¡Aquí hay Globsters!

¡Aquí hay Globsters! Monstruos extraños, amorfos y a menudo mal identificados de las profundidades

18 de mayo de 2017

Micah Hanks

glob-585x306Casi se veía como algo que usted esperaría haber visto en una película de los años 60 de Toho Pictures kaiju… si no fuera por el hecho de que los monstruos gigantes populares como Godzilla no comenzarían a aparecer en los cines durante varios años más.

El año era 1924, y décadas antes había bestias reptiles gigantes arrastrándose fuera de las profundidades del océano en la pantalla de plata, algo extraño había salpicado el agua de la costa de Margate, Sudáfrica. Los observadores describieron la “cosa” como grande y blanca, y parecida a un oso polar, pero con un largo apéndice parecido a un tronco que sobresalía de su cara y una extraña cola de langosta. Esta criatura inusual a veces se dice que se han levantaba casi 20 pies fuera del agua, mientras los curiosos decían que el monstruo parecía estar enfrascado en un combate con un par de ballenas asesinas.

Al parecer, la criatura tampoco salió tan bien. Poco después de la “batalla”, los restos de esta inusual criatura troncalizada finalmente se dirigieron a la costa, donde se tomaron fotografías de ella, apareciendo posteriormente en un artículo en el Daily Mail dos meses más tarde en diciembre.

Esta legendaria criatura, llamada Trunko por su inusual probóscide, fue discutida en círculos criptozoológicos durante varios años antes de que, en 2010, aparecieran nuevas fotos del monstruo misterioso. Darren Naish, un paleontólogo astuto y escéptico con una inclinación por la criptozoología, fue capaz de identificar fácilmente la “piel” blanca brillante que cubría a la criatura como simplemente “colágeno muy deteriorado”, que se esperaría encontrar en medio de los restos descompuestos de un típico cetáceo.

Trunko-570x247“Trunko”, en otras palabras, era simplemente una ballena muerta, cuya carcasa había sido alimento de esas hambrientas orcas, en lugar de haber perdido la batalla.

El caso Trunko es sólo uno de los muchos incidentes famosos de lo que, en 1962, el criptozoólogo Ivan T. Sanderson llamó “Globsters”, que son esencialmente restos muy descompuestos, amorfos, de grandes criaturas marinas como las ballenas, que ocasionalmente aparecen en las playas. En una noticia más reciente, la aparición de un enorme cadáver de ballena en Indonesia, según se informó recientemente en Mysterious Universe por Paul Seaburn, fue inicialmente confundida por algunos observadores como los restos de un calamar gigante. Como las fotos de la criatura revelaron más tarde, las porciones de las tripas, y lo que podrían haber sido órganos sexuales aparentes en las imágenes, sin duda podrían haber contribuido a la creencia errónea de que la criatura muerta poseía “tentáculos” de algún tipo.

La mayoría de los “Globsters” tienden a ser los restos de alguna variedad de ballenas, aunque de vez en cuando, tiburones peregrinos y otras especies acuáticas aparecen también en la clasificación. La notable similitud entre varios Globsters que han aparecido a lo largo de los años y la carcasa de Trunko – es decir, la presencia del colágeno descompuesto que se asemeja al cabello o pelo blanco – parece ayudar a confirmar esto, aunque a veces ha habido un análisis sorprendentemente profundo de restos de Globsters que ayudó a hacer estas determinaciones.

globster-570x679Tal fue el caso del análisis de microscopía electrónica de L. E. Wall de muestras de colágeno tomadas de un famoso Globster, que apareció en una playa de Tasmania en agosto de 1960. Este estudio científico, que dio lugar a la identificación de la criatura de Tasmania como (lo adivinó) una ballena, sin embargo, no ocurrió hasta más de dos décadas después de la aparición inicial de la criatura. Casi invariablemente, esto probablemente llevó a la especulación durante los años intermedios, en cuanto a cuál podría haber sido la identidad de la criatura.

Otras notables apariciones de “Globster” incluyen las llamadas “Bermuda Blobs” de 1988 y 1997, así como un “blob” escocés que apareció en las Hébridas en 1990. Carcasas similares han desembarcado en Nantucket en 1996, Four Mile, Tasmania en 1997, y en otras localidades tan separadas como Terranova y la costa chilena desde el cambio de siglo. En la mayoría de los casos, se determinó que los restos biológicos pertenecían a ballenas.

Aunque no convincentes en cuanto a la evidencia de “monstruos marinos”, las apariciones ocasionales de “Globsters”, como Ivan Sanderson los llamó, siguen siendo una novela, si no curiosa (y ligeramente nociva) nota al pie en los anales de lo forteano moderno.

http://mysteriousuniverse.org/2017/05/here-be-globsters-strange-amorphous-and-often-misidentified-monsters-of-the-deep/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.