El misterio del monstruo marino de Maine del siglo XIX

El misterio del monstruo marino de Maine del siglo XIX

Rachel Fritts

6 de febrero de 2017

Antes de que las cámaras y los sumergibles fueran comunes, los científicos tenían que confiar en los pescadores para obtener información sobre las criaturas oceánicas.

header-scientist-sea-monsterEl prominente naturalista británico Jonathan Couch representó un oarfish en esta ilustración de mediados de los años 1800. Antiqua Print Gallery/Alamy Foto de archivo

El pobre S. W. Hanna no se dio cuenta de lo que se estaba metiendo cuando le dijo al Sea Side Press de Maine acerca de su inusual expedición de pesca desde New Harbor. El día había comenzado normalmente, pero luego un “monstruo marino” muerto tuvo la audacia de quedarse atorado en su red. Después de examinar la criatura durante 10 o 15 minutos, Hanna decidió lanzarla por la borda.

Poco después de ese fatídico día de 1880, Hanna recibió una carta con una serie de preguntas de J. M. Allen, científico entusiasta de Hartford, Connecticut. Después de responder – y probablemente pensando que eso era el final -, Hanna fue golpeada por otra serie de preguntas del científico, y del comisionado estadounidense de caza y pesca, Spencer Fullerton Baird.

La idea del científico pesquero más importante de los Estados Unidos que acosaba a un pescador de una pequeña ciudad por sus recuerdos de un pez muerto ahora parece absurda. Sin embargo, los científicos de la época tuvieron que confiar en tales encuentros fortuitos para encontrar e identificar nuevas especies. Sin la tecnología que permite a los científicos de hoy observar las criaturas del mar en su propio entorno, cualquier observación extraña por un pescador justificaba la atención.

Para un científico marino moderno, la descripción de Sea-Side Press de la criatura- “de 25 pies (7.6 metros) de largo” y “en forma de anguila” con una cabeza “plana” sugiere que era un oarfish.

drawing-scientist-sea-monsterEl dibujo de la “serpiente de mar” del pescador de Maine, S. W. Hanna, que descubierto en New Harbor, sugiere que el espécimen era en realidad un oarfish.

El oarfish era ya conocido por los científicos europeos del siglo XIX, habiendo sido clasificado taxonómicamente y dibujado en detalle antes de que Hanna cogiera sus pescados extraños. Sin embargo, en la América del siglo XIX, el oarfish fue pasado por alto mientras los científicos buscaban otra criatura marina alargada: Scoliophis atlanticus, la serpiente de mar.

Este nombre fue concedido por los naturalistas después de una serie de avistamientos aparentes en Gloucester, Massachusetts, en 1817, y se demoró en la nomenclatura científica a pesar de que la existencia de la especie pronto fue desmentida. Las cartas de Allen a Hanna capturan un fenómeno típico del siglo XIX: debido a la falta de cámaras oa la tecnología submarina, la ciencia podría codificar el mito aun cuando trató de disiparlo.

Las preguntas de Allen no dejan duda de que tenía la serpiente de mar en mente cuando envió su carta: “¿Podría por favor informarme sobre su cabeza? ¿Era como la cabeza de una serpiente? ¿Abrió la boca como la boca de una serpiente? ¿Había branquias?” Incluso le pidió al pescador que dibujara la serpiente con un lápiz.

Hanna no sólo dibujó y etiquetó a su monstruo marino como se le pidió, sino que respondió a todas las preguntas sobre el tamaño, la forma, el color y la apariencia. A cambio, recibió dos cartas de Baird, lamentando que Hanna no hubiera mantenido el cuerpo de la criatura y cuestionando si la “serpiente” era simplemente un tiburón mal identificado.

La respuesta de Hanna aseguró a Baird que era “un pescador de 25 años de experiencia… familiarizado con todas las especies de peces” de la región y “nunca vio un pez que se asemejara a aquél”. Luego proporcionó una larga descripción de cada tiburón que no era el pez. Baird agradeció a Hanna, y la correspondencia terminó.

Hoy en día, un pescador es más propenso a tomar una foto antes de lanzar un extraño pez al agua, y los científicos son más propensos a desplegar cámaras y sumergibles que acosar a los pescadores. Sin embargo, las criaturas de las profundidades marinas, como el pez marino, siguen siendo enigmáticas. El oarfish muerto todavía hace titulares y se ha observado vivo solamente un puñado de veces. Si bien la tecnología ha avanzado desde los días de Hanna, todavía tenemos mucho que aprender acerca de nuestros vecinos submarinos.

https://www.hakaimagazine.com/article-short/mystery-19th-century-maine-marine-monster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.