¿Se resuelve finalmente el misterio del abominable hombre de las nieves?

¿Se resuelve finalmente el misterio del abominable hombre de las nieves?

17 de septiembre de 2017

Philip Perry

3928050398_fd634cd334_bFlikr.

Las leyendas de un semi-hombre, mitad-mono que recorre las montañas o los bosques cercanos, es parte de muchas tradiciones culturales alrededor del mundo. En América tenemos al Bigfoot o Sasquatch. El Yeti es la encarnación conocida para la región del Himalaya. Huellas y avistamientos abundan como lo hacen los mitos coloridos y los encuentros de primera mano. En la cultura popular, la criatura ha generado un programa de televisión en el Travel Channel, una película original decente de SyFy, “Rage of the Yeti”, y una serie de apariciones en caricaturas, películas y programas de televisión.

Los sherpas de Nepal, pueblos indígenas y guías de los exploradores del Everest y otras montañas del Himalaya, han mantenido a los Yeti como parte importante de su historia y folklore durante al menos quinientos años. En sus historias, la aparición o incluso la audición de la bestia es un signo de presentimiento.

Se dice que la criatura es musculosa, cubierta de pelo marrón rojizo peludo o gris, y pesa 200-400 libras. (90-181 kg). Los relatos lo colocan en cualquier lugar de cinco a nueve pies de alto. Según la leyenda, viven en lo alto de las montañas y ver un Yeti o incluso oírlo podría congelar de susto, dejándolo vulnerable al ataque.

GettyImages-2030558El Yeti ha sido parte de la cultura Sherpa durante cientos de años. Getty Images.

El coronel Charles Howard-Bury, aventurero británico, botánico y político conservador, fue el primero en introducir a los Yeti en el mundo occidental, después de una expedición de 1921 al Everest. Trató de alcanzar la cumbre desde la meseta tibetana o la cara norte de la montaña. Había visto huellas usuales a unos 17,000 pies de altura y cuando le preguntó a sus guías acerca de ellas, le contaron historias del misterioso “hombre oso” u “hombre de las nieves”.

El periodista Henry Newman entrevistó a Howard-Bury al respecto. Fue él quien primero nombró a la criatura el abominable hombre de las nieves. Sir Edmund Hilary, el primero en llegar al pico del Everest, también buscó al Yeti. Pero no fue hasta 1951 que se generó un interés generalizado. Ahí fue cuando una foto de una huella golpeó la prensa, tomada por el explorador británico Eric Shipton.

Varias expediciones han sido lanzadas desde entonces, junto con varias bromas. En un caso de 1986, el experimentado excursionista del Himalaya Anthony Wooldridge afirmó haber visto un Yeti y sacado fotos convincentes de él. Un grupo de expertos lanzado el año siguiente sin embargo, encontró que Wooldridge había tomado cuadros de un afloramiento de roca que a la distancia parecía una figura vertical.

Otro caso famoso fue en 2010 cuando dos cazadores chinos de la provincia de Sichuan afirmaron no sólo haber visto un Yeti sino haber capturado uno. Su presa resultó ser una civeta, un animal parecido a un gato con una cara como un canguro. Éste había perdido todo su pelo debido a una enfermedad. Fotografías de huellas. Algunos han teorizado que estos son de un remanente de una especie extinta de mono, oso u hominido. Lo que hace a los científicos escépticos es la falta de fósiles o restos.

Eric_Shipton_yeti_footprintFotografía de la huella de Yeti de Eric Shipton. Por Gardner Soule – Las huellas más misteriosas del mundo. Popular Science. Diciembre de 1952. Wikipedia Commons.

El montañés italiano Reinhold Messner, que pasó una cantidad considerable de tiempo en el Himalaya, fue el primero en insistir en que las huellas fueron causadas por la fauna indígena. Después de detectar una huella en la década de 1980, regresó al “techo del mundo” decenas de veces, y poco a poco se convenció de que el Yeti era en realidad un oso.

En 2013, finalmente se ofreció una serie de pruebas científicas. El genetista de Oxford, Bryan Sykes, anunció que él y sus colegas coincidían con las muestras de pelo Yeti supuestamente identificadas con el ADN de una antigua especie de oso polar. Los resultados de su estudio fueron publicados en la revista Proceedings of the Royal Society B. Otras figuras notables en ese estudio fueron Eliecer Gutiérrez del Smithsonian Institute y Ronald Pine con el Museo de Historia Natural y el Centro de Investigación de Biodiversidad de la Universidad de Kansas.

Los investigadores examinaron las muestras de pelo de este particular “críptido” o especie no descubierta. Un total de 50 muestras fueron adquiridas de museos y colecciones privadas de todo el mundo. 36 fueron seleccionados para la secuenciación. Estas muestras fueron comparadas contra una base de datos llamada GenBank que alberga todos los genomas de todas las especies secuenciadas hasta el momento.

 

Había muchos callejones sin salida. Muestras de Alaskan Bigfoot y Almas u hombres salvajes rusos, resultaron ser pelos de una variedad de especies nativas, por ejemplo cabras, osos, gatos salvajes, y así sucesivamente. Lo que es notable es que dos muestras de Yeti, una de Nepal y otra de Bhután, obtuvieron éxitos interesantes.

1024px-YetiscalpUn supuesto cuero cabelludo Yeti. Monasterio de Khumjung, Nepal. Wikipedia Commons.

Éstos emparejaron con exactitud del 100% con un pedazo de hueso de oso polar antiguo descubierto en Svalbard, Noruega. Vivió entre 40,000 y 120,000 años atrás. Sykes y sus colegas dicen que está estrechamente relacionado con el oso pardo. Se ha sabido que los osos se entrecruzan. Se han llevado a cabo dos estudios de seguimiento, como algunos científicos han cuestionado los métodos de este primer estudio. Pero hasta ahora no han desacreditado la hipótesis del oso pardo.

El Prof. Sykes escribió un libro sobre el esfuerzo titulado, The Nature of the Beast. Él cree que una especie híbrida de oso pardo, cuyo antepasado se aparea con este oso polar antiguo, puede hoy recorrer el Himalaya en pequeño número. Sin embargo, el oso mismo todavía está por encontrarse. Hasta entonces, los criptozoólogos o los que estudian criaturas sin fundamento, pueden permanecer escépticos.

Recientemente, activista social, conservacionista, y autor Daniel Taylor arrojó su propia teoría. El Yeti es un tipo de oso negro asiático. Taylor creció en la India, donde se sintió fascinado por la historia Yeti. Recientemente viajó de regreso al Himalaya para buscarlo.

Taylor fue asesorado por el Rey de Nepal para probar el remoto Valle de Barun, un microclima de selva densa que se ha visto poca exploración. Encontró las llamadas pistas Yeti y las mostró a un cazador local, quien dijo que un “oso de árbol” las había hecho. Su impresión se parece a un ser humano, dice la teoría, ya que tiene un dedo oponible utilizado para colgar del bambú o ramas de los árboles. Pero, ¿qué podrían estar haciendo estos en lo alto de los Himalayas, por encima de la línea de árboles?

Taylor ha trabajado desde entonces para preservar el valle, que dio lugar al establecimiento del parque nacional de Makalu-Barun, donde si usted visita en el futuro, usted puede caminar el (pronto sera construida) la senda Yeti. Taylor escribió sobre su teoría, exploraciones y proyecto de conservación en su nuevo libro, Yeti: The Ecology of a Mystery.

Para conocer la historia de Bigfoot, Yeti de América, haga clic aquí:

http://bigthink.com/philip-perry/is-the-mystery-of-the-abominable-snowman-finally-solved

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.