Contacto con Koldas 25

APÉNDICE I

Declaraciones de los testigos

En el transcurso del desarrollo a largo plazo de este caso de contacto único con ovnis, diferentes testigos-observadores participaron en avistamientos y comunicaciones de voz, recibidos al principio electromagnéticamente sobre un receptor de radio estándar, simplemente notificado por uno de los UFOnautas para recibirlos, y luego por canal de voz directo a través de Edwin en un tipo especial de trance inducido por ciertos sonidos proporcionados por los UFOnautas. Después de la confiscación de la radio de Edwin, las transmisiones electromagnéticas se recibieron por transmisión directa a un grabador de casete de audio estándar con un circuito de 12 voltios, donde el mensaje estaba grabado en la cinta de audio, ya que la grabadora se manejaba a distancia desde la nave Koldasiana.

Uno de los testigos frecuentes de estas sesiones, un científico investigador de un organismo gubernamental y teólogo, Walter Pople, muy respetado en su comunidad, ha acordado proporcionar una declaración objetiva de sus observaciones sobre los contactos y los participantes.

Una mujer australiana (Kashendo se casó con una australiana durante su entrenamiento en la Tierra), una viajera, la Sra. P. S. Cotchin de Humevale, que se enteró de los contactos de Edwin mientras estaba en Sudáfrica y los reconoció como un fenómeno similar a lo que ella estaba estudiando, hizo un punto de mirar en este asunto y observó uno de los contactos de primera mano. Ella estaba impresionada por lo que vio y me escribió una carta describiendo cómo todo esto sucedió. Dado que otro extraterrestre koldasiano en los contactos con Edwin dijo que había vivido en Australia durante un tiempo durante su entrenamiento especial, pensé que podría ser de interés aquí debido a sus implicaciones particulares.

Estas comunicaciones se reproducen aquí para su examen.

27 de diciembre de 1983

Sr. Wendelle C. Stevens

3224 Así. Winona Cir.

TUCSON Arizona 85730

ESTADOS UNIDOS.

Estimado Sr. – Stevens,

Gracias por su carta con sus sugerencias halagadoras. Siempre tomo muy en serio las cartas escritas a mano de Norteamérica y he pensado mucho en ustedes. Comprobé el poco material que tengo de hace 5 años y compuse “una extensa narración de este fenómeno con Edwin” siguiendo las líneas que usted sugirió. Ya que es una declaración muy personal que no creo que le ayudará así que he decidido no enviarle la cinta. Me pareció útil, ya que me dio la oportunidad de revisar todo el asunto en la perspectiva de los acontecimientos que han pasado y terminado.

Usted debe darse cuenta de que mi único papel en el asunto era ser un conocido biólogo respetable que pudiera contar la historia de un contacto con extraterrestres a audiencias preparadas en el área confinada de Durban, Sudáfrica, por un período limitado de tiempo. Cualquier observador de mis esfuerzos estaría de acuerdo en que la gente con la que estaba tratando todavía no estaba preparada para tal pensamiento, aunque había mucha evidencia disponible para ellos.

Tal vez usted está equivocado al pensar en este caso en términos de “estos eventos únicos”, que podría convertirse en “un clásico”. Me parece que la Confederación y los demás han hecho muchos intentos de educar a las personas de todo el mundo de diferentes maneras. No hay nada especial en el libro de Carl Van Vlierden y estoy seguro de que muchos otros compararán sus experiencias con las de Edwin y Carl. El libro se mantendrá o caerá por su contenido y no me necesita ni a nadie más para tratar de validarlo. El comentario que Cynthia Hind le envió fue escrito por mí simplemente como una declaración de hechos que usted es libre de usar de la manera que quiera. Ella tiene razón al sugerir que el inglés necesita ser pulido por alguien antes de ser usado.

El juicio de la Sra. Pamella Cotchin de mis habilidades está coloreado por ella encontrándome igualmente en casa en el trato con conceptos cristianos ortodoxos como estoy con los descubrimientos científicos actuales. No hay nada inusual en esto, ya que hay muchos de nosotros que leemos tanto Pierre Teilbard de Chardin y Scientific American. Del mismo modo sé de las ideas de Fritjof Capra, pero estoy más familiarizado con nuestro equivalente sudafricano, el profesor Whiteman, que toma los conceptos de física cuántica y dibuja analogías como con las enseñanzas de Budha.

Tengo dos dificultades con tales enfoques. En primer lugar, los conceptos de la ciencia moderna se mueven muy rápidamente, de modo que la física de las partículas ha cambiado dramáticamente desde que Capra escribió “EL TAO DE LA FÍSICA”, pero a diferencia de las antiguas escrituras son estáticas. En segundo lugar en la mayoría de las interpretaciones de textos antiguos se pueden ver las modas del día y las emociones personales de los expositores. Esta es la razón por la que el canon de la literatura ovni tiene que ser tratado con habilidad y experiencia y no sólo con crudas analogías.

Gracias por su ofrecimiento de resumir “nuevas obras de física que demuestran la anti-materia y el tiempo invertido como otra realidad real de nuestra época”. No creo que esto será necesario, ya que no tengo ninguna realidad multi-dimensional de hecho en mi día a día del trabajo que siempre utiliza topológica más bien que el análisis estadístico. Mi verdadero interés en este momento es el mapeo de otras dimensiones en los rígidos, limitados, cerebros de nuestra especie en este punto del tiempo. No tomo mi tarea en serio, ya que técnicamente me jubilé.

De su carta tengo la impresión de que usted está preocupado por si alguien grita una broma sobre la historia de Edwin. Si alguien lo hace, entonces es una manera increíblemente elaborada para que un bufón exprese el contacto constante de las bases con la Tierra de finales del siglo XX con los forasteros. Por esta sola razón la historia vale la pena publicar en mi opinión. Sin embargo, estoy bastante seguro de que no es un simple engaño y estoy feliz de discutir los detalles con cualquier persona honesta e interesada. Pero debe darse cuenta de que cualquier lobby poderoso y deshonesto que pensara que valía la pena desacreditar el libro podría hacerlo y desacreditarme también sin mucho esfuerzo. Esta no es mi razón para rechazar nuestra oferta de publicar una revisión científica objetiva del libro de Carl. En el pasado he estado en el extremo receptor de un par de controversias científicas y no tengo miedo de hacer frente a tal música en mi jubilación. No, mis razones son simplemente lo que le he explicado en la primera parte de esta carta.

Con mis mejores deseos para su empresa y el nuevo año.

Suyo sinceramente

Walter Pople

* * *

La siguiente carta:

COMENTARIO SOBRE EL CONTACTO DE LA CONFEDERACIÓN EN NATAL, SUDÁFRICA.

A principios de 1976, Carl van Vlierden me trajo una descripción de cómo la nave espacial de la Confederación viaja a lo largo de “corrientes magnéticas” y me pidió que comentara sobre ella. Como un académico convencional formado en biología y física no tuve ninguna dificultad en la comprensión del relato a pesar de que me pareció extraño ya que este fue mi primer encuentro serio con las ideas ovni. Durante los siguientes cuatro años fui invitado a unirme al pequeño grupo que la Confederación contactó en la casa de Fred White. En todo momento me dieron la libertad de investigar y cuestionar los procedimientos y tuve muchas discusiones largas y francas con Carl y Fred.

La sociedad de investigación ovni local tiene una extensa biblioteca y había investigado el contacto de la Confederación desde mediados de los años sesenta. Me uní a esta sociedad para leer la literatura disponible y me encontré con una serie de críticos de la historia de la Confederación. Cuando traté de una crítica particular con Fred siempre obtuve una explicación satisfactoria en términos de una imagen consistente de la Confederación.

Después de varios años tuve suficiente confianza para dar charlas públicas sobre ovnis incluyendo mis experiencias. Era casi como si la Confederación estuviera sonando la reacción del público localmente, justo como acontecimientos espectaculares lo estaban haciendo a escala mundial. A finales de 1979, yo estaba presente en una emisión cuando la Confederación dio sus razones para retirarse del planeta Tierra y dejar el contacto. Su evaluación de la reacción local me pareció válida en ese momento. En mi propio caso, las autoridades señalaron que la creencia en los ovnis no era buena para mi imagen pública como científico investigador en una agencia gubernamental. Es sólo porque me he retirado de este puesto por otras razones que me siento libre de escribir este comentario.

5 de julio de 1983 W. Pople

* * * *

Una carta más:

AUSTRALIA.

17 de agosto de 1983

Wendelle. C. Stevens.

3224 Así. Círculo de Winona.

Tuscon. Arizona. 85730.

ESTADOS UNIDOS.

Estimado señor,

Mi nombre es Sra. Pamela. S. Cotchin; y le escribo en respuesta a una petición de Carl Von Vlierden cuyo libro usted está en el proceso de publicar “A Cosmic Dialogue” es el título o el subtítulo en lo mejor de mi conocimiento. Carl vive en Pinetown Sudáfrica; y usted puede preguntarse cómo llegué a estar mezclada en sus testigos. En realidad fue a través de una estancia que hice con mi tía y tío a mediados de año en 1976 con motivo de mi primer viaje al extranjero.

Yo tenía 39 años en ese momento, estaba casada y tenía cuatro hijos y viajaba con mi hijo menor en ese momento. Mi interés en el arte espacial era nominal. Con eso quiero decir que yo creía en su existencia, pero yo nunca había visto uno; yo no pertenecía a ninguna organización, sin embargo, tenía amigos en Australia que hablaban mucho de la vida en otros mundos y disfruté de sus conversaciones. Sin embargo, ninguna de estas personas conocía a Carl.

Fue durante las últimas semanas de mi estancia en Sudáfrica cuando más conversaciones con personas que eran médiums de trance me llevaron a preguntar a Del (mi tía) “¿Cómo pensaba que la gente del espacio podría estar mezclada con el mundo de los espíritus?” Los dos marcos de referencia parecían demasiado alejados para ser creíbles: sin embargo, podía aceptar ambas cosas en sus nidos respectivos. Del sugirió que me gustaría conocer a un viejo amigo suyo – Carl Van Vlierden. Ella le llamó y fuimos a su casa unas pocas noches después.

Carl “sondeó” mi comprensión de los conceptos universales y me ofreció seis horas de “cinta” que eran transmisiones anteriores que había grabado de antemano. Es decir, dijo que podía sentirme libre para compartir el primer set con cualquiera que pudiera estar interesado, pero debía ser discreta con el último. Prometí que lo haría, y antes de que saliéramos aquella noche, Carl me preguntó si me gustaría encontrarme con Edwin. No pude resistir y dije “¡Sí!”

Dijo que tendría que hablar primero con “Edwin” y con su familia, y mientras tanto, Del y yo asistimos a varias reuniones públicas en las que Carl daba conferencias sobre su concepto de niveles universales y sobre el “contacto de Edwin con personas del espacio exterior”.

Dentro de una semana Del y yo nos dirigimos a la casa de “Edwin”. Era modesta y eran una pareja tímida y algo retraída con una familia joven; y yo respetaba su derecho a ser protegidos de la publicidad – si eso era lo que deseaban. De hecho, conocí a una pareja similar en Australia, cuyo contacto con alguien del espacio exterior causó un gran revuelo para la familia inmediata y para los amigos que estaban cerca de ellos en ese momento. Incluso ahora, no me siento libre para discutir sus experiencias personales sin su consentimiento – y como no soy consciente de lo que Carl ha escrito en su libro, no puede incluso ser relativa a lo que usted está buscando en cuanto a confirmación. Sin embargo, en las cintas que me dieron, se hablaba de que las personas del espacio exterior a veces “eclipsan a una persona de la Tierra y casi se fusionan con su personalidad”. La diferencia se puede sentir, así como se ve si continúa por un tiempo, y cuando concluye el “eclipsamiento”, todo vuelve a la normalidad de nuevo. He presenciado tal acontecimiento y el marido de mi amigo creció por lo menos seis pulgadas de altura y emanó una tranquilidad de alma que nunca fue evidente de antemano. Con esto llegaron las habilidades que nunca había exhibido de antemano y un sentimiento dentro de cada uno de nosotros de que “Andy” ya no estaba allí – estábamos hablando con otra persona otra vez… Esto duró hasta septiembre de 1974, y se fue – todo de vuelta a la normalidad para la Navidad de 1974.

Algo en las cintas que me dio Carl me hizo reflexionar sobre estas cosas, porque fue durante este mes preciso que la flota espacial fue llamada a “retirarse”. ¿Coincidencia?

“Edwin” era alto y delgado – exactamente como Del y yo lo anticipábamos (jugábamos juegos de adivinanzas en nuestro camino en el coche.) Carl y su esposa Yvette nos encontraron allí, y esperamos tranquilamente y cómodos a “Edwin” mientras su esposa ponía a sus hijos en la cama. No pasó mucho tiempo después de su entrada que el equipo de grabación a mi lado “se encendió” automáticamente y un sonido estalló…

“Base ‘Q’. Llamando base Q’”, etc. Encendí mi grabadora y lo grabé cuando “Edwin” saltó de su silla y procedió a informar al “Llamador” que tenían invitados y una transmisión no era posible esa noche. Su aparente flaqueza ante este acontecimiento que nos precedió fue bastante genuina y, para mí, innecesaria. Sin embargo, Edwin no me conocía, ni a Del, y yo podía entender su pánico. Carl entonces le dijo que no se preocupara – y pasamos el resto de la noche “meneando la barbilla” sobre sus contactos y su habilidad para recibirlos telepáticamente. No lo grabé todo, ya sabía mucho de mí a través de mi experiencia australiana (aunque tuve que admitir que lo tomé “con un grano de sal” en ese momento, ya que estaba sucediendo, sin embargo, no lo creí). Reunirse con Carl y Edwin me ayudó a llegar a un acuerdo con la experiencia australiana; y cuando volví, de alguna manera, ya sabían que había conocido a estas personas y que volvía con algo de interés para que oyeran. Compartí las cintas con ellos con placer.

Algunos otros las escucharon, y luego empezaron a recoger polvo en mis estantes. De vez en cuando, Del me escribía, y Carl intercambiaba saludos navideños; a través de esto me enteré de que estaba escribiendo un libro y le deseé suerte – queriendo tener una copia cuando se publicara. Pasaron varios años…

Entonces, de repente, un domingo por la tarde en la intimidad de mi jardín de 7 acres, sostuve una conversación telepática inesperada con dos visitantes hombres que eran completamente invisibles para mí, pero claramente sentía en su presencia. Al principio pensé que podrían haber sido “visitantes espirituales” – pero estaba equivocada. La conversación demostró que eran personas del espacio ultraterrestre en una misión que era de naturaleza supervisora. La fecha era el 20 de abril de 1980; y después de una breve explicación de su trabajo, me llevaron a una experiencia “fuera del cuerpo” que me explicó tanto que creí que era mi deber escribir sobre todo – en su totalidad.

Mi problema más grande era mi inexperiencia en tales materias, y como mi frustración creció decidí tomar un segundo viaje a Suráfrica y pregunte a algunos de los amigos de mi tía si creían que “eso” era importante de hacer. Así que una vez más me reuní con Carl y Edwin – junto con muchos otros.

Carl parecía el mismo pero estaba sin su barba blanca como la nieve; Edwin y su familia todavía emanaban una suavidad suave que me calentaba tanto, y noté que el rostro de Edwin estaba “brillando”… Mi comentario a Del fue que Edwin era mucho más espiritual que en mi primer viaje; y ella estuvo de acuerdo. La conversación salió de la mano cuando se hicieron referencias a mi propia experiencia (y seguimiento posterior de las historias) y Edwin asintió con la cabeza en confirmación, o acordamos que en algunas áreas teníamos una diferencia en el concepto dado de viajes espaciales y la construcción de satélites; y mientras estábamos relacionando estas cosas entre sí, también hubo conversaciones de lado de Cara, Yvette, Del, Ray y mi Madre – Hadeliene Phoenix (que viajó conmigo en esta ocasión).

Antes de regresar a casa, había conocido a otros grupos que habían estado involucrados en contactos directos con el espacio exterior. Nina Merrington, Walter Pople y este grupo me dio la más cálida recepción; y aquí me invitaron a hablar a un grupo de veinte personas sobre mi propia experiencia personal; y fue con ellos que dejé una copia aproximada de mi primer manuscrito, porque no había tiempo para contarles todo lo que había aprendido. Walter Pople era un científico, con varios títulos relacionados, así como un título en Teología – siendo un predicador laico metodista en domingos ocasionales. Al reunirme con él, sentí que mis oraciones fueron respondidas, pues me preocupaba mi falta de comprensión con respecto a los datos científicos (que me fueron dados, pero no completamente entendidos por mí) y había tanto que se relacionaba con los acontecimientos antiguos como se registró en el Antiguo Testamento, que también me preocupaba por ser insuficientemente leído en este campo de conocimiento también

Walter era una persona amable, y después me aseguró que cualquier científico que conociera su campo me entendería perfectamente y no había ninguna discusión en él sobre cualquier cosa que había hablado; y esto incluía las funciones biológicas y la ingeniería genética, etc… Además, él no creía que yo había cruzado la línea “sabiduría-bíblica” en ninguna forma – y luego se fue a nadar.

Una asociada se acercó a mí y me preguntó si tenía una copia de la charla que había dado – y me reí y dije “¡No! Había salido de mi cabeza”. Entonces, antes de irme a Australia, llamó a mi tía y le preguntó si podía tener uno de mis manuscritos. Le di mi último y no pensé nada más.

Algunos meses más tarde, después de mi regreso a casa, di aire a mi frustración de siempre poniendo las palabras junto con cualquier éxito y quemé todo lo que había escrito. Por supuesto lo lamenté después; y escribí a África para decirles lo tonta que había sido. Walter Pople devolvió mi carta y me dijo que había grabado una copia de mi trabajo y, después de leerlo por segunda vez, pensó que era lo bastante digno de mantener y me animó a comenzar de nuevo.

Yo estaba profundamente “conmovida”, porque aquí había un hombre que había pasado veinte años en la universidad diciéndome que siguiera.

Lo pensé durante un rato; preguntándose por dónde empezar de nuevo; y decidí empezar donde había lo hecho tantos años de antemano. Este fue el primer libro – y llegué al punto en el que había conocido a Carl y pensé que sería mejor que me pusiera en contacto con él de nuevo y preguntarle si le importaba si escribía sobre él y las cosas de las que hablaba. Pasaron algunos meses y dejé de tener esperanzas de oír de él y comencé otro libro que era una renovación de la copia en bruto del que llevé a África sobre mi experiencia real y las historias relacionadas. Esto todavía no está completo, pero mientras tanto, escuché decir a Carl que usted está en el proceso de publicar su libro y que todo lo que quería usar sobre nuestra reunión DEBÍA ser tomado personalmente con usted – y que mientras yo estaba preguntando, me gustaría referirme a la transmisión que presenciamos con motivo de la visita de 1976.

Bueno Sr Stevens, lo he hecho con placer. En verdad no creo que voy a mencionar nada sobre Carl en este segundo libro que estoy escribiendo actualmente, por lo que la necesidad de hablar con usted sobre este asunto ya no es un punto. Sin embargo, si mi libro que debe llamarse “¡Nosotros no pertenecemos aquí!” se recibe para su publicación en el futuro y se muestra más interés en cómo puedo aceptar muchas cosas como verdad, entonces puede seguir mi historia de vida y los caminos de interés que me han absorbido durante 46 años pueden ser encontrados interesante para que otros los lean. De hecho, no creo que nada de esto sea fácil de aceptar como una realidad a menos que “uno” haya tenido su mente lentamente estirada durante un período de años. De esta manera, usted difunde su comprensión más lejos y comprende un mucho más que otros que no buscan más que el final de su propia nariz la mayor parte de sus vidas.

Buena suerte con la publicación de Carl. Voy a mirar hacia adelante para conseguir una copia autografiada de él a través de mi tía Del que se mantiene en contacto con él de vez en cuando y que ahora vive en Pietermatitzburg. Mientras tanto, Walter Pople me contacta con cintas y me parece que he entrado en contacto con personas que están estrechamente relacionadas con la comunicación espacial, una de las cuales es una dama, personalmente conocida por Walter, que encabeza la investigación ovni en Suráfrica y se sienta en un Consejo mundial de personas que representan a países de interés similar. Según Walter, ¡“ellos” SABEN sobre ovnis! No cuestionan los hechos. Su única pregunta es “¿Por qué están aquí?”

Walter cree que me lo han dicho! Es una responsabilidad, y estoy hacienda mi mayor esfuerzo.

Sra. Pamela. S. Cotchin.

********

FIN DE ESTE INCREIBLE LIBRO, QUE ESTÁ FUERA DE IMPRESIÓN

http://www.galactic-server.com/rune/koldut.html

Contacto con Koldas 24

NOTA DEL EDITOR

Cuando este manuscrito estaba siendo estudiado y preparado para su publicación, fue necesario comprobar y verificar varias cosas. En el transcurso de este proceso se establecieron contactos con varias personas asociadas de una u otra forma con los acontecimientos en Sudáfrica. Fue la Sra. Cynthia Hind, en su visita a los Estados Unidos quien convenció a Lou Farish de que había mucho más en este caso de lo que parece. Me convenció de que debíamos echar un buen vistazo a lo que realmente estaba pasando y denunciarlo tal cual era. Se hicieron muchos contactos, pero para dar una idea de lo que estábamos aprendiendo, he decidido incluir sólo dos cartas de otros observadores interesados que yo he reproducido aquí en un apéndice I separado.

El caso de Peter y Frances de un automóvil transportado por un ovni mencionado en el capítulo 12 también fue investigado por Carl van Vlierden antes de mudarse a Pinetown. Debido a que este caso no ha sido publicado aquí en revistas estadounidenses, hemos decidido remitirlo al informe de van Vlierden publicado en la revista inglesa Flying Saucer Review.