La mujer Ghostbuster original

La mujer Ghostbuster original

EleanorSidwickMucho antes de que los cazafantasmas ficticios salpicaran las pantallas, Eleanor Sidgwick utilizó la ciencia para determinar lo paranormal.

Por Ben Radford

11 de julio de 2016

El largamente esperado remake de “Ghostbusters” llegará a los cines pronto – para mejor o peor, dependiendo de qué zumbido de pre-lanzamiento usted lea. Mientras que la matanza de vampiros ha sido retratada a menudo como una profesión dominada por las mujeres (al menos en la televisión), la caza de fantasmas parece más centrada en los hombres, al menos como se muestra en programas de televisión como “Ghost Hunters” de SyFy, ahora en su undécima temporada de No encontrar fantasmas.

La nueva película de “Cazafantasmas” tiene un reparto de plomo para todas las mujeres, pero si estás buscando un ghostbuster femenino pionero de la vida real, no puede ser mucho mejor que Eleanor Sidgwick.

Nacida en 1845 en una prominente familia política británica (su hermano, Arthur, se convirtió en primer ministro), Eleanor Mildred Balfour se casó con el filósofo Henry Sidgwick en 1876 y en 1880, a los 35 años, se convirtió en vice-principal de Newnham College en Cambridge.

De acuerdo con el relato de Alice Johnson, amiga de Eleanor Sidgwick, en Proceedings of the Society for Psychical Research,, “Desde muy temprana edad mostró una aptitud especial para las matemáticas”, y de hecho Sidgwick ayudó a Lord Rayleigh en sus “medidas clásicas en el Voltímetro de Plata y la celda de Latimer Clark, estableciendo así definitivamente las unidades de resistencia, corriente y fuerza electromotriz”.

De hecho, Sidgwick podría considerarse como un modelo para las jóvenes interesadas en los campos STEM, ya que “se interesó por la ciencia en general (y) me comentó una vez que las matemáticas le atraían especialmente en su juventud porque pensaba que la vida futura sería mucho más digna de vivir si incluía actividades intelectuales”, escribió Johnson.

Eleanor Sidgwick dedicó gran parte de su vida a la ciencia y la educación, pero también tenía un gran interés en lo que hoy se consideraría lo paranormal. Ella y su esposo, juntos y separados, pasaron muchos años buscando evidencia de espíritus.

En su capítulo “Ghosts and Poltergeists” en el libro “Parapsychology: A Handbook for the 21st Century”, la investigadora Michaeleen Maher remonta las técnicas modernas de investigación de fantasmas a Sidgwick, quien fue investigadora de la Society for Psychical Research (SPR) a mediados de la década de 1880.

El artículo de Sidgwick “Phantasms of the Dead” en el tercer “Proceedings” (1885) de la SPR examinó informes de fantasmas e identificó numerosas fuentes potenciales de error incluyendo bromas; confundir a una persona viva con una persona muerta; exageración involuntaria por el testigo ocular; alucinaciones visuales o auditivas o percepciones erróneas, y así sucesivamente. Estaba abierta a la posibilidad de encuentros fantasmales, pero creía que si ocurrían eran una forma de “alucinación verídica”. Como señala Maher, “Sidgwick aportó una inteligencia exigente y perspicaz a su análisis”.

Sidgwick no tenía paquetes de protones ni laser blasters – esto fue a finales de 1800, después de todo -, sino que investigaba informes de fantasmas, asistía a sesiones donde los psíquicos afirmaban comunicarse con espíritus, etc. Ella analizó más de 300 de las que se consideraban los mejores relatos de testigos oculares y, según Maher “Cuando resumió las características fantasmales que eran representativas de su muestra – y esas mismas características prevalecen en los relatos creíbles de los fantasmas relatados hoy – Sidgwick concluyó que 1) no hay fundamento para la suposición de que los fantasmas rondan principalmente casas antiguas, 2) no hay indicios de que los fantasmas estén relacionados con crímenes o tragedias, 3) los fantasmas no suelen aparecer en aniversarios o ocasiones especiales, 4) los fantasmas raramente aparecen con ropa de una época pasada, 5) los fantasmas se pueden ver a la luz del día o con luz artificial, al amanecer o al atardecer, y en varias partes de una casa o fuera en el patio”, y así sucesivamente.

El análisis de Sidgwick es interesante en parte porque en gran parte desacredita muchos principios largamente sostenidos y ampliamente creídos de los fantasmas modernos (por ejemplo, que los fantasmas aparecen vestidos con ropas del período al que se supone que pertenecen, o que los fantasmas se ven principalmente en la oscuridad ). Sin embargo, muchos cazadores de fantasmas de la vida real continúan buscando su cantera frustrada por las percepciones erróneas y el folclore fantasma no reconocido.

Ciencia, Espíritus y Escepticismo

En su libro “The History of Ghosts”, Peter Aykroyd (padre del actor Dan Aykroyd y co-escritor de los “Cazafantasmas”) describió una sesión a la que asistieron Sidgwicks, en la que un médium afirmaba estar en contacto con fantasmas. La médium, Eusapia Palladino, “logró producir de la nada un melón fresco, que se depositó sobre la mesa frente a los presentes y movió, por psicocinesis o telekinesis, una pequeña mesa de mimbre”.

Palladino, sin embargo, fue a menudo captada simulando fenómenos “fantasmales” en sus salas de sesiones oscuras y amigables con el fraude; Como Aykroyd nota: “Todos en la sesión vieron su trampa… y los Sidgwicks poderosos no se impresionaros”. Palladino siguió actuando para público que pagaba, tratando de mantenerse un paso por delante de los escépticos y los cazadores de fantasmas que continuamente exponían sus trucos de magia; ella finalmente renunció y murió en 1918.

Según Alice Johnson, Eleanor y Henry Sidgwick “condenaron el estímulo tácito dado por la mayoría de los espiritistas en ese momento a los médiums fraudulentos, que sabían que ninguna exposición impediría que continuaran conduciendo un comercio provechoso”. La Sra. Sidgwick también ayudó a exponer la actividad fraudulenta de muchos otros autoproclamados psíquicos, invocadores de fantasmas y místicos, incluyendo la famosa ocultista y médium “Madame” Helena Blavatsky.

Sin embargo, Sidgwick no era necesariamente siempre escéptica; al investigar una médium psíquica llamada Gladys Leonard en nombre del SPR, concluyó que “en general, creo que las pruebas que tenemos ante nosotros constituyen una razonable prima facie para creer” en la clarividencia.

Queda por ver si la nueva película de “Cazafantasmas” es un éxito o un fracaso, pero seguramente hay una gran historia en las hazañas reales de la científica, feminista y original ghostbuster Eleanor Sidgwick.

https://www.seeker.com/the-original-female-ghostbuster-eleanor-sidgwick-1915626256.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *