La guerra contra los transgénicos

La guerra contra los transgénicos[1]

Mario Méndez Acosta

Se vive, actualmente, una guerra mediática que, en ocasiones, llega a los hechos de violencia: se trata de la guerra que ciertos grupos que se hacen llamar ecologistas sostienen en contra de los alimentos de origen transgénico y contra la investigación que hacen los científicos en este campo

Afirman estos grupos – sin base científica, clínica o epidemiológica alguna – que las semillas y otros productos mejorados genéticamente son dañinos para la salud humana y deben ser destruidos, Ésta es una batalla importante que en el futuro puede resolver o empeorar la disponibilidad de alimentos para una humanidad con necesidades alimentarias crecientes. Por un lado, un grupo de fanáticos seudocientíficos y, por otro, uno de investigadores que desde hace siglos han logrado grandes avances en el rendimiento de todo tipo de productos alimenticios de la Tierra.

Quienes combaten el desarrollo de la tecnología alimentaria se refugian entre quienes protegen formas tradicionales de agricultura y los llamados productos naturales. Por ello es de gran relevancia el reportaje estudio publicado en el periódico El Economista[2], de Vicente Rodríguez – respuesta a un desplegado emitido por un grupo de chefs de cocina -, titulado “No existen buenas razones para oponerse al maíz transgénico”.

Para el reconocido científico Luis Herrera Estrella, entrevistado en dicho reportaje, impedir a los agricultores el acceso al maíz genéticamente modificado es violar sus derechos humanos.

Señala Herrera: “Es una vergüenza que los chefs hablen con tanta ignorancia y público, Ojalá se dediquen más a continuar mejorando platillos y menos a opinar sobre temas que desconocen”, así opinó el investigador sobre la reciente polémica y protesta del Colectivo Mexicano de Cocina, ante los riesgos del maíz transgénico en nuestro país.

“La tecnología utilizada plantea enormes incertidumbres y efectos colaterales impredecibles”, se lee en la carta de protesta publicada por el Colectivo Mexicano de Cocina.

Al parecer, en una carta enviada al presidente Enrique Peña Nieto, cerca de 80 chefs, encabezados por Enrique Olvera, piden que se mantenga en México la prohibición de siembra de maíz transgénico e instaron al gobierno a expresar “una postura firme y clara” de oposición[3].

Al respecto, el investigador Herrera señaló en uno de los puntos que raramente se abordan en esta discusión: “Lo que hacen estos grupos que se oponen al uso de los transgénicos es impedir que nuestros agricultores tengan acceso a una tecnología que los puede beneficiar. Son ellos quienes están violando los derechos humanos de los agricultores, no las empresas que ponen un producto en el mercado para que lo compre quien quiera”, agregó el ingeniero bioquímico, una de las figuras más influyentes del mundo en el campo de la biotecnología, y el único mexicano que figura entre los 100 más reconocidos internacionalmente en esta rama de la ciencia.

Según el director del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Cinvestav, lo que dice el comunicado no tiene sentido y aclaró que llevamos más de 20 años consumiendo transgénicos y no hay un solo reporte de daños a la salud humana. Esto se debe a que el cruce artificial de las cadenas de ADN de diversas especies sí es equivalente al que ocurre en el cruce natural de la planta desde hace millones de años.

Los chefs aseguran en su manifiesto que los agroquímicos que acompañan la siembra de maíz transgénico – fertilizantes y herbicidas – pueden representar un peligro para la salud.

Comenta Herrera Estrella: “La ignorancia aquí es verdaderamente grotesca, porque todos los cultivos requieren de fertilizante, insecticidas y otros químicos para poderse cultivar. Ni siquiera los productos orgánicos están libres de estos compuestos. Si no utilizamos fertilizantes, no hay producción agrícola. Es terrible lo que ellos dicen”, explicó el científico egresado, en 1984, como Doctor en Genética de Plantas, de la Universidad Estatal de Gante, en Bélgica y, en 1980, como M. en C. en Genética y Biología Molecular, del propio Cinvestav, en México.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, La guerra contra los transgénicos, Ciencia y Desarrollo, Vol. 42, No. 283, México, mayo-junio 2016. Págs. 60-61.

[2] “No existen buenas razones para oponerse al maíz transgénico”. Para el reconocido cien- tífico, impedir a los agricultores el acceso al maíz genéticamente modificado es violar sus derechos humanos. El Economista, Vicente Gutiérrez, agosto 30, 2015.

[3] “La élite de la cocina mexicana alza la voz contra el maíz transgénico”. http://cultura.elpais.com/cultura/2015/08/26/actualidad/1440540982_345434.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *