Afuera con las hadas

Afuera con las hadas

21.7.17

Richard Firth Green. Elf Queens and Holy Friars: Fairy Beliefs and the Medieval Church. University Of Pennsylvania Press, 2016.

Peter Rogerson.

Casi todas las culturas humanas han concebido a seres liminales que retrasan la división entre lo mortal y lo inmortal, la materia y el espíritu, el bien y el mal, el hábitat y el desierto. En la cultura occidental, a estos seres se les han dado nombres como hadas, duendes, trolls, boggarts, etc., en la cultura islámica son los djinns, y otras culturas tienen sus equivalentes.

Green sostiene que la creencia en tales seres era una parte omnipresente de la cultura popular medieval pero era una creencia contra la que la iglesia estaba emprendiendo una guerra cultural. A diferencia de las creencias populares actuales en fantasmas o extraterrestres, estas creencias eran vistas como profundamente subversivas por la autoridad de la iglesia; no tenía espacio para tales seres, por lo que se puso literalmente a demonizarlos. Green argumenta que muchos de los demonios contra los que la iglesia luchaba eran en realidad hadas, y esto nos permite reconstruir estas creencias a partir del estudio de una variedad de fuentes literarias que van desde romance, leyendas arthurianas, sermones, juegos de misterio y así sucesivamente. Green argumenta que estas obras no sólo representan la fantasía poética sino que representan un folklore vivo.

 

Es la naturaleza liminar de las hadas lo que dio problemas, y la iglesia encontró problemas particulares con la supuesta mortalidad de las hadas, que se suponía vivían vidas largas pero eventualmente morían, y a la idea que eran material para tener sexo y engendrar hijos en mortales. Y sobre todo que venían de un reino que no era ni el cielo ni el infierno. Todo esto fue descartado como una ilusión provocada por los desagradables viejos demonios. El mundo de las hadas puede parecer glamoroso, lleno de gloriosos castillos y bellas doncellas, pero es realmente un falso encanto y que los castillos son en realidad casuchas sucias y las doncellas son sólo feos demonios.

 

Green argumenta que la tierra de las hadas se incorporó a la idea del purgatorio, una creencia en la cual puede haberse desarrollado como un medio de cristianizar el país de las hadas. No notado por Green sin embargo hay un mejor ajuste, el limbo, el reino de los paganos virtuosos muertos y los niños no bautizados. En los primeros tiempos cristianos, cuando los cristianos todavía tenían seres queridos paganos, el limbo se presentó en términos muy positivos. Aunque exiliados de la presencia divina, aquellos en el limbo viven en el mejor mundo posible alcanzable por la razón humana sin ayuda, es un paraíso secular. A mediados del período medieval, las visiones sobre él se oscurecían esencialmente, ya que no había más “paganos virtuosos” de los que preocuparse. Así que el Purgatorio ahora lo reemplaza como una casa post-mortem a mitad del camino.

 

Este es un libro de un profesor de inglés que trata textos medievales y no se hace ninguna concesión al no especialista, ya que se ilustra con muchas citas en inglés medieval, preservando no sólo la ortografía original, sino las letras originales, como la Thorn y eth [đ y Þ para ‘th’]. Mientras que esto preserva la autenticidad del original no hace la lectura fácil, que es una lástima porque este es un libro que debe ser de gran interés a folkloristas y a un público más amplio.

 

Superficialmente estas creencias pueden parecer a los productos de un pasado remoto, pero Green sostiene que persistieron para informar a los juicios de brujería y muchos de los encuentros demoníacos reportados allí son realmente encuentros con las hadas. La naturaleza global de tales creencias sugiere que pueden haberse originado antes de la gran diáspora humana fuera de África y tienen por lo tanto decenas de miles de años. Es poco probable que tales creencias profundamente arraigadas puedan ser erradicadas en pocos siglos.

 

Green señala que los cuentos de la abducción alienígena reflejan creencias anteriores sobre incubi y succubi, y por supuesto los que siguen este blog saben cuánto el folklore moderno ovni deriva de estas creencias anteriores. Lo mismo ocurre con los fantasmas o con la criptozoología, y aunque las hadas como tales han sido trivializadas casi como si fueran fábulas aladas de los libros ilustrados victorianos y como se retratan en las fotografías de Cottingley, sus compañeras siguen viviendo. La gente oculta sigue siendo una parte poderosa de la vida islandesa, y los djinns son una parte integral de la cultura islámica.

 

Más allá de esto, la tradición vive incluso en forma secular, a veces apenas visible, por ejemplo en la forma en que la desaparición de Madeline McCann y las reacciones populares a ella hacen eco de cuentos de niños desamparados tomados por los “otros”. Fairyland vive como Cockaigne, Fiddlers Green, el Summerland espiritualista y en numerosas visiones utópicas, incluso los otros mundos de contactados ovnis y experiencias cercanas a la muerte. El encantamiento es secularizado en la “falsa conciencia”.

 

En el nivel más profundo podemos ver el país de las hadas como una metáfora para todo el mundo natural, la cultura de guerra de la Iglesia en efecto la demonización de ese mundo natural y de las personas que viven en él. Los acontecimientos recientes demuestran donde conducen tales ideologías, así que tal vez es hora de volver a abrazar el país de las hadas como un acto de desafío.

 

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/07/away-with-fairies.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *