La ciencia dice…

LA CIENCIA DICE …

17.2.18

ufosaliensDonald R. Prothero and Timothy D. Callahan. UFOs, Chemtrails and Aliens: What Science Says. Indiana University Press, 2017.

John Rimmer

A pesar del pretencioso subtítulo “Lo que la ciencia dice”, que sugiere que Prothero y Callahan de alguna manera han sido nombrados voceros oficiales de la “Ciencia” – sea lo que sea como una sola entidad – este libro es una revisión bastante justa del enfoque escéptico de los temas enumerados en el título. Los contra-aumentos a los que proponen el misterio se presentan con una gran cantidad de evidencia, y hay menos de haut en bas burlona y despreciativa que distingue a algunos de los argumentos de los escritores escépticos.

Prothero ha enseñado geología y paleontología y Callahan es un artista que ha trabajado en la industria del cine, por lo que están igualmente calificados para hablar sobre ovnis y alienígenas como un Bibliotecario Colegiado, o alguien que trabajó en la sección de computadoras de la Oficina Meteorológica. Pero lo que falta es una indicación de que los escritores hayan realizado algún trabajo de campo real, y están trabajando completamente a partir de lo que ahora debemos llamar “textos”. La excepción son sus reveladores relatos de visitas a las bases “altamente secretas” del gobierno de EE. UU., como el Área 51.

A menudo he pensado que una de las diferencias más significativas entre los “escépticos” estadounidenses y los escépticos británicos -al menos en el campo de los ovnis- es que la mayoría de los escépticos de ovnis británicos han “trabajado su paso” como investigadores de ovnis y han llegado a sus posiciones escépticas a través de la evidencia, o la falta de, que descubrieron en sus investigaciones. Esto también les ha permitido mantener una tolerancia de la ambigüedad inherente en el sujeto, y así evitar la “k” en skeptic.

Muchos escépticos de EE. UU. parecen, como Prothero y Callahan, haber surgido, completamente formados, de la academia. Esto parece significar que son menos conscientes de las actitudes escépticas existentes en todos los campos que están discutiendo. En su reseña de este título en Fortean Times, Ian Simmons señaló la falta total de reconocimiento de ufólogos escépticos británicos como Jenny Randles o Dave Clarke. Agregaría a eso la notable ausencia de investigadores estadounidenses escépticos que trabajan desde dentro del campo, como Allan Hendry, Dennis Stillings e incluso Jerome Clark.

Es solo ignorando a tales escritores que los autores han necesitado pasar tanto tiempo desacreditando las afirmaciones de figuras como Adamski, von Daniken, Claude “Rael” Verilhon y Eduard Meier, quien está sujeto a una depuración detallada pero completamente innecesaria de sus extrañas afirmaciones. Estas personas son casi totalmente ignoradas por los investigadores de ovnis de la actualidad, incluso los ansiosos creyentes, y, todo parece un poco pasado de moda. La cantidad de espacio dedicado a las supuestas “calaveras alienígenas” es totalmente desproporcionada con respecto a su importancia para la investigación seria de ovnis.

Lo que apenas se menciona es por qué y cómo varios individuos presentan sus afirmaciones, y por qué esas ridículas afirmaciones han atraído a tantos creyentes, aparte de que las personas son “no científicas” y necesitan una mejor educación, presumiblemente por libros como este.

A lo largo del supuesto se establece que si puede mostrar cómo “la ciencia” desmiente una afirmación, entonces puede archivarse de manera segura como “explicada”, y no hay necesidad de buscar el motivo por el cual dicha afirmación se realizó en primer lugar. Ahora bien, supongo que podría argumentarse que buscar el “cuadro más amplio”, especialmente el trasfondo psicológico o sociológico, no era el principal objetivo de los autores, y para ser justos, sí presentan una descripción exhaustiva de cómo la cultura popular, los medios de comunicación y la narrativa ovni se ha alimentado mutuamente durante el siglo pasado. ¡Mucho de esto parece estar basado en el trabajo de Martin Kottmeyer, y al menos resulta que Magonia reciba un par de menciones en las referencias del libro!

Me molestaría con algunas de las explicaciones apuntaladas para encuentros cercanos de ovnis. El relato del caso de Travis Walters está muy simplificado y, aunque el fraude consciente sigue siendo una posibilidad -incluso una probabilidad- de quién estaba perpetrando un fraude contra quién todavía está muy abierto al debate. De manera similar, el caso Cash-Landrum necesita un tratamiento más cuidadoso que el que se brinda aquí.

Me pregunto a quién está dirigido exactamente este libro. Quizá sea una referencia útil para un curso universitario sobre pensamiento crítico, aunque no puedo evitar pensar que se trata de usar un mazo para romper una nuez (probablemente se trate de un juego de palabras). Aunque no hay mucho con lo que estaría en desacuerdo en este libro como un todo, no puedo evitar pensar que hay otros análisis escépticos mejores y más cortos sobre el fenómeno ovni, escritos por personas que tienen una visión más matizada del todo el campo ovni.

http://pelicanist.blogspot.mx/2018/02/science-says.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.