Los verdes y turbios negocios con la salud

Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 27 de mayo de 2015

ESCRUTINIO

 

Los verdes y turbios negocios con la salud

 

Juan José Morales

Tanto los médicos como las autoridades sanitarias subrayan que el diagnóstico temprano del cáncer puede salvar muchas vidas y evitar largos, costosos y molestos tratamientos. Y una de las formas más rápidas, simples y seguras de detección oportuna de cáncer de la próstata —muy común entre la población masculina—, es la prueba del antígeno prostático. Pero hace poco, a mediados de este mes de junio, cuando por recomendación del especialista que lo atiende en el Hospital General de Zona del IMSS en Cancún, un paciente acudió a hacer cita para que se le aplicara tal prueba, la increíble respuesta fue que se le podría atender… en diciembre. Es decir, dentro de medio año. Mientras tanto, si tiene un incipiente tumor que podría ser tratado en su etapa inicial, éste avanzará hasta quizá volverse incurable.

clip_image002La ilustración, cortesía de Abdeelinho, muestra a quiénes benefician las propuestas de “vales para medicinas” de El Niño Verde y sus secuaces. En primer término, a él, que cosechará votos al simular que defiende los intereses de los derechohabientes. En segundo término —y sobre todo— a sus tíos, dueños de grandes cadenas de farmacias. Los perjudicados seremos todos los demás mexicanos, que finalmente tendremos que pagar más caras las medicinas.

Los frecuentes casos de este tipo y el ya crónico desabasto de medicamentos en el IMSS y el ISSSTE, son una prueba de la situación cada vez más crítica en que, desde hace años, los gobiernos del PAN y del PRI mantienen a esas instituciones.

Ello es deliberado. Forma parte de la política de privatización de los servicios públicos. Con la mala atención, se busca crear entre los derecho habientes irritación y descontento para, en un momento dado, hacerles creer que el servicio mejorará si se pone en manos privadas. Y en estas maniobras tiene una participación destacada el llamado Partido Verde Ecologista de México, que no sólo está haciendo el juego al gobierno, sino que la familia que lo maneja obtendrá grandes beneficios.

En efecto, los grandes favorecidos con la insistente propuesta de “vales de medicinas” de ese grupo político, serán naturalmente las farmacias, que se encargarán de surtir los vales. ¿Y sabe usted en manos de quiénes están las mayores cadenas farmacéuticas de México? Pues, nada más ni nada menos, que de la familia propietaria del PVEM.

Según datos más o menos recientes, hay en todo el país unas 16 mil farmacias. De ellas, más de cuatro mil son de la cadena Farmacias Similares, y 800, de la cadena Farmacias del Ahorro. La primera es propiedad de Víctor González Torres, mejor conocido como Doctor Simi (o Doctor Simio, como dicen burlonamente algunos). La segunda, de Javier González Torres. Que ambos lleven los mismos apellidos que Jorge González Torres, fundador y primer dueño del llamado Partido Verde, no es casual. Son sus hermanos (él mismo también posee una cadena de farmacias, aunque no tan grande). Y, desde luego, Javier y Jorge son tíos de Jorge Emilio González Martínez, alias El Niño Verde, heredero y actual administrador de ese organismo satélite del PRI.

Ahí está el negocio. Por partida doble además. Simular que el IMSS y el ISSSTE no pueden tener medicamentos suficientes, permite a El Niño Verde y sus compinches hacer campaña política presentándose como salvadores de los derechohabientes “exigiendo” que se les den vales para adquirirlos en las farmacias privadas… de sus tíos.

Pero uno se pregunta: si el IMSS y el ISSSTE no tienen dinero para surtir sus propias farmacias, ¿cómo es que sí lo tienen para pagarle a las farmacias privadas, donde los medicamentos, comprados al menudeo, resultan mucho más caros?

En efecto, una investigación encabezada por Raúl Enrique Molina demostró que las medicinas compradas a través de farmacias privadas resultan siete veces y media más caras que las adquiridas mediante compras masivas directamente de los fabricantes, que es como usualmente operan el IMSS, la SS y el IMSS. Otro estudio, de investigadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) llevó a resultados semejantes.

No hay, pues, que darle más vueltas al asunto. Las propuestas del PVEM sobre vales para adquirir medicinas en establecimientos particulares y recibir atención médica en clínicas y hospitales privados, no buscan en modo alguno beneficiar a los pacientes, sino engordar los bolsillos de los tíos de El Niño Verde y de las grandes empresas hospitalarias de las que, dicho sea de paso, son inversionistas políticos de altos vuelos y sus parientes. Pero sobre esto último volveremos en otra ocasión.

Comentarios: [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *