El Gran Jefe Blanco y el Mesías Indio

El Gran Jefe Blanco y el Mesías Indio (The Great White Chief and Indian Messiah)

“THE CHOICE SEER”

Por NORMAN C. PIERCE

“Porque Joseph testificó verdaderamente, diciendo: Un vidente el Señor mi Dios resucitará, el cual será un vidente escogido para el fruto de mis lomos”. (2 Ne. 3:6) ¡He aquí, el hombre cuyo nombre es LA RAMA!

Prefacio

Este relato del Gran Jefe Blanco, Echa Tah Echa Nah, fue publicado por primera vez en 1960 en Los Ángeles por la Madre María, quien dice que lo recibió de un indio. Parece ser un relato de la primera persona de dos exploradores o arqueólogos, que son hermanos y que no se identifican más que como “Pablo y yo”, excepto para decir que son de sangre india, y que sus padres vivían en Chinle, Arizona, en el país Navajo.

Estamos impresionados por la gran similitud de esta historia con la que nos dio Natoni Nezbah, también Navajo, que recibió amplia circulación en 1945, tanto en forma manuscrita como impresa. No publicamos esa historia. Simplemente fue por su cuenta para ser copiada y re-copiada, hasta que finalmente alguien lo publicó.

Los acontecimientos mencionados en el siguiente relato parecen haber tenido lugar durante un período de tres años a mediados de los años treinta, y lo aceptamos por su valor nominal como un verdadero relato de sus aventuras y experiencias entre estos indios blancos en su ciudad sagrada ubicada en algún lugar cerca de la frontera entre Guatemala y Yucatán. Hemos buscado su permiso para reimprimir esta parte de su relato, y voluntariamente omitimos las partes concernientes a sus exploraciones en el Perú, y también sus discusiones de leyes tribales, creencias, leyes matrimoniales y leyes de castigo entre varias tribus norteamericanas, el interés está en los Chigaraguans y su Gran Jefe Blanco, Echa Tah Echa Nah, El Poderoso y Sabio, cuyo nombre es Joseph, igual que su padre antes que él. (De otras fuentes indias.) IV V

Creemos que los Chigaraguans son, de hecho, verdaderos linajes josefita-nefitas, conservados en la custodia protectora del Señor desde el Libro de Mormón hasta el presente, y que ciertamente poseen copias originales de los antiguos registros nefitas, registros y reliquias que se describen en el presente documento. ¿No es todo esto específicamente prometido en las siguientes palabras encontradas en Nefi 2, 25:21-22?

“Por lo cual, por esta causa el Señor Dios me ha prometido (Nefi) que estas cosas que escribo guardarán y conservarán, y serán transmitidas a mi simiente de generación en generación, para que la promesa se cumpla a José (mi hermano), para que su simiente no perezca nunca mientras la tierra permanezca. Por tanto, estas cosas pasarán de generación en generación, mientras dure la tierra… y las naciones que las posean serán juzgados de ellos según las palabras que serán escritas”.

¿No es lógico que el nombre de José, hermano de Nefi, sea transmitido de padre a hijo hasta el día de hoy para dar a este pueblo su identidad como descendientes del hijo de Lehi, José, así como de José de Egipto, según lo establecido por el Padre Lehi en el tercer capítulo de Néfi 2? “Porque su nombre será llamado José, y será conforme al nombre de su padre”.

¿Es demasiado creer que este Gran Jefe Blanco recibió las Llaves del Reino en 1932, según lo establecido en mi libro, THE 3 1/2 YEARS? Hay siete secciones o capítulos en ese libro acerca de este Gran Profeta, cuyo nombre es La RAMA, que merecen su revisión. Cuando él venga, ¿no deberíamos aceptarlo de corazón, teniendo derecho sobre nosotros, como se prometió en 3 Nefi, 16:12? ¿No indica claramente que “los creyentes gentiles” no tendrán poder ni autoridad sobre ellos? De modo que se deduce que deben tener poder o autoridad sobre nosotros.

Y no seamos perturbados por la aparente edad avanzada de este Gran Profeta. Si ya no está traducido, muy pronto lo será, porque es su promesa en el Testamento de Leví que: (Véase también D&C, 8 (4:33))

“Después de que el baño del Señor envió venganza sobre ellos en el Sacerdocio, entonces Dios levantará un nuevo sacerdote a quien se abrirá toda la palabra del Señor, y ejecutará juicio verdadero sobre la Tierra… como un rey será. Arroja la Luz del Conocimiento… y será magnificado sobre todo el mundo… los Cielos serán abiertos, y del Templo de la Gloria la santificación (o traducción) vendrá con la voz del Padre. Él dará abundantemente a sus hijos en la verdad cada vez más, y nadie le sucederá hasta el fin del mundo”.

¿Y qué hay del Mesías indio? Sabemos que el Profeta Joseph Smith profetizó dos veces que el Mesías vendría alrededor de 1890. (D&C, 130:14-17, y también Historia de la Iglesia, Vol. 2:182.) ¿No debería esto ser una admonición divina para nosotros para aceptar el evento Walker Lake en su valor nominal completo? ¿Dónde más puedes encontrar un cumplimiento tan completo?

Una cosa segura, conoceremos los hechos acerca de todo esto y mucho más cuando llegue el DÍA DE PURIFICACIÓN del indio; ¡que dicen está ahora a mano!

(Tenga en cuenta que las notas a pie de página en las páginas de THE GREAT WHITE CHIEF son nuestras. También hemos acortado algunos de los títulos de los capítulos y siempre algunos de los subtítulos, de lo contrario el material viene como lo escribió el autor indio). Es nuestra sincera esperanza El Gran Jefe Blanco está aquí cuando lee esto.

CAPÍTULO I

UNAS POCAS EFLEXIONES DE PARTIDA

El Gran Jefe Blanco

(Los dos arqueólogos acaban de relatar sus exploraciones de las antiguas ciudades del Perú, conocidas como Machu Picchu, Cuzco y Chan Chan. Y ahora reanudan su historia cuando llegan a Centroamérica).

Después de atravesar el Canal de Panamá, pronto estuvimos en el extremo sur de Guatemala, donde permanecimos unos días antes de cruzar hacia el extremo norte de Nicaragua, donde oímos hablar de una ciudad perdida en el país indio Mesquite.

Pronto estábamos en nuestro camino en busca de estas ciudades huérfanas perdidas. Consultando nuestros mapas en relieve, no pudimos encontrar las ciudades mencionadas anteriormente, así que decidimos que eran demasiado pequeñas para trazarlas, y decidimos ir en busca de ellas.

Después de doce días de caminata por el país pantanoso de la selva, conseguimos nuestra primera visión de una de las ciudades más pequeñas. Encontramos veinte edificios casi completamente cubiertos por el crecimiento de la selva en este sitio. Permanecimos en este lugar cinco días, y sabíamos que esto había sido habitado por los toltecas.

Muy poca información podría reunirse aquí, así que decidimos hacer un gran círculo en una gira por las otras ciudades, antes de volver a nuestros pasos de regreso a la civilización. En ningún lugar encontramos más de doce edificios, y ganado sin datos, por lo que finalmente abandonamos la esperanza de encontrar algo que valiera la pena. Nos dirigimos directamente a la ciudad moderna más grande conocida como Quetzal Uenango, y después de once días de áspero viaje, llegamos a nuestro destino y fuimos a la vez en busca de una bañera, corte de pelo con todos los adornos, y algo de ropa limpia.

Hemos oído hablar de varias ciudades más grandes en el norte de Guatemala y algunas en Honduras. Había historias de un templo en particular ubicado en la parte central de Honduras que sonaba bastante interesante. El explorador que había estado muy cerca de este templo, nos informó que había llegado a menos de cinco millas de este sitio, y que este templo era verdaderamente en un país tabú. Los miembros nativos de su safari se negaron a ir más cerca de lo que estaban.

Los datos que había recibido de varios nativos, hizo un hecho que este templo contenía tallas y estatuas de monos. Estaba tan interesado en ver este gran edificio que presionó el safari para acompañarlo, pero se negaron firmemente a hacerlo y lo amenazaron, a menos que los sacara de este país tabú, se rebelarían, dejándolo solo para conseguirlo De la mejor manera posible. Entonces trató de obtener los servicios de otros nativos, pero parecía que todos eran supersticiosos de este país tabú.

Él entonces nos informó que necesitaríamos un mes de suministro de comida para llevarnos a través. Paul y yo hicimos un safari juntos y empezamos a equiparnos con provisiones, y al contar el safari a dónde íbamos, todos nos dejaron sin preguntas, así que eso fue todo. Buscando en nuestras mentes, la ciudad de Guatemala parecía ser un lugar de oportunidad y emoción, así que caminamos hacia allá.

Después de llegar a la ciudad de Guatemala, deambulamos alrededor, turisteamos y pasamos nuestro tiempo en una manera relajada, pero no encontrar nada de particular interés. Así que nos fuimos allí para ir a la Playa del Quiche. Aquí visitamos algunas de las antiguas ruinas, y tomamos unos días de viaje de regreso a la selva antes de regresar a la ciudad de Guatemala.

CAPITULO DOS

Nuestra primera visita

Durante nuestro trabajo preliminar en Mitla, habíamos oído tantas historias o cuentos de los indios blancos o chigaraguan. Algunas de las historias parecían razonables, mientras que otras eran dudosas. El director de nuestra expedición me pidió que tomara los suministros necesarios y volviera a hacer una encuesta, si era posible, de estos indios blancos.

Paul había aceptado permanecer en Mitla e interpretar para el grupo. Hablamos un rato con los dos guías, y nos dispusimos a marcharnos. Al amanecer del día siguiente, nos fuimos a caballo por el este. Al mediodía habíamos dejado las tierras bajas y escalábamos gradualmente. El crecimiento de la selva no nos molestó hasta el final de la tarde de nuestro primer día, nos hicieron acampar por el río, y tuvimos que construir varios fuegos para alejar a los mosquitos y otros insectos voladores.

Después de una noche agitada de sacudidas, sudoración e interferencia de insectos, llegamos al campamento antes de la luz del día y caminamos hacia el Sureste. Hacia las diez habíamos hecho buen tiempo y decidimos descansar, pero nos habíamos parado sólo una hora, cuando en un cielo despejado una tormenta tropical se rompió. Llovió hasta el mediodía. El calor se hizo casi insoportable, así que WI! Presionando

Estábamos lentamente subiendo otra vez y el crecimiento de la selva se hizo malo. Después de cortar nuestro camino a través del denso follaje de la jungla, pudimos caminar hasta cerca del ocaso. Luego hicimos el campamento. El King River estaba a una milla por encima de nosotros, así que los insectos no estaban tan mal, pero el día había sido agotador y estábamos listos para dormir.

Poco después de la salida de la luna nuestros caballos se asustaron y estaban a punto de la estampida. Me levanté para calmarlos y pronto descubrí lo que causó el problema. Una joven pantera en su primera incursión estaba causando la conmoción.

Después de cinco días de viajar por terrenos muy accidentados y montañosos, ¡vi por primera vez el muro que rodea el dominio de los indios blancos Chigaraguan! Después de descender una larga pendiente, y luego montar sobre un valle llano, llegamos a una puerta muy grande. Algunos de los hombres chigaraguanes estaban en la entrada, parecían muy estoicos y guardaban silencio.

Después de una charla preliminar con los dos guías. Me presentaron a la gente en la puerta. Después de hablarles en su lengua materna, un dialecto azteca, durante algún tiempo, me informaron que no tenían sentimientos hostiles por mí, un forastero. Después de una breve conversación con ellos me presentaron a su historiador.

Después de unos pocos escritos de arena y charlas generales con respecto a mí y mi gente, se me permitió entrar en la ciudad. Me impresionaron mucho sus edificios y casas. Todos eran de un color muy claro o blanco, y estaban construidos de piedra o madera. Ellos estaban coloreados con una sustancia algo como nuestro blanqueo. Todos ellos eran de una sola estructura, con dos o tres habitaciones de aproximadamente 12 x 14 pies, pero también había otras que tenían seis u ocho habitaciones del mismo tamaño.

La característica más notable de la gente era la ropa que usaban. En lugar de camisa y pantalones que usan la mayoría de los indios de América del Norte, la ropa Chigaraguan consistía en una túnica muy similar a un albornoz (con marcas y símbolos). Las mangas son muy largas y la túnica atada por delante con tres cuerdas de corbata. La longitud de la túnica es generalmente al arco del pie, o por lo menos al tobillo. También hay una capucha o campana. Todos usan lo mismo, hombres, mujeres y niños. Todas están hechas de lana casera, muy suave, y de un tejido poroso. Llevan botas ligeras y blancas de un suave cuero blanco. Tal es el vestido de los chigaraguanes.

Era la sonrisa y el sereno saludo de la gente lo que se hizo tan notorio durante el poco tiempo que fui primero entre ellos. En poco tiempo fui llevado a su gran líder, El Poderoso y Sabio, Echa Tah Echa Nah.

En su templo más sagrado, la gente se reúne sólo para fines religiosos. Es aquí donde se administran los ritos más sagrados, los matrimonios, los bautismos, las bendiciones y los últimos ritos para los muertos. Todos los días trece y veintiséis son reservados para la reunión de la gente a este Templo más sagrado.

Siempre presente en estas reuniones está su consejero, Yin Nah She, Aban Kar, su segundo consejero, sus doce miembros del consejo, y el historiador tribal. Se mantiene un registro completo de todos los procedimientos para referencia futura.

Una pequeña habitación adyacente al templo sagrado se reserva para la biblioteca donde se guardan tanto los registros sagrados como los históricos. Ellos datan antes de 480 B. C. y han sido escritos en pergamino y pieles, y algunos están en placas de metal. Hay registros en muchos idiomas antiguos. Muchos están escritos en pictogramas de jeroglíficos y petroglifos.

No hay enfermedad, vicio, crimen o tensión entre estas personas. La suya es una verdadera utopía, me dieron una hermosa bendición en uno de los templos, y vi muchos de sus registros sagrados.

Cuando los dos guías y yo nos preparamos para partir, fuimos invitados al templo, benditos y nos dieron regalos de cada uno de los dieciséis miembros del consejo. Se nos extendió una invitación para que regresemos en cualquier momento. A regañadientes, nos despedimos de la gente Chigaraguan, y después de cinco días de viaje, volvimos a Mitla.

CAPÍTULO III

La leyenda de Mitla

MITLA, sin duda, fue una de las ciudades más interesantes de las que tuvimos el placer de trabajar durante nuestra expedición de tres años. Encontramos el trabajo de piedra más hermoso y el mosaico de patrones finos de estuco. La precisión con la que la ciudad fue establecida fue notable. Encontramos muchos artefactos interesantes y aseguramos una gran cantidad de datos por nuestros contactos diarios con la gente india que viven cerca.

Tuve el placer de conocer una leyenda muy interesante de Natla durante una de las ceremonias celebradas por el pueblo indio. Esto fue dicho por uno de los viejos sabios de la tribu. Comenzó diciendo:

“Muchos, muchos soles antes de que las montañas hubieran crecido, una gran ciudad prosperó donde las ruinas están ahora. La gente era alegre y feliz. Había armonía y paz, abundancia e industria. Llegaron a un alto grado de desarrollo y disfrutaron de una civilización avanzada y cultura debido a su educación y búsqueda de las verdades más altas.

“Había grandes maestros entre ellos, de túnicas blancas que habían venido de lejos, no sabían dónde. La sabiduría y la perfección obtenidas de sus enseñanzas estaban mucho más allá del conocimiento que los habitantes podrían haber obtenido de sus propios esfuerzos. Entonces el orgullo y la lujuria por el poder se apoderaron del pueblo. La codicia por la riqueza y el deseo de dominar a sus hermanos comenzaron a infiltrarse en sus vidas.

“Escuchaban cada vez menos las enseñanzas y verdades de los nobles, vestidos de blanco, que los habían llevado a un pico de perfección y civilización. La gente estaba borracha de independencia, riqueza y poder. El crimen empezó a entrar en sus vidas, Entonces la inmoralidad y la vida disoluta los alejaron para siempre de la alta moral y las enseñanzas justas de sus mentores vestidos de blanco. Se les advirtió que se arrepintieran y cesaran su maldad, pero se habían endurecido y habían hecho oídos sordos a todas las súplicas.

“La destrucción descendió sobre ellos. Una mañana, los que habían llegado, se despertaron para contemplar ante ellos una tierra plana y estéril. La hermosa ciudad había desaparecido. Los seres vestidos de blanco se habían marchado. Nada más que desolación se extendía ante ellos. Sólo quedaban los cimientos de los hermosos edificios; y hasta el día de hoy permanece así. Sólo se puede ver la ciudad subterránea de fundaciones vacías, que es todo lo que queda de la ciudad una vez hermosa de la cultura y el aprendizaje y el alto logro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *