Huellas de dragones entre restos inusuales y falsificaciones habilidosas

Monstruos de Italia. Huellas de dragones entre restos inusuales y falsificaciones habilidosas

10 de enero de 2018

Carlo Canna

 

clip_image002[4]Un gran reptil con alas de murciélago, una larga cola de serpiente, fuertes patas con garras afiladas y mandíbulas temibles armadas con dientes afilados y capaces de emitir el fuego: este es el retrato robot bien arraigado del dragón moderno, la criatura fantástica probablemente mejor conocida en el mundo, el que ha sido identificado con el diablo en la cultura cristiana occidental.

Este concepto va a dominar toda la Edad Media y más allá reverberando en la literatura como la iconografía europea a través del tema de la eterna lucha librada por los defensores del cristianismo en contra de la criatura legendaria, un símbolo del paganismo. Así, en las iglesias, santuarios y monasterios encontrarán un amplio espacio de las famosas representaciones de los caballeros Santos atrapados en el acto de la perforación de la bestia terrible.

Pero junto a estos testimonios, hay otro, mucho más inusual, que viene del mundo natural, que en el pasado sirvió no sólo para proporcionar la evidencia fiel de la existencia material del mal bajo la apariencia de este monstruo de miedo, sino también para demostrar existencia como un hecho completamente natural.

Restos inusuales

Son reliquias auténticas, como los huesos de animales extintos (mamíferos prehistóricos) o que viven (en su mayoría ballenas y cocodrilos), de forma o tamaño inusual, que durante siglos se asociaron con los restos de esta criatura. Incluso hoy en día, podemos admirar estos extraños restos en diferentes lugares de culto (y no solo) dispersos en casi todas partes en nuestra península.

La mayor concentración de estas pistas está vinculada a la antigua herencia de Lombardía en dragones pestilentes que poblaron el agua tarde “lago” Gerundo, una vasta zona pantanosa formada por la inundación de los ríos Adda, Oglio, Serio, Brembo y Silero, que se extendía en el territorio actualmente entre la parte sur de Bérgamo y la parte norte de Cremona.

Y la historia de “Tarantasio”, un dragón con aliento desagradable que infestó las aguas alrededor de Lodi Gerundo difundiendo epidemias y muerte entre la población conocida; la tortura terminó gracias a la intervención de San Cristóbal: Tarantasio fue asesinado y la victoria sobre el dragón coincidió con la desecación del lago. Las versiones más o menos similares de esta leyenda, situado en la Edad Media, viendo la entrada en escena de diferente personajes (cuya identidad en realidad es bastante incierta) en el papel de los asesinos monstruosos reptiles que residen en el gran cuerpo de agua estancada, entre ellos, uno de los más conocidos, es Uberto Visconti, fundador de la dinastía, en cuyo escudo de armas – uno de los símbolos más conocidos de Milán – representa un “dragón-serpiente” que devora a un niño.

Y cómo olvidar la historia del monstruo de Calvenzano, una pequeña ciudad de Bérgamo, donde la tradición popular dice que en la antigüedad los habitantes se vieron obligados a erigir enormes muros para defenderse del ataque de una serpiente monstruosa desagradable que infestaba el Gerundo; A finales del siglo XIX, la actual forma de la tierra dedicada a Andrea Locatelli, todavía se llamaba “Camino de la serpiente”, en memoria de este evento.

En las historias sobre dragones de Gerundo es bien evidente el vínculo con el territorio a través del inseparable binomio dragón-pantano interpretable en clave geomitológica: por un lado, el aliento pestilente del dragón que podemos traer a los humos debido a la presencia de metano y sulfuro de hidrógeno en el subsuelo; por el otro, la derrota de la criatura monstruosa presenciada por el descubrimiento de restos fósiles después de secarse el lago.

Sabemos que en el siglo XII se iniciaron las obras de recuperación de las aguas del lago; y se dice que más tarde, en Lodi, en el Adda, se encontró el esqueleto de Tarantasio, custodiado durante siglos en la iglesia dedicada a San Cristóbal. Probablemente fue un conjunto formado por huesos de animales prehistóricos (fósiles) y de vida: el naturalista Juan Bautista Brocchi (1772-1826), en su Conchiologia Fossile subappenninica (1843), nos da la descripción de un nervio de dragón “que fue ciertamente separado del esqueleto de una ballena atrapada en el mar…”; probablemente fue una de las muchas donaciones hechas por los fieles, guardadas en iglesias como reliquias sagradas. La descripción de Brocchi sigue siendo el último testimonio de este hallazgo.

Afortunadamente no todas las huellas materiales de dragones Gerundo se han perdido: El santuario de la Natividad de la Virgen Sombreno, una aldea de Palladina (Bergamo), casas de la costilla de un mamut identificado como tal por el naturalista, Enrico Caffi (1866-1950) a la que está dedicado el Museo de Ciencias Naturales de Bérgamo; otras dos costillas gigantes cuelgan en las bóvedas de las iglesias de San Bassano, en Pizzighettone (Cremona) y de San Giorgio, en Almenno San Salvatore (Bergamo).

En conclusión, la zoología, incluso puede haber jugado un papel en estas leyendas, de acuerdo con las historias criptozoológicas de Maurizio Mosca sobre el monstruo Gerundo podría estar relacionado con la presencia de un animal real como – entre los ejemplos dados por el académico – un gran esturión en las aguas del río Po.

Otros “huesos de dragón” vinculados sobre todo a las historias locales como los de los dragones Gerundo, o las de un monstruo que aterroriza a una comunidad hasta que se mató por intercesión divina, se encuentran en los siguientes lugares de culto: la iglesia dedicada a St. Leucio, en Atessa (Chieti); la iglesia de Santa Maria della Consolazione, en Todi y la Catedral de Città di Castello (Perugia); la abadía de Santa Maria delle Grazie en Udine.

La ubicación (de orígenes polémicos) de una costilla gigante que cuelga bajo el Arco della Costa, cerca de la Piazza delle Erbe, en Verona es bastante particular; es uno de los numerosos ejemplos de restos que han sido identificados como huesos de cetáceos. Estos incluyen los mantenidos en la Basílica de los Santos María y Donato, en Murano (Venecia); en la abadía de S. Maria Staffarda, en Revello (Cuneo); en la Catedral de Módena; en el museo Apecchio (Pesaro y Urbino); en la iglesia de S. Andrea, en Tirli (Grosseto); en la Basílica de Sant’Antonino, en Sorrento (Nápoles) (incluso si en este caso, para ser precisos, la leyenda habla de un monstruo marino); y otra vez, en la basílica de San Giulio, construida en la cima de una pequeña isla en medio del lago de Orta, entre las provincias de Novara y de Verbano-Cusio-Ossola: en el interior nos encontramos con diferentes tallas sagradas de dragones y, en la sacristía, un antiguo dragón hecho de hierro forjado coronado por una enorme vértebra.

De particular interés es el caso del legendario dragón Lucan matado por el príncipe de Stigliano, con la intercesión de la Virgen, cuyos restos ahora se conservan en el Museo scenografico del Convento de Santa María Orsoleo en Sant’Arcangelo (Potenza); los elementos del esqueleto pertenecen a tres especies distintas: dos colmillos de elefante (que la tradición atribuye a los cuernos del dragón), el pico de un pelícano y la mandíbula de un cocodrilo.

Sobre el gran reptil, animales exóticos y poco conocidos en el pasado ha demostrado ser un zoomorfo tema ideal para encarnar la figura de una bestia peligrosa y el mal como el dragón, podemos observar sus restos mantienen dentro de varios edificios sagrados del Bel Paese. En este caso no estamos hablando solamente de los huesos, tales como el cráneo conservado en el convento de la Trinidad de la Selva, en el pueblo de Santa Fiora (Grosseto) o esqueleto parcial en el Museo Baroffio, junto al Santuario de Santa Maria del Monte (Varese), sino también de los cuerpos enteros momificados que durante siglos se han colgado de las bóvedas de las iglesias y santuarios, apoyados por soportes de acero robustos, bajo la mirada del temor de los fieles.

Podemos recordar las que todavía se pueden admirar en la iglesia de Santa Maria Annunziata di Ponte Nossa (Bergamo), en el santuario de la Virgen de las Gracias de Curtatone (Mantova), adyacentes al Oratorio País en la iglesia de San Michele de la Virgen Extra (Verona), en la Iglesia de Santa Maria delle Vergini (Macerata) y en el Santuario de Nostra Signora di Montallegro (Rapallo).

Incluso en estos casos, estos testimonios relacionados con historias locales envueltos en la leyenda, establecidos entre los siglos XV y XVIII, los cuales comparten la misma parcela: un río habitado por un terrible monstruo que pone en grave riesgo la vida de una comunidad hasta que es asesinada por un personaje heroico por intercesión divina.

De hecho, entre las diferentes hipótesis, más o menos fiables, avanzadas hasta la fecha para explicar la presencia de estas “reliquias” inusuales, la más creíble es que es más que nada para las donaciones destinadas a ser transformadas en la tradición cristiana en los testimonios de exvotos para proporcionar a los fieles la prueba material de un mal derrotado por la voluntad divina gracias al poder de la fe.

Sabemos – como recuerda la historiadora de arte Laura Marazzi que cita un trabajo del naturalista francés Pierre Belon (1517-1564) – que en el siglo XVI, la costumbre de exponer cocodrilos no sólo en las iglesias y santuarios en Europa, se había extendido sino también en las plazas públicas, dentro de los llamados “cuartos de las maravillas” como una curiosidad del mundo natural, y boticarios, que los utilizaban a menudo en las terapias antiguas ya que se les atribuyeron virtudes médicas extraordinarias.

En este último caso, en particular, podemos citar dos ejemplos, a saber, un cocodrilo y un caimán, conservado en la antigua farmacia del Monasterio de Camaldoli (Arezzo) y el cocodrilo que se destaca “inquietante” en el techo de una habitación, que se utilizaba en el pasado en una spezieria y hoy en un moderno bar de vinos, dentro del mercado histórico de Palermo; De ahí la presencia de la momia que se informó en varias ocasiones desde el siglo XIX en adelante, hasta que se convirtió en el símbolo del antiguo Mercado Vucciria. La tradición popular dice que el “cocodrilo de Palermo” permanecía en la fuente en la Piazza Caracciolo sacrificio “Picciriddi” hasta que fue muerto por cuatro personas y que en el interior de su vientre todavía tenía el cuerpo de un niño vivo.

Falsificaciones hábiles

Continuando nuestro viaje para descubrir las huellas de los dragones en Italia, no se puede pasar por alto el tema interesante de las falsificaciones, ejemplos extraordinarios de bioart creados combinando el mito y la taxidermia. Si, de hecho, los huesos gigantescos e inusuales de animales extintos o la vida pueden haber sugerido la imagen de la mítica criatura alada, estos artefactos, dragones en miniatura reales hechos por la modificación o el montaje de partes de una o más especies de animales, que pretende ofrecer evidencia más tangible de su existencia real.

Desde el Renacimiento, estas curiosidades naturales de mucha demanda, fueron a enriquecer las colecciones de las élites europeas y hombres ilustres de la ciencia, en sus obras de historia natural, dieron un amplio espacio para el estudio de los dragones, criaturas que en ese momento estaban en la frontera de La herpetología se considera más similares a las serpientes que a los monstruos reales.

Entre ellos, un lugar prominente está ocupado por el gran médico y naturalista boloñés Ulisse Aldrovandi (1522-1605) quien en su libro Serpentum Draconum et historiae libri duo (1640), acompañado de bellas ilustraciones, nos da varios ejemplos del género, situándose una posición entre el escepticismo más intransigente y la credulidad excesiva.

Entre los casos reconocidos por el científico como falsos, son los clasificados como “Draco ex Raia” (también se muestra en la obra De Piscibus), o peces que pertenecen a la Orden de patines, rayas, secas y cortadas en la forma de un dragón a través de una técnica bien descrita por Conrad Gessner (1516-1565), un colega de Aldrovandi, que también hace una breve referencia a un proceso similar. Estamos hablando de esos artefactos, a menudo denominados también como el “basilisco”, como por ejemplo, la mano de obra extraordinaria y en estado de conservación, a partir de las colecciones históricas de los museos de historia natural de Verona y Venecia.

Otro ejemplo de falsificación desenmascarado por el científico boloñés es decididamente más elaborado, una hidra de siete cabezas, el policéfalo serpiente monstruosa conocida desde la mitología griega, Aldrovandi afirmó haber examinado y reconocido como “summo artificio afficto” en el Tesoro de la República de Venecia.

Mucho más problemático – al menos en apariencia – para el científico es la identificación de un dragón apareció el 13 de mayo 1572 en el campo boloñés y condujo al científico que hizo una representación en vivo y luego dejó que se secara y lo almacenó en su museo. El espécimen se ha perdido, pero la imagen que fue devuelta en el “Draco Bononiensis” muestra una serpiente con un vientre abultado en la parte media, con extremidades anteriores únicas. Aldrovandi proporciona una descripción precisa que llega para clasificarlo como una especie de serpiente monstruosa.

De acuerdo con el renacentista italiano Marco Ruffini, de hecho, este espécimen era un artefacto creado dentro del mismo museo del naturalista boloñés que de este modo tenía la intención de proporcionar una prueba material de la existencia del dragón como un hecho natural y no como un signo anticristiano. Esto se debe a que, según el académico, la criatura demoníaca estuvo representada en el escudo de armas del boloñés Ugo Boncompagni, un pariente de Aldrovandi, que había ascendido al trono papal con el nombre de Gregorio XIII (pontificado 1572-1885) en el mismo día en que el científico nos dice que el dragón había aparecido. “El objetivo final (de Aldrovandi) – continúa Ruffini – era encontrar un mecenazgo en su vecino y pariente”, aunque “Gregorio XIII y muy pocos mostraron interés en el dragón ‘natural’, que no cedió a Aldrovandi ninguna protección o beneficio”.

Si es falsa, entonces, es probable, según lo sugerido por el biólogo estadounidense Phil Senter, la “serpiente – dragón” en cuestión había sido elaborado mediante la combinación de partes de diferentes animales que podrían ser obtenidas fácilmente localmente como la culebra de collar, un pez para la parte superior del torso, y finalmente un sapo común cuyas piernas fueron amputadas.

Desde las páginas del ilustre científico y, más concretamente, las de Monstrorum historia (1642), sabemos que en su museo incluso se mantuvo un “Draco Marinus”, de color verde, cubierto de escamas, que también está equipado con patas delanteras (palmado), con un solo ojo y un rostro característico en forma de delfín con dientes de sierra. El extraño animal fue capturado en el Adriatico, cerca de Ostuni, y donado a Aldrovandi por el obispo de esa ciudad, Giovanni Carlo Bovio. Una vez más, lo más probable es que fuera una falsificación, en cierto modo como un animal extraño mantenido en los museos municipales de Reggio Emilia, llamado “Cofano Concatenato”. El espécimen en cuestión está hecho de la parte posterior de un pez de la familia Ostraciidae (el denominado “pesci scatola”) acoplado al frente, creado artificialmente en yeso, con dientes de cartón, que reproduce casi todas las características de la cabeza del dragón aldrovandiano marino.

Entre los dragones reportados por el científico boloñés, el que más se acerca a la imagen clásica de un gran reptil tetrápodo (aunque, incluso en este caso, están presentes sólo las patas delanteras), con alas de murciélago y cola serpentina, es, sin duda, un ejemplar de “Draco aethiopicus”, que, al parecer, fue donado (debidamente seco) a Aldrovandi por un tal Francesco da Cento en 1591. Al igual que el dragón etíope reportado originalmente por el naturalista francés Pierre Belon, que se distingue por la presencia de cinco vistosas jorobas en la espalda. A pesar de la imagen de “Draco Aethiopicus” no muestra altos detalles anatómicos de diagnóstico, el anteriormente citado Phil Senter y Darius M. Klein creen que el espécimen en cuestión es una falsificación hecha de una serpiente a la que se han añadido las partes de mamíferos (cráneo y piernas), y para simular las alas, las aletas pectorales de una “pesce rondine” (Dactyloperus volitans), una especie también presente en el Mediterráneo.

De manera más fiable, es en cambio la identificación establecida por los mismos Senter y Klein de una muestra de dragón momificado alado donado por el rey Luis XII (1462-1515) al cardenal Francesco Barberini (1597-1679), que se representan en las obras de los estudiosos del siglo XVII Giovanni Faber (1574-1629) y Atanasio Kircher (1602-1680). Las imágenes, de hecho, muestran diferentes detalles anatómicos relacionados en gran medida con el sistema esquelético, que según los expertos son atribuibles a diferentes especies y, más concretamente: el cráneo al de una comadreja, las extremidades que en el mismo animal o un lagarto ocelado, la cola y la columna vertebral de una anguila y la piel a la de varios reptiles (serpientes y lagartos). A pesar de la imagen tan “realista” del dragón donado al cardenal Barberini, sin embargo, nos encontramos con la presencia de las patas delanteras, un detalle anatómico completamente incompatible con la de las alas en la historia evolutiva de los vertebrados que han desarrollado un vuelo real (pterosaurios, pájaros y murciélagos) no son más que el primer par de extremidades, las frontales precisamente, modificadas para el vuelo.

Por el contrario, al final de este resumen de falsos dragones, es útil centrarse en las imágenes de un espécimen que es uno de los ejemplos más realistas entre las representaciones históricas de dragones, en un grado tal que empujan recientemente algunos creacionistas a interpretarlos como un testimonio de la supervivencia de los pterosaurios (reptiles voladores experimentados en la época de los dinosaurios) en el siglo diecisiete.

Estas son las tres representaciones extraídas de la obra titulada Nuovi ritrovamenti divisi in due parti (1696) ingeniero hidráulico holandés Cornelio Meyer (1629-1701) que muestra un dragón (en vida y muerto) con alas de murciélago y una única pata posterior, que se encontró en las zonas pantanosas fuera de Roma. Un modelo similar, encontramos representado en el famoso cuadro de “San Jorge y el dragón” de Paolo Uccello que data de alrededor de 1456. Sin embargo, en este caso, como en Dragon donado al cardenal Barberini, es la representación que muestra de manera evidentes varias áreas del sistema esquelético del supuesto dragón-pterosaurio. Y una vez más es Phil Senter, junto con Pondanesa D. Wilkinssul, revelan los secretos sobre la verdadera naturaleza de este dragón, a saber, la de una falsificación hábilmente construida al montar partes de diferentes animales con la adición de alas y cola artificiales. Por lo tanto, nada que ver con los pterosaurios, reptiles prehistóricos que, en realidad, realmente existieron entre los animales, son sin duda los que recuerdan más a la imagen de las criaturas aladas míticas, estos reptiles, de hecho, tenían crestas vistosas en el cráneo, mandíbulas provistas de dientes en forma de aguja (en la mayoría de las especies), una cola larga (en las formas más antiguas) y extremidades anteriores transformadas en alas membranosas similares a las de los murciélagos que podría llegar a una abertura de unos 11 metros. Pero ellos no escupieron fuego. Y, sobre todo, se extinguieron hace más de 60 millones de años.

El autor señala que, en la medida de lo posible, trató de reconstruir una lista de lugares en los que se encuentran actualmente expuestos los restos atribuidos por la tradición de dragones o monstruos asociados con estas criaturas. Los datos, a partir de las fuentes bibliográficas consultadas (Cordier 1986, Bermani 1991, Mosca 2000, Delucca 2014, Marazzi 2014), se han verificado a través de numerosos contactos telefónicos y por correo electrónico. Sin embargo, la lista propuesta aquí está sujeta a una mayor investigación.

Bibliografia:

AA.VV. 1986, I meravigliosi mostri, “Kos”, Anno III, Numero 21. Milano: Franco Maria Ricci

AA.VV. 2004. Animali e creature mostruose di Ulisse Aldrovandi. Milano: Federico Motta

Aldrovandi, U. 1640. Serpentum, et draconum historiae libri duo. Bologna

Bermani, C. 1991. Il bambino è servito. Leggende metropolitane in Italia. Bari: Dedalo

Brocchi, G.B., 1843. Conchiologia Fossile subappenninica, vol. 2. Milano: Silvestri

Caprotti, E. 2004, Mostri, draghi e serpenti nelle silografie dell’opera di Ulisse Aldrovandi e dei suoi contemporanei. Milano: Mazzotta

Cordier, U. 1986. Guida ai draghi e mostri in Italia. Milano: SugarCo

Delucca, O. 2014. Il drago di Belvedere a Rimini e altri draghi d’Italia. Rimini: Bookstones

Marazzi, L. 2014. Il “mostro” del Museo Baroffio e del Santuario, “Il Nostro Sacro Monte”, Anno XXII, Numero 61, pp. 25-27

Mosca, M. 2000. Mostri dei laghi. Milano: Mursia

Ruffini, M. 2005. Le imprese del drago. Politica, emblematica e scienze naturali alla corte di Gregorio XIII (1572-1585). Roma: Bulzoni

Senter, P., Hill, L. C. & Motion, B. J. 2013. Solution to a 440-year-old Zoological Mystery: The Case of Aldrovandi Dragon. “Annals of Science”, vol. 70, Issue 4, pp. 531-537

Senter, Phil and Wilkins, Pondanesa D.. 2013. Investigation of a claim of a late-surviving pterosaur and exposure of a taxidemic hoax: the case of Cornelius Meyer’s dragon, Palaeontologia Electronica Vol. 16, Issue 1, 6A 11p; palaeo-electronica.org/content/2013/384-late-surviving-pterosaur

Senter, Phil and Klein, Darius M. 2014. Investigation of claims of late-surviving pterosaurs: the cases of Belon’s, Aldrovandi’s, and Cardinal Barberini’s winged dragons. Palaeontologia Electronica Vol. 17, Issue 3;41A; 19p; palaeo-electronica.org/content/2014/967-late-surviving-pterosaurs

http://www.libertates.com/mostri-ditalia-tracce-di-draghi-tra-insoliti-resti-e-abili-falsificazioni/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.