C’e qualcuno là fuori?

C’e qualcuno là fuori?

Margherita Hack y Viviano Domenici

Sperling & Kupfer: Milán. 2013, 238 pps.

HackDomeniciProlífica autora, divulgadora científica y astrofísica italiana, Margherita Hack (la simpática señora que aparece en la portada de este libro bromeando con la cara) no alcanzó a ver publicado su trabajo en coautoría con el periodista Viviano Domenici. En junio de 2013, a los 91 años, Hack murió en un hospital, donde estuvo internada por problemas cardíacos. Lo cuenta con especial sensibilidad el mismo Domenici en la introducción de “C’e qualcuno là fuori?” (¿Hay alguien allá afuera?), donde relata sus últimas conversaciones con la investigadora. Un día ella le dijo sentirse estancada y él le propuso que escribieran otro libro, repitiendo una experiencia conjunta del 2010. Hack aceptó, para contar en qué punto estaba la investigación astronómica. Y le encargó a Domenici, que escribe una columna sobre ciencia en el diario Corriere della Sera, una misión muy específica.

“Escribir un libro sólo puede servir para decir en qué pie está la investigación. Pero para usted, que se ocupa de la antigüedad, es una buena oportunidad para refutar tanta tontería que circula sobre el tema. Usted sabe, hay muchas personas que creen que los extraterrestres vinieron a la Tierra hace miles de años, todo eso sin siquiera una prueba. Son fantasías en base a nada. Y la irracionalidad daña a la ciencia y al cerebro”. Con semejante estímulo, imposible negarse. Y decidieron hacer una mezcla: un libro sobre astronomía donde se desmitificara a la astroarqueología, léase Erich von Däniken, Zecharia Sitchin, Peter Kolosimo y otros que hicieron su negocio hallando “evidencias” de visitas alienígenas en las antiguas culturas de la humanidad.

Más allá del racismo implícito en esa propuesta astroarqueológica (son siempre culturas no europeas las que necesitaban ayuda de extraterrestres para emprender sus monumentales obras), en realidad lo que demuestran estas ideas que tanta fama adquirieron en los sesenta y setenta del siglo pasado, es cuán necesario resulta un mínimo de cultura para no tragarse ruedas de carreta así sin más. Y Domenici se encarga de esa misión, la de explicar en palabras sencillas y con argumentos irrefutables por qué los moáis sí fueron elaborados por los rapa nui y por qué los egipcios sí podían construir las pirámides sin un gris ataviado con arquitecto dando instrucciones. La suma es provechosa y el experimento se muestra efectivo y bastante eficiente.

Y, además, necesario: Von Däniken sigue dando conferencias en Suiza y Alemania y las páginas web sobre astroarqueología abundan, siempre repitiendo los mismos mantras y encontrando “objetos fuera de lugar” que, tras una somera mirada, resulta que estaban muy bien en su lugar. Es decir, en ningún caso el esfuerzo de la dupla Hack-Domenici resulta extemporáneo. Si bien estas creencias parecen estar en retirada, siempre es importante mantener una postura crítica, una actitud escéptica por si el virus de la astroarqueología vuelve a convertirse en pandemia. Hack estaba al tanto de ello, por eso accedió al proyecto.

El libro, que en términos estéticos es de tapa dura y está ricamente ilustrado, es de divulgación pura y dura. Un experto en los dislates astroarqueológicos probablemente no se sorprenderá al enterarse de las explicaciones racionales para objetos como la famosa “pila de Bagdad”, el multicitado “astronauta de Palenque” o las por momentos graciosísimas “piedras de Ica” (es imposible no reír viendo a un tipo montado sobre un pterodáctilo), pero es muy probable que un lector no iniciado en el tema sí descubra un nuevo mundo al saber que esas cosas que se oyen en televisión o se publican en revistas sensacionalistas son, en realidad, puras boberías.

El texto discurre con soltura entre datos sobre el espacio, explicaciones sencillas para preguntas difíciles sobre distancias, estrellas y planetas, y sobre arqueología y sus pseudocuestionadores. La antigua creencia en mundos habitados, las divagaciones científicas sobre los pobladores de la Luna y cómo el progreso científico borró los canales que la imaginación de algunos estudiosos había dibujado en Marte son aspectos que se tocan al comienzo de la obra. Y ya que hablamos de viajes y astronautas, podemos pasarnos entonces a unas figuras japonesas que los astroarqueólogos atribuyen a tripulantes de naves espaciales extraterrestres. El cambio de tema sale natural y genera una armónica comunión entre los intereses de Hack y de Domenici.

Gracias a la profusión de ilustraciones, podemos entender realmente qué es el famoso “dios marciano” de Tassili, qué función cumplían las líneas de Nazca y cómo se elaboró el mapa del almirante Piri Reis. Todo esto, explicado con una dosis de necesario humor, el que no desaparece cuando se torna preciso abordar asuntos como las condiciones necesarias para la vida, los posibles orígenes de ésta o la búsqueda de señales por medio del proyecto SETI. Las misiones al planeta rojo, el famoso meteorito marciano ALH84001 e incluso la “cara de Marte” son también abordados, en un repaso rápido, pero nunca superficial, de los temas más apasionantes de la historia reciente de la astronáutica y la astronomía.

No podía estar ausente, por cierto, un capítulo sobre los ovnis. “La fábula de los ovnis, casi una religión”, se titula el apartado, lo que nos puede dar luces sobre hacia dónde van los tiros. Roswell, el Área 51, la “muñecopsia” de Ray Santilli y los contactos de George Adamski son diseccionados y analizados con pluma filosa, pero precisa y contundente. Este capítulo da un sentido completo al libro, al ubicarlo en la divulgación científica y, también, en el análisis sociológico de la creencia en la vida en otros mundos, y cómo esa creencia se convirtió en una suerte de credo para un sector de la población a medida que la tecnología dio pie a ello.

Cosa curiosa: la misma tecnología obligó a los alienígenas a alejarse. Al principio, los contactados decían que la vida ET provenía de la Luna o Marte. Al descubrirse que ahí no crecía ni un cactus, los hermanos espaciales se vieron forzados a venir de más lejos, de lunas de Júpiter por ejemplo. Y cuando llegamos allá… bueno, ya conocen la historia.

Llega el momento en que hay que recomendar el libro. Y es lo que haremos. Se trata del último esfuerzo divulgativo de una gran especialista, apoyada por un muy buen periodista. Se tocan los temas correctos de la manera indicada y supone una puerta de entrada a quien desee luego profundizar más en los tópicos abordados en las más de 200 páginas de la obra. Valga también destacar que la muerte de Hack dejó un gran vacío. La divulgación científica necesita de muchas Margheritas para acercar a la gente asuntos que, a primera vista, son áridos e imposibles. Su gran valor era decir en sencillo algo que es, en realidad, profundo y carne de especulaciones. “Creo del todo probable que haya otros mundos habitados, pero también creo que nunca nos podremos encontrar con un extraterrestre. Las distancias no lo permiten y a lo más que podemos aspirar es a un contacto radial. Pero nuevamente las distancias no nos permitirán tener un diálogo. En conclusión, pienso que estamos condenados a la soledad”, escribe Hack. Y eso, que parece tan lapidario y doloroso, no deja también de ser poéticamente bello.

Diego Zúñiga

Publicado originalmente en El Escéptico Nro. 40 (Primavera 2014), pps. 72-74.

Las fotografías Rhodes (13)

Puedes aprender algo de las fotos ovni, segunda parte

5 de julio de 2012

The Professor

rhodes1rhodes1_0001Arriba se encuentran dos impresiones de las dos “Fotos de Rhodes” (a diferentes intensidades) tomadas directamente de las copias impresas del Proyecto Blue Book propiedad de Allen Hynek. Estamos tan cerca como vamos a llegar a la escena original en este Caso # 3: Phoenix, AZ, 7/7/47.

Como se ve, el supuesto objeto volador es una cosa oscura en forma de suela con algún área más clara central de configuración desconocida. William Rhodes, el fotógrafo, dijo que tuvo tiempo para conseguir dos fotos antes de que la cosa volara lejos. No sé en este momento si podemos reclamar otros testigos. Rhodes llevó rápidamente las imágenes a los periódicos y se imprimieron al día siguiente.

imageEstas fotos interesaron mucho al Proyecto SIGN de la Fuerza Aérea (Blue Book versión 1948). La razón era que el disco delgado con la parte posterior en forma de cuchara tenía un predecesor de diseño avanzado en los diseños de planeadores del último trabajo de los hermanos aero-genios nazis Horten. Los ingenieros de Wright Field creyeron que tales diseños PODRÍAN volar, eran vanguardistas, y sólo tal vez los soviéticos habían conseguido que algo así funcionara. (El disco planeador de los hermanos Horten está en la parte inferior del collage arriba. William Rhodes, un tipo de ingeniero independiente, es el caballero de aspecto académico superior izquierda).

imageEl ingeniero principal asignado a Project SIGN, y el principal jugador de la USAF en la investigación de ovnis en estos primeros días, fue Alfred Loedding. Se muestra arriba trabajando en su propia patente de máquina voladora de disco delgado. Loedding estaba absolutamente seguro de que estos objetos lenticulares podrían volar, sobre todo si se les daba una fuente de energía. Las fotos de Rhodes fueron una posible prueba de ello. Él y un coronel de la Fuerza Aérea entrevistaron personalmente a Rhodes y confiscaron las fotos. Loedding sentía que Rhodes era un poco un personaje (parecía querer sentirse muy “profesional” – como si estuviera tratando un poco demasiado duro – a pesar de ser un consultor de ingeniería de tiempo parcial), pero por lo general Rhodes estaba OK. Rhodes permaneció interesado en los ovnis y SETI durante bastante tiempo después, y parece no haber hecho nada de sus fotos. Así que, probablemente estaba “OK”.

imagePero ¿qué pasa con las fotos? La USAF tenía un consejo científico temprano que contenía pesos pesados reales en muchos campos. Uno fue el químico físico ganador del Premio Nobel, Irving Langmuir. No tengo ni idea de por qué los talentos de Langmuir se aplicaban a las cuestiones aeronáuticas de la USAF, pero Langmuir era uno de esos científicos de la Segunda Guerra Mundial, temerosos, como si pudiera hacer algo. Loedding, durante 1948, viajaba en el negocio de la Fuerza Aérea cerca del establecimiento de GE de Langmuir, e hizo una escala habitual para consultar al “gran hombre”. Le mostró las fotos de Rhodes. Gran error.

Langmuir fue uno de los más antiguos de esos debunkers que no tenían tiempo para lo que él consideraba “Ciencia Patológica”, un término que inventó para conducir burlas aullando de cosas como la parapsicología. Su folleto sobre Ciencias Patológicas que acompañó a tales conferencias podría ser visto como la semilla original para la plaga anti-científica llamada hoy CSICOP. En 1948, Langmuir había añadido ovnis a su lista de enfermedades patológicas. Este es el hombre a quien Loedding mostró las fotos de Rhodes. Langmuir las desechó bruscamente con una mirada de “papel soplado”. También parece haber reportado Loedding a la USAF más arriba, ya que Loedding más tarde escribió que sus “acciones nunca habían estado más bajas en el Pentágono”.

Entonces, ¿qué fueron las fotos de Rhodes? No lo sabemos. La Fuerza Aérea no lo sabía. Langmuir seguro diablos que no lo sabía. Loedding PENSÓ que eran genuinas y representaban la tecnología del disco volador, pero vemos que tenía prejuicios preconcebidos.

¿Qué fueron las fotos de Rhodes? Tal vez algo misterioso. Simplemente no realmente mucho.

Excepto una historia interesante sobre nuestros propios prejuicios.

http://thebiggeststudy.blogspot.mx/2012/07/can-you-learn-anything-from-ufo-photos.html

Close Encounters of the Third Kind: The Ultimate Visual History

Un nuevo libro revela el diseño original para la nodriza en Encuentros cercanos del tercer tipo

Katharine Trendacosta

metrirbghqdbbatunbkyTodas las imágenes: Close Encounters of the Third Kind: The Ultimate Visual History de Michael Klastorin (Harper Collins)

yxxnhjigwmvchnnenvrxEste otoño, Close Encounters of the Third Kind, la película clásica de ciencia ficción de Steven Spielberg, cumplirá los 40 años. Celebrando ese hito está Close Encounters of the Third Kind: The Ultimate Visual History, un tomo ricamente detallado lleno de arte conceptual, detrás de cámaras fotos, storyboards y entrevistas. io9 tiene extractos que detallan una serie de momentos emblemáticos.

n6idghoqbkmgwflvjaeoEl autor Michael Klastorin reunió muchas ilustraciones e información para crear este hermoso y fascinante libro. Recomiendo ampliar todas estas imágenes para ver cuánto detalle está en pantalla:

ktzps5vvetsljy2wlwveJunto con el arte conceptual, la historia detrás del diseño y la construcción de la Mothership es increíble, incluyendo el hecho de que el equipo modelo había acabado de construir el diseño original antes de que les dijeran que empezaran de nuevo. “Dejamos fuera el teepee gigante”, dice el fabricante de modelos Greg Jein.

sjvv9vrrc8j4xbp950ztAquí hay algunos detalles sobre el primer borrador de Spielberg del guión y cuánto sobrevivió para convertirlo en la película final:

u8lfymeun5oek2lkojy5Una cosa en la película desde el principio fue la idea de la música como una forma de comunicación. “No había modo de pensar que condujera a eso. Parecía la comunión más perfecta entre ellos y nosotros”, dice Spielberg en el libro:

El libro es honestamente un tesoro, pero ¿las mejores imágenes detrás de escena?

unnamed3…Son estos espeluznantes “alienígenas”. Honestamente, esto es más aterrador que cualquier otra cosa que Spielberg haya hecho alguna vez.

Encuentros Close Encounters of the Third Kind: The Ultimate Visual History sale el 24 de octubre de 2017.

http://io9.gizmodo.com/a-new-book-reveals-the-original-design-for-the-mothersh-1797914203

Los archivos ovni: Nuestro hombre en Sheffield

Los archivos ovni: Nuestro hombre en Sheffield

2 de julio de 2017

Por el Dr. David Clarke

En la cubierta profunda – con los archivos ovni en Los Archivos Nacionales

Pasé dos décadas rastreando la memoria secreta del Ministerio de Defensa británico de papeles secretos ovni.

Pero poco sabía que mi campaña FOI desencadenó una búsqueda de topo entre los fantasmas – y una sonda para descubrir quiénes eran mis fuentes.

Una de las sorpresas ocultas dentro de los últimos documentos ovni publicados en The National Archives es una nota desclasificada que pide a los servicios de seguridad del Ministerio de Defensa que investiguen por qué quería ver archivos secretos de ovnis y quienes podrían haberme dado información sobre ellos.

El memorándum – una vez clasificado como “Secret UK Eyes Only” – fue escrito en agosto de 2000 por un oficial de escritorio en la unidad secreta de Inteligencia Espacial del MoD, DI55. Fue dirigido a MoD Security

En el momento DI55 estaba en un giro porque una serie de archivos de informes ovni había desaparecido de sus archivos.

Esto salió a la luz poco después de que uno de sus contratistas (que nunca ha sido nombrado) había completado su trabajo en el famoso Condign Report sobre “Fenómenos aéreos no identificados”.

Cuando los fantasmas arraigaron a través de sus archivadores una carta llegó de mí, dirigida al oficial de registros del Ministerio de Defensa en New Scotland Yard. En el momento en que había dejado un trabajo como un vendedor de aspiradoras y trabajaba como periodista, en busca de una ganancia grande.

El gobierno de Tony Blair había introducido una Ley de Libertad de Información (FOIA), pero aún quedaban cinco años desde su implementación.

Así fue que pasé muchas horas trabajando a través de los registros de ovnis en los Archivos Nacionales en Kew y encontré referencias al misterioso DI55.

Ellos eran una rama del Personal de Inteligencia de Defensa que, desde 1967, había sido la agencia gubernamental responsable de la investigación de incidentes ovni que pudieran tener alguna influencia en la defensa del reino.

Los informes de avistamientos de ovnis no suelen estar sujetos al secreto. Pero DI55 también estuvo involucrado en estudios secretos de misiles aerodinámicos y satélites, por lo que su existencia misma – y su interés por los ovnis – fue secreta hasta hace poco.

Si la verdad estaba realmente allí – como proclamaban los Expedientes X -, sospeché que DI55 lo sabría todo.

De hecho, en uno de sus expedientes recientemente desclasificados, un oficial de escritorio se refiere aprobadamente a un titular de Sunday People que los describe como “Nuestro Ejército Secreto Contra los Extraterrestres”.

Mi carta, de fecha 21 de julio de 2000, solicitaba acceso a sus registros sobrevivientes bajo el Código de Prácticas (un precursor de FOIA). Llegó exactamente en el mismo mes que alguien en DIS se dio cuenta de que una serie de estos archivos habían desaparecido.

Esta extraña coincidencia parece haber sonado las campanas de alarma en las agencias de inteligencia.

“El Dr. Clarke claramente está bien dirigido hacia los documentos que considera pertinentes”, escribió el oficial de escritorio a sus encargados de la seguridad. “Esto lo llevó a ser ‘sospechoso’, especialmente porque estos archivos contenían ‘datos muy sensibles’”.

¿Por qué estaba interesado en los archivos que sólo sabía que estaban perdidos?

¿Y quién me había informado que estaban “desaparecidos”?

Algunos de los “archivos perdidos”? (David Clarke)

El memorándum implica que alguien del Personal de Inteligencia de Defensa – quizás incluso el autor del estudio de Condign – me ha dicho que era consciente de lo que los archivos contenían y que ya había expresado interés en ellos. Continuó:

“A la espera de la publicación del informe de Condign sobre este tema, DIST es muy sensible al posible perjuicio que el uso no autorizado de la información contenida en estos archivos puede causar si se utiliza para apoyar publicaciones no autorizadas y publicaciones privadas sobre UAPs”.

A continuación, se ordenó a MoD Security que buscaran urgentemente los archivos desaparecidos. También fueron encargados de averiguar más acerca del “Dr Clarke y sus patrocinadores” y cualquier fuente potencial que pueda tener en la comunidad de inteligencia.

 Todo en lo que esta investigación se convirtió sigue siendo un misterio – porque los documentos pertinentes están, no te sorprenderá escuchar, perdidos en el archivo.

Pero puedo revelar que Nuestro Hombre en Sheffield debe haber aprobado cualquier investigación de seguridad que se consideró apropiada por el Servicio Secreto de Su Majestad.

Los “archivos perdidos” fueron encontrados, y ahora pueden ser descargados por cualquier persona – con o sin autorización de seguridad – por un pequeño cargo de The National Archives website.

Y en mayo de 2006 fui invitado al MoD Main Building para recibir una copia de primera generación del informe final de DI55, una vez secreto, sobre UFOs, o UAPs, como preferían llamarlos.

No más secreto. Mi trabajo estaba hecho.

Postdata:

Eventualmente descubrí la “verdad” sobre lo que DI55 sabía acerca de los ovnis. Fue ocultado a simple vista en uno de sus propios documentos de 1995, publicado por The National Archives en 2017. Enviado al Bureau ovni del MoD y firmado por un Comandante de Ala DI55 dice:

“No veo ninguna razón para seguir negando que (Inteligencia de Defensa) tiene interés en los ovnis. Sin embargo, si la asociación se hace oficialmente pública, entonces el Ministerio de Defensa sin duda será presionado para indicar cuál es el papel/interés de la inteligencia. Esto podría conducir a la incredulidad y la vergüenza, ya que es probable que pocas personas crean la verdad de que la falta de fondos y prioridades más altas han impedido cualquier estudio de los miles de informes recibidos”.

https://drdavidclarke.co.uk/2017/07/02/the-ufo-files-our-man-in-sheffield/