Franklin y Dorothy Thomas: Los editores

Franklin y Dorothy Thomas: Los editores

El mundo contactista estadounidense de mediados de los cincuenta no se podría entender, ni hubiese sido posible su existencia, continuidad y maduración, sin la existencia de medios que distribuyeran y dispersaran sus ideas. No sólo estaban los congresos de platos voladores o las revistas y boletines de platillos volantes, sino que pronto aparecieron editoriales que publicaron las narraciones y obras de los primeros contactados. Tal es el caso de la entonces famosa New Age Publishing Company de Los Ángeles. Esta editorial apareció en 1948 y fue fundada por Franklin Thomas, Jr.

Pero ¿quién fue este Franklin Thomas?

Franklin Thomas fue un impresor que operó la New Age Publishing Company en Los Ángeles desde 1948 hasta su muerte en 1959. Esta editorial se destacó por emitir una serie de libros de autores dentro del movimiento ovni contactado.

Dentro de su catálogo encontramos nombres como Meade Layne, Dana Howard, Alfred G. Bailey, Trevor James Constable, George Hunt Williamson, Daniel W. Fry, George Van Tassel, Carl Anderson y otros muchos.

CatalogoNewAgePublishingCompanyLos Thomas publicaron The Saucers Speak! A Documentary Report of Interstellar Communication by Radio Telegraphy[1] de Williamson y Bailey[2]; My Flight To Venus[3], de Howard; The White Sands Incident[4], Alan’s Message To Men of Earth[5] de Fry; I Rode in a Flying Saucer[6] de Van Tassel; They Live in the Sky[7] de Constable; Two Nights To Remember[8] de Anderson y otros como In Days To Come[9] de Ashtar y la famosa “Nueva Biblia” Oahspe.

Franklin, o Frank como a menudo aparece su nombre, nació en Olympia, condado de Thurston, Washington el 20 de junio de 1892 (o el 22 de junio según algunos expedientes). Sus padres fueron Franklin Thomas (muerto circa 1836) y Ella L. Coombs (muerta circa 1854), ambos de Maine, en donde su padre era un capitán de mar. En 1889 Franklin y Ella se habían trasladado cerca de South Bay, Washington, donde el mayor Franklin Thomas continuó su trabajo como capitán de mar.

Frank Jr. regresó con sus padres a Maine, donde vivían en Brunswick en el momento del censo de 1900, y de vuelta al estado de Washington, donde aparecen en dos censos para 1910, South Bay (cerca de Olympia) y Seattle.

En el momento de la Primera Guerra Mundial, Franklin Thomas Jr. trabajaba como compilador de catálogo para una empresa de herramientas de Edmonton, Alberta, Canadá y en 1917, en su proyecto de entrada, se le nombra como un objetor de conciencia “opuesto a tomar la vida” y además informa que está “físicamente por debajo del estándar”. Esta solicitud se presentó en San Diego, lo que sugiere que ya vivía en el Sur de California en ese momento.

El censo de 1920 lo encuentra como un único inquilino en Anaheim, California y es listado como un operador de linotipos en 1924 y 1925 en el directorio de la ciudad de Alhambra, California.

En el censo de 1930 es un operador de linotipos en Los Ángeles, California, casado aunque no viviendo con su esposa. Él dice que su edad en el primer matrimonio era de 30 años, así circa 1922. Se cree que su primera esposa fue Florence Olive Colvin (1892-1948) que aparece en la década de 1920 en el directorio de la ciudad de Alhambra en la misma dirección. Al parecer no tuvo hijos de Florence, pero fue el padrastro de su hija June Koontz (nacida en 1919) de un matrimonio anterior.

No ha sido localizado en el censo de 1940, pero su segunda esposa Dorothy Ada Marie Feldhaus (1903-1968) sigue siendo soltera, viviendo en Los Ángeles en ese momento. Como Dorothy Thomas, fue autora del libro The Key to Spiritual Magic, publicado en 1943, probablemente por su marido, convirtiéndose en el primer título conocido independientemente impreso por la pareja. La narrativa del libro sugiere un período considerable de matrimonio antes de la publicación, por lo que probablemente se casaron en Los Ángeles alrededor de 1940 o 1941.

En la solapa de esta edición podemos leer:

TheKeyToSpiritualMagicThe Key To Spiritual Magic

 

Por Dorothy Thomas

 

Se ocupa de las fuerzas latentes en el hombre que surgen repentinamente durante una crisis personal, la transmutación de fuerzas elementales en poder espiritual, los secretos del Antiguo Egipto, y el misterio y profundidad del alma humana. Este es un análisis penetrante de la psicología moderna y religión y un “case history” para el estudiante psicológico y el buscador de la verdad. Escrito dinámicamente en prosa y poesía – la verdadera experiencia detrás de “The Call of the Phoenix”.

 

Pasta dura, 96 páginas. Precio $ 2.00

El libro se volvió a reeditar en 1955[10] bajo el sello de New Age Publishing Company y esta vez en la solapa leemos:

KEY TO SPIRITUAL MAGIC

 

Por Dorothy Thomas $ 2.00

 

Una historia de vida dinámica y dramática de la autora hasta una cierta crisis del alma y sus resultados asombrosos. Describe el cambio en la conciencia desde el pensamiento y los conceptos antiguos a un nuevo mundo de belleza y poder. Muchos de los que ahora se enfrentan a hacer ajustes internos a este mundo cambiante nuestro encuentran este libro como una fuente de verdadera inspiración. Lea la historia de cómo surgió una extraña transformación en la conciencia a través del poder de una nueva idea, ritmo y música.

 

Desde entonces, la autora ha estado muy activa trabajando en la Nueva Era. El libro ha dado nueva esperanza y coraje a muchos.

Dorothy Thomas como “autora”

Franklin Thomas aparece en la guía telefónica de 1948 de Los Ángeles en el 1542 Glendale Blvd., la dirección que estuvo bien asociada con la New Age Publishing Company durante los próximos diez años.

La lista de registro de votantes de Los Ángeles de 1950 muestra a la Sra. Dorothy Thomas viviendo en el 1542 Glendale Blvd y a Franklin Thomas en el 1530 Glendale Blvd. En un volumen de 1951 del Huna Bulletin, de Max Freedom Long, Dorothy Thomas es identificada como miembro de esa organización en una reseña de The Key to Spiritual Magic y su dirección se da como 1530 Glendale Blvd. Por lo que parece que la pareja puede haber mantenido su tienda en el 1542 y una residencia en el 1530.

Otra nota interesante sobre Franklin Thomas aparece en la edición de 1950 del Vol. 5 de las obras completas de Helena P. Blavatsky, fundadora de la Teosofía: “Reconocemos también el extremo cuidado ejercido por Franklin Thomas en la composición del linotipo del manuscrito, que a causa de muchas marcas diacríticas sánscritas exigía mucha paciencia y manejo inteligente”.

Los años 50 vieron mucha actividad de publicación de Franklin y de Dorothy Thomas, aunque según uno de los autores publicados y un amigo de los Thomas, Trevor J. Constable, era un trabajo abnegado y traía dificultades financieras más bien que abundancia.

En cualquier caso, Franklin y Dorothy Thomas hicieron tanto para preservar y circular la literatura del movimiento ovni contactado de los años 50 como cualquier empresa similar y es con esto en mente que siento que merecen un poco de reconocimiento.

TheCallOfThePhoenixEntre los libros que publicó la New Age Publishing Company están varios en los que Dorothy aparece como la autora, pero varios de ellos fueron plagiados de otros autores, como The Call of The Phoenix: A Thrilling Adventure In Mysticism, una novela de 1946 basada en el manuscrito con derechos de autor de Charles E. Slater “I Am The Way”; o The Coming of the Great White Chief!, tomado de un manuscrito de Norman C. Pierce, The Great White Chief and the Indian Messiah.

Franklin Thomas fue referido a menudo como el Dr. Franklin Thomas y no podemos afirmar con certeza que tuviera ningún grado oficial, aunque se sugiere que él estaba familiarizado con el trabajo quiropráctico y su primera esposa puede haber operado una práctica en el momento de su matrimonio. También era versado en psicología, aunque quizás sobre todo autodidacta.

Franklin Thomas murió el 11 de mayo de 1959 en Los Ángeles, California y su muerte fue reportada en pocos lugares, notablemente en el boletín Understanding de Daniel Fry. La ubicación de su tumba o cenizas no se ha determinado.

Dorothy Thomas se trasladó a Yarnell, Yavapai County, Arizona, donde se asoció con el Rainbow Hill Metaphysical Center, bajo la dirección de Hal Lewtas. Parece que Dana Howard también conoció a Rainbow Hill y fue mencionada varias veces en el boletín Understanding.

Dorothy Thomas murió en Yarnell, Arizona en febrero de 1968. Ningún aviso de la muerte o información sobre su entierro está disponible actualmente.

El Gran Jefe Blanco

Este es el prefacio de la edición de 1955:

The Coming of the Great White ChiefTHE COMING OF THE GREAT WHITE CHIEF

 

Por Dorothy Thomas

 

“The Coming of the Great White Chief” es una de las historias más extrañas jamás contada – la historia de los misteriosos indios blancos, escondidos detrás de las altas montañas en una hermosa ciudad amurallada en el sur de México.

 

Recientemente otros detalles nos han sido revelados por un amigo cercano de un hombre que vivió en este extraño Shangri-La de Occidente. Estas personas están preparando bloques de construcción blanco para la construcción de un gran templo blanco y una gran ciudad. Los bloques de construcción son para ser enviados a un destino secreto a la hora señalada. Estos indios blancos están dedicados a una gran causa. ¿Qué están preparando? ¿Dónde se va a construir? Lea esta historia increíble y se dará cuenta de que están viviendo en tiempos verdaderamente trascendentales, porque esta es una historia real.

 

¡Esté atento a la señal en los cielos, que anuncia la llegada del Gran Jefe Blanco!

 

La venida del Gran Jefe Blanco 1955

 

Esta historia fue relatada por primera vez hace años por tres indios en la reserva Navajo en Arizona y Nuevo México. Ya que ha salido una prueba adicional de la migración de los indios blancos creemos que es apropiado en este momento publicitarlo. Es interesante recordar que se dice que Charles H. Lindbergh ha volado sobre una hermosa ciudad en la parte baja de México hacia 1928 o 1930, mientras examinaba una ruta aérea de Washington a Panamá, y más tarde regresó en su propio avión, pero por extraño que sea, no pudo encontrarla de nuevo.

 

Las Grandes Convenciones Indias que se han celebrado en Michoacán, México, han dado lugar a la fusión completa de todas las tribus y naciones del hemisferio occidental, un pueblo unido en el marco del Gran Jefe Blanco Indio. Tan impresionante fue este gran jefe blanco, Eachta Eacha Na, (Poderoso y Sabio) que fue elegido por unanimidad como jefe de todos los jefes y su dador de ley y maestro. Bajo su dirección se han determinado ser y seguir siendo un pueblo unido, haciendo a un lado toda enemistad, odio, malicia y disputas y mediante el reconocimiento de la hermandad de sangre de su pueblo bajo un solo Dios y un solo liderazgo. La siguiente historia del movimiento indígena que transmitimos a ustedes por todo lo que vale, sabiendo que a muchos les resultará de gran interés en este momento.

 

Los indios Chigarau son una nación de indios de piel muy clara que viven en la parte sur del Antiguo México. Su hermosa ciudad amurallada se encuentra en una sección casi inaccesible de las altas regiones montañosas en lo profundo del Sur de México casi tan lejos como Guatemala. Se encuentra a una altura de unos 1,200 pies, dentro de este valle aislado, donde han permanecido intactos y vírgenes de los males de la civilización. Fue construido mucho antes del tiempo de Cristo. Sus habitaciones cubren un área de aproximadamente nueve y media millas de largo por aproximadamente once millas de ancho, o alrededor de un centenar de millas cuadradas.

 

En el extremo Norte de los acantilados del valle de rocas escarpadas de doscientos o trescientos pies de altura forma una barrera efectiva, mientras que en los lados Sur, Este y Oeste hay un muro construido de piedra que varía de cinco a veinte pies de altura. Esto completa su cerco protector. Puertas vigiladas son el único medio de entrada y salida. Las leyes de la tierra Chigaraus decretan que sólo aquellos que hablan los idiomas indios y en cuyas venas fluye la sangre india entrarán a su dominio, y el hombre blanco ha sido prohibido hasta ahora de manera efectiva, así como las tribus indias guerreras. Todos los edificios, casas y templos son muy claros o de color blanco en el interior como en el exterior, y presentan una apariencia muy atractiva, que forman una ciudad que se acerca a la perfección en su construcción y diseño arquitectónico.

 

La gente es alta y majestuosa, siendo de cinco pies y ocho pulgadas a seis pies y tres pulgadas de altura. Su piel es muy clara; su pelo es de color marrón a muy negro. El color de sus ojos varía de avellana a un azul profundo o negro. Sus ropas están tejidas a mano y se diferencian de todas las demás tribus considerablemente. En lugar de llevar la camiseta habitual y un pantalón, visten largas túnicas blancas que llegan casi hasta el suelo y que se sujetan en la parte delantera con tres juegos de cuerdas, una faja envuelta alrededor de la cintura y las mangas largas a veces están atadas en el codo con una cadena. Una campana de carenado similar se lleva sobre la cabeza y mocasines blanco bronceado en los pies, y ciertas marcas simbólicas se colocan sobre la túnica sobre el pecho, hombros y en la capucha sobre la frente. Las personas consideran estos símbolos sagrados. Hombres, mujeres y niños visten igual en estas túnicas de lana tejidas a mano y todos ellos viven una vida de simplicidad que es muy cercana a la perfección en su orden y disposición.

 

No se dice “esto es mío, o lo que es tuyo”, sino todos poseen todo junto y lo usan de acuerdo a su necesidad. El agricultor, por ejemplo, pone todo lo que cosecha en el gran almacén. Los tejedores de lana, fabricantes de cerámica y trabajadores del cuero hacen lo mismo con sus productos, y entonces todo se hace disponible para el uso común de todas las personas que lo necesitan. No tienen dinero y no necesitan de ninguno de ellos. Todo el comercio con otras tribus indias se lleva a cabo por medio del trueque o intercambio. No hay ricos ni pobres, y cada uno comparte la abundancia de todos. Una vez me mostraron un hermoso par de mocasines y ofrecí un puñado de pesos a cambio de ellos sólo para ser reprendido por el Gran Jefe Blanco con palabras habladas suavemente, “Mi hijo, nuestros cerros están llenos de ese metal. ¡Nos parece útil sólo para las herramientas y adornos!”

 

Ellos son una gente muy limpia y no tienen vicios ni malos hábitos, como el consumo de tabaco y licores. Viven principalmente en una dieta vegetariana de frutas, melones y verduras crudas, y son todos muy saludables y hermosos, caminando erguidos con una excelente postura que da una impresión de deslizamiento más que esfuerzo o movimiento. Son un pueblo muy devoto y siguen la creencia, “Soy el guardián de mi hermano”. En caso de que alguna enfermedad o tristeza cayera sobre cualquiera de ellos, todo el mundo está dispuesto a hacer todo lo posible para el desafortunado. No hay malos sentimientos ni existen motivos para tales condiciones entre ellos; Todos ellos son muy felices y no saben nada de la codicia, el odio, el desprecio o la malicia, y porque su sustancia, el bienestar y la felicidad son compartidos, la suya es una vida perfecta. Su modo de vida ha estado con ellos durante muchas generaciones al igual que las tradiciones y creencias firmes han sido transmitidas de generación en generación que deberían vivir de esta manera.

 

Según su creencia, hace muchos años, tantos como estrellas hay en el cielo, un gran evento ocurrió a sus antepasados que vivían en este valle. La leyenda habla de una gran tormenta espesa con terremotos, terror y oscuridad, durante varios días; a continuación, después del levantamiento de la oscuridad, un Gran Dios Blanco, descendió del cielo. Estaba envuelto en una hermosa túnica blanca. Este Ser se quedó con la gente por un corto tiempo y les enseñó cómo deben guardar sus malos caminos, y vivir de acuerdo con las leyes que les había enseñado. Antes de partir les prometió que si iban a vivir fielmente por estas leyes y cumplir con ellas y sus otras enseñanzas, algún día iba a volver a vivir de nuevo entre ellos.

 

Durante las tormentas o vientos fuertes y granizadas que son acompañados por la oscuridad que les recuerdan a los legendarios tiempos cuando su Gran Dios Blanco vino a ellos, las personas Chigarau se postran en la oración sobre la tierra y creen firmemente en el retorno de este Gran Dios Blanco. Cada uno dice sinceramente sus sentimientos como una forma en que darían la bienvenida a su regreso de nuevo entre ellos y para mantener viva su fe.

 

Los indios tienen un conjunto de registros escritos en los libros de pergamino, que han pasado de generación en generación. Los registros son considerados por ellos como altamente sagrados, ya que contienen la historia de su pueblo durante muchas generaciones anteriores a la llegada del Gran Dios Blanco. Son los únicos indios, por lo que yo sé, que poseen un conjunto de registros procedentes de tiempos antes de Cristo. Están escritos en un lenguaje no hablado por ellos excepto por el Poderoso y Sabio quien lo aprendió de su padre como una responsabilidad dictado desde el principio de su familia.

 

También han seguido una costumbre inusual de control de la natalidad que se ha traducido en que su población sigue siendo reducida a su tamaño actual (1955) de alrededor de tres mil. Esta condición, costumbre o ley requiere que una mujer puede tener un hijo solamente una vez cada siete años. Por lo tanto las tasas de natalidad y mortalidad se han mantenido más o menos en la misma forma que no se han extendido más allá de los límites de su ciudad amurallada y su propia cultura y sus costumbres.

 

Los indios Chigarau están gobernados por un Gran Jefe Blanco llama Eachta Eacha Na, lo que significa Poderoso y Sabio. Este título ha sido mantenido por el padre del jefe delante de él por muchas generaciones. Eachta Eacha Na es ahora un hombre de unos 90 años de edad. Sin embargo, en su porte y vigor y apariencia, parece ser como un hombre de 45. Él parece flotar en lugar de avanzar laboriosamente como lo hacen los hombres de esa edad. Él tiene una figura dominante, y uno detecta inmediatamente profundas cualidades espirituales en él que lo hacen un hombre de mucha fuerza en medio de ti, sí, muy fuerte. No habla de su propia mente, sino es lo que el Gran Espíritu Blanco susurra a través de él y uno por instinto quiere obedecer sus palabras.

 

En la Gran Fusión de los indios en mayo de 1938, Eachta Eacha Na, jefe de los indios Blancos Chigarau, llamó a sus corredores a la Casa Grande del Consejo y les dijo que entregaran un mensaje especial a las tribus indias cercanas y que ellos a su vez lo entregaran y transmitieran tan lejos como el pájaro vuela hacia el Norte y hacia el Sur hasta que todas las tribus indias lo recibieran. Sus corredores a continuación llevaron su mensaje a los jefes de las tribus vecinas y les dijeron que a principios de 1939 ellos, los jefes, deberían enviar representantes a una gran conferencia de indios que se celebraría en el lago Michocan[11]. Cada uno a su vez enviaría a los corredores a las tribus más allá de ellos hasta que el mensaje hubiera llegado a todas las tribus del hemisferio. La respuesta a este mensaje fue tremenda y la conferencia se llevó a cabo en abril de 1939. Los funcionarios del gobierno del Viejo México estiman que más de 130,000 indios que representaban a todas las tribus en el continente se habían reunido en el lago Michoacán para asistir a esta gran conferencia a solicitud del Gran Jefe Blanco.

 

Después de una semana de reunión durante la cual la buena voluntad se estableció firmemente entre ellos, el Gran Jefe Blanco les invitó a volver de nuevo en 1940 durante la misma temporada. En consecuencia, en 1940, un gran número similar de delegados indígenas de todas las tribus en el continente respondió y esta vez por unanimidad, se determinó mezclar en una sola gran nación, con Eachta Eacha Na como jefe de todos los jefes y el jefe de todos los pueblos indios en todo el continente. Esto se hizo con resultados que ahora todos los indios en todas partes tienen a Eachta Eacha Na, el Poderoso y Sabio, en gran estima, y todos ellos buscan a su guía. Entonces, una vez cada año, los ha llamado a esta gran conferencia anual en la que ha presidido y les enseñó sus caminos y leyes para mayor vida recta. Los delegados indígenas llevan sus enseñanzas a las tribus en las que se esfuerzan por vivir de acuerdo con ellas y las enseñan a sus hermanos.

 

Ahora están en espera de un GRAN EVENTO

 

Está previsto que todos los indios implicados en la migración se reunirán por primera vez en su gran lugar de encuentro en el lago Michoacán. Se irán en dos grandes grupos alrededor de cinco días de diferencia. El primer grupo tan numeroso como todas las “estrellas en el cielo”, viajará muchos días hacia el Norte hasta llegar al río que fluye de Oeste-Este (Rio Grande[12]), que van a cruzar, y ellos estarán en viaje de muchos días hacia el nacimiento Sol hasta que lleguen a otro río, un río poderoso, que fluye de Norte a Sur (Mississippi). Irán río arriba hasta que lleguen a unas piedras especiales (en estas rocas esperarán sus direcciones) que les indicarán si están destinados a la construcción del templo, y luego descansarán y entonces comenzarán enviar sus suministros y materiales a esta ubicación. Cuando el segundo grupo llegue al Rio Grande sobre la Autopista Panamericana cerca de Laredo, Texas, irán al Occidente, no muchos días hasta que encuentren una serie de montañas donde sólo resplandecerá el Sol de la mañana. Deberán seguir ciertas marcas y signos y símbolos y los dos deberán fusionarse. Se trasladarán muchos, muchos días hacia el Sol naciente, donde deberán encontrar a sus hermanos y les prestarán asistencia en la construcción del gran templo y la hermosa ciudad con un muro. Más tarde, con el paso del tiempo, otros cuerpos de indios llegarán al lugar y además después de sumarse erigirán en la ciudad; hogares y lugares públicos serán construidos de piedra, madera pulida y mobiliario serán transportados por barcazas y buques de las canteras antes mencionadas.

 

En la Gran Conferencia de Indios en el lago Michoacán, el Gran Jefe Blanco repitió de nuevo, “Lo que el agua ha tomado de la tierra, y la tierra ha tomado del agua, lo que el hombre ha tomado del hombre, cada uno por el comando del Gran Espíritu vendrá de nuevo a su propia lugar”. Con esto quiere decir que todas las cosas han de volver y ser restauradas a su estado original como Dios lo diseñó primero, en una gran restauración de todas las cosas. Se repitió esta declaración en varias ocasiones y en la última conferencia habló de los años que van más rápido diciendo, “Ha pasado otro hito. Hay tanto que hacer, pero tan poco tiempo para hacerlo”.

Un comentario moderno (2006), de una mujer que se identificaba como Aileen, decía:

Al Este de Superior, Arizona, se encontraron amplios escalones en el desierto como si hubieran sido hechos para un enorme edificio. Muy cerca de allí dos personas estaban de excursión en un rastreo. De repente, el que estaba detrás ¡se perdió! El líder dio la vuelta y en el sendero había un agujero en el que el hombre había caído. En el agujero había grandes urnas, algunas estaban selladas con una sustancia como arcilla, otras estaban abiertas. Los excursionistas se apresuraron a decir lo que habían encontrado. Cuando regresaron habían desaparecido las urnas. Más tarde me enteré de que la Universidad de Arizona tenía esas urnas. ¿Podría ser posible que los escalones y las urnas pertenezcan a los indios que fueron al Norte y construyeron el templo?

 

También cerca de Superior una mujer que vivía cerca de allí encontró una abertura en la montaña y en el interior se encontró una mesa, símbolos del universo en las paredes y otros objetos interesantes.

 

Si alguien sabe algo más sobre la anterior, por favor escribir al correo y lo añadiremos a esta historia.

 

Gracias

 

Aileen

Continuará…


[1] Williamson Hunt George and Bailey G. Alfred, The Saucers Speak! A Documentary Report of Interstellar Communication by Radio Telegraphy, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1954. 127 pages.

[2] Relatos de primera mano de contactos con varios extraterrestres, en donde relatan sus supuestas conversaciones con los extraterrestres contactados a través del tablero Ouija y de señales de radio de la onda corta. Aparecen ilustres extraterrestres como: Actar de Mercurio, Agfa Affa de Urano, Ankar-22 de Júpiter, Artok de Plutón, Garr de Plutón, Kadar Lacu de Saturno, Lomec de Venus, Nah-9 de Neptuno, Noro de la Flota de los Platillos, Oara de Saturno, Regga de Marte, Sedat de Hatonn, Suttku de Saturno, Terra de Venus, Wan-4 de los planetas de Safan, Zago de Marte y Zo de Neptuno, y más.

[3] Howard Dana, My Flight to Venus, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1955. 89 pages (parece haber sido una copia no autorizada de la edición de Willing Publishing Company, San Gabriel, California, de 1954.

[4] Fry W. Daniel, The White Sands Incident, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1954. 211 pages.

[5] Fry W. Daniel, Alan’s Message to Men of Earth, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1954. 43 pages.

[6] Van Tassel George, I Rode in a Flying Saucer, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1953. 51 pages.

[7] Constable Trevor James, They Live in the Sky, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1958. 270 pages.

[8] Anderson Carl, Two Nights To Remember, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1956. 60 pages.

[9] Ashtar (pseudónimo Ethel P. Hill), In Days To Come, New Age Publishing Co., Los Angeles, 1957.

[10] Conozco una tercera edición de 2010 de Kessinger Publishing.

[11] Sic.

[12] Río Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *