Una historia del mono de De Loys

Una historia del mono de De Loys

AJ

6 de enero de 2017

De_Loys_Ape_uncroppedEl famoso mono de Loys

Los criptoentusiastas informales saben de Sasquatch en el noroeste pacífico, de Yeti en el Himalaya, e incluso de monos Skunk en el sur de los Estados Unidos. Pero enterrado bajo 100 años de burbujas de historias norteamericanas de grandes simios está una vieja fotografía de la selva venezolana. Este cuadro y la historia que lo acompaña han provocado un escrutinio sin fin. Incluso fue considerado por los zoólogos para su inclusión en el reino animal. He aquí el extraño episodio del Ameranthropoides loysi.

¿Qué es el mono de De Loys?

En 1920 el geólogo François De Loys conduce una partida fatigada a través de kilómetros de un infierno verde: la selva venezolano-colombiana. Tres años antes, el prospector suizo-francés inició un viaje con veinte hombres en las profundidades de la selva para buscar pruebas geológicas de depósitos de petróleo. En este punto en su viaje salvajemente fracasado, la enfermedad y las escaramuzas fatales con la tribu indígena Motilone partió al grupo por la mitad. Aunque la explosión del tesoro del petróleo lo evadió, De Loys estaba a punto de tropezar con un premio mucho más importante en las orillas del río Tarra ese día.

220px-Francois_de_Loys_1892-1935_probably_before_Venezuela_expedition_1917_public_domainFrançois De Loys (1892-1935)

Mientras la tropa descansaba cerca del agua, dos sombras grandes aparecieron repentinamente en la línea de árboles. Este par de gritones de cinco pies se acercaron lentamente, agitando ramas como espíritus vengativos de la jungla. Eran simios, pero caminaban bípedamente como seres humanos. Los extraños e irritados monstruos balanceaban sus ramas desgarradas como armas y lanzaban sus propias heces a De Loys y a los hombres sorprendidos. Exhausto y aterrorizado, el equipo disparó sus rifles Winchester a la criatura masculina más agresiva. Sus balas fallaron, matando a la hembra en su lugar. El macho huyó a los árboles, aullando en agonía, para no volver a ser visto.

Cuando la adrenalina disminuyó, De Loys apoyó el cadáver de la gran criatura sobre una caja, apoyó su cabeza con un palo y sacó una sola fotografía. La criatura tenía aproximadamente cinco pies de alto, no tenía cola, y tenía treinta y dos dientes como un humano (cuatro menos que el típico mono del Nuevo Mundo). De Loys recogió los restos y continuó el viaje de prospección. Desafortunadamente, en los meses restantes, más escaramuzas mortales con tribus nativas hicieron que el cuerpo se perdiera o se dejara en algún lugar de la selva. Otros relatos sugieren que la piel y el cráneo de la criatura desaparecieron en un río cuando De Loys volcó su barco. Algunos incluso informan de que el cráneo se rompió y corroyó más allá de las normas de evaluación científica, ya que se utilizó como un contenedor de sal crudo.

la-fria-psUbicación del encuentro

Consecuencias del encuentro

De Loys guardó la foto en un cuaderno y puso el recuerdo de la extraña experiencia en su mente. Años más tarde, en 1929, el amigo antropólogo George Montandon encontró la fotografía mientras hojeaba los diarios de viaje de De Loys. Animado por la extraña criatura, Montandon proclamó a este simio bípedo como un importante descubrimiento antropológico. Trajo la fotografía y la historia convincente a varias revistas científicas. El Ameranthropoides loysi, como él lo nombró, nació oficialmente.

George_MontandonGeorge Montandon (1879-1944)

¿Agujeros en la historia?

Si es válido, la historia del mono de De Loys es verdaderamente asombrosa. Sin embargo, casi 100 años después, este “descubrimiento” sigue suscitando el debate.

La expedición:

Los simios se encontraron aproximadamente a diez millas al oeste de La Fría, capital de la región donde De Loys buscó la indicación geológica de petróleo. Esto no fue una expedición completa de cuatro años estilo “Indiana Jones” profundamente en la selva, como muchos creen. Éstos fueron cuatro años de viajes abreviados en la selva de un hogar-base, presumiblemente La Fria. De Loys afirmó que “no menos de sus diecisiete hombres habían sido asesinados por las flechas de tribus indígenas” y que incluso recibió un disparo en el muslo. Huelga decir que realmente querían ese petróleo.

De acuerdo con De Loys, su misión de prospección en América del Sur era extremadamente peligrosa. Incluso afirmó que sólo un puñado de hombres regresaron vivos de la selva. ¿Por qué esta expedición continuaría si los hombres fueran rutinariamente masacrados? ¿Y por qué no regresaron simplemente a La Fría para reforzar su partida o abandonaron la misión después de una fatalidad? Uno debe también preguntarse porqué no comenzaron su vuelta después de recoger el cuerpo. Como académico, De Loys debe haber comprendido la importancia del descubrimiento. ¿Cómo se puede perder algo tan importante con tanta facilidad y, si es cierto, por qué el cráneo sería utilizado como contenedor para cualquier cosa, y mucho menos para la sal?

Las políticas:

Los escépticos sostienen que Montandon solo tejió los grandes mitos detrás del animal. Los escépticos alegan que utilizó la exótica historia de su amigo en la selva venezolana como escenario de este encuentro falso e increíble. Muchos creen que el quid de su farsa fue que la existencia de un simio humano en América del Sur promovería su propia y altamente controvertida teoría de la evolución humana. Montandon propuso que los blancos evolucionaron a partir de Cro-Magnon, los africanos evolucionaron de los gorilas, y los asiáticos de los orangutanes. Sugirió que Ameranthropoides loysi era el gran simio del cual los nativos americanos indígenas evolucionaron. La inclusión del simio de De Loys completó su teoría de las “grandes razas” a través del tablero continental.

La fotografía:

En 1962, el Dr. Enrique Terega encontró un artículo de revista sobre el mono. Como resulta, el Dr. Terega estaba en Venezuela trabajando con De Loys en ese momento como médico. Escribió a la revista, The Universal, desafiando la historia. Al parecer, en 1919, un mono araña con una cola amputada fue regalado a De Loys, un conocido “bromista”. Mientras estaban estacionados en la ciudad de Mena Grande, este mono araña “Marimonda” murió. De Loys entonces tomó la famosa fotografía con el Dr. Terega en la asistencia.

Además, el tocón de un árbol de plátano parece crecer justo a la derecha del mono en la fotografía. Los plátanos no son indígenas de América del Sur. La probabilidad de que la foto fue filmada en Venezuela, como afirmó De Loys, es supuestamente débil.

Real o falso, ¿qué podría ser el mono de De Loys?

Es falso:

La mayoría de los zoólogos implicados en la evaluación del mono de De Loys sugieren que el criptido no es nada más que un mono araña creativamente mutilado. Específicamente, un análisis cuidadoso apunta al mono araña de frente blanca, ya que presenta “las fosas nasales que apuntan hacia adelante, los pulgares vestigiales y un gran clítoris externo”.

Es real:

Existen diferentes teorías para describir el desconcertante simio de De Loys.

La gente de toda América del Sur ha informado de peculiares monos de cinco pies de altura con pelo rojizo y un grito humano. Estos criptidos, conocidos como Salvaje o “Mono Grande”, son típicamente considerados leyenda nativa. Se decía que “capturan mujeres, construyen cabañas y ocasionalmente comen carne humana”. Una anotación de 1553 del explorador Pedro Cieza de León describe observaciones de segunda mano del Mono Grande, incluyendo el descubrimiento de una gran carcasa. Más recientemente, tres fueron observados por un cazador en 1980, y uno sólo cinco años más tarde a veinte millas de ese lugar.

Tal vez la teoría más intrigante para explicar el simio de De Loys es del autor Gian Quasar, que ve al criptido como no sólo auténtico, sino la explicación más práctica para avistamientos de grandes simios bípedos (Bigfoot/Sasquatch) en América del Norte. Según Quasar, el simio encaja perfectamente en la descripción nativa americana del D’sonoqua a través de tótems, pinturas y máscaras:

“El área ocular de las máscaras, confirma que los D’sonoqua son los (simios de Loy). El único cordón óseo ocular, exclusivo del mono araña y el Ameranthopoides loysi, se reproduce perfectamente en la máscara”.

Él cree que De Loys encontró a estos simios antes o durante una migración al noroeste del pacífico. Quasar sugiere que los grandes encuentros de los grandes simios en los Estados Unidos se deben a caminos de migración de la criatura:

“Es igualmente posible que algunos puedan viajar a lo largo de la Sierra Madre a través de Nuevo México, Texas, y eventualmente a lo largo de las Montañas Rocosas hasta llegar también a Canadá o ramificarse en otras partes de los Estados Unidos”.

dsoqua“Cara de Dzunuk’wa” – Cedar c.1900 (Universidad de Columbia Británica)

Ambos lados de la caja

Ahora cerca de 100 años del mono de De Loys, ambos lados siguen divididos. Aparentemente, los detalles que envuelven una broma verdaderamente exitosa deben permanecer tan vagos… o tan verdaderamente complicados como sea posible. Pero, el encuentro en sí es particularmente convincente, y emparejado con la fotografía increíble continúa para reforzar una profunda fe de que toda la experiencia fue genuina. Si el simio era falso, entonces era probable que el antropólogo corriera a casa para asegurar un lugar en los libros de historia evolutiva. Pero si es real, tenemos un nuevo continente a considerar cuando se trata de primates criptidos.

–AJ

Sources:

Naish, Darren. “De Loys’ Ape and What to Do with It.” Scientific American Blog Network. N.p., n.d. Web.

Dunning, Brian. “De Loys’ Ape.” De Loys’ Ape. The Skeptoid Podcast

Seres, Michael. “Dr. Francois De Loys and De Loy’s Ape (Deloy’s Ape).” Dr. Francois De Loys and De Loy’s Ape (Deloy’s Ape). BigfootEncounters.com

Fabricius, Karl. “The Lethal Search for De Loys’ Ape.” Scribol.com

Redfern, Nicholas. The Bigfoot Book: The Encyclopedia of Sasquatch, Yeti, and Cryptid Primates. N.p.: n.p., n.d. 59-61. Print.

Quasar, Gian J. “Chapter 7: Odd Anthropoid Out.” Recasting Bigfoot: Uncovering the Truth about Sasquatch amidst the Hype of Bigfoot. Lexington, KY: Brodwyn-Moor & Doane, 2010. N. pag. Print.

http://bigfootbase.com/bigfoot-articles-insight/geologists-odd-ape-history-de-loys-ape/2017/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *