Un estudio halla que el ADN del “yeti” pertenece a osos

Hasta aquí el abominable hombre de las nieves. Un estudio halla que el ADN del “yeti” pertenece a osos

Por Sid Perkins

28 de noviembre de 2017

yeti_16x9Ocho de las nueve muestras que supuestamente son restos de yetis eran en realidad de osos, revela un nuevo análisis genético. El Yeti, ilustración de “Monsters and Mythic Beasts” 1975 (color litho), D’Achille, Gino (1935-2017) / Colección privada / Bridgeman Images

Los excursionistas en el Tíbet y los Himalayas no deben temer al monstruoso yeti, pero sería mejor que llevaran un spray de osos. Los análisis de ADN de nueve muestras supuestamente del “abominable hombre de las nieves” revelan que ocho en realidad provenían de varias especies de osos nativos de la zona.

En el folclore de Nepal, el yeti se vislumbra grande. La criatura a menudo es representada como un inmenso y peludo mono humano que deambula por el interior del Himalaya. Los supuestos avistamientos a lo largo de los años, así como los “restos” diseminados en monasterios o retenidos por chamanes, han insinuado a algunos que el yeti no es simplemente un mítico coco.

Pero la ciencia no ha confirmado esto hasta ahora. Análisis genéticos previos de un par de muestras de pelo recogidas en India y Bhután sugirieron que un pequeño tramo de su ADN mitocondrial (ADNmt) -el material genético en la maquinaria generadora de energía de una célula transmitida solo por mujeres- se parecía a la de los osos polares. Ese hallazgo insinuaba que un tipo de oso previamente desconocido, posiblemente un híbrido entre osos polares y osos pardos, podría vagar por el Himalaya, dice Charlotte Lindqvist, bióloga evolucionista de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo.

Para estar seguros, Lindqvist y sus colegas examinaron más a fondo el ADN mitocondrial de tantas muestras de supuestos restos de yeti como pudo poner en sus manos. Algunos se obtuvieron cuando trabajó con un equipo de producción del Reino Unido en el documental Yeti or Not?, 2016, que buscaba separar el hecho del folclore. Los cineastas consiguieron un diente y algo de cabello recogido en la meseta tibetana a fines de la década de 1930, así como una muestra de excremento del montañero italiano Reinhold Messner en los Alpes tiroleses. Las muestras más recientes incluyeron el pelo recogido en Nepal por un pastor nómada y un hueso de la pierna encontrado por un sanador espiritual en una cueva en el Tíbet. El equipo también analizó muestras recolectadas recientemente de varias subespecies de osos nativos de la zona, incluidos el oso pardo del Himalaya, el oso pardo tibetano y el oso negro. En total, los científicos analizaron 24 muestras, incluidas nueve supuestas de yeti.

yeti bone_16x9De los nueve supuestos restos de yeti analizados en un nuevo estudio, ocho de ellos (incluido el fragmento de hueso de la pierna visto aquí) procedían de osos. Icon Films Ltd.

De las nueve muestras de “yeti”, ocho resultaron ser de osos nativos del área, informaron hoy los investigadores en las Proceedings of the Royal Society B. La otra muestra provino de un perro. Estudios similares de muestras de cabello supuestamente relacionadas con el homínido peludo grande de América del Norte, el sasquatch (Bigfoot), han revelado que esas fibras provienen de osos, caballos, perros y una variedad de otras criaturas, incluso humanos.

Dejando de lado el desprestigio, el nuevo estudio también arrojó mucha información científicamente útil, dice Lindqvist. Los análisis generaron los primeros genomas mitocondriales completos para el oso pardo del Himalaya (Ursus arctos isabellinus) y el oso negro del Himalaya (Ursus thibetanus laniger), por ejemplo. Eso podría ayudar a los científicos a descubrir cuán genéticamente diferentes son estas subespecies raras de especies más comunes, así como la última vez que estos grupos compartieron ancestros maternos en el pasado.

“Es genial que ahora conozcamos el lugar de estos osos en el árbol genealógico de la madre”, dice Beth Shapiro, bióloga evolutiva de la Universidad de California, Santa Cruz, que no participó en el trabajo.

“Estos muchachos hicieron un trabajo bastante bueno”, agrega Todd Disotell, antropólogo biológico de la Universidad de Nueva York en la ciudad de Nueva York. Un hallazgo, que el oso pardo del Himalaya y el oso pardo tibetano tenían ADNmt claramente distinto, fue sorprendente, señala, porque las subespecies a menudo son genéticamente similares: “No esperaba eso”.

Se pregunta si los análisis futuros del ADN nuclear de estos osos (que contiene contribuciones genéticas tanto de la madre como del padre) contarán la misma historia. Los osos machos y hembras llevan estilos de vida diferentes: los osos hembra generalmente no deambulan mucho más allá de su territorio de origen, mientras que los osos machos vagan por rangos mucho más grandes. Por lo tanto, sugiere, los genomas nucleares de estas subespecies podrían revelar que están hibridizados más de lo que sugiere el ADN mitocondrial.

Por lo menos, cuando los investigadores regresen a los Himalayas para recolectar nuevas muestras, no tendrán que preocuparse tanto por tropezar con las garras del infame yeti.

http://www.sciencemag.org/news/2017/11/so-much-abominable-snowman-study-finds-yeti-dna-belongs-bears

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *