El misterio de las centellas (1120)

El misterio de las centellas (1120)

Tengo un miedo mortal a los relámpagos, aunque me parece fascinante el sonido del trueno. Hace unas semanas la amenaza de una tormenta estaba en proceso… Era la noche antes del día de la basura, así que decidí llevar la basura a la acera antes de que la lluvia empezara… Podía oír el trueno en la distancia, así que corrí apresuradamente a los botes de basura, rezando todo el camino. “Dios, por favor, no dejes que caigan relámpagos hasta que vuelva dentro de la casa”… Yo logré hacer la caminata a la acera y estaba a sólo a varios metros de entrar en la seguridad de mi apartamento cuando de repente frente a mí, flotando a la altura de mi cintura y ni siquiera un pie delante de mí, apareció una centella azul blanquecino del tamaño de un durazno… Me paré en seco y me tapé los oídos con las manos porque temía lo que vendría después… Sé que el rayo no viaja sin truenos… En menos de dos segundos, el más fuerte y aterrador trueno que había oído sonar. El sonido parecía generado sólo unas pocas yardas de donde me quedé congelado después de presenciar el fenómeno increíble… Corrí dentro del apartamento, el trueno todavía estaba sonando, nunca había oído el trueno sonar por tanto tiempo… Una vez me di cuenta de lo que había acabado de suceder – una vez que me di cuenta de que una centella acababa de golpear a sólo unas pulgadas delante de mí – me estremecí. “Qué bendita soy” me dije a mí misma… y después de entrar me senté al lado de la cama y comencé a pensar en lo que acababa de suceder… “¿Y si no hubiera parado cuando lo hice? ¿Habría caminado directamente a la bola flotante de fuego blanco/azul? ¿Y qué? ¿Qué significaba?… ¿Exactamente qué era?” Todo lo que sé es que me quedé con la sensación de ser especial… Tengo 41 años y nunca había experimentado algo así en mi vida… Aquí son tres semanas y media más tarde, y todavía me siento especial… pero también todavía estoy aún más mortalmente espantada de un rayo que nunca antes….

Marie

Roswell, GA USA

Un pensamiento en “El misterio de las centellas (1120)”

  1. Hola,
    Me encantó tu relato. En una comparación de tu experiencia a las mias, te contare breve. Siempre que voy a sacar la basura en la noche antes del recogido, me invade en la mente el hecho de que algo me pueda ocurrir. Por que estoy sólo afuera, oscuro y nadie se enteraria. Supongo que es ese miedo universal que padece el ser humano. Disfruto ver los relámpagos que se trazan como raíces en el cielo.
    He recibido electricidad de rayos en 4 ocasiones. De los rayos sí le huyo. En una ocasión el rayo cayó a 3 pies de distancia de donde estaba. Golpeó un poste de metal de 1 pie de alto esparciendo metal fundido. La luz fue color rojizo en los bordes y blanco brillante en el centro . Fue hermoso y el ruido más ensordecedor que he escuchado en mi vida.
    Cuando era chico, una esfera brillante del tamaño de una bola de softball entró por la ventana de mi cuarto y ese sí era azul brillante como lo describiste. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *