Niña lobo, niño oveja y otros misterios salvajes

Niña lobo, niño oveja y otros misterios salvajes

Nick Redfern

11 de diciembre de 2017

Durante siglos, han circulado historias sobre niños criados en la naturaleza por animales como lobos, simios e incluso ovejas. Se ha descubierto que muchos son falsos o apócrifos. Sin embargo, varias de estos relatos siguen intrigando. Indican que, posiblemente, las personas pueden criarse o volver a una forma de vida claramente salvaje. Sir Kenelm Digby, uno de los fundadores de la Royal Society, fue el primero en mencionar el caso de Jean de Liège, en 1644, después de haber entrevistado largamente a los que habían conocido al chico unos años antes.

Como un niño que vivió en Bélgica, y durante un período de guerra, Jean se dirigió al bosque con otros aldeanos. Cuando la lucha se mudó a otra parte, los aldeanos regresaron a casa; sin embargo, Jean permaneció escondido y fuera del contacto humano durante aproximadamente dieciséis años. En la naturaleza, sus sentidos supuestamente se agudizaron hasta un grado asombroso. Podía oler “frutas sanas o raíces” a una distancia increíble. Y cuando fue capturado a los veintiún años, estaba “cubierto de pelo” e incapaz de hablar. Más tarde, después de haber sido colocado en la sociedad humana, según los informes, aprendió a hablar. Sin embargo, es muy poco probable que vivir en la naturaleza haga que una persona quede “cubierta” de pelo. De hecho, no hay evidencia que sugiera que tal cosa pueda suceder. Sin embargo, ese aspecto de la saga continúa persistiendo. Tal vez, en vista de ese ángulo poco probable, esta es una historia distorsionada de un niño con hipertricosis, una rara condición que puede causar que el cuerpo y la cara se cubran de pelo.

14781840514_55997b46e2_b-640x665Del mismo modo, Nicholas Tulp, un médico de los Países Bajos, describió a un “niño oveja” irlandés en 1672. “Se trajo a Ámsterdam un joven de 16 años, que tal vez fue perdido por sus padres y criado desde su cuna entre las salvajes ovejas de Irlanda, había adquirido una especie de naturaleza ovina”, registró Tulp. “Era rápido en cuerpo, ágil de pie, de semblante feroz, carne firme, piel chamuscada, extremidades rígidas, con frente retraída y deprimida, rudo, temerario, ignorante del miedo y desprovisto de toda suavidad; en otros aspectos, sano y con buena salud. Al carecer de voz humana, balbuceaba como una oveja, y, siendo reacio a la comida y la bebida a la que estamos acostumbrados, masticaba solo hierba y heno, y eso con la misma elección que la oveja más particular”.

En los Estados Unidos, según la leyenda, en la primera parte del siglo XIX una “Niña lobo” vagaba por las orillas del Río del Diablo cerca de Del Río, en el suroeste de Texas. La madre de la niña había muerto al dar a luz y su padre, John Dent, murió en una tormenta mientras buscaba ayuda. “Nunca se encontró a la niña, y se supuso que los lobos la habían comido cerca de la cabaña aislada de los Dents”, escribió Barry Lopez en su libro Of Wolves and Men. López dijo que un niño que vivía en San Felipe Springs en 1845 había informado haber visto varios lobos y “una criatura, con el cabello largo que cubría sus facciones, que parecía una niña desnuda”, atacando a un rebaño de cabras.

Jones_AnnieAnnie Jones, la Dama Barbuda

Comenzó una cacería y al tercer día la niña fue arrinconada en un cañón. Un lobo con ella fue expulsado y finalmente se le disparó cuando atacó a la partida de caza. Luego la ataron y la llevaron al rancho más cercano, donde la desataron y encerraron en una habitación. Sin embargo, esa noche, una gran cantidad de lobos, aparentemente atraídos por el fuerte, lúgubre e incesante aullido de la niña, se acercaron al rancho. El ganado doméstico posteriormente entró en pánico y, en medio de la confusión, la niña logró escapar.

Según López, la niña desapareció durante siete años. En 1852, un equipo de topografía que exploraba una nueva ruta hacia El Paso supuestamente la vio en un banco de arena en el Río Grande, muy por encima de su confluencia con Devil’s River. “Ella estaba con dos cachorros. Después de eso, nunca más fue vista”.

¿Siguen esos “seres humanos” en los rincones más oscuros de los Estados Unidos y en otros lugares? Tal vez, sobre la base de los relatos citados anteriormente, sería prudente mantener la mente abierta sobre esta cuestión particularmente controvertida. Los salvajes todavía pueden estar con nosotros.

http://mysteriousuniverse.org/2017/12/wolf-girl-sheep-boy-other-wild-mysteries/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.