinta de los simples rayos de luz reflejados). Para perseguir esta picante línea de especulación, unió algunas hormigas aladas a una pelota de ping-pong, que a su vez estaba conectada por un cable delgado a un generador estático colocado en una habitación oscura – y, por supuesto, cuando el generador se puso en movimiento, los cuerpos de las hormigas comenzaron a brillar intensamente. Aunque ciertamente interesante, tal experimento puede parecer bastante inútil al principio, porque en el mundo natural (como Chapman comentó con sequedad en su propia cobertura de las investigaciones de Novitt) ¡las hormigas no suelen estar unidas a generadores!

Winged ants swarmingEnjambre de hormigas con alas para vuelo nupcial (© fir0002/flagstaffotos.com.au/Wikipedia – Licencia GFDL 1.2)

Sin embargo, apenas sucede que los vuelos nupciales de hormigas con alas toman a menudo al aire poco después de las tormentas eléctricas – condiciones del tiempo que dan lugar a campos eléctricos atmosféricos muy fuertes. Bajo tales condiciones, es muy probable que los enjambres de hecho brillen, y con una luz lo suficientemente fuerte como para ser fácilmente observable por la noche. Además, el enjambre de hormigas aladas puede incluso crear su propia electricidad estática frotandose juntos durante el vuelo. Así que tal vez algunos informes de ovni registrados fueron inspirados por enjambres de hormigas voladoras después de todo. De manera similar, Novitt también sugirió que algunos ovnis pueden ser masas flotantes de seda de araña llevadas a lo alto por el viento que brillan y brillan con electricidad estática, haciendo eco de teorías sobre el fenómeno del pelo de ángel.

El Dr. Leonard Loeb, ex profesor de física en la Universidad de California, ha opinado que las teorías de Novitt son: “interesantes, originales y tal vez verdaderas”. Loeb estimó que un enjambre de 30 millones de hormigas voladoras, totalmente cargadas, podría parpadear intermitentemente durante períodos de más de un segundo en condiciones desfavorables o hasta casi un minuto en ambientes favorables.

Spruce budworm moth and caterpillar, Natural Resources CanadaLa polilla y la oruga de la yema de los abetos (© Natural Rsources Canada, reproducida aquí en una base de Uso Justo estrictamente no comercial)

Unos pocos ovnis pueden haber involucrado enjambres de polillas. En un artículo publicado por la revista Applied Optics en 1978, los investigadores Philip Callahan y R. W. Mankin[1] de los Estados Unidos proporcionaron apoyo independiente a los hallazgos de Novitt, al revelar que la luz puede ser generada colocando especímenes de la polilla de los pulgones de América del Norte, Choristoneura fumiferana, en campos eléctricos . Este descubrimiento confirmó que durante esas condiciones meteorológicas cuando el aire está cargado de electricidad, los insectos son capaces de emitir luz.

Por supuesto, la cantidad emitida por cada insecto sería diminuta, pero como los enjambres migratorios de las polillas de la yuca del abeto pueden medir hasta 60 millas de largo y 15 millas de ancho, la cantidad total de luz emitida por enjambre sería de magnitud muy apreciable – más que suficiente, sin duda, para imitar un ovni brillante. Y como señalaron Callahan y Mankin, es notable que un número de avistamientos de ovnis de este último tipo que han analizado ocurrieron en momentos en que se esperaban migraciones masivas de esta especie de polilla. En febrero de 1979, la revista científica Nature publicó una breve cobertura de sus hallazgos, en la que se mencionó que la oleada ovni en Uintah Basin, Utah, EE.UU., podría deberse a un enjambre de insectos voladores que emiten una descarga corona, Es decir, una descarga eléctrica causada por la ionización del aire que rodea a sus cuerpos cargados eléctricamente cuando están en vuelo.

Este artículo del blog de ShukerNature es adaptado de mi libro Mysteries of Planet Earth: An Encyclopedia of the Inexplicable.

http://karlshuker.blogspot.mx/2017/02/ufo-logical-encounters-of-insect-kind.html


[1] Hace años publicamos un artículo sobre estas hipótesis en el sitio “Perspectivas”. Desafortunadamente ya no está en línea. Es probable que volvamos a publicar los mejores artículos en Marcianitos Verdes. (LRN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *