Un taller para charlatanes y estafadores

UN TALLER PARA CHARLATANES Y ESTAFADORES

Juan José Morales[1]

LimpiaHay muchos y muy diferentes tipos de energía: eléctrica, cinética, potencial, química, térmica, solar, geotérmica, radiante, sonora etc. Pero nunca había yo oído hablar de “energía sucia”, hasta que me topé en Internet con el anuncio en que cierta dama residente en Playa del Carmen ofrece enseñar a eliminar tan indeseable y cochina energía, hasta dejar rechinando de limpio por dentro y por fuera a todo aquel que esté dispuesto a retribuirle su sapiencia con una cantidad nada desdeñable de dinero. Aunque, más que un gasto, eso habrá que considerarlo una inversión, pues quienes tomen el curso que la señora en cuestión ofrece, podrán a su vez dedicarse a estafar gente con el señuelo de acabar con todas sus enfermedades, padecimientos, dolencias y males físicos, espirituales, emocionales, amorosos o del tipo que sea.

¿Y cómo se elimina la energía sucia que se ha acumulado en una persona? No con detergente, cepillos, vapor o cualquier otro producto o método de limpieza ordinario, sino haciendo pasar un huevo alrededor del cuerpo de la persona en la cual se ha acumulado, aunque en el anuncio no se precisa si el huevo lo es de gallina, paloma, lagartija, serpiente, chachalaca o zopilote, aunque yo me inclinaría por este último, dado que es de un ave habituada a comer toda clase de inmundicias, y seguramente no le caería mal un buen postre de energía sucia.

El anuncio de marras ofrece, como decíamos, enseñar a hacer limpias con huevo. Y ciertamente, el cursillo —de unas 44 horas en total, divididas en ocho sesiones— no es nada barato: seis mil pesos, pagaderos semana a semana en cuatro cómodos abonos de 1 500 pesos.

Ahora bien: ¿en qué se funda este timo? En creencias milenarias de carácter mágico, en procedimientos que —como dice el propio anuncio— provienen de las culturas prehispánicas. Concretamente, en la noción de “limpia”, una práctica que —como señala la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México de la UNAM— se basa en la idea precientífica de que la “enfermedad es el efecto final de acciones generadas por agentes dañinos, invisibles, con voluntad propia o que pueden ser enviados por personas que desean hacer un mal a otros sujetos. El agente causal por naturaleza son los aires, entidades multifacéticas y nocivas”.

Para decirlo en otras palabras: se trata de ideas mágicas, remanentes de los tiempos en que la gente ignoraba la causa de las enfermedades —bacterias, virus, factores genéticos, deficiencias hormonales, etc.— y las atribuía a misteriosas energías, maleficios, poderes sobrenaturales y otras cuestiones por el estilo.

Pero, para darle cierto aire seudocientífico a sus patrañas, la señora en cuestión recurre a palabrería como la siguiente: “El exceso de trabajo intelectual, las preocupaciones, el estudio, la falta de descanso, el estrés, el desgaste normal y natural de la vida, la fatiga, etc., consumen y obstruyen la energía vital de la persona, por lo que la limpia la ayuda al desbloqueo de los canales de circulación.”

¿Y si el problema estriba en un supuesto bloqueo energético, dónde, cómo y a qué hora entra en escena la tal energía sucia? Pues resulta que es —respetamos la pésima sintaxis— “absorbida involuntariamente al relacionarse personas y entornos negativas”, y el huevo, al pasar cerca del cuerpo, actúa como una especie de poderosísima aspiradora que “ayuda a eliminar las adherencias y toda la energía sucia moviliza y neutraliza las influencias negativas proyectadas por otros”.

De modo, pues, que ya lo sabe. Si tiene espíritu de timador y desea engañar y explotar gente, en ese taller de limpia con huevos le enseñarán cómo aprovecharse de la credulidad y la ignorancia ajenas.


[1] Publicado como Morales Juan José, Un taller para charlatanes y estafadores, Por Esto!, 2 de febrero de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.