¡He descubierto Z!. Crítica de Diego Zuñiga

¡He descubierto Z!

He descubierto ZLuis Ruiz Noguez

Prólogo de Martín Fragoso

México, 2017

Una obra de 232 páginas que ofrece una biografía de Charles Fort y los extractos conocidos de su libro “Many parts”.

Muchos amantes de los temas extraños o aficionados a los ovnis se consideran “forteanos”, entendiendo el concepto como algo relacionado con la colección de noticias extrañas que presuntamente desafían a la ciencia y a sus postulados. La fuente de inspiración de todo esto es Charles H. Fort, un señor que a comienzos del siglo XX publicó cuatro libros, básicamente pasados por alto por la sociedad en su momento, pero con los que logró convencer de su supuesto talento y de su fuerza como “renegado” del pensamiento racional a algunos popes de la escena literaria estadounidense.

De los cuatro libros de Fort, solamente dos se han traducido al español: “El libro de los condenados” y “Nuevos mundos”, siendo el primero el que más ediciones y más alcance ha tenido entre los aficionados. Y acá he de hacer una confesión: jamás pude terminar ninguno de los libros de Fort: su prosa pesada, su estilo farragoso, confuso, carente de coherencia y de estructura lógica, hace que avanzar las páginas de sus obras sea lo más cercano a la tortura que puede padecer un lector. Habrá gente que lo admire, pero no es mi caso. Y es imposible hacer abstracción de ello a la hora de reseñar la obra que me toca reseñar.

Seamos concretos. “¡He descubierto Z”, el primer tomo de la Biblioteca Marcianitos Verdes, acomete una tarea difícil. Y creo que nadie podría haberlo hecho mejor que Luis Ruiz Noguez. Verdadero prócer del escepticismo en habla hispana, el químico mexicano y administrador del blog Marcianitos Verdes se esmera por poner en papel una biografía de Fort que permita entender por qué el hombre, conocido como “La foca de Bronx”, era como era, tenía la personalidad que tenía y escribía de la forma inconexa en que escribía. Y lo representa como lo que era: un ignorante en temas científicos, cuya escasa formación lo imposibilitaba de acercarse a temas y aspectos que lo apasionaban y que, ante su propia incapacidad, terminó odiando.

Como si la ciencia fuera la responsable de sus marcadas limitaciones, Fort se esforzó por demonizar a este ejercicio intelectual al punto de convertirlo en centro de las burlas en sus libros, en los que intenta demostrar, a través de la recopilación sin orden ni concierto de presuntos fenómenos “olvidados”, que los científicos pasan por alto estas evidencias dado que les resultan imposibles de explicar. Y así acumula noticias de lluvias de pájaros, desapariciones de barcos y otras cosas con las que intenta probar algunas de sus ideas, por lo bajo descabelladas y que muchos de sus seguidores se avergonzarían de defender si es que las conocieran.

Ruiz Noguez pone esos antecedentes sobre la mesa y consigue elaborar una biografía no solo correcta en lo formal y lo estético, sino además desmitificadora (en todo el sentido de la palabra) de la figura que han creado algunos para entronizar a Fort. El autor mexicano reconstruye la vida familiar del coleccionista de noticias, su extraña relación marital, sus amistades, su ego desmedido y, al mismo tiempo, y aunque parezca una contradicción, su inseguridad imposible de disimular. Desde esa perspectiva, la de Ruiz Noguez es una obra muy necesaria y, además, nueva en nuestro idioma, haciendo así un favor a las personas interesadas en comprender de buena forma la historia de la investigación de lo “enigmático”.

Sí, quizás a Fort se le deben algunos detalles que hasta el día de hoy imperan en el mundillo del misterio, pero también es verdad que de su figura se ha hecho un mito que bien vale la pena poner en su justa dimensión. La de Fort es una biografía que permite entender cómo su forma de pensar, pseudocientífica ante todo, permeó hasta el día de hoy a los interesados en estos temas, más allá de lo insensatas que fueran, muchas veces, las explicaciones que postulaba Fort como alternativas a las que entrega la ciencia.

Por si la biografía, por sí sola, no fuera ya lo suficientemente valiosa, Ruiz Noguez se dio la tarea de traducir al español los trozos que han llegado hasta nuestros días de “Many parts”, la autobiografía de Fort. Tras reconstruir la forma en que estos extractos, de los que hay extensos episodios desaparecidos, fueron rescatados por personas interesadas en la vida del involuntario padre del forteanismo, Ruiz Noguez nos deja con Fort en toda su dimensión: un texto confuso, donde el estadounidense recuerda episodios –la mayoría de ellos muy poco relevantes– de su adolescencia e infancia, hasta llegar al momento en que ingresa a trabajar a un periódico.

Todo lo que cuenta Fort está salpicado de dudas: cambia los nombres de las personas y de los lugares y los expertos en su vida no consiguen aún ponerse de acuerdo en numerosos aspectos. Sin embargo, y más allá de que leer a Fort pueda ser un martirio en sí mismo, el ejercicio de rescatar del olvido y de poner a disposición de los lectores hispanoparlantes este documento de alto valor histórico para los aficionados a estos temas, es por sí solo digno de encomio. Que Charles Fort no supiera relatar de forma ágil o que fuera incapaz de separar lo banal de lo relevante en modo alguno puede achacarse a Ruiz Noguez, quien cumple de forma brillante la labor de divulgador del pensamiento de un personaje central en el desarrollo de lo extraño, lo enigmático, lo misterioso… lo “forteano”, en definitiva.

Que un área de interés como ésta, la de los misterios, deba tanto a un personaje como Fort dice mucho más de lo que uno se imagina sobre estas disciplinas, siempre enemigas de la ciencia, a la que ven como la responsable de sus propias limitaciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que a pesar de Fort, y vale subrayar el “a pesar”, Ruiz Noguez factura un libro indispensable para derribar a un ídolo con pies de barro o, al menos, para ponerlo en su contexto.

Diego Zúñiga

El libro se puede adquirir en versión impresa (aquí) o electrónica (aquí).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.