Los extraterrestres podrían estar durmiendo

Una nueva teoría sobre por qué no hemos encontrado a los extraterrestres

Están durmiendo.

Por Robert Hart

Tal vez hay vida inteligente por ahí, pero está durmiendo en este momento.

Después de décadas de búsqueda, todavía no hemos descubierto un solo signo de inteligencia extraterrestre. La probabilidad nos dice que la vida debería estar ahí afuera, así que ¿por qué no la hemos encontrado todavía?

El problema se refiere a menudo como la paradoja de Fermi, por el físico ganador del Premio Nobel Enrico Fermi, que una vez hizo a sus colegas esta pregunta en el almuerzo. Muchas teorías han sido propuestas a lo largo de los años. Podría ser que estamos simplemente solos en el universo o que hay algún gran filtro que impide que la vida inteligente avance más allá de una cierta etapa. Tal vez la vida alienígena está ahí fuera, pero somos demasiado primitivos para comunicarnos con ella, o estamos colocados dentro de un zoológico cósmico, observados pero abandonados para desarrollarnos sin interferencias externas. Ahora, tres investigadores piensan que pueden tener otra respuesta potencial a la pregunta de Fermi: Los extraterrestres existen; sólo están dormidos.

Según un nuevo artículo de investigación aceptado para su publicación en el Journal of the British Interplanetary Society, los extraterrestres están durmiendo mientras esperan. En el documento, los autores del Oxford’s Future of Humanity Institute y el Observatorio Astronómico de Belgrado Anders Sandberg, Stuart Armstrong y Milan Cirkovic argumentan que el universo está demasiado caliente ahora mismo para que las civilizaciones avanzadas digitales hagan el uso más eficiente de sus recursos. La solución: Dormir y esperar a que el universo se enfríe, un proceso conocido como aestivating (como la hibernación, pero durmiendo hasta que sea más frío).

Comprender la nueva hipótesis primero requiere envolver su cabeza alrededor de la idea de que la vida más sofisticada del universo puede elegir dejar atrás la biología y vivir digitalmente. Habiendo esencialmente subido sus mentes a computadoras poderosas, las civilizaciones que eligen hacer esto podrían aumentar sus capacidades intelectuales o habitar algunos de los ambientes más ásperos en el universo con facilidad.

La idea de que la vida podría transitar hacia una forma post-biologica de existencia está ganando terreno entre los expertos. “No es algo que sea necesariamente inevitable, pero es muy probable”, me dijo Cirkovic en una entrevista.

Una vez que usted está viviendo digitalmente, explicó Cirkovic, es importante procesar la información de manera eficiente. Cada cálculo tiene un cierto costo asociado a él, y este costo está fuertemente acoplado con la temperatura. Cuanto más frío se pone, menor es el costo, lo que significa que puede hacer más con la misma cantidad de recursos. Esta es una de las razones por las que enfriamos computadoras de gran alcance. Aunque los seres humanos pueden encontrar el universo para ser un lugar bastante frígido (la radiación de fondo se cierne sobre 3 kelvins por encima del cero absoluto, el límite inferior de la escala de temperatura), las mentes digitales pueden encontrarlo demasiado caliente.

El hecho de que los alienígenas estén dormidos no significa que no podamos encontrar signos de ellos.

Pero, ¿por qué aestivar? Seguramente cualquier extraterrestre que desee un procesamiento más eficiente podría enfriar sus sistemas manualmente, al igual que lo hacemos con las computadoras. En el documento, los autores reconocen que esta es una posibilidad. “Si bien es posible que una civilización enfríe partes de sí misma a cualquier temperatura baja”, escriben los autores, eso también requiere trabajo. Así que no tendría sentido para una civilización buscando maximizar su capacidad computacional desperdiciar energía en el proceso. Como Sandberg y Cirkovic elaboran en un blog post, es más probable que esa vida artificial esté en un modo de sueño protegido hoy, listo para despertar en futuros más fríos.

Si existen tales extraterrestres, tienen suerte. El universo parece estar enfriándose por sí solo. Durante los próximos billones de años, a medida que continúa expandiéndose y la formación de nuevas estrellas se ralentiza, la radiación de fondo se reducirá a prácticamente a cero. Bajo esas condiciones, Sandberg y Cirkovic explican que este tipo de vida artificial sería “tremendamente más hecho”. Tremendamente tampoco es un eufemismo. Los investigadores calculan que mediante el empleo de tal estrategia, podrían alcanzar hasta 1030 veces más que si se hace hoy. Eso es un 1 con 30 ceros después.

Pero sólo porque los alienígenas están dormidos no significa que no podemos encontrar signos de ellos. Cualquier civilización en aestivación tiene que preservar los recursos que pretende utilizar en el futuro. Por consiguiente, los procesos que desperdician o amenazan estos recursos deben estar claramente ausentes, gracias a la interferencia de los asistentes. Esto incluye galaxias colisionando, vientos galácticos que ventilan la materia en el espacio intergaláctico y las estrellas que se convierten en agujeros negros, lo que puede empujar los recursos más allá del alcance de la civilización dormida o cambiarlas en formas menos útiles.

Otra estrategia para encontrar a los extraterrestres que duermen, dijo Cirkovic, podría ser intentar e interferir con las posesiones y el territorio de los aestivatores, en el que podemos ya residir adentro. Una forma de hacerlo sería enviar sondas auto-replicantes al universo que robaran las cosas de los aestivatores. Cualquier especie competente debería tener medidas para responder a este tipo de amenazas. “Podría ser una prueba excepcionalmente peligrosa”, advirtió, “pero si realmente hay civilizaciones muy antiguas y muy avanzadas por ahí, podemos asumir que existe un potencial peligro en cualquier cosa que hagamos”.

Curiosamente, ni Sandberg ni Cirkovic dijeron que tienen mucha fe en encontrar nada. Sandberg, escribiendo en su blog, afirma que no cree que la hipótesis sea probable: “Yo personalmente pienso que la razón más probable que no estamos viendo extraterrestres no es que estén aestivando”. Escribe que cree que es más probable que “No existen o están muy lejos”.

Cirkovic estuvo de acuerdo. “No lo encuentro muy probable, tampoco”, dijo en nuestra entrevista. “Prefiero muchas hipótesis que no se basen en asumir decisiones intencionales tomadas por sociedades extraterrestres. Cualquier hipótesis es extremadamente especulativa”. Podría haber formas de energía que ni siquiera podemos concebir ahora, dijo, produciendo antimateria a granel, sacando agujeros negros de evaporación, usando materia oscura. Cualquiera de esto podría cambiar lo que podríamos esperar ver de una avanzada civilización técnica.

Sin embargo, dijo, la teoría tiene un lugar. Es importante cubrir tanto terreno como sea posible. Usted necesita probar un amplio conjunto de hipótesis, una por una, falsearlas, podarlas, para acercarse a la verdad. “Así es como funciona la ciencia. Necesitamos tener tantas hipótesis y explicaciones para la paradoja de Fermi como sea posible”, dijo.

Además, hay una probabilidad modesta de que su idea de los alienígenas sea parte de la respuesta, dijo Cirkovic. No debemos esperar que una sola hipótesis dé cuenta de la paradoja de Fermi. Será más una especie de “colcha de retazos”, dijo.

Y es importante seguir explorando soluciones. La paradoja de Fermi es mucho más que un ejercicio intelectual. Se trata de tratar de entender lo que podría estar ahí fuera y cómo esto podría explicar nuestro pasado y guiar nuestro futuro.

Este artículo es parte de Future Tense, una colaboración entre Arizona State University, New America y Slate. Future Tense explora las formas en que las tecnologías emergentes afectan a la sociedad, las políticas y la cultura.

http://www.slate.com/articles/technology/future_tense/2017/07/maybe_we_haven_t_found_alien_life_because_it_s_sleeping.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *