Reapareció Bruno Borges

“Busqué el aislamiento para no ser atrapado por el colectivo”, dice Bruno Borges, sin decir dónde se quedó

El joven estuvo desaparecido por más de cuatro meses. Dice que se arrepiente de no haber avisado a su familia sobre aislamiento y niega que fuese una jugada de marketing.

Por Fantástico, Rio Branco

13/08/2017

El hecho de haberme aislado, como dije, era para buscar algo, una verdad dentro de mí que yo necesitaba encontrar. Así fue como el estudiante de psicología Bruno Borges justificó su aislamiento de cuatro meses y 15 días.

En una entrevista exclusiva para Fantástico, exhibida este domingo (13), explicó el motivo de haberse aislado después de dejar 14 libros encriptados en la casa donde vive con sus padres en Río Branco. “Mi mayor objetivo con este proyecto fue estimular a las personas a adquirir conocimiento”.

Sin dar noticias desde el 27 de marzo, Bruno regresó a casa en la madrugada del viernes (11). La cámara de seguridad registró la llegada a las 5h22, descalzo.

El estudiante tocó el timbre, pero nadie oyó. En las imágenes, es posible ver que él esperó por más de una hora, hasta que un vecino apareció y llamó al padre de Bruno, que vino al encuentro del hijo. En el reencuentro, Athos Borges se sorprendió, se emocionó y tuvo que ser amparado.

“Cuando me encontré con él, nos dimos un abrazo muy fuerte. Mis piernas bambolearon, él me agarró para que no cayera. Felicidad inmensa como el Día de los Padres, por poder pasar junto a toda la familia”, dice el empresario.

“No tuve acceso a nada”

Bruno Borges se niega a revelar dónde estuvo durante esos casi cinco meses de aislamiento. Pero explica que estaba en un ambiente con mucho verde y en contacto con la naturaleza.

“Puedo decir que mi aislamiento fue muy personal. Lo que puedo decir es que yo estaba aislado, no tuve acceso a nada, sino que iba a romper todo mi objetivo. Porque busqué el aislamiento justamente para no ser atrapado por el colectivo. A menudo, la colectividad te enturbia para encontrar tu auto-conocimiento”, explica.

En cuanto a dónde se quedó, él dice que no va a pasar detalles de cómo fue ese proceso y ni siquiera confirma si el local era en Acre o en otro estado. “Eso para mí es irrelevante, lo que importa es el objetivo”.

“Yo estaba en medio de la naturaleza, el lugar era un ambiente natural con bosque, con árboles, no voy a hablar de toda parte del aislamiento”.

Pero Bruno dice que planeó todo con antelación antes de desaparecer y que, incluso, estudió el lugar donde pasaría todos esos días. “Todo lo que hago, primero lo estudio para después ponerlo en práctica. Entonces, hice un estudio sobre el lugar donde yo iba y lo que necesitaba para mantenerme dentro”, revela.

“Pidió perdón”, dice la madre

El regreso del estudiante también fue una sorpresa para la madre. Denise Borges contó que estaba en el santuario de Aparecida, en el interior de São Paulo, rezando que el hijo reapareciera cuando recibió la noticia, que la hizo volver a las prisas para Acre.

El equipo del Fantástico la encontró en la conexión en el aeropuerto de Brasilia. Durante el vuelo, ella contó que había hablado con Bruno por el teléfono y que creía que su reaparición fue en respuesta a sus oraciones.

“Hablé con Bruno muy rápido. Él lloró, pidió perdón, le dije que él no necesitaba pedir perdón que yo le amaba y que estaba en Aparecida y que Nuestra Señora había escuchado mis oraciones. Yo estaba de rodillas pidiendo por la vuelta de él. Entonces él respondió que había sentido esa vibración y que había resuelto volver”, cuenta la madre.

Arrepentimiento

El estudiante dice que no se arrepiente de haberse aislado, pero se culpa por no haber avisado a la familia sobre su decisión. “De aislarme, no me arrepentí, pero de no avisar fue una de las cosas que más me arrepentí en mi vida. Fue un gran error que cometí en no haber avisado a aquellas personas que tienen un cariño muy especial por mí”, reconoce.

Además, él dice que fue ingenuo en pensar que todo lo que dejó en la habitación ayudaría a entender ese proceso. “Creí que todo el mundo iba a saber que me había aislado para buscar la verdad de la vida en el momento que mirara mi cuarto de la manera que lo dejé”, cuenta.

“Teoría cosmogónica”

Con paredes, techo y suelo repletos de inscripciones misteriosas, símbolos esotéricos, dibujos, pinturas, códigos, la habitación hizo surgir toda la curiosidad en torno a la historia de Bruno y su desaparición. Hoy, el autor de todos los escritos explica un poco de los símbolos.

“Yo desarrollé una teoría cosmogónica sobre cómo funcionaba el universo a través de las experiencias visuales que yo estaba pasando y esa línea roja la llamo barrera potencial de finitud”, explica.

Bruno revela también que todo esto fue una forma de despertar la atención y la curiosidad de las personas. “Hubo también otros objetivos haciendo todo eso, uno de los objetivos fue hacer a las personas más ávidas por lo misterioso, porque a quien no le gusta lo misterioso, medio que está muerto, está inerte.

“Porque el mundo es un misterio, no sabemos nada de nada. Entonces, ¿cómo podemos no gustar del misterio?”

Además de las inscripciones en la pared, llamaba la atención también una estatua en tamaño real del monje italiano Giordano Bruno, un filósofo que defendía la teoría de que los mundos eran infinitos. “La estatua es también una manera de querer que las personas busquen sus conocimientos por creer que esos conocimientos son importantes”, justifica.

Jugada de marketing

Además de los escritos en la habitación, Bruno también dejó 14 libros encriptados. La primera tirada del “TAC – Teoría de Absorción de Conocimientos” fue de 20 mil copias y entró a la lista “no ficción” de los más vendidos de la semana, entre el 24 y el 30 del mes pasado. El ranking es del sitio PublishNews, construido a partir de la suma de las ventas de todas las librerías encuestadas.

La vuelta del estudiante coincide con el éxito de la obra. Para la Policía Civil, que investigó la desaparición del joven, todo fue una jugada de marketing. “Bruno se ausenta, el libro es lanzado. Entonces, creo que es evidente que había un plan de divulgación”, alega el delegado responsable del caso, Alcino Júnior.

Bruno niega haber armado un plan para manipular al público. Él dice que todo lo que planeó fue en busca de conocimiento y de despertar también a las personas. “Todo lo que hice fue con el objetivo principal de estimular a las personas a adquirir conocimiento y a medida que usted ve que la gente empezó a buscar conocimiento a través de eso, podemos percibir que funcionó”, cree.

Durante las investigaciones, la policía descubrió que antes de desaparecer, Bruno firmó un contrato de publicación de dos libros. El 19% del beneficio será dividido entre dos amigos de él. Otro 15% va para un primo, que prestó R $ 20 mil para Bruno. El 5% se quedan con la editorial y el 61% con Bruno – ya que fue su familia la que corrió con los costos de la publicación de los libros.

El delegado Alcino Júnior dice que, incluso, las fechas de lanzamiento de los libros estaban prefijadas en los contratos firmados entre los amigos.

“La policía entró para comprobar el motivo de la ausencia. Con las búsquedas, que es el segundo momento, la gente descubre que sí hay una planificación. Los contratos incautados demuestran sí hay una planificación de Bruno con los amigos Márcio Gaiote y Marcelo Ferreira para esa divulgación del libro, incluso, con fechas prefijadas para el lanzamiento”, puntualiza.

El estudiante se defiende y dice que destinar ese beneficio para esas personas fue una forma de agradecimiento.

“Yo entiendo que la gente lleva a pensar estas cosas a causa de todo este acontecimiento. Sólo que, irónicamente, el hecho de haber hecho contrato con ellos es justamente porque no me importa el dinero, porque su trabajo en ese proyecto fue muy importante para realizar mi sueño”, justifica.

Athos Borges defiende al hijo y dice que las críticas y otras acusaciones deben perdurar por un buen tiempo.

“No hemos escuchado sólo eso, sino varias otras cosas. Hasta hoy la gente escucha y vamos a seguir oyendo durante mucho tiempo. Gracias a Dios, trabajo aquí en Acre desde hace más de 30 años, tengo una condición razonable de vida y no lo necesito. Entonces, estoy seguro de que no existe un plan de marketing. Sería un plan de marketing tal vez para que la gente conociera su obra”, dice.

El delegado debe oír a Bruno esta semana. Pero, durante una rueda de prensa el viernes (11), ya había informado que la desaparición voluntaria de Bruno no configuraba un crimen. “No hubo ningún crimen, fue una ausencia voluntaria. Porque no hay una comprobación de dolo de intención de la familia de haber armado toda esa situación aquí para divulgación”, destaca.

Los amigos, Marcelo Ferreira y Márcio Gaiote fueron indiciados por un falso testimonio. En el futuro, Bruno dice que quiere escribir más libros y perfeccionarse cada vez más.

“Pienso en continuar llevando mi vida como estaba adquiriendo conocimiento, de una manera normal, como todo el mundo. Y formarme, perfeccionar cada vez más, construir una carrera, seguir escribiendo las cosas que creo que son importantes. Definitivamente siempre luchando y siempre trabajando mucho. Nunca dejar de adquirir conocimiento de querer pasar, de ayudar a las personas de alguna manera y aprender más conmigo mismo también.

http://g1.globo.com/ac/acre/noticia/busquei-o-isolamento-pra-nao-ser-atrapalhado-pelo-coletivo-diz-bruno-borges-sem-dizer-onde-ficou.ghtml

Un pensamiento en “Reapareció Bruno Borges”

  1. Que gran mentiroso y con todo y “amiguitos”,,,,,Y todavia poner de estandarte al gran GIORDANO BRUNO.
    No sabe el KARMA que se hecho encima….con esas cosas no se lucra. Son cosas muy oscuras.SON FUERZAS PODEROSAS.
    Pobre idiota no sabe en lo que se metio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *