La estantería de Roswell – Kevin Randle, “Roswell in the 21st Century” (parte 1)

La estantería de Roswell – Kevin Randle, “Roswell in the 21st Century” (parte 1)

10 de febrero de 2017

David Halperin

imageKevin D. Randle, Roswell in the 21st Century. Naples, FL: Speaking Volumes, 2016.

Escena en la oficina de un dermatólogo, hace unas dos semanas:

El ayudante del médico acaba de llevarme a la oficina, me entregó el equivalente de una hoja con la que conservar mi modestia después de quitarme la ropa. Ella ve el Roswell in the 21st Century, de Kevin Randle, su título con orgullo visible, entre mis cosas.

Kevin Randle, “Roswell in the 21st Century”

Ella: “¿Es un buen libro?”

“No”, respondí. “Pero debería haberlo sido”.

Entra la dermatóloga. Roswell también le llama la atención. Ella hace la misma pregunta. Doy la misma respuesta, esta vez elaborando: “El autor sabe más acerca de Roswell que cualquier persona viva. Está en condiciones de escribir el libro definitivo. No es eso.

Ni la dermatóloga ni el asistente necesitan preguntar qué es Roswell o qué se supone que ha sucedido allí. También podría preguntar quién era Hansel y Gretel, y qué sucede cuando los niños mordisquean una casa de pan de jengibre. No menos que un cuento de hadas familiar, la historia de Roswell es una herencia cultural, un mito que ha llegado a impregnar la conciencia compartida de nuestra nación.

Trate de nombrar un solo episodio ovni del que se pueda decir lo mismo.

Hay una diferencia, por supuesto. A diferencia de la casa de pan de jengibre, algo realmente ocurrió en el verano de 1947 en Roswell, Nuevo México. ¿Pero qué? Durante mucho tiempo y en varios foros, especialmente en su blog “A Different Perspective”, el veterano ufólogo Kevin Randle ha discutido por una nave espacial estrellada. Ahora está mucho menos seguro.

“En cuanto a mí, me encuentro a la deriva hacia los que rechazan lo extraterrestre. En un momento estuve seguro, pero fue cuando tuvimos todo ese testimonio robusto, gran parte del cual está completamente desacreditado. Tengo la esperanza de que encontraremos una respuesta, y podría ser extraterrestre, pero en el mundo actual no podemos probarlo” (página 247).

La honestidad intelectual evidenciada por esta admisión – que implica no sólo admitir que la respuesta que dio una vez estuvo mal sino también que no tiene idea de cuál podría ser la respuesta correcta – es una de las grandes fortalezas del libro. La otra es el vasto conocimiento de Randle sobre el tema. Él es de hecho la principal autoridad viva en Roswell, su único competidor posible para este título, Karl Pflock, que nos ha sido tomado trágicamente hace poco más de 10 años.

Randle ha pasado horas incalculables entrevistando a testigos, tal vez-o-simple-posiblemente testigos, y otros que podrían haber estado en una posición para arrojar luz sobre los presuntos testigos y los eventos que pensaban que recordaban. Usted no tiene que hacer más que mirar sus notas a pie de página para quedar impresionado por la minuciosidad de sus investigaciones, la riqueza de los datos que ha desenterrado. Él tiene una ventaja especial, señalada por Jerome Clark en su revisión para el número de noviembre pasado de Fortean Times: un fondo militar, raro entre los ufólogos actuales. Este es un activo invaluable para dar sentido a un episodio que se desarrolló originalmente en los círculos militares, y Randle hace un excelente uso de él.

Donde Roswell in the 21st Century tropieza está en su presentación. Está mal escrito, mal organizado, y descuidadamente editado. Estos no son pequeños defectos en el tratamiento de un problema tan complejo y laberíntico como el que lleva el nombre de Roswell – especialmente para aquellos que no tienen ya el conocimiento del autor al alcance de sus dedos.

Por “mal escrito”, no quiero decir que no es “cautivante” o “emocionante”. Emociones y escalofríos son las últimas cosas que un libro serio de Roswell debería tener. Quiero decir que es oscuro donde tiene que ser claro, vago donde necesita ser preciso, irritantemente repetitivo pero tacaño con detalles donde los detalles son necesarios. (Ejemplo: “El Coronel Thomas J. DuBose, el Octavo Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea” nos salta en la primera página, pero no es hasta las páginas 5 y 21 que empezamos a tener una idea de quién era y qué papel desempeñó en el despliegue de la historia de Roswell).

imageKevin Randle. De su blog “A Different Perspective”.

El libro no tiene índice. Sé por larga experiencia que la preparación de un índice es una tarea tediosa y que requiere mucho tiempo y que (no importa lo que alguien diga) una computadora no puede hacerlo por usted. Pero es una necesidad para una historia tan complicada, con docenas de personajes que desaparecen y reaparecen antes de que puedan confiar sus nombres a la memoria.

Menos perjudicial, pero también menos excusable, no tiene una tabla de contenido. Así que voy a proporcionar una, utilizando los títulos de Randle:

Martes, 8 de julio de 1947 – 1

En el Principio – 28

Encontrando los Escombros Metálicos – 45

Otra ubicación del choque y examen de los escombros metálicos – 67

Hablando de los Cuerpos – 86

El Encubrimiento – 107

La Investigación de la Fuerza Aérea – 120

El enigma de Jesse Marcel – 143

Las diapositivas de Roswell – 165

Walter Haut – El Padre Verdadero de Roswell – 205

El Análisis Final – 229

Apéndice A: El mito de MJ-12 – 248

Apéndice B: La Controversia de la Llanura de San Agustín – 319

Apéndice C: La controversia del Vuelo No. 4 – 354

Apéndice D: Descifrando el Memorándum Ramey – 372

Una mirada a esta lista transmitirá el problema de organización del libro. Los apéndices ocupan más de un tercio de su texto, aproximadamente 150 de 400 páginas. ¿Por qué Randle decide relegar material a un apéndice en lugar de dejarlo aparecer en el cuerpo del libro, o viceversa? A veces sus razones son claras y tienen sentido. En otras ocasiones parece que tiene una pila de cosas más o menos relacionadas con Roswell que quiere meter de alguna manera en el libro, y no está muy seguro de cómo hacerlo.

Puedo ver la justificación para hacer “El mito de MJ-12” un apéndice. La cuestión es relevante pero tangencial. Si los documentos “MJ-12” son auténticos (lo que parece casi imposible), eso garantizaría que una nave espacial se estrelló en Roswell. Si son falsificaciones, como cree Randle, eso no dice nada sobre Roswell de una manera u otra. Así que no puede dejarlos fuera si quiere ser exhaustivo, pero no quiere mezclarlos con la evidencia sustancial.

Lo mismo ocurre con el “Memorándum Ramey”, el trozo de papel que el General Roger Ramey tiene en la mano mientras posa para fotografías en su oficina en el Campo Aéreo del Ejército de Fort Worth, con un montón de basura, que supuestamente es el desecho de Roswell, de un globo meteorológico. Hay escritos en el papel que podrían (o no) ser relevantes, pero la resolución de la foto no es lo suficientemente buena como para permitirnos leerla. La dificultad, podríamos pensar, debe ceder a las técnicas actuales de mejora por computadora. Hasta ahora, sin embargo, nadie ha encontrado una manera de hacer eso. El problema es parte del problema de Roswell; No se puede ignorar. Pero como MJ-12, no pertenece al cuerpo del texto.

Lo mismo, sin embargo, difícilmente puede decirse de los recuerdos persistentes de un ovni estrellado en las llanuras de San Agustín, a kilómetros del rancho donde se encontraron los escombros que cayeron en manos de los militares (y que ciertamente existían). Estoy de acuerdo con Randle en que estos recuerdos son falsos. Pero la cuestión de cómo se originaron y se transmitieron, a la que volveré en la segunda parte de este post, es vital para la historia de Roswell. Si el fiasco marginal de 2015 de las “Diapositivas de Roswell” pertenece al cuerpo del texto – lo habría hecho un apéndice – la tradición de San Agustín seguramente lo hará también.

Lo mismo ocurre con la discusión de si el “vuelo no. 4” del proyecto de globos Mogul fue lanzado realmente. Aquí algunos antecedentes son necesarios, para aquellos que no están en las controversias de Roswell:

La teoría “Mogul”, flotada por primera vez por la Fuerza Aérea en 1994, respaldada por Karl Pflock en su libro de 2001 sobre Roswell, ha sido durante mucho tiempo una explicación elegante y persuasiva de lo que cayó al suelo en Roswell. Tengo que admitir que estaba completamente convencido de ello y, a veces, lo he repetido como si fuera un hecho indiscutible.

De acuerdo con esta teoría, los escombros no eran de un globo meteorológico ordinario – la gente en el Campo Aéreo del Ejército de Roswell sin duda lo habría reconocido como tal, aunque el ranchero que lo encontró en su propiedad no lo hizo – sino de un tren de globos lanzado como parte de un “Proyecto Mogul” de espionaje secreto de la Guerra Fría. (El propósito: detectar pruebas nucleares soviéticas.) El secreto que supuestamente envolvió este proyecto explica muy bien por qué incluso los militares experimentados estaban al principio desconcertados por sus artefactos y por qué fueron tan rápidos para callarlo tan pronto como se dieron cuenta de lo que tenían en sus manos.

El problema es que hubo un número limitado de lanzamientos de los Mogul en el verano de 1947, y la mayoría de ellos fueron recuperados en el suelo en lugares distintos de Roswell. El único candidato plausible para los restos de Roswell es el “vuelo no. 4”, y el diario de un científico Mogul llamado Albert Crary – que Randle somete a un análisis textual cercano y en mi opinión convincente – parece sugerir que este vuelo nunca fue lanzado.

Entonces, ¿dónde nos deja eso? Todavía quiero creer en la teoría de los Mogul, y espero que haya alguna forma de rehabilitarla. Tengo que reconocer, sin embargo, que las objeciones a la misma son sólidas y pesadas. El problema no puede separarse de la figura enigmática del fallecido Charles B. Moore, un científico que trabajó en el Proyecto Mogul en 1947 y mucho más tarde se acordó de las cosas (el diario de Crary es el principal obstáculo, pero no el único) sobre ello, como el lanzamiento del vuelo no. 4, que muy probablemente nunca sucedió.

¿Estaba Moore mintiendo deliberadamente, tal vez haciéndolo por órdenes de la Fuerza Aérea u otros deudores oficiales (o no oficiales)? ¿O sería “confabulando” una palabra mejor para él, creando pseudo-hechos convenientemente para los escépticos ovni? Si es así, ¿qué motivos conscientes o inconscientes subyacen a sus confabulaciones?

Randle nunca hace estas preguntas, contentándose con encontrar maneras de desechar el testimonio de Moore. Sin embargo, son un espejo de las preguntas que tienen que hacerse acerca de los testigos sobre los que descansa la historia de Roswell, y que Randle hace en sus capítulos sobre el mayor Jesse Marcel y el teniente Walter Haut. Estos son, en mi opinión, los capítulos más interesantes del libro de Randle.

Este juicio, me apresuro a añadir, refleja mi intuición de que la historia de Roswell es, en esencia, la historia de un pequeño grupo de creadores de mitos, actuando con toda probabilidad en buena fe y sin conciencia de lo que estaban haciendo, y la resonancia que su creación en la sociedad en general.

Tres preguntas, en mi opinión, están en el corazón de Roswell. La primera es una cuestión histórica. ¿Qué fueron los escombros expuestos en el piso de la oficina del General Ramey en las fotos tomadas en la noche del 8 de julio de 1947 por un fotógrafo del Fort Worth Star-Telegram? ¿Cuál era su relación con los materiales extraídos del rancho de Mac Brazel al norte de Roswell?

Si los dos eran idénticos, entonces el misterio se resuelve. Lo que se vino abajo en el rancho era un globo meteorológico. Pero entonces se vuelve absolutamente desconcertante – por no decir inconcebible – que las autoridades militares en Roswell tomaron los escombros con tanta seriedad, arreglando para volarlas a Fort Worth para su examen por sus superiores y de allí a Wright Field en Ohio. O que autorizaran el comunicado de prensa que ha perseguido a la ufología desde entonces: “Los muchos rumores sobre el disco volador se convirtieron en una realidad ayer cuando la oficina de inteligencia del 509 Grupo de Bombarderos de la Octava Fuerza Aérea, Roswell Army Air Field tuvo la suerte de tomar posesión de un disco a través de la cooperación de uno de los rancheros locales y la oficina del sheriff del condado de Chavez”.

(Pero tal vez eso realmente sucedió. Sherlock Holmes: “Cuando has eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que sea, debe ser la verdad”. La cita aparece en forma grotescamente distorsionada en la página 246 del libro de Randle y luego correctamente en la página 247 – un ejemplo revelador de cómo se editó descuidadamente el libro)

La segunda pregunta es, usando la jerga de los estudios bíblicos en la cual fui entrenado, tradición-histórica. Después de la ráfaga inicial de la emoción mediática que rodeó el descubrimiento en Roswell en julio de 1947, el incidente se hundió en la oscuridad casi total para una generación completa. Sólo a principios de 1978 comenzó a resurgir y apareció en el libro de 1980, El Incidente de Roswell, de Charles Berlitz y William L. Moore (ninguna relación, hasta donde yo sé, con Charles B. Moore). En ese momento había adquirido la forma que ahora conocemos, en la que los cadáveres de los extraterrestres fueron encontrados en los restos de su nave destrozada. ¿Por qué etapas y por qué agencias la historia sobrevivió y evolucionó durante esos oscuros 30 años?

Por último, una cuestión sociopsicológica:

Roswell no es la única historia de platillos que jamás haya circulado. En 1950, Behind the Flying Saucers de Frank Scully golpeó las listas de los más vendidos con su historia de discos venusinos estrellados en Nuevo México y Arizona, y los cadáveres diminutos pero de otra manera perfectamente humanos de sus pilotos. La historia pronto se desvaneció; Y aunque es verdad que fue desmentida como un engaño en 1952, que por sí solo no es una explicación adecuada para su desaparición.

Otras historias de choque, conocidas sólo por los aficionados ovni de núcleo duro, se pueden encontrar en el artículo “Crashes and Retrievals of UFOs in the Twentieth Century”, en The UFO Encyclopedia de Jerry Clark, que se han demostrado no menos evanescentes.

Mientras que la historia de Roswell, de la misma vendimia que la de Scully, se ha extendido y crecido incontrolablemente hasta las oficinas de dermatología de Carolina del Norte, 70 años después. ¿Por qué?

(Continuará en mi próximo post.)

imageEl general Roger Ramey (a la izquierda) con su jefe de Estado Mayor, el coronel Thomas Dubose. Sostiene el “memo Ramey” en su mano izquierda. (Foto de “Open Minds UFO News and Investigations”)

http://www.davidhalperin.net/the-roswell-bookshelf-kevin-randle-roswell-in-the-21st-century-part-1/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *