Venimos de Francia

Venimos de Francia

Los cráneos humanos con cabeza cónica que se encuentran en América Latina no provienen de extraterrestres, sino de una cultura antigua que practicaba la deformación craneal artificial.

Bethania Palma

Enero 13, 2017

paracas_elongated_skulls_fbAfirmación: Los cráneos en forma de cono que se encuentran en América Latina son de origen extraterrestre, no humano. Falso

Origen: Una historia ha estado circulando alrededor de los sitios web de conspiración de alienígenas y ovnis desde 2014, aludiendo que las pruebas de ADN realizadas en cráneos en forma de cono encontrados en la región de Paracas muestran que son de origen extraterrestre. La apariencia extraña de los cráneos, junto con la afirmación extravagante sigue dándole piernas a la historia, y sigue haciendo las rondas a mediados de enero de 2017:

El director del Museo de Historia de Paracas envió cinco muestras de los cráneos de Paracas para someterse a pruebas genéticas, y los resultados fueron fascinantes. Las muestras que consistían en pelo, dientes, piel y algunos fragmentos de huesos craneales dieron detalles increíbles que han alimentado el misterio que rodea estos cráneos anómalos. El laboratorio genético al que se enviaron las muestras no fue informado del origen de los cráneos para evitar “resultados influenciados”.

Curiosamente, el ADN mitocondrial, que es heredado de la madre, mostró mutaciones que eran desconocidas para cualquier hombre, primate o animal que se encuentre en el planeta Tierra. Las mutaciones presentes en las muestras de los cráneos de Paracas sugieren que los investigadores estaban tratando con un “ser humano” completamente nuevo, muy diferente del Homo sapiens, Neanderthals o Denisovans.

El anuncio en 2014 de que los cráneos tenían ADN no humano fue originalmente promovido por Brien Foerster, una figura conocida por la pseudociencia. Como señala RationalWiki:

Foerster tiene poco en el camino de las cualificaciones científicas pertinentes, pero dirige una compañía de viajes y fue un regular en el muy anticientífico show Ancient Aliens de History Channel, el museo es una empresa privada propiedad de un hombre sin cualificaciones científicas, no una institución académica, y Los resultados fueron anunciados no en una revista revisada por pares sino en Facebook. Sospechosamente, el genetista que supuestamente llevó a cabo las pruebas se negó darse a conocer y su identidad fue mantenida en secreto por Foerster.

La forma alargada de los cráneos es muy probablemente debida a una práctica conocida por los antropólogos llamada “deformación craneal artificial”. Esto se ha practicado en varias culturas de una amplia variedad de geografías, que datan de milenios atrás:

Los expertos especulan que la tradición generalizada podría provenir de una serie de motivaciones, la belleza por ejemplo. Sin embargo, la última hipótesis en unirse a la lista, es la creencia de que la formación del cráneo podría haber sido una bendición para la supervivencia de algunos que la practicaron, como propuso Marta Alfonso-Durruty, una antropóloga de la Universidad Estatal de Kansas, y sus colegas en una nueva investigación publicada en el American Journal of Physical Anthropology.

El equipo examinó 60 cráneos de un grupo de cazadores-recolectores que vivieron en la Patagonia Austral y Tierra del Fuego hace 2,000 años, escribe Hogenboom. El treinta por ciento de los cráneos mostraron signos de deformación intencional, la primera evidencia de que la gente en la Patagonia practicó tal modificación, la cual podría haber llegado a ser generalizada porque, al igual que los tatuajes tribales o jerseys de equipo, promovían la cohesión del grupo. A diferencia de la ropa, sin embargo, la modificación corporal diferencia permanentemente a los miembros del grupo de los forasteros.

En Patagonia, sin embargo, los cazadores recolectores con cráneos modificados vivían en grupos más difusos, creados por la necesidad de moverse de un lugar a otro en busca de comida en una región escasa de recursos. Construir relaciones con individuos para acceder a ciertas áreas habría sido valioso. Los cráneos modificados podrían haber cumplido ese propósito, señalando a una persona de confianza y conectada.

Los cráneos de Paracas están en exhibición en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia de Lima, Perú, y fueron descubiertos en los años 20 por el arqueólogo peruano Julio Tello. Son una aparente fuente de interés para los paranormalistas que buscan señales de fenómenos extraterrestres o bíblicos. Algunos sitios web plantean la afirmación de que los cráneos pertenecen a los nephilim, criaturas bíblicas que, según el Génesis, eran descendientes de dioses y mujeres humanas.

Esta no es la primera vez que un descubrimiento de restos humanos con cráneos alargados provoca las esperanzas de los entusiastas de los ovnis. Un descubrimiento de 2015 de una mujer prehistórica en Rusia, en un sitio conocido como Arkaim o “Stonehenge de Rusia”, con una deformidad similar también creó un zumbido:

Algunos creen que la frente alta del cráneo es característica de los llamados “alienígenas grises”, a menudo representados como seres de ojos grandes y de frente grande en películas de ciencia ficción e incluso engaños.

Los arqueólogos, sin embargo, no están convencidos de la teoría alienígena, diciendo que los huesos pertenecían a un humano que vivió hace unos 2,000 años.

Los científicos que compartieron fotos del descubrimiento dijeron que era probable que el cuerpo fuera del segundo o tercer siglo después de Cristo. También tienen una buena explicación para el cráneo cónico.

Los arqueólogos afirman que los restos pertenecían a una mujer de un asentamiento de 4,000 antes de Cristo, y la forma del cráneo se puede atribuir a una tradición de la tribu a la que pertenecía.

Si bien sitios y páginas de crédulos tanto en español como en inglés han publicado historias sobre el “descubrimiento” de Foerster, el Blog escéptico en español Marcianitos Verdes señala:

La cultura Paracas fue uno de los antiguos pueblos andinos que practicaron la modificación del esqueleto. Envolvían las cabezas de sus bebés con cuerdas, telas y tablas de madera con el fin de alargar sus cráneos. Esto se hizo por razones espirituales o religiosas, y los eruditos creen que fue un intento de parecerse más a sus deidades.

La página web se adentra en lo que puede haber causado la vaga anomalía genética supuestamente encontrada por la investigación de Foerster:

En su mejor no es concluyente. El ADN fue identificado como humano, pero con anomalías; Anomalías que pudieran causarse por cualquier número de defectos o contaminantes en el proceso. Podría ser que en realidad este ADN proporciona resultados inusuales, pero la única cosa que se puede decir sobre ello en este punto es que se requiere más estudio. El lanzamiento sensacional de información no confirmada y no verificable como esta en un programa de radio, no es digno de la atención que esta historia está recibiendo.

No encontramos fuentes académicas o publicaciones creíbles que corroboren la afirmación de que el ADN extraído de los cráneos encontrados en Paracas no era de origen humano o lo suficientemente anormal para justificar un estudio posterior. La práctica de alargar los cráneos a propósito es bien conocida por los antropólogos, y mientras que los académicos debaten la motivación para algunas sociedades de hacerlo, no hay debate científico sobre si aquellas sociedades eran humanas.

http://www.snopes.com/elongated-skulls-found-peru-aliens/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.