Socorro, arena fundida y Mary Mayes (Actualización 5)

Socorro, arena fundida y Mary Mayes (Actualización 5)

20 de diciembre de 2017

Kevin Randle

Cuando estaba investigando mi libro sobre el aterrizaje del ovni de Socorro, me encontré con información sobre la arena fundida que se había recuperado en el sitio. Tanto Ray Stanford como Jerry Clark informaron al respecto. La fuente de información parecía no estar identificada, la arena fusionada no se mencionaba en los archivos del Proyecto Libro Azul, y el análisis de otras pruebas físicas parecía ser lo que usted quería que fuera. Jerry Clark escribió, “Si tales ‘notas y materiales’ existen (sobre la arena fundida), nunca han salido a la luz. No están en el archivo del Libro Azul sobre el caso”.

Esto parecía ser más información sin confirmar que salpicó este caso. Tenemos esas tres personas molestas (o más bien las tres llamadas telefónicas) a la policía de Socorro sobre la llama en el cielo como lo notó el capitán Richard Holder. Tenemos el automóvil de turistas hablando con Opal Grinder sobre aviones de vuelo bajo que casi se estrellan contra ellos. Tenemos los testigos auditivos, mencionados por Ray Stanford, quienes escucharon el rugido del objeto pero que aparentemente no vieron un objeto y cuyos nombres se perdieron. Dado todo eso, y el hecho de que esta información sobre la arena fundida no estaba muy bien documentada, informé sobre lo que sabía y lo dejé pasar.

imageDick Hall

Pero, como siempre ocurre, una vez que se publica el libro, se encuentra nueva información. Esta vez fue impulsado por una pregunta en este blog sobre ese aspecto particular del caso, uno que no pensé que fuera importante. Decidí que necesitaba saber más sobre esto, así que volví al libro de Stanford, Socorro Saucer in a Pentagon Pantry. Su entrada fue algo engañosa, dada la forma en que informó sobre ella. Aunque acreditó al Dr. James McDonald como la fuente, no mencionó que estaba en una carta a Dick Hall de NICAP, quien le proporcionó una copia. Stanford escribió:

… una mujer que ahora (1968) es química radiológica del Servicio de Salud Pública en Las Vegas (Nevada)… (que) participó en un análisis especial de materiales recolectados en el sitio de Socorro, y cuando estuvo allí la mañana siguiente, ella afirma que había un parche de arena derretida y resolidificada (vitrificada) justo debajo del área de aterrizaje. Yo (McDonald) he hablado con ella tanto por teléfono como en persona aquí en Tucson recientemente. Poco después de que ella terminó el trabajo (en las muestras de Socorro), el personal de la fuerza aérea vino y tomó todas sus notas y materiales y le dijo que ya no hablara de eso (énfasis de [Stanford]. Una copia en mis archivos).

Eso, por supuesto, no es toda la historia. De hecho, como se señaló, esto es muy engañoso en base a todo lo que McDonald puso en su carta. Cuando lees lo que McDonald escribió, nos dice algo más sobre todo esto. Él escribió (diferencias resaltadas en negrita:

Un último punto: ¿Alguna vez has oído hablar de algún informe de que había un trozo de “arena fundida” cerca del sitio del aterrizaje de Socorro? Como resultado de una observación que Hank Kalapaca me hizo durante el almuerzo en el edificio Rayburn el 29/7 [asumiré aquí que el año fue 1968], seguí una pista que Stan Friedman recogió cuando habló a una sociedad nuclear en Las Vegas. Todavía estoy en proceso de verificarlo, por lo que no detallaré aquí. En pocas palabras, una mujer que ahora es un químico radiológico del Servicio de Salud Pública en Las Vegas participó en algunos análisis especiales de los materiales recogidos en el sitio de Socorro, y cuando ella estaba allí, a la mañana siguiente, ella afirma que había un parche de arena derretida y resolidificada justo debajo del área de aterrizaje. He hablado con ella tanto por teléfono como en persona aquí en Tucson recientemente, y le pedí a Charlie Moore que hiciera más comprobaciones. Debo decir que es muy difícil imaginar cómo ese material pudo haber estado allí no solo en la noche del día 24, sino también en la mañana del día 25 sin que se haya informado antes. Se lo mencionó a Stan con indiferencia, como si supusiera que todo el mundo sabía sobre la arena fundida. Ella se sorprendió de que le dije, especialmente por mí, que nunca antes había habido informes al respecto. Ella hizo los análisis sobre los fluidos de la planta que emanaban de los tallos de madera de algarrobo y mezquite que habían sido quemados. Ella dijo que había algunos materiales orgánicos que no podían identificar, pero que la mayoría de las cosas que habían salido por las grietas y ampollas en los tallos eran solo gotas del floema y el xilema. Poco después de que ella terminó el trabajo, el personal de la Fuerza Aérea vino y tomó todas sus notas y materiales y le dijo que ya no hablara más de eso. ¿Gran encubrimiento? No necesariamente. La arena fundida podría ser otro asunto.

Al comparar los dos informes, es decir, lo que McDonald realmente escribió con lo que proporcionó Stanford, puede ver que esta información no es tan fuerte como sugirió Stanford. De hecho, McDonald no parecía estar particularmente impresionado con eso, pero hizo lo que harían todos los buenos investigadores. Decidió ver qué podía aprender sobre el testigo, que no se menciona aquí, pero cuyo nombre aparece en otra correspondencia escrita por McDonald, y para ver si podía encontrar información adicional.

Lo primero que quería saber, ahora que tenía una copia de la carta, es lo que Stan podría haber recordado sobre esto. Fue, por supuesto, hace cincuenta años, por lo que su memoria podría ser un poco vaga. Me dijo que lo mejor que podía recordar, “Mary Mayes se me acercó después de dar una conferencia a un grupo técnico diciendo que ella había sido estudiante en NMIT (Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México) en Socorro cuando se le pidió que verificara el suelo, lo que ella había hecho. Le conté a Jim (McDonald) al respecto, ya que él estaba mucho más cerca, obviamente que yo. No era necesario que fuese un intermediario”.

Mary MayesMary Mayes, 1959

La siguiente pregunta fue si el nombre de Mary Mayes podría verificarse ya que no se mencionó en la carta original. El 25 de noviembre de 1968, Charles Moore (sí, ese Charles Moore) informó que había hablado tanto con Raymond Senn como con Sam Chavez sobre la arena derretida. Ninguno de los dos vio arena derretida en el sitio y ninguno recordó a Mayes, aunque en su carta, Moore la identificó incorrectamente como Nayes. También mencionó un Mary Rumph, que como acabo de aprender de Don Ecsedy era su apellido de soltera.

Y, como estamos tratando de llegar al fondo de todo esto, señalaré aquí que Moore escribió: “Nuestro instructor en el Instituto, el Sr. John Reiche, visitó el sitio de Zamora en la noche del 24 de abril de 1964. John, un activo científico aficionado y coleccionista de rocas, me dice que no vio nada inusual más que un arbusto quemado, las marcas en el suelo que en ese momento estaban rodeadas de piedras. Reiche parece ser agnóstico sobre todo el avistamiento, pero no le da un gran valor a la credibilidad de Zamora. Él dice que Zamora informó sobre otros eventos altamente inusuales, como ciervos que pasan por la plaza Socorro por la noche, cuando nadie más ha visto tales cosas en los tiempos modernos”.

Esto, por supuesto, es perturbador. Sugiere algo sobre Zamora que no había sido mencionado por nadie más a lo largo de los años, y aunque esta carta, desde Moore hasta McDonald, ha estado disponible para los investigadores durante mucho tiempo, parece que la información se había pasado por alto.

Zamora Landing Imprint blogUna de las impresiones de la plataforma de aterrizaje encontrada por Zamora. Foto cortesía de USAF

Moore continúa diciendo, “Reiche también me ha dicho que las marcas en el suelo (presumiblemente hechas por el engranaje de soporte del objeto volador) parecen ‘incorrectas’. El suelo a los lados de las hendiduras estaba suelto y parecía como si hubiera sido movido por una pala; no parecía tener el carácter que debería tener, si hubiera sido creado por la intrusión de un soporte de carga”.

Que es otra información que no ha visto mucho en el camino de la publicidad. Si bien parece que a Reiche no le importa ninguna agenda, solo la verdad, también está claro que ha planteado algunas preguntas sobre Zamora y sobre las huellas del tren de aterrizaje. No he visto mucho como esto en la investigación que había llevado a cabo hasta ahora. Pero notaré que parte de esa suciedad suelta parecía explicarse por el deslizamiento del tren de aterrizaje en la tierra a medida que se aplicaba el peso a la plataforma de aterrizaje y la suciedad cambiaba por debajo del peso adicional.

Charles MooreCharles Moore en la Biblioteca del Instituto. Derechos de autor por Kevin Randle

En cuanto a la arena derretida, Moore escribió: “Como te dije antes, proyecté la tierra en el fondo del arroyo en un esfuerzo por encontrar evidencia de material fusionado y no encontré nada que sugiriera el desprendimiento de la riolita, el derretimiento de cualquier lava vesicular ni la fusión de ninguna arena. Si bien es cierto que el arroyo está sujeto a lavados durante las tormentas de verano, los fragmentos del arbusto quemado todavía están allí, y examiné cuidadosamente las cercanías de las raíces del arbusto quemado, pero no encontré evidencia de que de calor de fundición”.

Ahora tenemos evidencia que sugiere que la historia de Mayes podría no ser cierta. Aunque Moore la llamó Nayes en su carta, parecería que si Senn escuchara el nombre de Nayes, habría mencionado que conocía a alguien llamado Mayes. En cambio, negó conocerla.

Para complicar el problema, McDonald le preguntó a Mayes sobre estos resultados negativos. Él habló con ella por teléfono y luego en persona. Él dijo que ella “se volvió a casar como la Sra. Mary White”.

De acuerdo con la carta de McDonald a Moore fechada el 2 de abril de 1970, mencionando la investigación, él escribió:

Ella (Mayes/White) parecía bastante sorprendida de que Senn dijera que no la conocía, y dijo que no solo había conocido a su familia durante muchos años, sino que ella misma había “lo había defendido” en su boda… Francamente, tendí a descartar su historia sobre la base de lo que había aparecido y Senn no la conocía. Ella volvió a pasar brevemente sobre eso, donde la arena fundida yacía en relación con la impresión, etc. No había signos de encubrimiento evasivo o retrocesos para reparar su historia. Y volvió a expresar sorpresa ante Senn diciendo que no la conocía.

Señalé que Reiche no vio nada de eso cuando él estaba allí, y ella parecía genuinamente desconcertada.

Don Ecsedy me dice que había un compañero llamado Rumpf en la boda de Senn y se menciona en la documentación disponible en línea. Entonces, parece posible que Mayes estuviera en la boda, pero que Senn la conocía como Mary Rumpf en lugar de Mary Mayes. Pero también me pregunto por qué, cuando McDonald le preguntó sobre esto, ella no mencionó que ella era Mary Rumpf en ese momento. Hubiera aclarado este punto de desacuerdo y que no parecía curiosa.

Hay más aspectos técnicos en este reclamo de arena derretida. Según un informe de McDonald al coronel L. DeGoes (aparentemente un oficial asignado a ATIC en ese momento), “Charlie (Moore) llevó al laboratorio muestras de NMIMT de lavas vesiculares que abundan cerca del sitio y también una muestra de un Riolita presente en abundancia. Una antorcha de soldadura derritió la lava vesicular en forma de obsidiana lisa, sin chisporroteo. La antorcha no derritió la riolita, pero se desprendió. Una búsqueda exhaustiva de Moore y un estudiante graduado no logró arrojar esférulas de gota pulverizada en la tierra cerca del centro del sitio”.

Pero aquí está el problema. Moore le dijo a McDonald que había llegado a conocer a Zamora y de acuerdo con el mismo informe de McDonald:

Salió hace unas semanas en el curso de una revisión bastante cuidadosa hecha por C. B. Moore de NMIMT en Socorro. Charlie ha estado en el sitio con Zamora y… Zamora ofreció voluntariamente la información sobre una roca de “lava burbujeante” a un lado del cual se había derretido. Era algo así como un pie de ancho… y estaba ubicado cerca del centro geométrico de los cuatro agujeros de las piernas, es decir, justo en el punto más carbonizado por la llama del objeto en el despegue. Zamora dijo que “algún oficial” se lo llevó esa noche… Holder no menciona esa roca…

Repasando todo el archivo del Libro Azul sobre el caso, nadie menciona la arena fundida. Desde el momento en que Zamora vio la cosa en el arroyo, había personas en el sitio. Holder incluso hizo que la policía militar de White Sands acordonase la zona, tomara medidas y preservara la escena. Aunque no está claro si los diputados estuvieron allí de la noche a la mañana, pero al día siguiente hubo muchas personas en la escena, pero nadie mencionó que Mayes y sus colegas estuvieran allí. Habrían necesitado alguna guía para encontrar el lugar correcto, por lo que tendrían que haber entrado en contacto con la policía de Socorro o los funcionarios del gobierno (Holder y el agente del FBI Byrnes). Las fotografías, tomadas la noche del día 24 y en otras ocasiones, no dan ninguna pista de la arena derretida, y las que toman muestras del arbusto dañado, del suelo alrededor de la zona de aterrizaje y de otras partes del arroyo no tienen nada que sugiera un alto calor que derretiría la arena.

Mary Mayes2Fotografía supuestamente mostrando a Mayes recolectando muestras en el sitio de aterrizaje de Socorro. No hay fecha en la fotografía y la identificación de Mayes es inestable

Aquí hay algo más. Según Stanford, cuando estaba en el sitio con Hynek y Zamora, él, Zamora, vio una roca con lo que parecían raspaduras de metal. Lo señaló, pero parecía que a nadie le importaba esta posible muestra de metal de una nave espacial alienígena. Una vez que el sitio fue despejado, en algún momento de esa tarde, Stanford regresó y recuperó la roca y sus muestras metálicas. Esta no parece ser la misma roca que estaba cerca de la arena derretida que mencionó Mayes y que Zamora parecía confirmar que existía unos dos años más tarde, pero me pregunto si Zamora no estaba confundido por la desaparición de la roca tomada por Stanford.

Zamora y otros pensaron que la Fuerza Aérea había recuperado la arena derretida algún tiempo después y que fue llevada a un laboratorio secreto para su análisis. De nuevo, no hay ningún testimonio en ningún lugar de los archivos del Libro Azul que confirme que esta arena derretida existió o que se hizo algún análisis al respecto. Hay, en los documentos que ahora tengo, una sugerencia de que Holder había escrito un informe de cinco páginas, pero aún no lo he localizado.

Para recapitular lo que hemos aprendido aquí. Mayes le contó a Friedman sobre la arena derretida unos dos años después del aterrizaje y que ella lo había analizado. Friedman le pasó la información a McDonald, quien lo siguió. Mayes dijo que estaba en la escena el día siguiente, el 25 de abril, pero que parece poco probable debido a las declaraciones de otros. En cualquier caso, afirmó haber encontrado un área de arena derretida cerca del arbusto quemado y la recuperó, llevándola a su laboratorio para su análisis. Una vez que se completó, llegó la Fuerza Aérea, confiscó todo el material y sus notas, y le dijo que no hablara de eso. Ella no tenía nada para probar nada de esto, aunque hay quienes aceptan la historia sin cuestionarla.

Aparentemente, nadie que estuvo en el sitio en la noche del 24 de abril, que examinó cuidadosamente el arbusto quemado, que estudió las impresiones del tren de aterrizaje y realizó mediciones, notó el área de arena derretida cerca del arbusto y, por lo tanto, no informó nada. Otros exámenes del sitio, en los meses y años siguientes, no encontraron evidencia de calor lo suficientemente alto como para fundir la arena, o cualquier otra indicación de arena fundida. Parecería, si aceptamos que Mayes dice la verdad, que ella recopiló la totalidad de esta evidencia.

Hemos encontrado, o más bien, Don Ecsedy informó, que Mary G. Mayes aparece como estudiante de tercer año en el Anuario de la Universidad de Nuevo México en 1959 (página 42). También informó que ella tenía dos años de universidad en Texas, pero luego parecía haber afirmado que había asistido a NMIMT en algún momento para estar familiarizada con el área de Socorro. Ella le dijo a McDonald que era estudiante de doctorado en la Universidad de Nuevo México. Ella sale de la escena después de contarle su historia a Stan y el comienzo de la investigación de McDonald. En una carta fechada el 13 de marzo de 1969, McDonald escribió: “Su carta del 11/25, que agradezco, indicó que ni Senn ni Chaves pudieron de ninguna manera confirmar las declaraciones que me hizo la Sra. Mary Nayes (sic) sobre la ‘arena fundida’. Eso sin duda tiende a arrojar fuertes dudas sobre su relato. Le escribí, pero ella nunca me respondió, lo que puede ser una indicación más de que realmente algo anda mal allí”.

Esto fue, por supuesto, reemplazado por su carta del 2 de abril de 1970 que en realidad no explica nada, otra para reafirmar su historia original. A la larga, nadie puede ubicarla en la escena, nadie vio la arena fundida de la que habló y no tenía documentación que respaldara lo que había afirmado. Todo esto podría haber recibido más atención de la que merecía, aunque todavía hay algunas vías por seguir. (Notaré aquí que Rumpf/Mayes/White murió en 2007.) Para aquellos que deseen saber quién es el Coronel DeGoes, vean:

ftp://rock.geosociety.org/pub/Memorials/v29/degoes.pdf.

En general, esto podría ser tan lejos como podamos tomar esto, que está más lejos de lo que pensé que podríamos obtener. Tengo un par de preguntas que pueden dar resultado, pero de nuevo, estamos buscando algo que ahora tiene más de medio siglo. El tiempo puede ser el único que no podemos saltar.

Comentarios:

Don dijo…

Kevin: “También mencionó a Mary Rumph (no sé nada sobre esta persona o cómo encaja en el escenario)”.

Rumph era el apellido de soltera de Mary G. Mayes. “Mayes”, su primer marido, “White”, su segundo. Ella estaba con el PHS en ese momento, ya sea en NTS o Kirtland, o tal vez en ambos.

“Hemos encontrado, o más bien Don Moar informó, que Mary G. Mayes aparece en su tercer año en el Anuario de la Universidad de Nuevo México en 1959 (página 42). También informó que tenía dos años de universidad en Texas, pero luego ella parecía haber afirmado que había asistido a NMIMT en algún momento para estar familiarizada con el área de Socorro”.

Eso suena como yo, pero yo no soy Don Moar; mi apellido es Ecsedy. No sé si asistió a NMIMT, pero participó como oradora en una conferencia celebrada allí el 11/04/64, por lo que algunos en la semana del 24 podrían haberla recordado.

Examinaré la conexión de Senn con Mayes, si hay alguna.

Gracias por esta investigación.

—–

Don dijo…

Esto es interesante: alguien en este caso conocía el apellido de soltera de Mayes. Ella no volvió a utilizarlo después de que el matrimonio con Robert Mayes había terminado.

Atentamente,

Don

—–

KRandle dijo…

Don –

Esto está funcionando como lo planeé. Nueva información entrando todo el tiempo. Solo tuve que actualizar el artículo un par de veces hasta el momento.

—–

KRandle dijo…

Para aquellos interesados, otra pregunta respondida.

El coronel Louis DeGoes (quizás un físico por educación) era el jefe de un equipo de tres hombres de oficiales: los comandantes Boyce M. Smith y Bruce A. Dolan eran los otros dos nombrados por el científico jefe del FTD para supervisar y revisar las operaciones de Blue Book en 1966 y presentar un informe sobre su futuro. McDonald con frecuencia se refería a los tres como “DeGoes and Co.”. Si bien oficialmente no formaban parte del personal del Blue Book, hasta donde puedo determinar, sin embargo ayudaron al Blue Book y algunas veces dictaron sus acciones. DeGoes, en particular, fue instrumental en que McDonald obtuviera una copia del Informe Robertson y le había sugerido a McDonald en un momento dado que podría ser empleado como asesor de BB. Esto, por supuesto, nunca se produjo. En agosto de 1966, DeGoes y sus compadres abandonaron el Libro Azul y desaparecieron de la vida de McDonald. Presumiblemente, habían enviado su informe.

—–

KRandle dijo…

Y, antes de que alguien me diga, aquí hay un enlace a su óbito (o memorial):

ftp://rock.geosociety.org/pub/Memorials/v29/degoes.pdf

—–

Albert dijo…

Chicos,

Busque Fulgurite

https://en.wikipedia.org/wiki/Fulgurite

Don dijo…

Kevin, uno de los testigos en la boda de Senn, probablemente el padrino, fue Vincent G. Rumpf. Acabo de encontrar el certificado de matrimonio en línea. No sé cómo se relacionó con Mary. Quizás hubiera reconocido el nombre “Rumpf” si lo hubiera escuchado. Es posible que solo la conociera como, por ejemplo, “la prima Mary de mi amigo Vinnie”. Tal vez.

Aún nos queda la evidencia que se dice que Mary recopiló, pero parece que sí conoció a Senn.

Después de Navidad pondré los documentos en mi sitio.

Atentamente,

Don

—–

cda dijo …

“En cualquier caso, ella (Mayes) afirmó haber encontrado un área de arena derretida cerca del arbusto quemado y la recuperó, llevándola a su laboratorio para su análisis. Una vez que se completó, la Fuerza Aérea llegó, confiscó todo el material y su notas, y le dijo que no hablara de eso”.

¿Esto no lo dice todo? Es un tema tan común en ufología que me sorprende que alguien tome en serio este tipo de afirmación. Llega un funcionario anónimo, confisca material valioso y le dice al testigo que no diga nada más al respecto. Sucedió con Roswell, ¿no? (Varias veces creo) y con otros casos.

Todo lo que esto significa es que si algún hardware ovni real o cualquier otro hardware conectado con un evento de ovni es localizado por un civil, los muchachos uniformados pronto lo descubrirán y descenderán sobre el desafortunado poseedor de este material, se lo quitarán y advertirán a la persona mantener la boca cerrada (bajo la amenaza de muerte en casos extremos).

¡Así es como los ufólogos progresan (o más bien no lo hacen)! Lo curioso es que esto solo parece suceder en los Estados Unidos.

—–

couldbebetter dijo…

cda, tienes razón El gobierno (de cualquier país) puede tomar posesión de lo que quiera, cuando lo deseen y utilicen la razón que quieran. Cualquier prueba o material de cualquier nave puede ser aprovechado con muy buenas razones. Puede ser un vehículo de prueba clasificado, el residuo podría ser radiactivo o altamente venenoso Rusia y China actuarían de la misma manera. Si hay algún accidente de interés en cualquier parte de este planeta, algún gobierno intentará recuperarlo.

El Glomar Explorer, construido por Howard Hughes, se usó para recuperar una sección de un submarino soviético.

Algunos han especulado que el verdadero propósito era recuperar vehículos alienígenas del fondo del océano. Lo que nuestro gobierno no puede aprovechar legalmente siempre puede entrar y robar.

Con respecto a Roswell y los ovnis, nada en este foro sobre la sede del Battele Memorial Institute en Columbus, OH. Busca quiénes son, qué hacen y cuándo fueron fundados. Si alguna vez se encontraran tecnologías Alien, ahí es donde terminaría. Pero nadie habla de eso.

—–

Paul Young dijo …

@ cda’s post… 22 de diciembre de 2017 a las 9:43 a.m.

cda, si estoy interpretando correctamente tu comentario anterior, ¿estás criticando la consistencia presente en ciertos aspectos del fenómeno ovni?

(En este caso, cuando la evidencia física está disponible… rápidamente no está disponible a través de la intervención gubernamental/militar).

Encuentro que esta es una postura extraña para que tomes.

Quejarse de la coherencia coloca a los ETH en una situación sin beneficios. La alternativa sería que los testigos estuvieran “en todas partes” y luego serían criticados por estar fuera de contexto (o “inconsistentes”) con la tradición general.

Desde los primeros informes, los ETH’ers siempre se han quejado de que la mejor evidencia tiende a ser confiscada. Mayes afirma que es consistente con la teoría de que los militares tienen un protocolo bien elaborado para adquirir la MEJOR evidencia y quedársela todo a ellos mismos.

cda… “Lo curioso es que esto solo parece suceder en los Estados Unidos.

Tal vez no… Nick Pope ha hablado sobre la extraordinariamente buena foto tomada en Calvine en Escocia. Lo mejor que había visto en mi vida. Estaba en posesión del MOD del Reino Unido y de repente se le prohibió.

Ahora bien, soy consciente de que una foto no es lo mismo que la evidencia “física”, pero va de acuerdo con la estrategia percibida de permitir que el público solo vea las cosas borrosas.

—–

Don dijo…

CDA, puede ser un tema común, pero en este caso es casi imposible según lo dicho. Ni Mayes (ni nadie) pudieron llegar de Las Vegas a Socorro en el momento de recibir una llamada la noche del día 24 para llegar a Socorro al día siguiente (y preparado con un kit para tomar muestras y quizás con otras dos), luego regresar a Las Vegas.

Lo que tenemos es información de hombres ciegos hurgando en un elefante.

Si Mayes estaba en el sitio al día siguiente, entonces ella ya estaba en Socorro o cerca, y alguien involucrado tendría que haber sabido eso. Lo más lejos que podría haber estado fue Albuquerque (que era su hogar en ese momento, o, al menos, tenía familiares cercanos allí).

Lo mejor que puedo decir de algunos documentos, es que hizo un gran trabajo de campo a principios de la década de 1960. No le he preparado una cronología o biografía, pero sí había una Mary Mayes en NTS y una Mary G Mayes en Sandia, y creo que en alguna parte tengo una referencia a Mary Mayes en Kirtland. No sé qué territorio era entonces el PHS Southwest en Las Vegas, pero supongo que se incluyeron Nevada, Arizona y Nuevo México.

Los ciegos son: Kalapaca, quien hizo un “comentario” que puso a McDonald en una investigación; el propio McDonald; Friedman, que sabía el nombre de su empleador (PHS SW) y tal vez sabía su nombre; Moore; Senn, además de Clark, Hall y Stanford, y ahora Kevin y yo.

Para estar allí el día 25, de los nombres de los funcionarios que sabemos que estaban allí, ella habría estado allí a petición de Holder o Byrnes. El FBI estaba en Socorro desde Albuquerque, lo notaré. Hay algunas probabilidades de que alguien de NMT haya tenido entrada – chicos que sabían algo sobre el suelo y las rocas estaban allí en abundancia y con laboratorios. Para las plantas, necesitarían un biólogo; aún cualquiera puede cortar ramitas y empaquetarlas.

Si Mayes estaba allí como un empleado federal y a pedido, había un cliente que tenía derecho a su producto de trabajo que habían contratado. Si ese cliente no era la USAF, sin autorización, no tenían derecho a ello. Simplemente no veo a USAF involucrado el día 24 (aunque hay un leve rastro de eso). Si ella era una Mary Mayes que estaba en cualquiera “Sandia”, “Kirtland”, “NTS”, haciendo investigación de radiación biológica, entonces probablemente también tenía algún tipo de autorización de seguridad. Si fue clasificado, entonces no necesitaría ninguna advertencia, excepto proforma para el registro, para no hablar de ello a personas no autorizadas.

Entonces, CDA, ambos tienen razón y están equivocados: es correcto ver el “género” ovni/ET del relato, pero es incorrecto descartarlo. La esencia de la historia puede ser cierta.

Saludos,

Don

PS Kevin, una ligera corrección en Rumpf. No encontré una copia fotográfica del Certificado de matrimonio, sino la entrada de la base de datos de matrimonio del Estado de Nuevo México. Todo en él era correcto en detalle, pero no sé nada sobre los testigos. El certificado real estaría archivado en la parroquia de San Miguel o en la Diócesis. Eso tendría las firmas de los testigos. Por lo general, después de la ceremonia, el sacerdote hará que los testigos firmen el certificado. Las firmas son la evidencia real, en lugar del estado db. Si alguna vez es lo suficientemente importante para confirmar, se puede obtener el certificado o una copia fotográfica (supongo que no se pierde ni se archiva incorrectamente).

Mi instinto me dice que al menos dos de estos tres se conocían en el ejército durante la guerra o en la industria minera: Ray Senn, el primer esposo de Mary, Bob Mayes, y Vincent G. Rumpf.

—–

Don dijo…

Kevin, publiqué comentarios e información de http://www.foreshadower.net sobre el problema de Mayes. Sin embargo, no he tenido tiempo de preparar imágenes para cargar. Creo que mi “instinto” fue preciso. Por ejemplo, el esposo de Mary, Robert, asistió a NMIT y se retiró después de 31 años en el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Mientras estuvo allí, tal vez Mary pasó mucho tiempo en Socorro con él. Tengo una pista que algunos Mayes, posiblemente su hijo comenzó NMIT en 1964; si es así, hay probabilidades de que ella estuviera en Socorro esa primavera por esa razón.

Algo no está bien con el relato de McDonald. La evidencia es cada vez más fuerte de que Senn la conocía, y si es así, ¿mintió Senn a Moore? ¿O Moore le mintió a McDonald?

Vincent G. Rumpf también pudo haber sido ingeniero de minas.

Atentamente,

Don

—–

KRandle dijo…

Don –

No creo que haya mentiras. Podría ser solo una cuestión de tiempo. Le preguntaron a Senn sobre Mary Mayes y es posible que él no supiera que ella era en realidad Mary Rumpf. Entonces, Senn dijo la verdad cuando dijo que no la conocía o, más exactamente, supongo, que no reconoció el nombre. Moore le comunicó a McDonald esta información inexacta que encontró algo confusa. El verdadero problema aquí cuando McDonald habló con ella y ella dijo que no sabía lo que Senn dijo que no la conocía, no dijo que la hubiera conocido como Mary Rumpf. Entonces, nadie miente aquí, solo una confluencia de información inexacta y una falla en hacer una pregunta relevante o dos.

—–

Don dijo…

Kevin, estoy de acuerdo en que puede que no haya mentiras, pero debe tenerse en cuenta, hasta que seamos movidos más allá de una duda razonable. Casi toda la evidencia es circunstancial y no está fuera de toda duda razonable, pero se está acumulando un “peso” que indica que Mayes era conocida en Socorro en NMIT en este momento.

Usted escribió “Ninguno de ellos (Senn y Chávez) vieron arena derretida en el sitio y ninguno de los dos recordó a Mayes, aunque en su carta, Moore la identificó incorrectamente como Nayes. También mencionó a Mary Rumph…” ¿Esto significa que Moore mencionó “Rumph”? Si es así, ¿cómo supo su apellido de soltera?

Como para que nadie más notara la arena fundida. Si existió, puede haber sido cubierta con arena. Era un lugar ventoso y era abril. Hynek escribió que había muchos detritus volados por quedar atrapado en los arbustos. Simplemente levantando arena caminando alrededor puede enterrar cosas. Es posible que haya tropezado con ella, o se arrodilló sobre ella para tomar una muestra, la destapó y se la llevó con ella (o se la dio a alguien en NMIT). Zamora, describió haber visto la llama desde la autopista: “Notó un poco de” conmoción “en el fondo: polvo, posiblemente por el viento del día soplaba fuerte”. Entonces el objeto despega, levantando más arena.

Tener su cuenta (a través de McDonald), que es verificable, nombres (Mayes, White, Rumph), empleador (Las Vegas SW US-DHS), experiencia (biología/radiación), a excepción de la arena fusionada, me lleva a pensar es probable que haya arena fundida.

Atentamente,

Don

—–

Lance dijo…

Que cualquiera pueda llegar a la conclusión de que hay “probabilidad” de que haya arena fundida es la razón por la que los ovnis siempre serán el reino de los fanáticos científicos con sus análisis fingidos.

Ni una pizca de evidencia real y mucha evidencia que lo desconfirme, pero Don todavía cree que la arena fundida es “probable”.

Una farsa.

TODOS los caminos para los fanáticos de los ovnis conducen a apoyar la religión ovni.

Lance

—–

Don dijo…

El problema de Lance es el mismo que tiene CDA. Tienes naves espaciales y extraterrestres que te persiguen. Tú y él son los que hablan de ovni aquí. ¿Por qué no pueden ustedes dos dejar de hablar de eso? ¿Compulsión de repetición? ¿Variante extraña de Tourette?

Una vez más, les pregunto, ¿por qué inmediatamente piensan “ET” ante la mención de arena fundida?

Saludos,

Don

—–

cda dijo…

Don:

No tengo ningún problema con la arena fundida. SÍ tengo un problema con esos tipos anónimos en uniforme que aparecen, exigen que el testigo entregue la arena fundida (o cualquier otro hardware), bajo la posible amenaza de muerte si no lo hacen.

Es una afirmación tan fácil de hacer, y por supuesto a algunos ufólogos les encanta tomarla en serio, ya que se convierte en otra plataforma para la teoría de la conspiración. Y todos sabemos que hay una gran conspiración oficial ¿no?

¿Qué diablos puede probar la “arena fundida” de todos modos (aparte del hecho de que la arena puede fusionarse)?

—–

KRandle dijo…

CDA –

Nadie dijo una palabra sobre las amenazas. Solo que aparecieron estos tipos anónimos. El problema aquí es que no entiendo cómo se habrían enterado de que Mayes tenía las cosas, ya que nadie en Socorro realmente la vio.

—–

Don dijo…

“No tengo ningún problema con la arena fundida. TENGO un problema con esos tipos anónimos en uniforme que aparecen, exigen al testigo que entregue la arena fundida (o cualquier otro hardware), bajo la posible amenaza de muerte si no lo hacen”.

Lo que Kevin escribió sobre “amenaza”. Pero tienes razón de que parece un poco de género ovni. Escribí (arriba) que creo que la idea de ello, así como el hecho de que Mayes viaje hacia y desde Las Vegas, no es razonable.

“¿Qué demonios puede probar la ‘arena fundida’ de todos modos (aparte del hecho de que la arena puede fundirse)?”

Si existiera (y gracias a Larry por haberme citado realmente), entonces podría aclarar las cosas. Vea mis comentarios sobre fulgurita, trinitita, etc. arriba.

Kevin: “El problema aquí es que no entiendo cómo se habrían enterado de que Mayes tenía las cosas ya que nadie en Socorro realmente la vio”.

Estoy (y todos) en desventaja porque no tenemos fotocopias de la correspondencia, como tú. Ni siquiera sé si fue escrita a mano o mecanografiada.

Como escribí (arriba) Si la USAF era el cliente del PHS, entonces era propiedad de la USAF y tenían todo el derecho de recibir la evidencia y el informe. ¿Dijo que tomaron arena fundida? De las citas que ofreces no veo eso. Tal vez mi lectura es defectuosa, pero pensé que era el informe sobre las plantas.

Ha pasado un tiempo desde que leí los archivos PBB. Recuerdo una prueba de suelo, muchos dibujos y fotos, y consultas a posibles fuentes del objeto. No recuerdo ninguna referencia al análisis de la planta. Moody tenía una ramita quemada y un informe al respecto. Un año después, Hynek toma una muestra o intenta hacerlo. Él tuvo una infección (nunca se rasguen la piel con una planta del desierto, amigos). ¿Por qué tomar una muestra un año después si Moody ya tenía una desde su primera visita?

Sin duda, Stanford y los Lorenzens tomaron algunas ramitas. ¿APRO analizó muestras de plantas? ¿PBB las solicitó de APRO?

Entonces, tenemos un informe de muestra de suelo y ningún informe de muestra de planta en los archivos oficiales, o ¿me he perdido algo?

Si la historia de Friedman es precisa acerca de que la USAF obtuvo las muestras de la planta, tal vez PBB no lo sabía.

Kevin, otra vez, ¿quién es “nadie”?

Atentamente,

Don

—–

KRandle dijo…

Oh, Don –

No lo sé. ¿Lonnie Zamora? ¿Sam Chavez? ¿Richard Holder? ¿Arthur Byrnes? ¿el sargento Castle? ¿Jim y Coral Lorenzen? ¿J. Allen Hynek? ¿William Conners? ¿El departamento de policía de Socorro? ¿La Fuerza Aérea de los Estados Unidos? Más al punto, ¿puedes nombrar a cualquiera que la haya visto e informado sobre ella?

—–

Don dijo…

No, no puedo, Kevin. Solo estoy al tanto, hasta ahora, de Senn y Chávez preguntando por ella. No sabemos si los otros la vieron o no, y ahora no podemos preguntarles.

PBB: el suelo no mostró signos de material extraño y ninguna radiación superior a la norma para el área. El arbusto quemado (supongo que de Moody) no mostró signos de propelente.

Un tercer participante del sitio es el FBI que llevó una “pequeña muestra” a Albuquerque. No he encontrado el informe sobre eso, todavía.

Buscaré en APRO y veré si publicaron los resultados de las pruebas.

La prueba de suelo de la USAF es de interés. Sé que hay una historia sobre un gran trozo de arena fundida (que puede ser de la correspondencia o no, y estoy de acuerdo con que no publique la correspondencia, ya sea por acuerdo con la fuente, o si desea conservarla para un libro, o simplemente no tengo ganas de hacerlo. Es solo una 4ta mano para mí), pero la probabilidad (si existió) es bastante pequeños trozos de arena fundida mezclados con la arena normal. No sé de dónde sacó la USAF su tierra. Supongo que a partir de las indentaciones que hicieron las “patas” (estaban muy interesados en ellas). Las muestras de Mayes eran del área de la llama.

“Pudo haber sido ella quien le contó la historia a Friedman después de su conferencia por algún tipo de auto gratificación…”

CDA debe tener en cuenta que esto es género ovni, los testigos se presentan para obtener alguna ventaja, psicológica o de celebridad.

¿Qué pasa con esto: fue un engaño sobre Friedman. Descolgaron el nombre de Mayes de un directorio profesional, o tal vez la oyeron hablar en NMT a principios de ese mes y obtuvieron una mujer engañadora para pretender ser ella.

Atentamente,

Don

—–

Lance dijo…

Al igual que todas las pruebas ovni, lo que se cree que existe siempre es mucho mejor que las cosas tristes que tenemos a mano.

—–

Don dijo…

Lance, no hay nada como buscar un hallazgo.

Saludos,

Don

—–

KRandle dijo …

Don –

¿Pensabas que a través de… alguien contrató a alguien para engañar a Stan Friedman… pero luego se contactó a Mayes y se unió al cuento… y de cualquier forma, termina como un engaño. La evidencia no respalda esta historia sin importar quién se la mencionó primero a Friedman.

—–

Don dijo …

Kevin: “¿Pensaste eso a través de …”

¿Te estás refiriendo a engañar a Friedman? Fue un chiste. Pensé que era mejor que Mayes buscaba celebridades besándose con él.

Dado que, según CDA, Friedman es un verdadero Hércules de magnetismo animal, tal vez hechizó a Mayes para que creyera que había fundido arena.

O, qué tal esto, me estás engañando. Incluso al molestarme con estos fragmentos de la cuarta mano de supuesta correspondencia, estoy expresando gran fe en su probidad.

Estipulando que esos fragmentos realmente existen y esas palabras y oraciones que has citado aparecen en ellas, aquí está el probable candidato para Mayes por estas razones… etc. Eso es lo que estoy presentando, y de nada.

En cuanto a la arena fundida, estar en el sitio, un amigo de la familia de Ray y Frances Senn, y Vincent G. Rumpf, que requiere algo más que la fruta colgante que he reunido.

No hay pruebas de que ella estaba allí? Eso es cierto (y no es mi culpa que no haya ninguna). Existe evidencia de que, de todas las Mary Geraldine Rumph Mayes Whites en el universo en 1964, la que presento sería la que hubiera estado allí. Eso es todo lo que tengo que es lo suficientemente fuerte como para ir.

Todavía hay otro rastro que confirmar antes de acercarse a ella y fusionar arena en el sitio de Zamora. No tiene sentido que reinvente la rueda, así que no me molesto en especular sobre naves espaciales y humanoides, naves lunares o engaños. En lugar de estas cosas en el centro, busco rastros en los márgenes de la historia.

¿Qué tan bien la conocía McDonald?

Atentamente,

Don

—–

KRandle dijo …

Don –

¿De verdad quieres ir allí? Escribes: “O, qué pasa con esto, me estás engañando. Incluso al molestarme con estos fragmentos de 4ª mano de supuesta correspondencia, estoy expresando una gran fe en tu probidad.

“Estipulando que esos fragmentos realmente existen y esas palabras y oraciones que has citado aparecen en ellas, aquí está el probable candidato para Mayes por estas razones… etc. Eso es lo que estoy presentando, y de nada”.

Esto es insultante. Estás sugiriendo que fabriqué las citas… pero no hay evidencia de eso, y algunas provienen de fuentes que están en línea. Hay otras citas en la pieza complementaria que precede a esta para que puedas verlas tu mismo.

Por supuesto, McDonald no conocía a Mayes aparte de sus breves interacciones. Las cartas que cito ciertamente no son de cuarta mano. El informe de Moore sobre lo que encontró en su examen del sitio es de primera mano. Él estaba ahí.

Lo único que tienes es la historia de segunda mano contada a McDonald, pero no tenemos otra cosa que esa historia en el camino de la evidencia. Ninguna de la documentación lo respalda, ninguno de los análisis de las muestras de suelo lo respalda y no hay testimonios que lo respalden. ¿Había una Mary Mayes? Por supuesto. ¿Hablaste con Friedman sobre esto? Él lo dice. ¿Fue entrevistada por McDonald? Aparentemente. ¿Ella estaba diciendo la verdad? Probablemente no. ¿Por qué? ¿Quién sabe?

http://kevinrandle.blogspot.mx/2017/12/socorro-fused-sand-and-mary-mayes.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *