Más allá de los cinco sentidos

Más allá de los cinco sentidos

Telepatía, ecolocalización y futuro de la percepción

Matthew Hutson

Edición Julio / Agosto 2017

El mundo que experimentamos no es el mundo real. Es una construcción mental, filtrada a través de nuestros sentidos físicos. Lo que plantea la pregunta: ¿Cómo cambiaría nuestro mundo si tuviéramos nuevos y diferentes sentidos? ¿Podrían expandir nuestro universo?

La tecnología se ha utilizado durante mucho tiempo para ayudar a las personas que han perdido o han nacido sin uno de los cinco sentidos primarios. Más recientemente, los investigadores en el campo emergente de la “mejora sensorial” han comenzado a desarrollar herramientas para dar a la gente sentidos adicionales -que imitan a los de otros animales, o que añaden capacidades que la naturaleza nunca imaginó. He aquí cómo estos dispositivos podrían funcionar, y cómo podrían cambiar lo que significa ser humano.

1 Imágenes audibles

Durante décadas, algunas personas sordas han usado implantes cocleares, que utilizan conjuntos de electrodos para estimular el nervio auditivo dentro del oído. Los investigadores están trabajando en otras tecnologías que podrían restaurar la vista o el tacto a aquellos que carecen de ella. Para los ciegos, las cámaras podrían disparar electrodos en la retina, en el nervio óptico o en el cerebro. Para los paralizados o las personas con extremidades protésicas, las almohadillas de presión en las manos reales o robóticas podrían enviar retroalimentación de contacto al cerebro o a los nervios en el brazo.

Las personas autistas pueden incluso ganar un sentido social más fuerte. El año pasado, los investigadores del MIT revelaron el EQ-Radio, un dispositivo que rebota señales de las personas para detectar su ritmo cardíaco y sus patrones de respiración. Un dispositivo aún no inventado puede inferir el estado de ánimo de un objetivo de esos datos y transmitirlo a un usuario autista, o a cualquiera que quiera mejorar su intuición emocional.

También podemos sustituir un sentido por otro. El cerebro es sorprendentemente experto en aprovechar cualquier información pertinente que recibe, y puede ser entrenado para, por ejemplo, “oír” imágenes o “sentir” el sonido. Para los ciegos, un dispositivo llamado BrainPort V100 conecta una cámara en un par de gafas a una rejilla de electrodos en la lengua de una persona. Al principio, el efecto se siente como pequeñas burbujas, pero eventualmente los usuarios pueden aprender a leer puntos fuertes de estimulación como píxeles brillantes y puntos débiles como oscuros, y pueden formar una imagen mental.

Algo semejante, un dispositivo holandés llamado vOICe (“Oh I see!” – ¡Oh veo!) utiliza una cámara para crear un paisaje sonoro que el portador de deficiencia visual oye a través de los auriculares. Para los no iniciados suena como estallidos de estática, pero con el entrenamiento, la gente puede discernir imágenes. Cada segundo o más, el sonido gira de izquierda a derecha, usando la frecuencia para indicar la altura de un objeto (cuanto más alto es el objeto, mayor es el tono) y el volumen para indicar su brillo.

Para los sordos, David Eagleman, un neurocientífico de la Universidad de Stanford, ha desarrollado un chaleco que convierte el sonido en un patrón de vibraciones en el torso. Con la práctica, la gente puede aprender a usarlo para interpretar el habla y otros sonidos.

2 Prestado de la naturaleza

Los científicos también están explorando maneras de agregar sentidos encontrados en otras partes del reino animal. Por ejemplo, un dispositivo de mano llamado Bottlenose, construido por biohackers aficionados, utiliza ultrasonido para detectar la distancia de los objetos, y luego vibra el dedo del usuario en diferentes frecuencias, dándole su ecolocalizacion. Otros dispositivos proporcionan el sentido de la navegación de las aves migratorias: Una compañía llamada feelSpace vende el naviBelt, un cinturón que señala la dirección deseada por la vibración en su cintura. Otra empresa, Cyborg Nest, vende el North Sense, un dispositivo que puede unir a su pecho que vibra cuando apunta hacia el norte.

En el futuro, los implantes cocleares podrían ser sintonizados para recoger las frecuencias realmente bajas, como las utilizadas por los elefantes, o realmente muy altas, como las utilizadas por los delfines. Los ojos biónicos podrían ser construidos para permitir que los seres humanos vean los rayos ultravioleta (como las mariposas, los renos, los perros y otros animales) y la luz infrarroja (como ciertas serpientes, peces y mosquitos).

Algunos investigadores piensan que eventualmente podremos instalar un puerto en nuestro cerebro que nos permita intercambiar diferentes sensores cuando los necesitemos. “Tal vez habrá una navaja suiza de sensores que lleves contigo”, dice Rajesh P. N. Rao, director del Centro de Ingeniería Neuro-Sensorimotora de la National Science Foundation. Usted puede confiar en un sensor de distancia al subir una montaña, luego conectar la visión nocturna después de la oscuridad.

3 Detección de sismos lunares

Podríamos también ganar sentidos que ningún otro animal tiene. El chaleco vibrante creado por Eagleman puede ser programado para recibir cualquier entrada, no sólo el sonido. Dice que podría utilizarse para monitorear el mercado de valores, o el sentimiento en Twitter, o el tono y la guiñada de un drone, o los signos vitales propios. Por supuesto, puede mostrar estas cosas en una pantalla de computadora, pero nuestros cerebros no pueden atender a muchos detalles visuales a la vez, dice Eagleman. El cuerpo, por otro lado, se utiliza para monitorear docenas de músculos sólo para mantenernos equilibrados, por lo que sería más hábil en el manejo de insumos multidimensionales.

Un implante cortical también podría tomar teóricamente en casi cualquier tipo de información, que el cerebro podría procesar como un nuevo sentido. “Puedes hacer lo que quieras”, dice Neil Harbisson, un “artista ciborg” que es originario de España. “Puedes diseñar un sentido único que esté relacionado con tus intereses o con tu curiosidad”.

Harbisson nació viendo en escala de grises. En 2004, tenía una antena quirúrgicamente unida a su cráneo. La antena tiene una cámara al final y vibra a diferentes frecuencias, convirtiendo los colores en sonido. (También puede usar la antena para recibir llamadas telefónicas y escuchar música). Planea implantar una banda alrededor de su cabeza con un lugar cálido que orbita cada 24 horas, dándole un órgano temporal. Su amiga y colaboradora Moon Ribas tiene un chip inalámbrico en su brazo que vibra cuando ocurren terremotos en cualquier parte del mundo, dándole un sentido sísmico. Ella espera poner implantes vibrantes en sus pies que transmitan los temblores lunares.

Pero Bernd Fritzsch, un neurocientífico de la Universidad de Iowa, advierte que para cada parche de propiedades neurales que nos dedicamos a interpretar un nuevo sentido, dejamos menos neuronas para procesar los otros. Así que con cada sentido que añadimos, también estamos quitando algo.

4 Pensamiento literal de grupo

Tal vez incluso lograremos el llamado sexto sentido: ESP. Kevin Warwick, un ingeniero de la Universidad de Coventry, en el Reino Unido, conectó de forma inalámbrica un electrodo en su brazo a uno en el brazo de su esposa, de modo que dondequiera que estuvieran, podían sentir cuando el otro flexionaba una mano. Eagleman quiere llevar esa idea un paso más allá y conectar de forma inalámbrica monitores de corazón y sudor a su esposa y a él mismo para que puedan sentir el humor del otro.

 

De nuestra edición de julio / agosto de 2017

 

La investigación de Rao muestra que la gente puede enviar mensajes sí/no telepáticamente: Un EEG detecta la actividad cerebral en el remitente y otro dispositivo aplica pulsos magnéticos al cerebro del receptor. Eventualmente, podríamos tener implantes cerebrales conectados de forma inalámbrica. “Este tipo de comunicación puede superar algunas de las limitaciones del lenguaje”, dice Rao. Podría ayudar a las personas a compartir sensaciones o expresar pensamientos que son difíciles de poner en palabras, y mejorar la colaboración. “Creo que eso cambiará completamente nuestra forma de ser humano”, dice Warwick. “La telepatía es el futuro”. De hecho, Elon Musk recientemente inició una compañía llamada Neuralink enfocada a conectar el cerebro con las computadoras; dice que algún día podría permitir la telepatía mediada por computadora.

 

Todavía está por verse exactamente cómo todo este cambio nos va a cambiar. Harbisson dice que ganar los sentidos de los animales “nos permitiría conectarnos con la naturaleza y con otras especies de una manera más profunda”. Pero si los sentidos compartidos nos conectan con otras especies, ¿podría la desigualdad de las sensaciones alejar a las personas creando nuevas categorías de los que tienen y los que no? Ya luchamos por ponernos de acuerdo sobre lo que es real y lo que es falso; es probable que ese problema empeore a medida que la tecnología crea nuevos medios de percepción. “La sociedad se estira como una banda elástica”, dice Warwick. El realce sensorial radical para algunos podría estirarlo aún más. “La pregunta es, ¿se rompe la banda elástica?”

 

https://www.theatlantic.com/magazine/archive/2017/07/beyond-the-five-senses/528699/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *