Joel Achenbach, Carl Sagan, y los Ufólogos

Joel Achenbach, Carl Sagan, y los Ufólogos

30 de junio de 2017

David Halperin

Joel Achenbach, Captured by Aliens: The Search for Life and Truth in a Very Large Universe, Simon & Schuster, 1999.

“La tentación, para aquellos de nosotros que no hemos asustado la puerta de una iglesia en mucho tiempo, es dar al tema de la religión un ancho espacio. La verdad es que muchos de nosotros no somos capaces, intelectual, mucho menos espiritualmente, de involucrar el tema de la fe, de saber discutir tales cosas sin revelar nuestra ignorancia… ciertamente no tenía ni idea de la estructura, naturaleza o dimensiones del espíritu humano. Sin embargo, mientras pasaba tiempo en el mundo ovni, se hizo evidente que, como fenómeno cultural, el estudio de los extraterrestres no tenía nada que ver con la astronomía, la química, la biología o la geología planetaria… Esto implicaba el territorio aún más exótico e incomprensible de la mente humana, o, si lo prefiere, el espíritu humano”.

Joel Achenbach, “Captured by Aliens” (1999).

La cita es de la página 187 del cautivador, perceptivo y sutilmente trágico libro de Joel Achenbach sobre la vida extraterrestre, publicado hace 18 años, pero que nunca leí hasta el último par de meses. Por supuesto sus palabras son música para los oídos de un profesor de estudios religiosos con la ambición de ser Ufólogo.

Achenbach, columnista de ciencia para el Washington Post, es un escritor inteligente e ingenioso. Normalmente esto no es una recomendación para alguien que se compromete a escribir, desde fuera de la arena, sobre ovnis. Es demasiado fácil para los inteligentes e ingeniosos hacer que los menos inteligentes y menos ingeniosos -que casi inevitablemente son los defensores de los ovnis sinceramente arrogantes- son culpables de ridículo, no necesariamente del tipo hardy-har-har-har, pero la variedad más devastadora superior-smirk. Fácil y cómodo, y provocadora de aplausos. Dada una opción entre los smirkers (los que sonríen afectadamente) y los smirked-at (los que se sonríen de los que sonríen afectadamente), ¿quién no preferiría estar entre los primeros?

Pero Achenbach resiste en gran parte a la tentación. Aunque su libro contiene unos pocos disparos baratos lamentables sobre los ufólogos -hay uno particularmente desagradable dirigido a Kevin Randle, que merece mucho más- proporciona una exploración sobre todo perspicaz de por qué (como Achenbach lo dice) “algunas personas construyen sus puntos de vista del mundo alrededor de ideas que otras personas encuentran ridículas”.

Su breve respuesta: “No es inteligencia o clase social. No es como pobre, gordo, gente comedora de Velveeta que cree en los extraterrestres ricos y delgados, gente que no come Brie. La verdadera distinción, él sugiere, es “la actitud hacia las autoridades intelectuales -hacia la ‘policía de la realidad’. Creer en los extraterrestres requiere un rechazo de la sabiduría oficial. Requiere que creamos que los individuos en el poder, y en particular los guardianes del conocimiento científico -Sagan, Goldin y la Sociedad Astronómica Americana-, o bien por ignorancia, nos dicen una historia que simplemente no es verdadera”. (página 167)

Estas últimas frases transmiten las simpatías divididas de Achenbach, y es esta división, esta tensión, la que da a su libro su profundidad y poder. Por un lado, Carl Sagan es el héroe del libro. Está allí en el primer capítulo, se pone una y otra vez mientras la historia se desarrolla, y el libro termina con su funeral. Un héroe trágico, brillante, carismático, muerto demasiado joven de una enfermedad rara, sin saber nunca (más que nosotros) si las civilizaciones extraterrestres que anhelaba saldrán siempre de su silencio y distancia casi infinita. Sin embargo, desde otra perspectiva, es uno de los “policías de la realidad”, los matones autoritarios que te dictan lo que debes y no debes pensar.

Captured by Aliens no es, a pesar de lo que podría pensar de su título y lo que he dicho hasta ahora, un libro sobre ovnis. Está dividido en tres partes, titulado “Aventuras en el desconocido”, “Visitantes” y “Adelante y Adentro”, de los cuales sólo el segundo se dedica principalmente a la Ufología. Desde la década de 1960, la búsqueda de inteligencia extraterrestre (convenientemente abreviado SETI) ha sido una empresa científica respetable aunque controversial, de la cual los ovnis son la sombra oscura y de mala reputación. Achenbach podría haber escrito un libro perfectamente adecuado compuesto sólo de las partes 1 y 3, con SETI y la exploración espacial como su tema y los ovnis desechados como una frenética locura. Pero no lo hizo.

Joel Achenbach

Tal vez su elección fue influenciada por Henry Harris, el genio científico (“lleno de conocimiento… ideas que se disparan alrededor del cerebro a todas horas del día y de la noche”) que encontramos en el último capítulo de la parte 1. Harris tiene su propia solución a la “Paradoja Fermi”, el problema de por qué, si realmente hay civilizaciones que viajan por el espacio por ahí, no han venido a visitarnos. Tal vez lo hayan hecho, dice Harris. Tal vez están aquí y la gente los ha visto. Se llaman ovnis.

“Él comenzó a elegir sus palabras con cuidado, sabiendo que la mayoría de los científicos del JPL (Jet Propulsion Laboratory) estarían en desacuerdo con él. Simplemente admitir una receptividad a las historias ovni podría hacer que se burlaran de él en el laboratorio. También lo puso en el lado equivocado de la cuestión desde el portero, Sagan, que había trabajado con él en el equipo Ice Clipper. Sagan, dijo Harris, no comprendió el simple hecho de que la historia no era lo mismo que la ciencia” y los ovnis, según Harris, no son una cuestión de ciencia sino de historia, que por su naturaleza está “improvisada de historias, recuerdos, anécdotas”.

Los argumentos de Harris nunca convencieron a Achenbach, que no hace ningún secreto de su incredulidad sobre los ovnis. Pero una vez que conoce a un hombre como Harris, los estereotipos sobre “locos” y “chiflados de los platillos voladores” dejan de ser sostenibles. Los “porteros”, incluso Sagan, dejan de ser desafíos. La ufología se convierte en parte de la historia de SETI, les guste o no a los científicos de SETI. Sagan mismo es “capturado por extraterrestres” -los alienígenas de su imaginación esperanzadora-, no menos que los abducidos cuyas experiencias medio recordadas, todavía desconcertantes, dieron al título de Achenbach su título. Es un título excelente; no es de extrañar que Achenbach lo eligiera. También ha sido “capturado por extraterrestres”.

¿Pero hay extraterrestres para hacer la captura? Posiblemente no; y en esto se encuentra la tragedia más profunda del libro.

La Paradoja de Fermi no dejará de perseguir los pasos de Sagan, una especie de cráneo de memento-mori, su sonrisa sin alma que reprende su optimismo cósmico. Se ha convertido en la sabiduría del enfriador-de-agua, como Achenbach lo llama, que sería insufriblemente arrogante imaginar que estamos solos en el cosmos; y no sé si fue la fantástica popularidad de Sagan la que convirtió esto en un axioma o al revés. (Tal vez Sagan se convirtió en el oráculo amado porque expresó tan elocuentemente lo que los millones, reunidos alrededor de sus enfriadores de agua para reflexionar sobre nuestro vasto universo, ya pensaban que sabían). Pero, ¿podría ser falso?

¿Podemos realmente estar solos, no necesariamente como organismos vivos sino como seres pensantes? ¿Hay alguna garantía de que la evolución debe conducir a la inteligencia, incluso después de millones o miles de millones de años? Como uno de los entrevistados de Achenbach pregunta: ¿los pequeños mamíferos inteligentes de hace 70 millones de años han sobrevivido el tiempo suficiente para convertirnos en nosotros, si no por el accidente de la caída de asteroides que aniquiló a los grandes dinosaurios evolutivamente exitosos? Y si no, ¿qué razón tenemos para pensar que sucedería en cualquier otro lugar?

Al final Sagan muere, su búsqueda no se ha cumplido. Entonces, ¿qué más es nuevo? Así lo hizo don Quijote; Así que, con toda probabilidad, usted y yo. Un servicio conmemorativo se celebra en la ciudad de Nueva York, en la catedral de San Juan el Divino -nombrado así por el hombre a quien “una puerta fue abierta en cielo” y que fue invitado a “Subid acá, y yo os mostraré las cosas que habrán de ser después” (Apocalipsis 4: 1). Allí Achenbach oye de la reverenda Joan Brown Campbell que “por supuesto Sagan era un ateo -que suena como su manera de finalmente ganar una vieja discusión”. Típico de Achenbach incluir ese detalle. La fe religiosa, el temor religioso, la duda religiosa son sus temas, centrales para la ufología y SETI por igual; y aunque se anuncia a sí mismo como un incrédulo que los maneja con una sensibilidad e inteligencia que los eruditos de la religión profesional podrían envidiar.

George Orwell escribió, en su ensayo sobre “Lear, Tolstói y el tonto”, que “es dudoso que el sentido de la tragedia sea compatible con la creencia en Dios: en todo caso, no es compatible con la incredulidad en la dignidad humana y con el tipo de ‘demanda moral’ que se siente engañada cuando la virtud no triunfa”. Para estas últimas palabras, substituya: cuando el universo resulte demasiado grande y demasiado pequeño para encontrar en él la Vida (no sólo la vida bacteriana) y la Verdad (no sólo un conjunto de hechos) que anhelamos.

“Una situación trágica”, escribió Orwell, “existe precisamente cuando la virtud no triunfa, pero cuando todavía se siente que el hombre es más noble que las fuerzas que lo destruyen”. El libro de Achenbach es un tributo a la nobleza sublime y trágica, no sólo de los buscadores de SETI acreditados, sino de los muy despreciados ufólogos. Estoy agradecido de que lo escribiera como lo hizo.

https://www.davidhalperin.net/joel-achenbach-carl-sagan-and-the-ufologists/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *